Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

jueves, 15 de julio de 2021

Errores que cometen los padres al reprender a sus hijos


Errar es humano y cometer errores de disciplina es parte de ser padre. Su hijo se porta mal y usted pierde la calma, grita o reacciona de una manera que cree que podría haberse manejado mejor. Hay formas de solucionar estos errores comunes.

Visualícese reaccionando de manera diferente a su hijo la próxima vez que haga algo que lo vuelva loco y confíe en su capacidad para cambiar su mal comportamiento y su reacción ante su comportamiento. 

Recuerde darse un respiro. Estos errores de disciplina son comunes y la mayoría de los padres cometen uno o más de estos en un momento u otro.

Errores comunes

Recuerde el consejo que podría darle a su hijo cuando cometa un error. Los errores son de lo que aprendes para que puedas crecer.

Hacer
  • Discuta los problemas con respeto, pero con firmeza.

  • Cálmate antes de disciplinar

  • Dar consecuencias claras y consistentes

  • Dar declaraciones breves y claras sobre el comportamiento incorrecto.

  • Discuta qué se puede hacer mejor

  • Piense en la disciplina como una enseñanza de buen comportamiento

  • Se un buen ejemplo

  • Encuentre un enfoque que funcione mejor con cada niño

  • Proporcionar reglas y consecuencias claras

No
  • Gritarle o menospreciar a su hijo

  • Disciplina mientras estás enojado

  • Sea inconsistente, imponga solo a veces

  • Entregue una explicación larga y detallada

  • Concéntrese solo en lo que estaba mal en lugar de en cómo corregir el comportamiento

  • Piense en la disciplina como castigar el mal comportamiento

  • Rompe las reglas a las que obligas a tus hijos

  • Utilice el mismo enfoque de disciplina con todos los niños.

  • No establecer reglas o consecuencias.

No fuiste respetuoso

Los padres les piden a sus hijos que los respeten, pero a veces olvidan que el respeto debe ser una vía de doble sentido. Uno de los errores más comunes que cometen los padres al disciplinar a sus hijos es gritar, hablar en un tono duro y enojado o incluso insultar a sus hijos. Dar y pedir respeto a cambio es uno de los consejos fundamentales que hay que recordar sobre la disciplina de los niños.

La solución: Piense en cómo le gustaría que le hablaran si estuviera resolviendo un conflicto con un adulto, como un compañero de trabajo o un familiar. Póngase al nivel de los ojos de su hijo y discuta el problema en cuestión de una manera amable (pero firme) y respetuosa. No importa lo enojado que esté, trate de mantener la calma.

Disciplinar mientras estás enojado

Hay algunas cosas que simplemente no deberían ir juntas, como beber y conducir o escribir un correo electrónico acalorado a alguien que te hizo enojar antes de que tuvieras la oportunidad de calmarte. Disciplinar a un niño mientras está enojado definitivamente está en esa categoría de lo que no se debe hacer .

Cuando reprende a su hijo mientras está enojado por algo que hizo, es más probable que grite o diga algo que no quiere decir.

La solución: Tómese unos minutos (o más si lo necesita) para calmarse y ordenar sus pensamientos antes de hablar con su hijo sobre su mal comportamiento. Aléjese usted o su hijo de la situación inmediata. Dar un paseo. Darse a usted y a su hijo algo de tiempo para reflexionar sobre el conflicto puede ayudarlos a ambos a lidiar con la situación de una manera más tranquila.

Ser inconsistente

Reprime a su hijo por no limpiar su habitación, pero ignóralo cuando su habitación está desordenada durante días. Luego, una vez más, lo regañas por no mantener limpia su habitación. Su hijo está recibiendo un mensaje muy inconsistente. Una de las mejores formas de ayudar a los niños a corregir el mal comportamiento es dándoles instrucciones claras sobre lo que se espera de ellos.

La solución: Dele a su hijo instrucciones claras y sencillas y una lista realista de expectativas. Por ejemplo, si quieres que él limpie su habitación todas las semanas, márcalo en un calendario y haz que ese "día de limpieza de la habitación". Prepárelo para que se comporte bien. Si no cumplen, dale un conjunto consistente de consecuencias. No aplique diferentes grados de castigo por la misma mala conducta. Sea constante y consistente en hacer cumplir las reglas.

Hablar o explicar demasiado

Dar una explicación larga y detallada del comportamiento inapropiado de su hijo no es una buena idea. Los niños, incluso los de la escuela primaria que están mejorando en su capacidad de prestar atención, pueden perder fácilmente el hilo de las discusiones que entran en demasiados detalles.

La solución: Sea lo más directo posible y divídalo en conceptos básicos para su hijo. Con los niños mayores, hable sobre lo que salió mal y analice los posibles escenarios que podrían haber sido mejores opciones. Con los niños más pequeños, simplemente diga cuál fue el comportamiento y por qué estuvo mal.

("Fuiste a la habitación de tu hermano y jugaste con su juguete sin su permiso, y eso les hizo sentir que no te importaban sus sentimientos").

Escuchar una cadena de "no" y "no" no es divertido para nadie, especialmente para un niño. Centrarse en lo que un niño hizo mal o en lo que no debería hacer en lugar de enfatizar lo que un niño debería hacer puede darle un giro negativo a las cosas y establecer el tono de su interacción. 

La solución:  Aborde las cosas desde una perspectiva más positiva hablando sobre lo que se puede hacer mejor. Si su hijo se quejaba o hablar de nuevo a usted, mostrarles algunos ejemplos de cómo hablar en una forma agradable y más amigable. 

Una vez que los ánimos se hayan enfriado en ambos lados, intente un juego alegre de hablar amablemente entre sí para expresarse mejor. Si su hijo está peleando con un hermano , sugiérale algunas formas en que pueden construir una buena relación entre hermanos, como hacer que trabajen juntos en un proyecto.

A menudo, los padres olvidan que el objetivo de disciplinar a los niños es darles pautas y límites firmes para que no tengan que ser castigados. Disciplinar significa establecer límites y expectativas para que los niños sepan lo que se espera de ellos. El objetivo principal es que los niños aprendan a regularse a sí mismos para que no tengan que ser castigados.

La solución:  reconsidere la forma en que ve la disciplina. Cuando disciplina a un niño, le está mostrando cómo tomar buenas decisiones y elegir comportamientos que son positivos y, en última instancia, buenos para ellos.

Al mostrarles cómo maneja su mala conducta de manera positiva, de una manera amorosa y constructiva que enfatiza el aprendizaje en lugar del castigo, les está enseñando cómo algún día interactuar con sus propios hijos cuando demuestran una mala conducta.

No practicar lo que predica

Le dice a su hijo que no mienta, sino que miente habitualmente para evitar cosas que no quiere hacer, como unirse al comité de voluntarios de la escuela o asistir a una reunión sin importancia en el trabajo. Les gritas a tus hijos y les dices enojado que se hablen amablemente.

El problema es que a menudo no ves tu propio comportamiento y olvidas que tus hijos están observando cada uno de tus movimientos y aprenden a comportarse usando tu ejemplo.

La solución: en la  medida de lo posible, sea un buen ejemplo del comportamiento que desea que su hijo emule. Si ocasionalmente infringe una de sus propias reglas, explíquele a su hijo las circunstancias particulares y por qué se comportó de la manera en que lo hizo. Explore cómo podría haberlo manejado mejor y hable sobre cómo puede hacer las cosas de manera diferente la próxima vez.

Cuando se trata de disciplina infantil , no hay una única solución para todos. Lo que funcionó en el hermano de un niño o en los hijos de amigos puede ser el enfoque incorrecto para un niño. Tratar repetidamente de usar un cierto enfoque para corregir o guiar el comportamiento de un niño podría no funcionar mejor para un niño en particular.

La solución:  recuerde que los niños, como los adultos, tienen sus propias personalidades, temperamentos y peculiaridades. Un niño puede ser más terco que otros o tener más probabilidades de sufrir un colapso cuando las cosas no salen como quieren. Pruebe diferentes enfoques para adaptar las técnicas de disciplina a cada niño en particular.

Por ejemplo, mientras que un niño puede concentrarse y dejar de perder el tiempo después de algunos recordatorios generales, otro niño puede necesitar gráficos, horarios y una supervisión más cercana para mantenerlos encaminados.

Un niño puede dejar de comportarse mal después de una advertencia de que perderá privilegios (un juguete o una actividad), mientras que otro niño puede necesitar que le quiten esas cosas y experimentar las consecuencias del mal comportamiento antes de aprender a seguir las reglas.

Entre las muchas razones importantes por las que necesita disciplinar a los niños está el hecho de que los niños que se crían con límites y orientación claros tienen más probabilidades de ser personas felices, agradables y con buen autocontrol .

Cuando los niños no son disciplinados, los efectos son claros y, en la mayoría de los casos, bastante catastróficos.

Los niños a los que no se les imponen límites o consecuencias y que son mimados suelen ser egoístas, incapaces de autorregularse y desagradables. 

La solución:  Déle a su hijo reglas , límites y consecuencias claras y consistentes cuando no haga lo que se supone que debe hacer. Si le preocupa que disciplinar a su hijo pueda hacer que se enoje con usted, tenga en cuenta el panorama general. No disciplinar a un niño no es bueno para ellos. Siempre que maneje su mala conducta con amor y una guía firme, su hijo aprenderá y crecerá a partir de sus errores.

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas