Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

jueves, 1 de abril de 2021

¿Cuándo es seguro alimentar a un bebé con queso?

 

Introducir nuevos alimentos a un bebé puede ser una tarea deliciosa, pero a menudo también puede estar llena de ansiedad cuando los padres se preguntan cuándo es seguro introducir ciertos alimentos . Los productos lácteos de vaca se encuentran entre algunos de los alérgenos alimentarios más comunes. De hecho, la leche de vaca es la alergia alimentaria más común en bebés y niños pequeños. Es importante saber cuándo es seguro introducir productos lácteos, como el queso. 

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) sugieren introducir yogur y queso cuando el bebé tenga alrededor de 7 u 8 meses. Por supuesto, si su bebé tiene una alergia a la leche conocida o si tiene otras inquietudes, primero debe discutir la introducción del queso y otros productos lácteos de vaca con el pediatra de su hijo.

Beneficios nutricionales del queso

Los productos lácteos, incluido el queso, brindan una serie de beneficios nutricionales. De acuerdo con las Pautas dietéticas para estadounidenses del USDA, los productos lácteos son uno de los elementos centrales de una dieta saludable. 

Algunos beneficios nutricionales del queso incluyen: 

  • Proteína
  • Calcio
  • Minerales esenciales como el fósforo
  • Vitaminas como vitamina A y B12

Durante el primer año de vida, incluso cuando se introducen los sólidos, la leche materna o la fórmula deben seguir siendo la principal fuente de nutrición del bebé. Durante este tiempo, los sólidos se consideran alimentos complementarios. En el segundo año de vida, cuando un niño pequeño tiene entre 12 y 23 meses de edad, el Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA) recomienda que un niño que ya no reciba leche materna o fórmula consuma 1 2/3 a 2 tazas de productos lácteos al día. .

El calcio de los lácteos es importante para tener huesos fuertes y en crecimiento. El queso es versátil y fácil de servir, lo que lo convierte en una forma conveniente de incluir productos lácteos en la dieta de su hijo pequeño.

Para un bebé, las opciones de lácteos enteros son las mejores porque los bebés necesitan grasa para crecer, especialmente el crecimiento del cerebro. Además, asegúrese de que el queso que seleccione esté pasteurizado. Esto asegura que el producto haya sido esterilizado y sea seguro. Esté atento a los quesos enteros frente a los productos de queso, que son altamente procesados ​​y mucho menos nutritivos.

Si su bebé ha tenido una reacción alérgica a algún alimento o si su hijo ha mostrado signos de que puede ser susceptible a las alergias alimentarias, hable con su pediatra antes de introducir el queso.

Alergias

Los síntomas de alergia alimentaria en los niños incluyen: 

  • Erupciones cutáneas, incluido el eccema.
  • Dificultad respiratoria
  • Estornudos, secreción nasal, picazón en los ojos.
  • Malestar estomacal

Intolerancia a la lactosa

La intolerancia a la lactosa puede comenzar en la niñez y tiende a empeorar con la edad. Las señales a tener en cuenta incluyen:

  • Hinchazón
  • Dolor de estómago
  • Exceso de gases y eructos
  • Diarrea
  • Evacuaciones intestinales explosivas

A veces puede ser difícil detectar la intolerancia a la lactosa en bebés y niños pequeños porque no pueden comunicar directamente lo que está sucediendo. Puede ser útil observar a su bebé para ver si los episodios de irritabilidad se corresponden con su consumo de lácteos.

Estreñimiento

Los productos lácteos pueden ser una fuente de estreñimiento para algunos niños. El estreñimiento en bebés y niños pequeños se presenta como evacuaciones intestinales poco frecuentes que son difíciles y dolorosas de evacuar. Si nota que su hijo experimenta síntomas de estreñimiento , es posible que desee eliminar el queso del menú por un tiempo para ver si ayuda. 

Leche de Cabra o de Oveja

Los padres a veces se preguntan si el queso elaborado con leche de cabra o de oveja es una alternativa aceptable al queso elaborado con leche de vaca. La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) no los considera una buena alternativa porque muchos niños con alergias a la leche de vaca también son alérgicos a la leche de cabra y oveja.  Si las alergias no son un problema y desea alimentar a su hijo con queso elaborado con leche de cabra u oveja, asegúrese de que el queso esté pasteurizado y evite los quesos blandos madurados con moho.

Encontrar el mejor queso para bebés

Hay muchas variedades de queso, por lo que puede resultar confuso saber qué queso es apropiado para su bebé. El queso es una gran fuente de nutrientes densamente empaquetados, pero algunos quesos son mejores que otros y hay algunas cosas que debes evitar.

Algunas opciones de quesos de calidad incluyen:

  • Queso rallado, que incluye cheddar suave, colby, parmesano y mozzarella
  • Requesón
  • Queso crema
  • Queso ricotta

Las Pautas dietéticas para estadounidenses 2020-2025 sugieren que los niños menores de 14 años consumen menos de 2,300 mg de sodio por día. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), los niños afroamericanos y los niños con ciertas condiciones de salud como hipertensión, diabetes y enfermedad renal crónica, deberían consumir incluso menos. 

El queso es uno de los tipos de alimentos con alto contenido de sodio que consumen los niños. Los quesos mozzarella y cheddar pueden tener más de 700 mg de sodio por porción y los quesos simples procesados ​​pueden tener más de 1200 mg. El requesón, el queso crema, el parmesano, el ricotta y el suizo son ejemplos de quesos bajos en sodio. Lea las etiquetas y considere otras fuentes de ingesta de sodio para asegurarse de que su hijo se mantenga dentro de las pautas recomendadas.

Cosas a evitar

Como alimento sólido, el queso puede presentar un peligro de asfixia. Asegúrese de vigilar de cerca a su bebé mientras aprende a comer bocadillos como el queso. Evite los cubos o trozos de queso y, en su lugar, opte por queso rallado, derretido o requesón. 

Evite los quesos blandos madurados con moho, como el queso feta y el queso azul, porque pueden contener listeria, una bacteria que puede ser particularmente peligrosa para los niños pequeños.

Además, el moho Penicillium se usa para hacer ciertos quesos blandos. Aunque es una variedad diferente al moho que se usa para fabricar el antibiótico penicilina, las personas con alergia a la penicilina también pueden reaccionar a otras especies. Para estar seguro, siempre revise las etiquetas para asegurarse de que el queso esté pasteurizado. 

Consejos para alimentar a un bebé con queso

Para los bebés, los quesos que se pueden alimentar con cuchara son buenas opciones para empezar. El requesón y la ricota son opciones que se pueden usar con cuchara y que se pueden mezclar aún más para obtener una textura más suave. A medida que su bebé crece y ha desarrollado el agarre de pinza , el queso rallado puede ser un buen bocadillo para experimentar. 

Cuanto mayor sea su bebé, más podrá mezclar alimentos e incluir queso como parte de un plato. Antes de hacer esto, debe asegurarse de que su bebé ya haya conocido los otros ingredientes del plato, por separado, y los haya tolerado bien. 

Si su gourmand en ciernes parece disfrutar de los tipos de quesos más suaves, puede presentarlos a otros que son más fuertes, como el parmesano o el romano. Algunas formas deliciosas de hacer eso (que también puede disfrutar):

  • Rallado sobre pasta
  • En una quesadilla cortada en porciones adecuadas
  • Derretido sobre verduras calientes o en pequeños trozos de pan o tostadas
  • Mezclado con huevos revueltos

Dado que la leche materna o la fórmula siguen siendo la principal fuente de nutrición de los bebés hasta que cumplen los 12 meses de edad, no tiene que preocuparse demasiado de que su bebé obtenga “suficiente” de los alimentos sólidos que usted le está dando. La AAP recomienda comenzar con una cucharada de cada tipo de alimento que introduzca. 

Agregar queso a la dieta de un bebé puede ser un hito divertido, especialmente si su familia consume queso y productos lácteos con regularidad. Elija quesos suaves pasteurizados al principio. Evite los trozos duros de queso que puedan presentar peligro de asfixia. Asegúrese de comunicarse con su pediatra sobre cómo cambiar la dieta de su bebé, incluido cuándo comenzar con los alimentos sólidos e introducir nuevos alimentos como el queso. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas