Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

miércoles, 24 de febrero de 2021

Por eso te da escalofríos al escuchar tu canción favorita


 

Conclusiones clave

  • Las investigaciones sugieren que al menos el 55% de las personas experimentan escalofríos placenteros mientras escuchan la música que disfrutan.
  • Un estudio reciente examinó más este fenómeno para mostrar cómo la música activa los centros de placer y recompensa del cerebro, lo que plantea la cuestión del papel de la música en la evolución humana.
  • Con estas propiedades primordiales en mente, escuchar música puede considerarse un acto de cuidado personal que estimula el sistema inmunológico y ayuda a aliviar la ansiedad y la depresión.

Tienes los auriculares puestos, perdido en una canción, cuando un coro particularmente poderoso o una pausa instrumental envía un hormigueo por tus brazos y piernas. O tal vez se te eriza el pelo de la nuca. Si está familiarizado con alguna versión de este sentimiento, se une al 55% al ​​90% de los humanos que experimentan la sensación física de escalofríos musicales. 

Es un fenómeno que puede ocurrir durante la música en vivo o grabada, nueva o conocida, y ha sido bien documentado a lo largo de los años. Pero persiste una pregunta: ¿Por qué sucede?

Los investigadores se han propuesto encontrar la respuesta, y un estudio reciente publicado en Frontiers in Neuroscience centrado en mapear la actividad eléctrica del cerebro durante los escalofríos musicales arroja más luz sobre cómo la música puede activar los centros de placer y recompensa del cerebro. 

El estudio

Los neurocientíficos con sede en Francia utilizaron la electroencefalografía de alta densidad (HD-EEG) para ilustrar patrones de actividad cerebral cuando las personas están sujetas a placenteros escalofríos musicales. Participaron 18 voluntarios, 11 mujeres y siete hombres. Todos informaron haber experimentado escalofríos durante la música agradable antes del estudio.

Utilizando HD-EEG, se colocaron electrodos en una gran área del cuero cabelludo de los participantes para escanear y medir la actividad eléctrica en el cerebro. Una vez conectados, cada participante escuchó cinco extractos musicales que les provocaron escalofríos que habían proporcionado, así como tres extractos neutrales adicionales seleccionados por los investigadores, y se les pidió que informaran sobre su placer emocional.

Lo hicieron presionando continuamente uno de los cuatro botones correspondientes a la intensidad de la experiencia (neutral, placer bajo, placer alto, escalofríos). Un "evento escalofriante" se definió como un gran placer emocional en combinación con una sensación física de piel de gallina, sensación de hormigueo, pelos de punta o escalofríos en la columna.

Los viejos circuitos cerebrales esenciales para la supervivencia e implicados en comportamientos motivados, como el sexo, la comida, el dinero, también están implicados en el procesamiento del placer musical.

- THIBAULT CHABIN, INVESTIGADOR PRINCIPAL

Las exploraciones revelaron la presencia de actividad theta, que está asociada con la memoria, la anticipación de la recompensa y la atención. Todas estas habilidades son clave para el procesamiento emocional musical. Estos resultados coinciden con investigaciones anteriores de resonancia magnética y PET y abren una nueva puerta para comprender nuestra relación ancestral con la música. 

Neurociencia y Evolución

Los hallazgos de este estudio indican que nuestro disfrute de la música podría haber tenido un propósito evolutivo.

"Los viejos circuitos cerebrales esenciales para la supervivencia e implicados en comportamientos motivados, como el sexo, la comida, el dinero, también están implicados en el procesamiento del placer musical", dice el investigador principal del estudio, Thibault Chabin. "Entonces, sabemos cómo , ahora necesitamos entender por qué la música es placentera y gratificante".

Los expertos han discutido durante mucho tiempo si la música tiene una función biológica. Mientras que algunos consideran la música un subproducto de la existencia humana, otros teorizan que le dio a nuestra especie una ventaja.

Considere el hecho de que se sabe que la música provoca la liberación de oxitocina, la "hormona del abrazo" que promueve la unión, en el cerebro.   Desde una perspectiva evolutiva, el advenimiento de la música podría haber aumentado la interdependencia y la cohesión social. Los grupos vinculados que trabajaban juntos tenían más probabilidades de sobrevivir.

Los instrumentos musicales más antiguos conocidos en el mundo fueron descubiertos dentro de una cueva alemana: un conjunto de flautas de 43.000 años de antigüedad hechas de hueso de pájaro y marfil de mamut. Se cree que los instrumentos fueron los primeros que se utilizaron en la recreación y el ritual. 

"En una cueva, la flauta habría sonado divina, y eso habría permitido una sensación de unión que habría reforzado la supervivencia", dice la profesora de musicoterapia en Berklee College of Music, Kathleen Howland, PhD. "La llegada de la flauta habría supuesto un cambio notable en la comunidad de estos Homo sapiens".

La llegada de la flauta habría supuesto un cambio notable en la comunidad de estos Homo sapiens.

- KATHLEEN HOWLAND, PHD

Históricamente, la música también se ha utilizado como una herramienta para mantener esta cohesión social. Como medio de identificación, la música a menudo ayuda a diferenciar entre dentro y fuera del grupo: piense en los himnos nacionales de hoy, los cánticos de protesta o el sentido de camaradería inducido por cantar en un concierto en vivo.

Los antropólogos han sugerido que estas versiones modernas de la música podrían haber evolucionado a partir de "señales de defensa territorial coordinadas", similares a manadas de lobos aullando a la luna. Los primeros humanos hacían música juntos para unirse más y promover la supervivencia. 

Música para la salud mental

Las propiedades primordiales de la música pueden sernos especialmente útiles en la actualidad, incluso más allá de la producción de hormonas para sentirse bien. Pensando en las primeras flautas, la música ha jugado un papel en la calma de la mente humana desde sus inicios.

"Podía imaginar el nacimiento de bebés que se tranquilizaban con la música", dice Howland. "Siento instintivamente que ya se habían dado cuenta de cantarles a los bebés, porque les habría conservado valiosas calorías para su supervivencia cuando no estuvieran en peligro".

Como musicoterapeuta, Howland es muy consciente de las formas en que ciertos tipos de música pueden desencadenar la respuesta de relajación del cerebro y ayudar a aliviar la ansiedad y la depresión. Además, los estudios han demostrado que la música puede estimular potencialmente el sistema inmunológico  y ayudar a tratar afecciones como el Alzheimer. 

"Hay formas maravillosas de llegar a ese punto óptimo (meditación, yoga, tai chi), pero la música tiene un sentido de inmediatez y familiaridad que se utiliza de manera intuitiva y ubicua para que en la musicoterapia llevemos esa intencionalidad a una persona con dolor o ansiedad. en el hospital ", dice Howland.

Mientras navegamos por momentos estresantes e inciertos, la música puede ser una herramienta poderosa que se usa tanto de forma independiente como con otros. Compartir la experiencia de escuchar una canción favorita con un amigo,   incorporar danza y movimiento,   e incluso entrelazar la interpretación de artes visuales como el dibujo o la pintura puede amplificar los efectos mentales beneficiosos de la música. 

“Si estás en un lugar de estrés máximo como el que estamos ahora, en tres a cinco minutos de una pieza musical (puedes) llegar a un lugar donde el tiempo parece deformarse, te pierdes en las imágenes”, dice Howland. "Es un recurso de fácil acceso y hermoso para compartir".

Este estudio fue el primero de su tipo en utilizar EEG de alta densidad para monitorear la actividad cerebral durante las sesiones de escucha de música.   Investigadores como Chabin esperan avanzar en la comprensión del placer musical, y este estudio es solo el comienzo. Ahora que se han establecido con éxito las bases para ilustrar la actividad cerebral asociada con el placer musical, la siguiente fase de investigación se puede realizar fuera del laboratorio con la ayuda de EEG.

“Esta investigación en condiciones de laboratorio fue un primer paso antes de otras experimentaciones en escenarios naturales durante los conciertos, en las que queremos medir cómo se transmiten las emociones musicales entre las personas”, dice Chabin.

Con los sistemas EEG móviles inalámbricos, la actividad cerebral de los participantes individuales se puede observar simultáneamente dentro de un entorno grupal. Una mejor comprensión de la sincronización emocional de los grupos reconstruirá aún más el rompecabezas del papel de la música en nuestras vidas.

“Finalmente desbloquearemos la magia de la biología detrás de esto”, dice Howland. “Lo estamos minando cada vez más. Es bonito."

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas