Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 30 de marzo de 2021

Cómo afrontar la sobrecarga sensorial de su hijo


Los niños aprenden y crecen cuando tienen un entorno estimulante donde pueden jugar y explorar. Pero como todo, definitivamente puede haber demasiadas cosas buenas. Como resultado, todas las actividades y sonidos maravillosos que le encantan a su bebé o niño pueden volverse repentinamente demasiado y resultar en una estimulación excesiva.

Cuando esto sucede, a menudo se enfrenta a un bebé malhumorado , un niño pequeño que grita o un niño en edad preescolar gruñón. Aprenda a determinar cuándo la sobreestimulación es la culpable y qué hacer para abordar la situación.

sobreestimulación en niños¿Qué es la sobreestimulación?

La sobreestimulación ocurre cuando los niños se ven abrumados por más experiencias, sensaciones, sonidos y actividades de las que pueden afrontar. Por ejemplo, un bebé recién nacido puede empezar a llorar después de una reunión familiar en la que ha sido abrazado por muchos adultos extraños.

Un niño en edad preescolar puede tener un colapso después de una fiesta de cumpleaños particularmente ruidosa , o un niño en edad escolar puede deshacerse si, por ejemplo, va directamente de la escuela a la guardería después de la escuela y luego a la clase de kárate.

Cuando los niños están sobreestimulados, a menudo se sienten abrumados y cansados. Como resultado, sus arrebatos deben interpretarse como súplicas por un tiempo de inactividad y no como un acto de desafío. En consecuencia, los padres deben reconocer que lo mejor para su hijo es un momento de tranquilidad en un ambiente tranquilo y familiar. Desafortunadamente, sin embargo, es fácil confundir un colapso con algo completamente diferente.

Por esta razón, es importante que los padres sepan cómo reconocer los signos de sobreestimulación. También es útil saber con precisión cuánto puede tomar su hijo. A algunos niños les va bien con mucha estimulación externa, mientras que otros necesitan más tiempo en silencio que la mayoría. La clave es determinar qué funciona mejor para su hijo para que pueda lograr un equilibrio saludable entre estimulación y tiempo de inactividad. 

Signos de sobreestimulación

Todos responden a diferentes informaciones sensoriales de diferentes formas. Algunos niños tendrán un umbral bajo para ciertos tipos de estimulación. Así que responden negativamente a esta estimulación mucho más rápido que otros.

Si bien los síntomas particulares de la sobreestimulación pueden variar de un niño a otro, hay algunos signos típicos que incluyen llanto , mal humor, rabietas e incluso crisis exageradas.

Los niños también pueden volverse más hiperactivos, agresivos o emocionados cuando están sobreestimulados. O podrían hacer todo lo contrario y desconectarse, apartarse de la gente o actuar somnolientos.

Tenga en cuenta que los niños que están sobreestimulados no saben cómo lidiar con lo que sienten. Tampoco tienen las habilidades de comunicación para hablar sobre su angustia. Entonces responden de la única manera que saben: actuando mal. A continuación, se muestran algunos signos de que su hijo podría estar sobreestimulado, según su edad y desarrollo.

Recién nacido o bebé sobreestimulado

Si su bebé o recién nacido está sobreestimulado, es posible que observe los siguientes comportamientos:

  • Aprieta los puños, agita los brazos o patea las piernas
  • Llorar más fuerte o más de lo normal
  • Muy malhumorado o cansado
  • Se mueve de manera desigual
  • Gira la cabeza lejos de ti

Niño pequeño o en edad preescolar sobreestimulado

Cuando un niño pequeño o en edad preescolar está sobreestimulado, es fácil confundir su comportamiento con los " terribles dos " o asumir que están siendo desafiantes. Como resultado, es importante saber cómo se ve la sobreestimulación a esta edad. Un niño pequeño o en edad preescolar sobreestimulado puede hacer lo siguiente:

  • Llora mucho sin poder usar palabras para describir sus sentimientos.
  • Se niega a hacer pequeñas cosas, como ponerse el cinturón de seguridad o levantar una taza para sorber que se ha caído
  • Parece cansado, gruñón y molesto
  • Se tira al suelo llorando o enojado.

Niño en edad escolar sobreestimulado

Si bien es mucho más fácil identificar la sobreestimulación en los niños mayores, especialmente porque es posible que puedan decirle qué está mal, aún es útil saber cómo se ve la sobreestimulación a esta edad. Por ejemplo, un niño en edad escolar sobreestimulado puede mostrar las siguientes características:

  • Actuar un poco fuera de lugar o correr sin razón
  • Actuar fuera de lugar por su personalidad
  • Parecer somnoliento o cansado
  • Ser agresivo o salvaje
  • Dar un ataque o estar muy malhumorado

Ayudar a su hijo sobreestimulado a descomprimirse

La clave para ayudar a su hijo a afrontar la sobreestimulación es aprender cómo responde su hijo a los diferentes tipos de estímulos sensoriales. Conocer esta información le ayudará a prevenir la sobreestimulación y evitará que su hijo se comporte mal.

Este conocimiento es especialmente importante con bebés y niños pequeños que aún no han aprendido ninguna técnica de afrontamiento. A medida que sus hijos crecen, puede ayudarlos a sobrellevar la situación enseñándoles técnicas de respiración, saliendo a caminar, recostándose en el suelo o volviendo a concentrarse en algo que los calme.

Otra técnica para niños mayores incluye cualquier tipo de resistencia lenta y constante que requiera que los niños ejerzan un esfuerzo contra sus músculos. Los ejemplos pueden incluir jugar "Simón dice" y requerir actividades de trabajo pesado como "Simón dice marchar en el lugar mientras pisa fuerte" o "Simón dice caminar como un cangrejo". Estas actividades les ayudan a calmar sus cuerpos y aclarar su mente.

Aquí hay algunas estrategias adicionales para ayudar a calmar a los niños cuando están sobreestimulados.

Calmar a un bebé o recién nacido sobreestimulado

Cuando empiece a notar que su bebé está sobreestimulado, llévelo a un lugar tranquilo donde pueda calmarse. Si estás en casa, llévalos a su habitación y atenúa las luces. Si está fuera de la casa con su bebé, intente ponerlo en un cochecito con una manta o una manta liviana. A algunos bebés incluso les gusta que los envuelvan . Hacerlo ayuda a reducir las sensaciones físicas que puedan estar experimentando.

A veces, a los bebés les resulta reconfortante llevarlos junto a su cuerpo en un cabestrillo o algo similar. El uso de este método le permite realizar sus actividades diarias o continuar su día mientras su bebé está acurrucado junto a usted.

Calmar a un niño pequeño o en edad preescolar sobreestimulado

El primer paso para calmar a su niño pequeño o preescolar es mantener la calma usted mismo. Si se enoja o se pone tenso, esto solo hará que las emociones de su hijo se intensifiquen. Así que respire hondo y cálmese antes de apresurarse.

A continuación, intente reducir el ruido o la actividad alrededor de su hijo. Por ejemplo, si está en casa, apague la televisión o la radio o lleve a su hijo al dormitorio y hagan algo tranquilo juntos, como acurrucarse o leer un libro. Una vez que su hijo esté calmado, dele algo de tiempo para que juegue solo.

Cuando su hijo esté listo para volver a relacionarse con usted y los demás, trate de ayudarlo a expresar con palabras cómo se siente. Puede comenzar diciendo: "Me di cuenta de que estaba molesto" y luego pregunte con voz tranquila qué les molestaba. Si su hijo dice que no le gusta una actividad en particular, intente averiguar qué es lo que no le gusta de ella.

Su respuesta le brindará información importante sobre las preferencias de su hijo y puede ayudarlo a prevenir futuros episodios de sobreestimulación. Es posible que tenga que esperar hasta un día posterior para hablar de ello si su hijo está particularmente molesto.

Calmar a un niño en edad escolar sobreestimulado

A esta edad, los niños están aprendiendo a calmarse. Aún habrá ocasiones en las que su hijo pueda necesitar su ayuda. Si nota que su hijo está luchando con la sobreestimulación, sugiérale que vaya a un lugar tranquilo y descanse. A veces es útil que su hijo lea o escuche música tranquila en su habitación con las luces atenuadas. En otras ocasiones, es posible que solo necesiten acurrucarse en el sofá junto a usted.

Cuando se habla con niños de esta edad sobre cómo se sienten, a veces ayuda indicar que sabe que están molestos, pero que no está seguro de qué lo está causando. Si su hijo tiene dificultades para nombrar sus sentimientos , guíelo suavemente para que identifique cómo se siente y por qué podría sentirse así.

También es posible que desee hablar con su hijo sobre las actividades que encuentran más interesantes o valiosas. Cuando los niños se sienten sobreestimulados, es posible que tengan demasiadas cosas en el plato y que deban dejar pasar algunas cosas.

Recuerde, las actividades extracurriculares son importantes, pero su hijo aún necesita suficiente tiempo durante la semana para hacer la tarea , pasar tiempo con la familia, socializar con amigos y simplemente tener tiempo a solas. Asegúrese de que su hijo no tenga una programación excesiva o puede que tenga que lidiar con la estimulación excesiva con más frecuencia de la que le gustaría.

Limitar la tecnología

Otro culpable de la sobreestimulación es la tecnología en forma de televisión, computadora, tableta y teléfono celular. Como resultado, asegúrese de seguir las pautas de la Academia Estadounidense de Pediatría para el consumo de medios . 

En general, las pautas recomiendan que los niños menores de 2 años no deben usar ningún medio, y si lo hacen, dicho uso de los medios debe ser limitado y solo cuando haya un adulto cerca. Un ejemplo del uso de los medios de comunicación con un niño tan joven es el video-chat con los abuelos mientras los padres están presentes. Para los niños pequeños, los medios deben ser limitados, consistir en programación de alta calidad y nunca usarse solos.

Para los niños de 2 a 5 años de edad, el tiempo frente a una pantalla no debe ser superior a 1 hora por día. Los padres también deben evitar el uso de los medios de comunicación como única forma de calmar a los niños. Los  padres deben aprender otras estrategias para afrontar las emociones difíciles de sus hijos.

Durante los primeros cinco años de la vida de un niño, el cerebro se desarrolla más rápido que en cualquier otro momento de la vida. Como resultado, las primeras experiencias de su hijo, incluidas las cosas que ven, oyen, tocan, huelen y saborean, estimulan su cerebro y crean millones de conexiones.

Los niños necesitan un ambiente estimulante con muchas actividades diferentes; debe haber muchas formas para que los niños jueguen y aprendan y muchas oportunidades para practicar lo que están aprendiendo.

Sin embargo, no se agote tratando de pasar todo el día colgando juguetes frente a su bebé. Tampoco debe intentar abarrotar el horario de un niño pequeño con actividades, salidas y otras cosas. Los bebés y los niños pequeños también necesitan tiempo libre en un lugar tranquilo, familiar y predecible.

Tampoco debe programar demasiado a sus hijos en edad escolar con muchas actividades extracurriculares, ya que ellos también necesitan algo de tiempo libre no estructurado.

No subestime el valor de permitir que su hijo tenga tiempo y espacio para jugar tranquilamente en casa. Cuando los niños pequeños tienen esta oportunidad, aprenden a entretenerse y a explorar su entorno a su manera y a su propio ritmo. Este tiempo de inactividad también les permite a los niños aprender a ocuparse, encontrar cosas que hacer y ser creativos.

Recuerde que es normal que los niños se estimulen demasiado, especialmente si tiene muchas actividades o una agenda muy ocupada. Es especialmente probable que la sobreestimulación ocurra durante las vacaciones familiares , bodas u otros eventos en los que el niño está fuera de su zona de confort durante un período prolongado de tiempo. Y, en la mayoría de los casos, la sobreestimulación no es algo de lo que preocuparse, excepto, por supuesto, cuando ocurre.

Si descubre que su hijo se sobreestimula todos los días, puede considerar hablar con su proveedor de atención médica.

Tenga en cuenta que no debería tener que reorganizar toda su vida para lidiar con la sobreestimulación de su hijo. Si lo hace con regularidad, es posible que su hijo necesite una intervención médica, incluida posiblemente una terapia de integración sensorial. Su médico puede aconsejarle los siguientes pasos para tratar la sensibilidad y la sobreestimulación de su hijo.

No hay una respuesta correcta cuando se trata de cuánta estimulación es demasiada porque cada niño es diferente. La cantidad de estimulación que un niño puede afrontar será diferente para el próximo niño. Además, algunos niños se enfrentan a entornos estimulantes mejor que otros.

Como resultado, es mejor dejar que su hijo sea la guía y recuerde que la moderación es la clave. Los bebés y los niños pequeños necesitan tener tiempo todos los días para jugar tranquilamente o descansar, mientras que los niños en edad escolar se beneficiarán de una o dos actividades extracurriculares que realmente les interesen. Los deportes, las lecciones de música y los clubes son una excelente manera de hacer nuevos amigos y desarrollar habilidades sociales.

Pero pasar demasiado tiempo en actividades organizadas significa que los niños pierden tiempo para relajarse y entretenerse. Su objetivo es encontrar un equilibrio entre la estimulación adecuada y el tiempo de inactividad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas