Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

jueves, 15 de julio de 2021

Estrategias de disciplina para niños con autismo

 


Cuando un niño se porta mal, ya sea que el comportamiento problemático sea una rabieta , golpear a otro niño o ignorar las instrucciones , es posible que se sienta inclinado a regañarlo o quitarle ciertos privilegios. Pero disciplinar a un niño con autismo puede requerir un enfoque diferente.


Las técnicas tradicionales de disciplina no siempre son efectivas para un niño con autismo. Dependiendo de dónde se encuentren en el espectro, es posible que tengan dificultades para comprender las consecuencias o manejar duras reprimendas. Pero eso no significa que no debas aplicar ninguna disciplina en absoluto. En cambio, estrategias más suaves y consistentes pueden ser la clave para ayudar a los niños con autismo a controlar su comportamiento.

Comprender los comportamientos autistas comunes
Por lo general, disciplinamos a los niños porque actúan conscientemente de manera inapropiada, ya sea robando golosinas del plato de un hermano o haciendo tropezar intencionalmente a un niño en el campo de fútbol. Sin embargo, es posible que un niño con autismo no pueda controlar ciertos comportamientos y es importante que no sean castigados severamente por ellos. Algunos comportamientos que los niños con autismo pueden tener dificultades para controlar incluyen:

  • Mordiéndose las manos y los dedos
  • Agitar o balancear las manos (comportamiento autoestimulante que ayuda a las personas con autismo a regular sus emociones)
  • Gritando o gritando
  • Herirse a sí mismos golpeándose o golpeándose la cabeza.
  • No mirar a las personas ni hacer contacto visual
  • Agresión física hacia compañeros y adultos, como morder o patear

Muchos de estos comportamientos provienen de las luchas de los niños para expresar sus necesidades o deseos o comprender las normas y señales sociales. 1 No debe poner a su hijo en un tiempo fuera , avergonzarlo o azotarlo debido a estos comportamientos. Más bien, es importante que trabaje para comprender mejor por qué se comportan de esta manera y, si es necesario, intente evitar esos desencadenantes en el futuro.


Utilice refuerzo positivo
Los niños con autismo responden mejor a las técnicas de disciplina que se enfocan en lo positivo. Con las estrategias de refuerzo positivo , usted llama la atención sobre las cosas que su hijo está haciendo bien (usando su voz tranquila en el supermercado, por ejemplo) y lo felicita o recompensa por ello.


Algunos niños pueden sentirse motivados por una tabla de calcomanías clásica , donde pueden recolectar calcomanías por buen comportamiento y eventualmente ganar un premio por una cierta cantidad de calcomanías. Pero muchos niños con autismo, especialmente los más pequeños, responden a comentarios y recompensas positivas más inmediatas que se relacionan directamente con el comportamiento. 2 Por ejemplo, si piden amablemente un animal de peluche en una tienda en lugar de gritar o golpearse la cabeza con frustración, se ganan elogios inmediatos (y tal vez, si corresponde, el animal de peluche).



Enseñe técnicas para calmarse a sí mismo
Los colapsos son comunes en los niños, pero puede ser más difícil calmar a un niño con autismo. Algunos niños con autismo pueden aprender técnicas para calmarse a sí mismos cuando comienzan a sentirse fuera de control de sí mismos o de una situación.

Una técnica sencilla para calmarse a sí mismos que pueden probar es inhalar y exhalar lentamente por la nariz mientras cierran los ojos e imaginan algo agradable, como su gatito o su parque favorito. Si usted u otro adulto de confianza están cerca, pueden abrazar al adulto hasta que se acomoden. La presión suave y constante, como la de un abrazo, calma a muchos niños con autismo.

Controlar su entorno
Especialmente para los niños con autismo, es útil hacer que su entorno inmediato sea propicio para su comodidad. Tener cuidado de llenar su área de juego o habitación con juguetes y objetos preferidos puede hacer que se sientan más seguros y cómodos, lo que puede conducir a un comportamiento más regulado.

Por el contrario, trate de evitar situaciones que sepa que pueden desencadenar su agitación (para algunos niños con autismo, por ejemplo, puede ser un lugar abarrotado o ruidoso) y esté atento a los signos de frustración pendiente. A veces, los niños con autismo pueden ser compulsivos con ciertos juguetes o actividades y eso puede interferir con las rutinas básicas. 1 Estas distracciones se pueden eliminar cuando es necesario completar las tareas.

Cíñete a las rutinas
Muchos niños con autismo anhelan la coherencia y el orden y pueden tener dificultades para sobrellevar cuando se interrumpen las rutinas regulares.  Pueden atacar o aumentar los comportamientos autoestimulantes para hacer frente a situaciones impredecibles. Ayúdelos limitando la cantidad de actividades que tiene que hacer y ajustándose a un horario predecible.

Eso podría significar saltarse una sesión de terapia del habla una semana en lugar de pasarla a otro día cuando el maestro accidentalmente tiene doble reserva, o no intenta hacer recados repentinos e inesperados con él después de un largo día de escuela. Cree un horario que pueda mostrar en la habitación de su hijo o en un área común con imágenes que puedan usar para identificar rápidamente lo que pueden esperar hacer cada día de la semana (como una foto de su logopeda el martes).

Comuníquese claramente
Es mejor usar un lenguaje sencillo y directivas con los niños que tienen autismo. Los niños con trastornos del espectro autista a menudo tienen problemas para comprender las sutilezas del lenguaje verbal o corporal. 
Cuando su hijo comience a comportarse mal, diríjalo a lo que usted prefiere que haga en lugar de lo que no debería hacer. Por ejemplo, si un niño está tirando de la cola de un perro, no diga "Deja de lastimar al perro". En su lugar, puede decir: "Acaricia al perro suavemente".

Ignore los comportamientos inofensivos
Algunos comportamientos de los niños con autismo parecen extraños, pero no son peligrosos ni perturbadores. Los principales ejemplos de esto son los comportamientos autoestimulantes como batir las manos o mecerse.

Si un comportamiento problemático ocurre con poca frecuencia, no impide que su familia u otras personas realicen rutinas regulares, y no daña a su hijo ni a otros, entonces debe ignorarse siempre que sea posible.

Ponga la seguridad primero
Muchos niños con autismo no muestran un comportamiento que les haría daño a sí mismos oa otros. Sin embargo, siempre que se enfrente a una situación de comportamiento en la que un niño esté atacando físicamente, debe asegurarse de que él (y los que lo rodean) estén a salvo.

Si su hijo tiene una rabieta que es difícil de detener, asegúrese de quitar los objetos duros o afilados que puedan encontrar en su camino. Si tiene problemas para sacar a su hijo de un lugar poblado (como el patio de recreo o una fiesta de cumpleaños), busque la ayuda de otro adulto para distraer y dirigir a otros niños a otra área.

Busque ayuda profesional
Si le resulta difícil controlar el comportamiento de su hijo, no dude en buscar ayuda profesional . Busque personas con experiencia en ayudar a niños con autismo, como pediatras del desarrollo y el comportamiento o psicólogos infantiles.


Hay varias terapias que han demostrado ser útiles para los niños con autismo. La mayoría provienen de los principios del análisis de comportamiento aplicado (ABA) , que se enfoca en desarrollar y fomentar nuevas habilidades, brindar acceso a actividades y juguetes preferidos, brindar opciones a los niños siempre que sea posible, aumentar la comunicación adecuada y hacer que las situaciones complejas sean más predecibles utilizando señales y otros gestos rutinarios.

Preguntas frecuentes
¿Cómo puedo disciplinar a un niño con autismo y TDAH?
Los niños con autismo responden a directivas claras y breves en el momento. Ayúdelos a tener éxito alabando los comportamientos deseados, estableciendo rutinas regulares y evitando entornos que provoquen rabietas. Estas técnicas, que evitan la disciplina severa, también funcionan bien con los niños con trastorno por déficit de atención / hiperactividad (TDAH), y con todos los niños, en general.

¿Por qué los niños con autismo necesitan reglas y disciplina?
Los límites son clave para vivir en sociedad, sin importar su estructura neurológica. Como todos los niños, pero quizás en mayor grado que la mayoría, los niños con autismo suelen desarrollarse con la rutina. Establecer reglas y límites es una forma de reforzar las rutinas, lo que puede ser un consuelo para los niños con autismo.

¿Cómo se disciplina a un niño con autismo en la escuela?
Es importante que trabaje con la escuela de su hijo para establecer un enfoque compartido de la disciplina. Tener expectativas y estrategias similares permitirá que los niños transfieran las lecciones aprendidas de la escuela al hogar y viceversa.

No es fácil criar a un niño con autismo (o cualquier niño, para el caso), pero es importante saber que no se está comportando mal o desafiandote. Por lo general, tienen dificultades para comunicarse o lidiar con sentimientos profundamente incómodos. Merecen cuidado y compasión, nunca disciplina dura o física.

Para ayudar a promover el buen comportamiento en un niño con autismo, apéguese a situaciones y entornos predecibles, exprese sus deseos de manera clara y directa, y practique la paciencia cuando ciertos comportamientos puedan parecer extraños pero no peligrosos. Y cuando una situación parezca demasiado difícil de manejar, no dude en buscar ayuda de profesionales médicos que puedan brindarle apoyo y orientación.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas