Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

lunes, 17 de mayo de 2021

¿Qué es el trastorno reactivo del apego?

 


¿Qué es el trastorno reactivo del apego?
El trastorno de apego reactivo (RAD) es una afección poco común pero grave en la que un bebé o un niño pequeño no forma vínculos saludables y seguros con sus cuidadores principales. Los niños con esta afección tienen dificultades para entablar relaciones con los demás, rara vez buscan consuelo en los cuidadores y tienen problemas para controlar sus emociones.


Los bebés se vinculan con los adultos que les brindan un cuidado constante y amoroso. Reconocen a los adultos que los protegen y los calman cuando se sienten estresados. En la mayoría de los casos, desarrollan vínculos saludables y seguros con sus cuidadores principales, como sus padres, el proveedor de la guardería o quizás un abuelo que está muy involucrado.

Cuando los bebés luchan por formar relaciones saludables con un adulto estable, pueden desarrollar un trastorno de apego reactivo. Esto puede tener efectos profundos en el desarrollo y los lazos futuros de un niño.

Síntomas
El trastorno de apego reactivo va más allá de los problemas de conducta. Para calificar para un diagnóstico de trastorno de apego reactivo, un niño debe exhibir un patrón constante de comportamiento inhibido y emocionalmente retraído hacia los cuidadores adultos. Niños con trastorno reactivo del apego: 

Rara vez o mínimamente busca consuelo cuando está angustiado
Rara vez o mínimamente responde a la comodidad cuando está angustiado

Para cumplir con los criterios, también deben presentar dos de los siguientes síntomas: 

  • Mínima capacidad de respuesta social y emocional hacia los demás.
  • Afecto positivo limitado
  • Episodios de irritabilidad, tristeza o temor inexplicables que son evidentes durante interacciones no amenazantes con cuidadores adultos.

Además de exhibir esos síntomas, el niño también debe tener un historial de atención insuficiente como lo demuestra al menos uno de los siguientes: 

  • Cambios en los cuidadores principales que limitan la oportunidad del niño de formar un vínculo estable.
  • Falta persistente de calidez emocional y afecto por parte de los adultos.
  • Ser criado en un entorno inusual que limita severamente la oportunidad de un niño de formar vínculos selectivos (como un orfanato)

Los síntomas deben estar presentes antes de los 5 años. Y el niño debe tener una edad de desarrollo de al menos 9 meses para calificar para un diagnóstico de trastorno de apego reactivo.

Diagnóstico
Es probable que los maestros, los proveedores de cuidado infantil y los cuidadores primarios noten que un niño con trastorno de apego reactivo presenta problemas emocionales y de comportamiento.


Un examen minucioso realizado por un profesional de la salud mental puede establecer si un niño tiene un trastorno de apego reactivo.


Una evaluación puede incluir:

  • Observación directa del niño interactuando con un cuidador.
  • Una historia completa del desarrollo y la situación de vida de un niño.
  • Entrevistas con los cuidadores principales para aprender más sobre los estilos de crianza.
  • Observación del comportamiento del niño.
Hay varias otras afecciones que pueden presentarse con síntomas emocionales o conductuales similares. Un profesional de la salud mental determinará si los síntomas de un niño pueden explicarse por otras afecciones, como:

  • Trastornos de adaptación
  • Trastorno de estrés postraumático
  • Discapacidades cognitivas
  • Autismo
  • Trastornos del estado de ánimo
A veces, los niños con trastorno de apego reactivo experimentan condiciones comórbidas. Las investigaciones muestran que los niños con trastornos del apego experimentan tasas más altas de trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) , trastornos de ansiedad y trastornos de conducta .

Historia del diagnóstico
El trastorno de apego reactivo es un diagnóstico relativamente nuevo. Se introdujo por primera vez en el DSM en 1980.

En 1987, se introdujeron dos subtipos de trastorno de apego reactivo; inhibido y desinhibido. En 2013, el diagnóstico se actualizó nuevamente. El DSM-5 se refiere al tipo desinhibido como una condición separada llamada trastorno de compromiso social desinhibido.

El trastorno de compromiso social desinhibido es un trastorno de apego que también es causado por la falta de un apego seguro con un cuidador, como el trastorno de apego reactivo. Los niños con trastorno de compromiso social desinhibido se acercan e interactúan con adultos desconocidos sin ningún temor. A menudo están dispuestos a irse con un extraño sin dudarlo.

Causas
El trastorno de apego reactivo puede ocurrir cuando los niños no reciben la atención adecuada de cuidadores estables y constantes. 3  Si un cuidador no responde a los llantos de un bebé o si un niño no es nutrido y amado, es posible que no desarrolle un apego saludable.

A continuación, se muestran algunos ejemplos de ocasiones en las que es posible que un niño no pueda formar un vínculo seguro con un cuidador principal : 

La madre de un niño es encarcelada de vez en cuando. El niño vive con varios parientes mientras está en la cárcel y el bebé nunca está en la misma casa el tiempo suficiente para formar un vínculo fuerte con ningún adulto.
Una madre tiene depresión . En consecuencia, ella lucha por cuidar a su hijo. Ella no responde al niño cuando llora y no le muestra mucho afecto.
Se separa a un niño de sus padres biológicos y se lo coloca en un hogar de crianza. Viven en varios hogares de acogida diferentes durante el transcurso de un año. No forman relaciones seguras con ningún cuidador.
Dos padres tienen serios problemas de abuso de sustancias. Bajo la influencia de las drogas y el alcohol, no pueden brindarle a su hijo la atención adecuada.
Colocan a un bebé en un orfanato. Hay muchos cuidadores diferentes, pero rara vez se sostiene o se consuela al bebé cuando llora. Pasan la mayor parte del tiempo en una cuna.
Una madre joven no comprende los conceptos básicos del desarrollo infantil . Carece de los conocimientos necesarios para cuidar a su hijo física y emocionalmente. El niño no se vincula con la madre porque ella no responde a las necesidades del bebé.
Cada vez que hay un desprecio constante por las necesidades emocionales o físicas de un niño, un niño puede estar en riesgo de desarrollar un trastorno de apego reactivo. La falta de estimulación y afecto también puede influir.

Predominio
Dado que el trastorno de apego reactivo es un diagnóstico relativamente nuevo, y muchos niños no reciben tratamiento, no se sabe cuántos niños pueden cumplir con los criterios. En 2010, un estudio en Dinamarca encontró que menos del 0,4% de los niños tenían un trastorno de apego reactivo. 4  Un estudio de 2013 estimó que alrededor del 1.4% de los niños que viven en un área empobrecida en el Reino Unido tenían un trastorno del apego. 


Se estima que los niños en hogares de acogida, y los que residían en orfanatos, exhiben tasas mucho más altas de trastorno de apego reactivo. Un estudio de 2013 de niños en hogares de acogida en Rumania encontró que alrededor del 4% exhibía un trastorno de apego reactivo a los 54 meses de edad. 5  Un historial de maltrato e interrupciones en el cuidado de un niño probablemente aumenta el riesgo.

Tratamiento
El primer paso para tratar a un niño con trastorno de apego reactivo generalmente implica asegurarse de que se le brinde al niño un entorno amoroso, afectuoso y estable. La  terapia no será efectiva si un niño continúa mudándose de un hogar de crianza a un hogar de crianza o si continúa viviendo en un entorno residencial con cuidadores inconsistentes.

La terapia generalmente involucra tanto al niño como al padre o al cuidador principal. Se educa al cuidador sobre el trastorno de apego reactivo y se le brinda información sobre cómo generar confianza y desarrollar un vínculo saludable.

A veces, se anima a los cuidadores a que asistan a clases para padres para aprender a manejar los problemas de conducta. Y si el cuidador se esfuerza por brindar a un niño calidez y afecto, se puede brindar capacitación a los padres para ayudar a que el niño se sienta seguro y amado.

Terapias controvertidas que no se recomiendan
En el pasado, algunos centros de tratamiento utilizaban varias terapias controvertidas para niños con trastorno de apego reactivo.

Por ejemplo, mantener la terapia implica que un terapeuta o un cuidador restrinja físicamente a un niño. Se espera que el niño pase por una variedad de emociones hasta que finalmente deje de resistirse. Desafortunadamente, algunos niños han muerto mientras estaban inmovilizados.

Otra terapia controvertida implica el renacimiento. Durante el renacimiento, los niños con trastorno de apego reactivo son envueltos en mantas y los terapeutas simulan el proceso de parto actuando como si el niño se estuviera moviendo a través del canal de parto. El renacimiento se volvió ilegal en varios estados después de que un niño se asfixiara. 

La Asociación Estadounidense de Psiquiatría y la Academia Estadounidense de Psiquiatría Infantil y Adolescente advierten contra la realización de terapias y técnicas de renacimiento. Estas técnicas se consideran pseudociencia y no hay evidencia de que reduzcan los síntomas asociados con el trastorno de apego reactivo.

Si considera algún tratamiento no tradicional para su hijo, es importante que hable con el médico de su hijo antes de comenzar el tratamiento.

Pronóstico
Sin tratamiento, un niño con trastorno de apego reactivo puede experimentar problemas sociales, emocionales y de comportamiento continuos. Esto puede poner al niño en riesgo de tener problemas mayores a medida que crece.

Los investigadores estiman que el 52% de los delincuentes juveniles tienen un trastorno del apego o un trastorno límite del apego. 8  La gran mayoría de esos adolescentes había sufrido maltrato o negligencia en una etapa temprana de su vida.

La intervención temprana puede ser clave para ayudar a los niños a desarrollar vínculos saludables en una etapa temprana de la vida. Y cuanto antes reciban tratamiento, menos problemas pueden tener con el tiempo.

Hay varias formas en las que los cuidadores principales pueden reducir el riesgo de que un niño desarrolle un trastorno de apego reactivo. Estos también pueden ser útiles para hacer frente a los síntomas de esta afección y establecer conexiones saludables.

Infórmese sobre el desarrollo infantil. Aprender cómo responder a las señales de su bebé y cómo ayudar a reducir el estrés de su hijo puede ser fundamental para desarrollar un apego saludable .
Brinde atención positiva. Jugar con su bebé, leerle y abrazarlo puede ayudarlo a establecer una relación amorosa y de confianza.
Cuide a su hijo. Las actividades cotidianas simples, como cambiar el pañal de su bebé y alimentarlo, son oportunidades para crear lazos afectivos.
Obtenga más información sobre los problemas de archivos adjuntos. Si está criando a un niño que tiene un historial de negligencia, maltrato o interrupciones del cuidador, infórmese sobre los problemas del apego.
Si le preocupa que su hijo pueda tener un trastorno emocional o del comportamiento, comience por hablar con el médico de su hijo. El pediatra puede evaluar a su hijo y determinar si es apropiado derivarlo a un proveedor de salud mental. El diagnóstico y la intervención tempranos son importantes porque están relacionados con mejores resultados en los niños que padecen esta afección.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas