Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 4 de mayo de 2021

Sobrellevar el estrés que los niños agregan al matrimonio


A veces, la incorporación de niños puede provocar problemas matrimoniales que tal vez no esperaba. Es una experiencia común: tuviste una relación maravillosamente romántica; luego agregas niños a la mezcla y todo es un poco más estresante, menos romántico y menos satisfactorio.

Agregar niños a la mezcla acercará a una pareja , pero no siempre de la manera que cabría esperar. Si bien los problemas matrimoniales pueden ser comunes después de que nacen los niños, hay pasos que puede tomar para proteger su relación.

Desafíos del matrimonio con hijos

La dura verdad es que una gran proporción de personas encuentra que los niños crean una cantidad significativa de estrés en su relación, particularmente cuando los niños son pequeños.

Según el investigador Matthew Johnson de la Universidad de Binghamton en su libro Great Myths of Intimate Relationships: Dating, Sex, and Marriage , la investigación muestra que esto es un lugar común. También hay una disminución en la satisfacción de la relación después del nacimiento del primer hijo . 

Este chapuzón en la felicidad no desaparece hasta que los niños abandonan el nido, y para entonces, muchas parejas se han divorciado o se han separado. Aquí hay algunos detalles más:

  • Los niños agregan estrés al matrimonio y la satisfacción conyugal disminuye drásticamente cuando los niños se vuelven parte de la relación. Curiosamente, esto también les sucede a las parejas no casadas, por lo que el matrimonio en sí no es el culpable de las relaciones que se vuelven obsoletas.
  • Los niños crean estrés para los padres como individuos, así como para la pareja como unidad. Quizás no sea sorprendente que las madres asuman la mayor parte del cuidado de los niños en la mayoría de las relaciones. Tampoco es sorprendente que este estrés golpee a las madres en particular con mucha fuerza. La mayoría de las demás relaciones de las mujeres se deterioran hasta cierto punto a medida que el vínculo con sus hijos se fortalece.
  • El estrés de los niños es universal.  No está aislado de ciertas clases sociales o incluso de países o regiones específicos del mundo.

Principales factores estresantes en las relaciones para los padres

Son muchos los factores que intervienen en esta caída en la satisfacción, y no son los mismos para todos. Sin embargo, ciertos factores estresantes son particularmente agotadores para una relación y un individuo. Los siguientes factores estresantes son particularmente desafiantes.

Menos tiempo juntos

Debido al cuidado intensivo requerido y al hecho de que cualquier tiempo a solas que ocurre durante las horas de vigilia del bebé requiere el uso de una niñera, las parejas naturalmente se encuentran con menos tiempo para pasar juntas. Por lo general, tienen menos energía para dedicarse el uno al otro cuando también encuentran tiempo. 

Cuando las parejas tienen un hijo, a menudo se sorprenden por la cantidad de trabajo que se necesita para criar a un bebé, y los años de la infancia también son laboriosos.

Obviamente, esto puede afectar la conexión que sienten, ya que son menos libres para divertirse espontáneamente o disfrutar de días tranquilos juntos, incluso los fines de semana.

Menos tiempo en solitario

Tener hijos a menudo significa que los padres tienen menos tiempo para dedicarse a sí mismos. Esto puede significar menos tiempo para cosas como viajes y pasatiempos, pero también para el cuidado personal básico, incluido el estado físico y la relajación.

Cuando los padres duermen muy poco y tienen poco tiempo para ocuparse de sus propias necesidades (como suele suceder con un nuevo bebé o un niño pequeño con muchas necesidades), pueden volverse más estresados ​​y tener más dificultades para estar cerca.  Cuando uno o ambos miembros de la pareja no funcionan de la mejor manera, especialmente si esto dura un período de tiempo prolongado, puede afectar la relación.

Cuando un niño entra en la relación, las parejas deben dividir las responsabilidades del cuidado, incluso si ambos están de acuerdo en que la mayor parte del trabajo debe recaer sobre los hombros de uno de los padres mientras que el otro se centra más en ganar dinero.

Esto puede llevar a la sensación de que la pareja es más una asociación funcional que una relación romántica, ya que las parejas comienzan a sentirse un poco más como compañeros de habitación que como almas gemelas. Debido a estas demandas adicionales y la negociación que se necesita, existe una mayor posibilidad de conflicto.

Además, cuando los socios tienen diferentes responsabilidades, es posible que uno u otro se sienta resentido si sienten que están trabajando más duro; sin un marco de referencia de lo que está tratando la otra pareja, es más fácil para los nuevos padres sentir que deberían manejar las cosas de manera diferente y sentirse frustrados como resultado. 

Circunstancias especiales

No todo el mundo experimenta los siguientes desafíos, pero pueden ejercer una presión particular sobre una familia. Estas son circunstancias especiales que crean un estrés adicional significativo:

  • Un niño con un temperamento muy necesitado.
  • Un miembro de la familia con problemas de salud, incluidos problemas de salud física y mental.
  • Tensión financiera extrema
  • Falta de apoyo práctico de amigos, familiares o vecinos que puedan ofrecer ayuda.

Lo que los niños agregan a un matrimonio

La buena noticia es que, aunque algunos estudios muestran que la satisfacción conyugal no aumenta significativamente hasta que los hijos dejan el nido,  vale la pena el esfuerzo de tener hijos de otras maneras.

Los niños mejoran nuestro altruismo: otras investigaciones muestran que dar a los demás y expresar el altruismo es beneficioso para nuestro bienestar general,   y tener hijos ciertamente brinda oportunidades para dar de nosotros mismos.

Los niños reducen la probabilidad de divorcio: si bien los nuevos padres pueden sentirse menos felices, también es menos probable que se divorcien después de tener hijos. Esto puede deberse a que están más motivados para mantener unida su asociación por el bien de sus hijos, pero el mayor compromiso puede ayudarlos a superar los desafíos que enfrentan y mantener su conexión hasta que regresen tiempos más felices.

Los propios padres dicen que vale la pena: si bien estos desafíos pueden ser difíciles de enfrentar para una pareja, prácticamente todos los padres dicen que los sacrificios que hacen valen la pena y que no podrían (o no querrían) imaginar sus vidas sin sus hijos. Dicen que sus hijos le dan sentido a su vida. Esto puede traer beneficios significativos, ya que las investigaciones muestran que aquellos que tienen un significado en sus vidas tienden a ser más felices. 

Si te sientes estresado o si hay algo de tensión en tu relación, no estás solo y no necesariamente estás haciendo algo mal. Hay muchas cosas que puede y debe hacer para salvaguardar su propia felicidad y su conexión con su pareja.

Manejar el estrés que enfrentan como padres puede ayudarlos a preservar la felicidad que ha tenido y a desarrollar sentimientos y experiencias más positivos a partir de ahora.

Si bien estas cosas pueden ser difíciles de hacer, especialmente cuando se siente abrumado por la responsabilidad, valen la pena. Después de todo, los problemas matrimoniales en sí mismos son una carga, por lo que estos pasos pueden ayudar a aliviarlos.

Encuentra apoyo social

Tu pareja no es la única que puede ayudarte a aumentar la felicidad de tu relación. Los miembros de la familia, los amigos e incluso las personas que contrate pueden ayudarlo a estar menos estresado y disfrutar más de su tiempo juntos. Aquí hay algunas ideas para mantener las cosas más felices.

  • Pase tiempo con su pareja y hagan cosas juntos sin sus hijos.
  • Obtenga apoyo de personas como amigos, padres, familiares o vecinos.
  • Cree un sistema de apoyo emocional en el que pueda hablar sobre los aspectos difíciles de la crianza de los hijos y el matrimonio.
  • Encuentre formas de minimizar el estrés social, como padres competitivos, consejos no solicitados o su propia tendencia a la comparación social.

Practica el cuidado personal

Es importante que se cuide usted mismo y sus propias necesidades, y no solo las de sus hijos. Es importante mantener su cuerpo en buen estado de salud para que tenga la resistencia física y emocional para hacer lo que debe hacerse.

  • Asegúrese de dormir lo suficiente, incluso si eso significa pedirle a alguien que cuide a sus hijos para que pueda tomar una siesta.
  • Consuma comidas nutritivas y equilibradas.
  • Encuentre algo de tiempo para usted siempre que sea posible. Reserve tiempo para no hacer nada si puede, pero incluso hacer recados solo puede ayudar.
  • Dedique tiempo a perseguir pasatiempos o intereses que le gusten, aunque sea solo unos minutos al día.

Trabajar para mantener el equilibrio

Se habla mucho sobre el " equilibrio " , pero eso se debe a que es muy importante para el manejo del estrés. Eso significa mantener un equilibrio en todas las áreas: equilibrar el trabajo con el juego, equilibrar la satisfacción de sus necesidades con las necesidades de sus hijos y las necesidades de su pareja, equilibrar el tiempo que pasa fuera de casa y el tiempo que pasa con la familia, y otros equilibrios. Aquí hay algunas formas importantes de equilibrio en las que centrarse.

  • Cree un equilibrio entre las actividades de los niños, sus actividades, el tiempo de inactividad y el tiempo de sueño.
  • Haga suficientes cosas divertidas para crear recuerdos, pero no tantas como para sentirse abrumado; sea honesto consigo mismo acerca de su situación.
  • Elimine las tolerancias cuando sea posible, busque ayuda cuando sea posible y esté presente cuando sea posible.

Concéntrese en su estado de ánimo

La forma en que ve las cosas puede afectar en gran medida su relación y su felicidad general. En este caso, hay muchas formas en las que puede concentrarse en mantener el estado de ánimo adecuado. Cualquiera de los siguientes puede aumentar el nivel de satisfacción de su relación.

  • Recuerde que los momentos difíciles son temporales y eventualmente pasarán.
  • Saborea las experiencias positivas.
  • Concéntrate en la gratitud .
  • Concéntrese en lo que está aprendiendo de sus hijos y en todas las formas en que ellos enriquecen su vida.
  • Sepa que una disminución en la satisfacción conyugal es normal, y no es culpa suya o de su cónyuge, pero que hay muchas cosas que puede hacer para aumentar la satisfacción también.
  • Mantenga una cita nocturna regular.
  • Encuentra el humor en los desafíos .
  • Sea paciente consigo mismo, con su pareja y con sus hijos.
  • Diviértete en familia.
  • Mantenga amistades con otras familias y permanezca cerca de su familia (si estas relaciones son saludables).

También es importante obtener ayuda si la necesita. Esta ayuda puede tomar la forma de un consejero matrimonial , un terapeuta individual o incluso una niñera que puede ayudar a aliviar un poco la presión y permitirle volver a ser su antiguo yo.

Recuerde que puede haber sacrificios, pero vale la pena el esfuerzo. Disfrutar de los buenos momentos con su pareja e hijos es la mejor manera de asegurarse de que los desafíos y el estrés no agobien su relación. Al final, tu relación y tu vida son lo que haces con ellos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas