Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

lunes, 27 de septiembre de 2021

Causas y factores de riesgo del trastorno del espectro autista (TEA)

 

Si es padre o ser querido de alguien con trastorno del espectro autista (TEA), es posible que se haya preguntado qué lo causa. Sin embargo, esta pregunta no tiene una respuesta sencilla porque no existe una causa única de TEA.

Las investigaciones apuntan a ciertos factores de riesgo que ponen a algunas personas en mayor riesgo de desarrollar la enfermedad que a otras. Los factores de riesgo incluyen tener un miembro de la familia que también haya sido diagnosticado con la afección, factores ambientales como contaminación severa y haber nacido prematuro. 

Factores de riesgo corporales y cerebrales 
Echemos un vistazo a algunos factores de riesgo que podrían aumentar la probabilidad de tener autismo.

Forma del cerebro y crecimiento del cerebro durante el desarrollo
Los escáneres cerebrales de las personas autistas muestran que existen diferencias en la forma en que se forman y estructuran sus cerebros en comparación con las personas neurotípicas.

Durante la primera infancia, los cerebros de los niños con autismo crecen más rápido de lo habitual y, por lo general, desarrollan más células de las que necesitan.

También pueden tener malas conexiones entre estas células. En los niños sin autismo, un proceso llamado poda (en el que el cerebro se deshace de las conexiones que no son necesarias para dar lugar a conexiones importantes) no ocurre en los niños con autismo. Esto significa que a veces la información puede pasar a través de conexiones incorrectas y provocar su pérdida. 

Infección durante el embarazo
Algunas investigaciones apuntan a que el embarazo es un punto en el que un niño podría ser susceptible a desarrollar TEA. Se cree que las infecciones bacterianas durante el embarazo aumentan el riesgo de que el feto desarrolle TEA, pero esto es solo levemente y en la mayoría de los casos no juega ningún papel en el desarrollo de esta afección. 

Historia familiar y genética
Las investigaciones muestran que los antecedentes familiares y la genética juegan un papel en el desarrollo de la afección. Las complicaciones durante el embarazo o tener hijos más adelante en la vida también pueden influir.


Familias con antecedentes de TEA
Los niños con familias que tienen antecedentes del trastorno tienen un mayor riesgo de desarrollarlo. Incluso si ambos padres de un niño no tienen TEA, pueden ser portadores de cambios genéticos que causan autismo y pueden transmitirse al niño.


Cuando a un niño se le diagnostica TEA, el próximo niño podría tener hasta un 20% de posibilidades de desarrollar la afección. Y si los dos primeros hijos de una familia tienen TEA, el tercer hijo tiene aproximadamente un 32% de riesgo de desarrollar la afección.

La forma en que el trastorno se transmite a través de líneas generacionales no se comprende completamente. Es imposible predecir quién tendrá o no TEA en una familia que tiene antecedentes de la afección. Un metaanálisis de estudios sobre cómo la genética influye en el desarrollo de TEA en gemelos encontró que si un gemelo tenía TEA, el otro gemelo tenía un riesgo de 64% a 91% de desarrollar la afección.

La neurexina es un gen que todos tenemos y que juega un papel vital en la comunicación en el cerebro. Algunas investigaciones muestran que las alteraciones de este gen influyen en el desarrollo del autismo. Sin embargo, no hay evidencia que respalde que las alteraciones con este gen por sí solo sean capaces de causar autismo. Por lo tanto, solo una pequeña cantidad de casos de autismo pueden atribuirse a factores genéticos. 

Existe alguna evidencia que sugiere que hasta 12 o más genes podrían estar involucrados con el TEA. Aproximadamente el 10% de los niños con TEA tienen afecciones genéticas como el síndrome de Down y el síndrome de X frágil. Además, el gen Reelin, que juega un papel importante en la laminación del cerebro durante el embarazo, se ha asociado con el autismo.

Tener hijos más tarde en la vida
Los padres que no tienen antecedentes familiares de la afección pero que comienzan a tener hijos a una edad avanzada también ponen a sus hijos en riesgo de desarrollar TEA. Algunas investigaciones señalan que este riesgo suele aumentar si alguien tiene hijos de alrededor de 40 años.

Complicaciones del embarazo
Las complicaciones del embarazo, como los embarazos múltiples y los embarazos prematuros, también son factores contribuyentes. Además, ha habido algunas investigaciones que indican que los embarazos con menos de un año de diferencia también podrían poner a un niño en riesgo de desarrollar TEA.

Factores de riesgo ambiental 
Ciertas influencias ambientales podrían aumentar el riesgo de que una persona desarrolle TEA. Además, las personas que ya están genéticamente predispuestas a la enfermedad corren un riesgo aún mayor cuando se exponen a estos factores ambientales.

Los factores ambientales también tienden a incluir eventos que ocurren después de que una persona está embarazada de un niño. Por ejemplo, alguna evidencia muestra que los anticonvulsivos que se toman durante el embarazo pueden conducir al desarrollo de TEA en el niño. 

La gran mayoría de la investigación sobre las causas del TEA se centra en su conexión con la historia familiar y la genética. Sin embargo, los niños pequeños están expuestos a miles de materiales tóxicos en la primera infancia y durante el embarazo. Por ejemplo, los estudios han relacionado el desarrollo del autismo con la exposición al inicio del embarazo a sustancias químicas como el ácido valproico, el misoprostol y la talidomida.

Factores de riesgo de estilo de vida 
Antes se creía que ciertas vacunas podían causar TEA. Sin embargo, se ha realizado una extensa investigación sobre esta teoría y se ha demostrado que ninguna vacuna puede causar TEA.

El TEA comienza a manifestarse tan pronto como a los 18 meses , y debido a que muchos niños reciben diferentes tipos de vacunas en esos primeros años, el desarrollo de TEA se ha relacionado erróneamente con la vacunación. 

Antes de que se hiciera más investigación sobre las causas del TEA, a menudo se culpaba a los padres de niños con TEA por causar la afección. Algunas personas incluso afirmaron que la falta de atención y cuidado por parte de los padres de un niño con TEA podría causar la afección. Esto es falso, y décadas de investigación han continuado refutando estas teorías.

Esta teoría prevaleció entre las décadas de 1950 y 1970, cuando las personas tenían muy poca comprensión del TEA y confundían la afección con un trastorno psicológico en lugar de un desafío del desarrollo. 

Nadie puede señalar una sola causa para el TEA, pero nunca es culpa de los padres cuando se desarrolla la afección. 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas