Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 15 de junio de 2021

El id, el ego y el superyó de Freud

 

Según  Sigmund Freud , la personalidad humana es compleja y tiene más de un componente. En su famosa teoría psicoanalítica, Freud afirma que la personalidad se compone de tres elementos conocidos como el ello, el yo y el superyó. Estos elementos trabajan juntos para crear comportamientos humanos complejos. 

Cada componente agrega su propia contribución única a la personalidad y los tres interactúan de maneras que tienen una poderosa influencia en un individuo. Cada elemento de la personalidad surge en diferentes momentos de la vida.

Según la teoría de Freud, ciertos aspectos de su personalidad son más primarios y podrían presionarlo para que actúe según sus impulsos más básicos. Otras partes de su personalidad trabajan para contrarrestar estos impulsos y se esfuerzan por adaptarse a las exigencias de la realidad. 

Aquí hay un vistazo más de cerca a cada una de estas partes clave de la personalidad, cómo funcionan individualmente y cómo interactúan.

id ego y superyó
 Muy bien
La identificación
Según Freud, el ello es la fuente de toda la energía psíquica, por lo que es el componente principal de la personalidad. 
El ello es el único componente de la personalidad que está presente desde el nacimiento.
Este aspecto de la personalidad es completamente inconsciente e incluye comportamientos instintivos y primitivos.
El ello es impulsado por el principio del  placer , que se esfuerza por la satisfacción inmediata de todos los deseos, anhelos y necesidades.  Si estas necesidades no se satisfacen inmediatamente, el resultado es un estado de ansiedad o tensión. Por ejemplo, un aumento del hambre o la sed debe producir un intento inmediato de comer o beber.


La identificación es muy importante en los primeros años de vida porque asegura que se satisfagan las necesidades de un bebé. Si el bebé tiene hambre o se siente incómodo, llorará hasta que se satisfagan las demandas del ello. Los infantes son gobernados enteramente por el ello, no hay razonamiento con ellos cuando estas necesidades exigen satisfacción.


Imagínese tratando de convencer a un bebé de que espere hasta la hora del almuerzo para comer. El ello requiere satisfacción inmediata y, dado que los otros componentes de la personalidad aún no están presentes, el bebé llorará hasta que se satisfagan estas necesidades.


Sin embargo, la satisfacción inmediata de estas necesidades no siempre es realista o incluso posible. Si estuviéramos gobernados por completo por el principio del placer, podríamos encontrarnos arrebatando las cosas que queremos de las manos de otras personas para satisfacer nuestros propios antojos.


Este comportamiento sería tanto perturbador como socialmente inaceptable. Según Freud, el ello intenta resolver la tensión creada por el principio del placer mediante el uso del  pensamiento de proceso primario , que implica formar una imagen mental del objeto deseado como una forma de satisfacer la necesidad. 


Aunque las personas eventualmente aprenden a controlar el ello, esta parte de la personalidad sigue siendo la misma fuerza primaria e infantil durante toda la vida. Es el desarrollo del yo y el superyó lo que permite a las personas controlar los instintos básicos del ello y actuar de formas realistas y socialmente aceptables.

El ego
Según Freud, el yo se desarrolla a partir del ello y asegura que los impulsos del ello puedan expresarse de una manera aceptable en el mundo real. 
El ego funciona en la   mente consciente , preconsciente e  inconsciente .
El ego es el componente de la personalidad que se encarga de lidiar con la realidad 
El ego opera sobre la base del  principio de realidad , que se esfuerza por satisfacer los deseos del ello de manera realista y socialmente apropiada. El principio de realidad sopesa los costos y beneficios de una acción antes de decidir actuar o abandonar los impulsos.

En muchos casos, los impulsos del ello pueden satisfacerse mediante un proceso de  gratificación retardada: el ego eventualmente permitirá la conducta, pero solo en el momento y lugar apropiados. 

Freud comparó el ello con un caballo y el ego con el jinete del caballo. El caballo proporciona el poder y el movimiento, mientras que el jinete proporciona dirección y guía. Sin su jinete, el caballo puede simplemente vagar por donde quiera y hacer lo que le plazca. El jinete le da instrucciones y órdenes al caballo para que vaya a donde el jinete quiere que vaya.

El ego también descarga la tensión creada por impulsos no satisfechos a través del pensamiento de proceso secundario , en el que el ego intenta encontrar un objeto en el mundo real que coincida con la imagen mental creada por el proceso primario del ello. 

Imagina que estás atrapado en una larga reunión en el trabajo. Te encuentras cada vez más hambriento a medida que avanza la reunión. Si bien la identificación puede obligarlo a saltar de su asiento y correr a la sala de descanso para tomar un refrigerio, el ego lo guía a sentarse en silencio y esperar a que termine la reunión.

En lugar de actuar según los impulsos primarios del id, pasas el resto de la reunión imaginándote comiendo una hamburguesa con queso. Una vez que la reunión finalmente termina, puede buscar el objeto que estaba imaginando y satisfacer las demandas del id de una manera realista y adecuada.

El superyó
El último componente de la personalidad en desarrollarse es el superyó .

Según Freud, el superyó comienza a emerger alrededor de los cinco años.
El superyó contiene los estándares e ideales morales internalizados que adquirimos de nuestros padres y la sociedad (nuestro sentido del bien y del mal).
El superyó proporciona pautas para emitir juicios.
El superyó tiene dos partes:

La conciencia  incluye información sobre cosas que los padres y la sociedad consideran malas. Estos comportamientos a menudo están prohibidos y conducen a malas consecuencias, castigos o sentimientos de culpa y remordimiento.


El ideal del ego  incluye las reglas y estándares para los comportamientos a los que aspira el ego. 
El superyó intenta perfeccionar y civilizar nuestro comportamiento. Trabaja para suprimir todos los impulsos inaceptables del ello y lucha por hacer que el ego actúe sobre estándares idealistas en lugar de sobre principios realistas. El superyó está presente en el consciente, preconsciente e inconsciente.

La interacción del ello, el ego y el superyó
Cuando se habla del ello, el ego y el superyó, es importante recordar que no se trata de tres entidades separadas con límites claramente definidos. Estos aspectos son dinámicos y siempre interactúan para influir en la personalidad y el comportamiento general de un individuo.


Con muchas fuerzas en competencia, es fácil ver cómo pueden surgir conflictos entre el ello, el yo y el superyó. Freud usó el término  fuerza del ego  para referirse a la capacidad del ego para funcionar a pesar de estas fuerzas en duelo. 

Una persona que tiene una buena fuerza de ego puede manejar eficazmente estas presiones, mientras que una persona con demasiada o muy poca fuerza de ego puede ser inflexible o disruptiva.

¿Qué sucede si hay un desequilibrio?
Según Freud, la clave para una personalidad sana es el equilibrio entre el ello, el yo y el superyó. 

Si el yo es capaz de moderarse adecuadamente entre las exigencias de la realidad, el ello y el superyó, surge una personalidad sana y bien adaptada. Freud creía que un desequilibrio entre estos elementos conduciría a una personalidad desadaptativa.

Por ejemplo, un individuo con una identificación demasiado dominante puede volverse impulsivo, incontrolable o incluso criminal. Tal individuo actúa según sus impulsos más básicos sin preocuparse por si su comportamiento es apropiado, aceptable o legal.

Por otro lado, un superyó demasiado dominante podría conducir a una personalidad extremadamente moralista y crítica. Una persona gobernada por el superyó podría no ser capaz de aceptar nada ni a nadie que perciba como "malo" o "inmoral".

La teoría de Freud proporciona una conceptualización de cómo está estructurada la personalidad y cómo funcionan los elementos de la personalidad. En opinión de Freud, un equilibrio en la interacción dinámica del ello, el yo y el superyó es necesario para una personalidad sana.

Si bien el ego tiene un trabajo difícil que hacer, no tiene que actuar solo. La ansiedad también juega un papel en ayudar al ego a mediar entre las demandas de los impulsos básicos, los valores morales y el mundo real. Cuando experimente diferentes tipos de ansiedad, los mecanismos de defensa pueden activarse para ayudar a defender el ego y reducir la ansiedad que está sintiendo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas