Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

lunes, 21 de junio de 2021

La química de la depresión

 


Existen varias teorías sobre las causas de la depresión . Lo más probable es que la afección sea el resultado de una interacción compleja de factores individuales, pero una de las explicaciones más aceptadas cita una química cerebral anormal.


A veces, las personas con depresión relacionan la condición con un factor específico, como un evento traumático en su vida. Sin embargo, no es raro que las personas deprimidas se sientan confundidas acerca de la causa. Incluso pueden sentir que no tienen "una razón" para estar deprimidos .

En estos casos, puede resultar útil conocer las teorías de las causas de la depresión. Aquí hay una descripción general de lo que se sabe (y aún no se sabe) sobre cómo los desequilibrios químicos en el cerebro pueden influir en la depresión.

Sustancias químicas cerebrales y depresión
Los investigadores han sugerido que para algunas personas, tener muy poca cantidad de ciertas sustancias en el cerebro (llamadas neurotransmisores) podría contribuir a la depresión. Restaurar el equilibrio de las sustancias químicas del cerebro podría ayudar a aliviar los síntomas, que es donde pueden intervenir las diferentes clases de medicamentos antidepresivos .


Incluso con la ayuda de medicamentos que equilibran neurotransmisores específicos en el cerebro, la depresión es una condición muy compleja de tratar. Lo que demuestra ser un tratamiento eficaz para una persona con depresión puede no funcionar para otra. Incluso algo que ha funcionado bien para alguien en el pasado puede volverse menos efectivo con el tiempo, o incluso dejar de funcionar, por razones que los investigadores todavía están tratando de comprender.


Los investigadores continúan tratando de comprender los mecanismos de la depresión, incluidos los químicos cerebrales, con la esperanza de encontrar explicaciones para estas complejidades y desarrollar tratamientos más efectivos. La depresión es una afección multifacética, pero conocer la química del cerebro puede ser útil para los profesionales médicos y de la salud mental, los investigadores y muchas personas que padecen depresión.



¿Qué son los neurotransmisores?
En pocas palabras, los neurotransmisores son mensajeros químicos en el cerebro. Las células nerviosas del cerebro utilizan neurotransmisores para comunicarse entre sí . Se cree que los mensajes que envían juegan un papel en la regulación del estado de ánimo.


El espacio entre dos células nerviosas se llama sinapsis . Cuando las células quieren comunicarse, los neurotransmisores se pueden empaquetar y liberar desde el extremo (axón) de una célula presináptica. A medida que un paquete de neurotransmisores cruza el espacio, puede ser captado por receptores de una sustancia química específica en las células postsinápticas (dendrita). Por ejemplo, los receptores de serotonina captan moléculas de serotonina.

Si hay moléculas en exceso en el espacio, la célula presináptica las reunirá y las volverá a procesar para usarlas en otra comunicación. Cada tipo de neurotransmisor puede transmitir un mensaje diferente y desempeña un papel único en la creación de la química cerebral de un individuo. Los desequilibrios en estos productos químicos pueden contribuir a problemas de salud mental como la depresión.

El papel de los neurotransmisores clave
Los tres neurotransmisores implicados en la depresión son:

  • Dopamina
  • Noradrenalina
  • Serotonina
Hay otros neurotransmisores que pueden enviar mensajes al cerebro, incluidos el glutamato , GABA y acetilcolina . Los investigadores todavía están aprendiendo sobre el papel que juegan estos químicos cerebrales en la depresión y otras afecciones, como el Alzheimer y la fibromialgia.

Dopamina
Otra sustancia que puede influir en el estado de ánimo es la dopamina. La dopamina crea sentimientos positivos asociados con la recompensa o el refuerzo que nos motivan a continuar con una tarea o actividad. Se cree que la dopamina juega un papel importante en una variedad de afecciones que afectan al cerebro, como el Parkinson y la esquizofrenia.

También hay evidencia de que los niveles reducidos de dopamina pueden contribuir a la depresión en algunas personas. 2  Cuando otros tratamientos han fallado, a menudo se agregan medicamentos que afectan el sistema de la dopamina y pueden ser útiles para algunas personas con depresión.

Noradrenalina
La noradrenalina es tanto un neurotransmisor como una hormona. Desempeña un papel en la " respuesta de lucha o huida " junto con la adrenalina. Ayuda a enviar mensajes de una célula nerviosa a la siguiente.

En la década de 1960, Joseph J. Schildkraut sugirió que la norepinefrina era la sustancia química cerebral de interés para la depresión cuando presentó la hipótesis de las "catecolaminas" de los trastornos del estado de ánimo.

Schildkraut propuso que la depresión ocurre cuando hay muy poca norepinefrina en ciertos circuitos cerebrales. Alternativamente, la manía se produce cuando hay demasiado neurotransmisor en el cerebro.

Hay evidencia que apoya la hipótesis, sin embargo, los investigadores no la han cuestionado. Por un lado, los cambios en los niveles de noradrenalina no afectan el estado de ánimo de todas las personas. Además, los medicamentos que se dirigen específicamente a la noradrenalina pueden aliviar la depresión en algunas personas, pero no en otras. Por lo tanto, los investigadores ahora comprenden que tener muy poca norepinefrina no es la única causa química de la depresión.

Serotonina
Otro neurotransmisor es la serotonina o la sustancia química "sentirse bien". Además de ayudar a regular su estado de ánimo, la serotonina tiene una serie de funciones diferentes en todo el cuerpo, desde el intestino hasta la coagulación de la sangre y la función sexual.

En relación con su papel en la depresión, la serotonina ha ocupado un lugar central en las últimas décadas gracias a la llegada de medicamentos antidepresivos como el Prozac (fluoxetina) y otros inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). Como su nombre lo indica, estos medicamentos actúan específicamente sobre las moléculas de serotonina.


Los investigadores han estudiado el papel de la serotonina en los trastornos del estado de ánimo durante casi 30 años. La "hipótesis permisiva" de Arthur J. Prange, Jr. y Alec Coppen sugirió que los niveles bajos de serotonina también permitían que la norepinefrina cayera, pero que la serotonina podría manipularse para aumentar indirectamente la norepinefrina.

Los antidepresivos más nuevos llamados inhibidores de la recaptación de serotonina-norepinefrina (IRSN) como Effexor (venlafaxina) se dirigen tanto a la serotonina como a la noradrenalina. Los antidepresivos tricíclicos (ATC) también afectan la noradrenalina y la serotonina, pero tienen el efecto adicional de influir en la histamina y la acetilcolina. Estas sustancias producen efectos secundarios , como sequedad de boca, visión borrosa, estreñimiento y dificultad para orinar.

Los ISRS, por otro lado, no afectan la histamina y la acetilcolina, no tienen los mismos efectos secundarios y son más seguros desde el punto de vista cardiovascular. Por lo tanto, los médicos, psiquiatras y personas con depresión tienden a preferirlos a clases más antiguas de antidepresivos como los ATC.

Causas de los niveles bajos de neurotransmisores
Si los niveles bajos de neurotransmisores pueden contribuir a la depresión, una pregunta importante es, en primer lugar, ¿qué causa los niveles bajos de serotonina, norepinefrina o dopamina? Cuando hay una avería en cualquier parte del proceso, pueden producirse niveles bajos de neurotransmisores.

La investigación ha indicado varias causas potenciales de desequilibrios químicos en el cerebro, que incluyen:

  • Las moléculas que ayudan a producir neurotransmisores (enzimas específicas) son escasas.
  • No hay suficientes sitios receptores para recibir el neurotransmisor.
  • Las células presinápticas están recuperando el neurotransmisor antes de que tenga la oportunidad de llegar a la célula receptora.
  • Muy pocas de las moléculas que forman neurotransmisores (precursores químicos)
  • Se produce muy poco de un neurotransmisor específico (por ejemplo, serotonina)
  • Varias teorías emergentes se refieren a los factores que promueven niveles bajos, como el estrés celular (específicamente mitocondrial).  Pero uno de los principales desafíos para los investigadores y médicos que esperan conectar la depresión con niveles bajos de sustancias químicas cerebrales específicas es que no tienen una forma de medirlos de manera consistente y precisa.

Tratamientos actuales y futuros para la depresión
Comprender la química de la depresión puede ayudar a las personas a comprender mejor los tratamientos disponibles . Si bien la psicoterapia es útil para algunas personas con depresión, si existe un desequilibrio químico en el cerebro, es posible que no sea suficiente para abordar sus síntomas.

Si una persona descubre que la terapia por sí sola no la ayuda a controlar su depresión, es posible que desee probar la medicación. Para algunas personas, los antidepresivos combinados con psicoterapia resultan especialmente eficaces para tratar sus síntomas.

Para complicar aún más el tratamiento, los medicamentos no siempre funcionan para las personas con depresión. Un estudio que evaluó la efectividad de los antidepresivos actualmente disponibles encontró que estos medicamentos solo funcionan en aproximadamente el 60% de las personas con depresión.

Incluso si su depresión está relacionada principalmente con un desequilibrio de sustancias químicas en el cerebro, la depresión afecta tanto su vida interna como externa. Por lo tanto, la medicación por sí sola puede no ser suficiente para abordar todas las formas en que la depresión puede afectarlo.

También hay investigaciones que sugieren que los niveles de neurotransmisores pueden verse afectados por factores distintos de la medicación y que la psicoterapia puede ayudar a una persona a aprender sobre ellos. Por ejemplo, el estrés puede contribuir a niveles bajos de ciertos neurotransmisores.

Si bien tomar un medicamento antidepresivo puede ayudar con los síntomas, no necesariamente aborda la causa de los niveles bajos. En esta situación, la terapia para mejorar el manejo del estrés y reducir el estrés podría ser potencialmente útil.

Si usted o un ser querido está luchando contra la depresión, comuníquese con la Línea de ayuda nacional de la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA) al 1-800-662-4357 para obtener información sobre las instalaciones de apoyo y tratamiento en su área.

Para obtener más recursos de salud mental, consulte nuestra Base de datos de la línea de ayuda nacional .

Tratamientos para la depresión en el horizonte
Los investigadores están estudiando otras vías moleculares en el cerebro (incluidos los sistemas glutaminérgico, colinérgico y opioide) para ver qué papel pueden desempeñar en la depresión. Puede ser que en lugar de una simple deficiencia en un químico cerebral específico que sea el factor causante, algunos síntomas de depresión podrían estar relacionados con los niveles relativos de cada tipo de neurotransmisor en diferentes regiones del cerebro.

En lugar de ser una simple ecuación de algún factor desconocido que causa niveles bajos de uno o más neurotransmisores y estos niveles bajos crean los síntomas de la depresión, la base real de la depresión es mucho más compleja. Si bien esta complejidad es a menudo evidente para las personas que viven con depresión, los profesionales médicos y los investigadores todavía están tratando de comprender la naturaleza intrincada del diagnóstico y el tratamiento de la afección.

Por ejemplo, además del papel de los neurotransmisores, sabemos que hay múltiples factores involucrados en la causa de la depresión, que van desde factores genéticos y experiencias infantiles hasta nuestras vidas y relaciones cotidianas. Incluso se está explorando la inflamación como un factor contribuyente potencial. 

Combatir el estigma del desequilibrio químico
Es importante reconocer las limitaciones de nuestro conocimiento actual sobre la depresión y su tratamiento. En los últimos años, algunos investigadores han expresado su preocupación de que las compañías farmacéuticas que comercializan medicamentos antidepresivos puedan haber engañado a los consumidores simplificando demasiado o tergiversando la investigación sobre la química cerebral de la depresión. 

La investigación sociológica ha descubierto que la teoría del desequilibrio químico no reduce necesariamente el estigma asociado a la depresión (y a la ingesta de medicamentos para tratarla).

Varios estudios han encontrado que cuando se dice que la depresión es causada por un desequilibrio químico, las personas tienden a sentirse menos seguras de su capacidad para controlar la afección. 7  Otros estudios han encontrado que cuando la depresión se enmarca como una enfermedad del cerebro, es más probable que las personas sientan la necesidad de evitar a una persona con depresión (generalmente por temor a que sean peligrosas). 

Sin embargo, no todas las investigaciones han sido negativas. Varios estudios incluidos en un metanálisis de 2012 indicaron que una de las formas más efectivas de abordar y desafiar el estigma social en torno a las enfermedades mentales es educar y discutir las condiciones y el tratamiento, lo que incluye ser franco y honesto sobre lo que aún se desconoce o no se comprende bien. .

Aceptar lo poco que sabemos realmente sobre la química de la depresión puede ayudarnos a mantener la perspectiva y las expectativas de los medicamentos que se utilizan para tratar la depresión. Para las personas que están tratando de encontrar el tratamiento adecuado, comprender la compleja química puede ser reconfortante cuando un medicamento en particular no les funciona o si necesitan probar más de un antidepresivo. 

Comprender la complejidad de la depresión también puede ser útil para aquellos a quienes se les ha ofrecido un consejo hiriente , como que se les haya dicho que "simplemente salgan de él". No es más fácil para alguien olvidar que está deprimido que para alguien con diabetes reducir su nivel de azúcar en sangre simplemente sin pensar en ello.

Ser realistas sobre las limitaciones de nuestro conocimiento puede ayudarnos a recordar que, por el momento, no existe un tratamiento único que funcione para todas las personas con depresión. La mayoría de las veces se necesita un enfoque interdisciplinario. Como mínimo, todas las personas que enfrentan la depresión necesitan y merecen un equipo de apoyo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas