Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

lunes, 17 de mayo de 2021

Trastorno de compromiso social desinhibido

 


La mayoría de los niños son naturalmente cautelosos con los adultos que no conocen. En su mayor parte, el miedo a personas desconocidas es saludable y útil. Sin embargo, algunos niños no tienen este miedo.

Los niños con trastorno de compromiso social desinhibido no le temen a los extraños . 

  De hecho, se sienten tan cómodos con personas desconocidas que no lo pensarían dos veces antes de subirse al automóvil de un extraño o aceptar una invitación a la casa de un extraño. Esta amabilidad desinhibida hacia las personas que no conocen puede convertirse en un grave problema de seguridad para los niños si no se trata el trastorno.

Signos de trastorno de compromiso social desinhibido

El trastorno de compromiso social desinhibido se consideró originalmente como un subtipo de otro trastorno de apego llamado trastorno de apego reactivo . Sin embargo, en la quinta edición del Manual diagnóstico y estadístico (DSM-5), el trastorno de compromiso social desinhibido se clasificó como un diagnóstico separado. 

Para cumplir con los criterios de diagnóstico del trastorno de participación social desinhibida, un niño debe exhibir un patrón de comportamiento que implique acercarse e interactuar con adultos desconocidos, así como al menos dos de los siguientes comportamientos:

  • Comportamiento verbal o físico demasiado familiar que no es consistente con los límites sociales apropiados y sancionados culturalmente
  • Reticencia reducida o ausente para acercarse e interactuar con adultos desconocidos
  • Disminución o ausencia de la consulta con un cuidador adulto después de aventurarse, incluso en entornos desconocidos
  • Voluntad de irse con un adulto desconocido con una mínima o ninguna vacilación.

También debe tenerse en cuenta que un niño solo cumplirá los criterios para el trastorno de compromiso social desinhibido si los comportamientos no se derivan de problemas de control de impulsos , que son comunes en otros trastornos. 

Por ejemplo, un niño con TDAH puede salir corriendo al patio de recreo y olvidarse de verificar que sus padres estén cerca. Un niño con trastorno de compromiso social desinhibido se alejará sin pensarlo dos veces en sus padres porque no siente la necesidad de asegurarse de que su cuidador esté cerca.

Además de cumplir con los criterios de diagnóstico conductualmente, un niño debe tener un historial de negligencia como lo demuestra uno de los siguientes:

  • Negligencia social, incluida la falta persistente de tener necesidades emocionales básicas de comodidad, estimulación y afecto satisfechas por los adultos que brindan cuidados.
  • Cambios repetidos de los cuidadores principales que limitaron las oportunidades del niño para formar vínculos estables.
  • Crianza en entornos inusuales que limitaban las oportunidades del niño para formar vínculos selectivos (por ejemplo, una institución con una alta proporción de niños por cuidador)

Si un niño exhibe el comportamiento durante más de 12 meses, el trastorno se considera persistente. El trastorno se describe como severo cuando un niño presenta todos los síntomas en niveles relativamente altos. 

El trastorno de compromiso social desinhibido se debe a la negligencia y, por lo tanto, puede coexistir con otras afecciones relacionadas, como retrasos cognitivos y del lenguaje o desnutrición.

Sin preferencia por los cuidadores

La mayoría de los niños buscan contacto con sus cuidadores principales, especialmente cuando necesitan consuelo. Por ejemplo, un niño que se cae de un columpio y se raspa la rodilla probablemente buscará al padre o al cuidador que lo llevó al patio de recreo para calmarlo y atender la herida.

Si un niño con trastorno de compromiso social desinhibido se cae en el parque, es posible que se acerque a un completo extraño en busca de apoyo emocional. Pueden decirle a un transeúnte al azar que está herido o incluso sentarse en el regazo de un extraño en un banco del parque y llorar.

El comportamiento desinhibido del niño puede resultar confuso y desconcertante para los cuidadores. Cualquier adulto involucrado puede tener dificultades para entender por qué un niño interactúa con adultos desconocidos sin dudarlo un momento.

Dificultad para saber quién es digno de confianza

Los niños pequeños no son buenos para identificar a los depredadores, pero la mayoría son cautelosos con las personas que no conocen. La mayoría de los niños pueden juzgar si un extraño se ve amable o mezquino basándose en la cara de un individuo. La investigación ha encontrado que los niños hacen evaluaciones iniciales sobre la confiabilidad de un individuo basándose en la apariencia de esa persona. 

Para un niño con un compromiso social desinhibido, las dificultades con el reconocimiento facial pueden contribuir a su disposición a hablar e interactuar con extraños. Las investigaciones que utilizan imágenes cerebrales han demostrado que los niños con el trastorno no pueden discriminar entre una persona que parece amable y segura y alguien que parece mezquino y poco confiable. 

Bondad anhelante

Los niños con trastorno de compromiso social desinhibido anhelan la bondad de los demás. Dado que no pueden identificar específicamente a una persona segura, pueden mostrar afecto hacia cualquiera que les preste atención, incluso alguien que no esté seguro.

No es inusual que un niño con el trastorno abrace a un extraño en el supermercado o entable una conversación muy personal con un adulto desconocido en el patio de recreo. Incluso pueden sentarse con otra familia en el parque como si los hubieran invitado al picnic.

Un niño con trastorno de compromiso social desinhibido busca indiscriminadamente afecto físico.  Por ejemplo, pueden sentarse en el regazo de un extraño en una sala de espera.

Cambios a lo largo del tiempo

La naturaleza de los comportamientos del trastorno de compromiso social desinhibido puede cambiar y evolucionar a medida que el niño crece. Los  niños pequeños con el trastorno a menudo comienzan a mostrar una falta de miedo hacia los adultos desconocidos, como tomarse de la mano con un extraño o sentarse en el regazo de una persona que acaban de conocer.

Durante los años preescolares, los niños con trastorno de participación social desinhibida también comenzarán a exhibir un comportamiento de búsqueda de atención, como al hacer ruidos fuertes en el patio de recreo para que adultos desconocidos los miren.

En la niñez media, los niños a menudo muestran una familiaridad excesiva verbal y física, así como una expresión inauténtica de las emociones. Un preadolescente puede reírse cuando otros se ríen o parecer triste por manipular una situación social (en lugar de por una emoción genuina).

Entre compañeros, pueden resultar demasiado familiares si no van hacia adelante. Por ejemplo, podrían decir “Quiero ir a tu casa” cuando conozcan a un nuevo compañero de clase por primera vez.

Es probable que los adolescentes con trastorno de compromiso social desinhibido tengan problemas con sus compañeros, padres, maestros y entrenadores. Tienden a desarrollar relaciones superficiales con los demás, luchan con los conflictos y continúan demostrando un comportamiento indiscriminado hacia los adultos. 

Los investigadores están estudiando los resultados a largo plazo para los niños con trastorno de compromiso social desinhibido, en particular si sus efectos se extienden a la edad adulta. 

Causas y factores contribuyentes

El trastorno de compromiso social desinhibido es causado por la negligencia durante la infancia. Pero a menudo hay malentendidos sobre lo que constituye la negligencia y lo que contribuye al desarrollo de los trastornos del apego en los niños. 

La negligencia durante la infancia interfiere con la vinculación y el apego. Esto afecta la capacidad del niño para desarrollar relaciones de confianza con los cuidadores y, a menudo, persiste hasta la vida adulta.

Los bebés aprenden a confiar en sus cuidadores cuando estas personas responden constantemente a sus necesidades. Por ejemplo, un bebé que se alimenta en respuesta a su llanto hambriento aprenderá que puede contar con sus padres para alimentarse.

Contrariamente a los mitos comunes, el trastorno no se debe a que se lo coloque en una guardería, y un niño no lo desarrollará como resultado de que lo coloquen en su cuna mientras llora.

Los niños que son abandonados pueden no vincularse con sus cuidadores. Si ignoran constantemente a un bebé que llora, aprenden que las personas que lo rodean no son confiables, si no totalmente inaccesibles. Es posible que un bebé que se deja desatendido la mayor parte del tiempo con poca participación social no forme ningún tipo de relación con un cuidador. En consecuencia, ese niño puede estar en riesgo de sufrir un trastorno del apego .

Si bien las consecuencias pueden ser graves, es importante saber que no todos los niños desatendidos desarrollan un trastorno de compromiso social desinhibido. De hecho, muchos niños crecerán para tener relaciones saludables sin problemas de apego duraderos.

Una preocupación por los padres adoptivos y de crianza temporal

El trastorno de compromiso social desinhibido se debe a la negligencia que se produce durante los primeros meses de vida. La Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA) afirma que el trastorno casi siempre se desarrolla a la edad de dos años. 

Sin embargo, es posible que el trastorno de compromiso social desinhibido no se manifieste hasta mucho después de que se hayan resuelto los problemas de negligencia. Los padres de crianza, los abuelos y otros cuidadores que están criando a niños que experimentaron negligencia cuando eran bebés deben saber que los niños aún pueden estar en riesgo de desarrollar problemas de apego, incluso si ya no los están descuidando.

Predominio

Se cree que el trastorno de compromiso social desinhibido es bastante raro. Los niños que han sido criados en instituciones (como un orfanato) y aquellos que han tenido múltiples colocaciones en hogares de crianza tienen el mayor riesgo de desarrollar la enfermedad.

Muchos niños con antecedentes de abuso o negligencia no desarrollan trastornos de apego, pero los estudios sugieren que alrededor del 20% de los niños en poblaciones de alto riesgo desarrollan un trastorno de compromiso social desinhibido. 

Riesgos y consecuencias

Es importante que los niños tengan un miedo saludable a los extraños y a las personas potencialmente dañinas. Criar a un niño con trastorno de compromiso social desinhibido puede resultar bastante confuso y aterrador para los cuidadores.

Un niño de cuatro años con el trastorno podría deambular con un extraño en el centro comercial o un niño de nueve años podría ingresar a la casa de un vecino sin pensar dos veces en la seguridad o las posibles consecuencias de estas acciones.

Los cuidadores que crían a un niño con trastorno de compromiso social desinhibido deben vigilar constantemente para asegurarse de que el niño no entre en una situación dañina. Es posible que deban intervenir con frecuencia para evitar que el niño interactúe con extraños.

Los niños con trastornos del apego luchan por desarrollar relaciones saludables con maestros, entrenadores, proveedores de guardería y compañeros.  Su comportamiento puede ser suficiente para alarmar a las personas de su entorno, como la familia de un compañero de clase, que se opone a las actividades sociales (en particular cuando las personas no están familiarizados con el trastorno).

Tratamiento

Es importante que los niños con trastornos del apego reciban una atención constante de parte de cuidadores estables. Un niño que continúa mudándose de un hogar de crianza a un hogar de crianza o uno que continúa institucionalizado no es probable que mejore.

Una vez que se ha establecido una atención constante, el tratamiento puede comenzar a ayudar a fortalecer el vínculo entre un niño que ha sufrido negligencia y un cuidador principal.

Los trastornos del apego no tienden a mejorar por sí solos. El tratamiento profesional generalmente consiste en terapia tanto con el niño como con los cuidadores y los planes de tratamiento se individualizan para satisfacer las necesidades y síntomas únicos del niño. 

Si le preocupa que un niño bajo su cuidado pueda tener un trastorno del apego, hable con su pediatra. Pueden derivar a su hijo a un profesional de salud mental para una evaluación integral.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas