Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

viernes, 22 de enero de 2021

Soluciones para la ansiedad en la escuela

 La ansiedad puede afectar el aprendizaje y el éxito escolar, a veces de formas sorprendentes. Comprender exactamente cómo la ansiedad afecta a los niños y adolescentes en la escuela puede ayudarlo a comprender los problemas que enfrenta su hijo. Ya sea que su hijo tenga un trastorno de ansiedad diagnosticado o sospeche que la ansiedad puede estar causando problemas escolares, la conciencia de la ansiedad junto con las estrategias que funcionan en las escuelas lo ayudarán a apoyar a su hijo en la escuela.

Hay varios trastornos diferentes relacionados con la ansiedad y la ansiedad que experimentan los niños y adolescentes.

Criterios y tipos de diagnóstico

Los criterios utilizados para diagnosticar a niños y adolescentes varían un poco de los criterios utilizados para diagnosticar a los adultos. Los trastornos incluyen: 

  • Trastorno de ansiedad generalizada
  • Trastorno de pánico
  • Trastorno de ansiedad por separación
  • Desorden de ansiedad social
  • Mutismo selectivo
  • Fobias

Lo que comparte cada uno de estos trastornos es una tendencia a preocuparse excesivamente, sentir miedo o una abrumadora sensación de pánico en una amplia gama de entornos. Son estas tendencias las que hacen que los trastornos de ansiedad interrumpan el aprendizaje y el rendimiento escolar. 

Cómo los trastornos de ansiedad interfieren con el aprendizaje y el rendimiento escolar

  • Problemas para participar: Es posible que su hijo no pueda participar en las discusiones de la clase o trabajar con otros estudiantes en proyectos grupales si siente miedo. Pueden pasar de estar nerviosos por una prueba a no poder completar una prueba si se sienten demasiado abrumados por la ansiedad. Su hijo puede tener miedo de que le pidan que dé una respuesta o que le lea frente a la clase. 
  • Dolores y molestias: la preocupación, el miedo y el pánico afectan al cuerpo. El malestar estomacal y los dolores corporales son comunes en los niños y adolescentes con trastornos de ansiedad. Si los síntomas se presentan todos los días escolares pero desaparecen los fines de semana o las vacaciones, la ansiedad relacionada con la escuela puede ser la causa de los dolores.
  • Distraído con frecuencia: la preocupación y el miedo captan la atención de una persona, por lo que no puede prestar atención a lo que sucede a su alrededor.
  • Cansado a menudo: la preocupación y el miedo pueden impedir que un niño o adolescente pueda irse a dormir, provocando que sienta sueño. La falta de sueño reduce el rendimiento cognitivo, e incluso puede hacer que un niño se quede dormido en la escuela.
  • No habla, o en absoluto: los niños y adolescentes que experimentan ansiedad a menudo evitan hablar en la escuela.  Evitan hacer preguntas cuando necesitan ayuda e incluso pueden rechazar la ayuda que se les ofrece. Esto puede hacer que un niño se quede muy atrás porque no puede hablar para obtener la ayuda que necesita.
  • Se niega a ir a la escuela:  para evitar todos los desencadenantes de ansiedad que existen en una escuela, ya sean exámenes, grupos sociales o relacionados con el rendimiento escolar, los niños a veces evitarán ir a la escuela en absoluto.

Estos son los primeros pasos que puede tomar si sospecha que la ansiedad está causando los problemas escolares de su hijo.

1) Póngase en contacto con un profesional de la salud sobre sus inquietudes

Si bien todos pueden sentir miedo o preocupación de vez en cuando, los trastornos de ansiedad son persistentes e interfieren con la vida de una persona. Es importante buscar asesoría y evaluación profesional con anticipación. Los años escolares pasan rápidamente, y cuanto más tiempo un niño o adolescente está luchando con la ansiedad que interfiere en su educación, más se atrasan en la escuela. 


Involucrarse temprano evitará que cualquier contratiempo debido a la ansiedad dure más de lo necesario. Si bien no existe una regla estricta, una buena guía es hablar con el pediatra o proveedor de atención primaria de su hijo si los problemas duran dos semanas.

2) Descubra exactamente con qué está lidiando

Anteriormente leíste sobre la variedad de condiciones de ansiedad que pueden tener los niños y adolescentes. Comprender cuál está experimentando su hijo puede ayudarlo a usted y a la escuela a encontrar las mejores estrategias para ayudar. 


También es importante darse cuenta de que la ansiedad a menudo se experimenta con otras afecciones, como la depresión o el TDAH. El TDAH también puede parecer tener los mismos síntomas que la ansiedad. La presencia de otra afección puede hacer que alguien sea más susceptible a la ansiedad debido al aumento del estrés causado por otras afecciones. Si la ansiedad ya está presente, el estrés de otros trastornos puede empeorarla. 


Cada persona tendrá una experiencia única con la ansiedad. Asegúrese de consultar con el proveedor de atención médica de su hijo si hay otras afecciones presentes.

Aquí hay algunas formas específicas en las que puede ayudar a su hijo o adolescente que tiene ansiedad escolar.

3) Piensa en un plan en lugar de dejarlos libres

Si su hijo ansioso le dice que no puede hacer algo, es fácil dejar que lo evite. Evitar por completo las situaciones que producen ansiedad no funciona a largo plazo. Elabore un plan para que poco a poco su hijo o adolescente participe plenamente en la situación que le causa ansiedad. El término para esto es "terapia de exposición".

Puede trabajar con un experto en salud mental, como un terapeuta o un psicólogo, para elaborar un plan de terapia de exposición adecuado para su hijo. Un ejemplo de dicho plan es si su hijo se niega a ir a la escuela, su hijo comienza asistiendo a la escuela solo una hora al día y luego aumenta lentamente la cantidad para cubrir un día completo.

4) Involucre a los maestros de sus hijos y haga un seguimiento de ellos

Programe una cita para reunirse con los maestros de su hijo para explicar la experiencia de ansiedad de su hijo. Una vez que los maestros comprendan cómo la ansiedad de su hijo puede afectarlos en el aula, los maestros pueden encontrar formas de apoyar a su hijo. Algunos ejemplos incluyen:

  • No pedirle al estudiante que lea en voz alta o que responda preguntas si su hijo tiene miedo de avergonzarse frente a la clase. Trabaje hacia un sistema en el que el maestro proporcione una pista sutil al alumno al que se le pueda llamar pronto, dándole tiempo al alumno para formular una respuesta.
  • Hacer que su hijo se reúna uno a uno para dar un discurso o un informe oral si su hijo experimenta una ansiedad inusualmente alta al hablar en público. Trabaje para hacer presentaciones a un grupo pequeño.
  • Hacer que su hijo tome una prueba con más tiempo o en una habitación separada si experimenta ansiedad ante la prueba. Algunos niños se pondrán ansiosos o el tiempo límite de una prueba, mientras que otros pueden comenzar a preocuparse si ven que otros estudiantes terminaron y ellos no. 
  • Tenga disponible un pase "chill-out" para que su hijo pueda salir del salón de clases e ir a un área designada para silencio si se siente inusualmente ansioso. 

Asegúrese de tomar buenas notas durante esta reunión. Desea tener un registro claro de exactamente qué estrategias se acordaron y cuánto deberían durar. Este registro le ayudará a recordar exactamente lo que se dijo y también le resultará útil si necesita probar diferentes estrategias en el futuro. 

Un plan 504 es un plan de adaptaciones para una discapacidad física o mental. Si su hijo tiene un diagnóstico médico de un trastorno de ansiedad, un plan 504 puede ayudarlo a acceder a un nivel más alto de adaptaciones en el salón de clases que sin dicho plan. También ayuda a garantizar que la escuela seguirá las modificaciones acordadas.

Todos los niños y adolescentes pueden evitar contarles a sus padres sobre los problemas en la escuela. Pueden temer decepcionar a sus padres. Los niños y adolescentes que experimentan ansiedad pueden convertirse en expertos en encubrir problemas escolares. Irónicamente, este miedo a decepcionar a los demás si alguien descubre que la escuela no va muy bien es el resultado de querer tener éxito. Estos niños se preocupan por su desempeño escolar.

Para que hablen sobre cómo les va realmente en la escuela y con qué están luchando, deben sentirse seguros. Necesitan saber que recibirán apoyo y ayuda a través de estrategias viables, en lugar de ser castigados únicamente o sentir la ira de los padres. 

Hablar con ellos con frecuencia les dará a usted y a su hijo la oportunidad de abordar los problemas rápidamente, antes de que se agraven. También puede estructurar las conversaciones para ayudarlos a aprender a encontrar soluciones en lugar de juzgarse a sí mismos.

7) Situaciones de práctica y juego de roles con las que su hijo lucha en la escuela

Ciertas situaciones o tareas pueden hacer que su hijo se sienta abrumado por la ansiedad en la escuela. Tenga en cuenta que estar inseguro de uno mismo o recordar una mala experiencia es la causa de la ansiedad situacional.  Ensayar o practicar cómo responder y comportarse durante estas situaciones puede ayudar a su hijo a sentirse menos ansioso.

Por ejemplo, si su hijo tiene dificultades cuando conoce a nuevos compañeros de clase, puede fingir que es un nuevo compañero de clase y un modelo a seguir para presentarse y hacer algunas buenas preguntas para iniciar una conversación. Con un adolescente, podría simplemente hablar sobre cómo sería conocer nuevos compañeros y sugerir diferentes preguntas para hacer y formas de responder cuando se encuentre con alguien.

Los niños y los adolescentes aprenden mucho sobre el mundo de sus padres. Tiene una tremenda influencia sobre las opiniones y los valores de su hijo. Los niños también buscan en el estado de ánimo y las reacciones de sus padres pistas sobre cómo deberían ver el mundo que los rodea.

Los niños y adolescentes que experimentan ansiedad pueden ser inusualmente sensibles a los comentarios que usted hace que expresan que una situación o persona puede ser angustiosa.  Por ejemplo, un niño ansioso puede aceptar un comentario que usted hace sobre el aumento de las conmociones cerebrales en la escuela y tener miedo de participar en educación física. Si nota que su hijo se ve temeroso o preocupado después de hacer un comentario que pueda parecerle aterrador, hable con él y bríndele datos tranquilizadores pero honestos sobre lo que ha discutido. 

Cada niño o adolescente que experimenta ansiedad lo hace a su manera. Al tomarse el tiempo para conocer su experiencia, aprende más que simplemente cómo defenderlos. También está aprendiendo más sobre su hijo. Si bien la ansiedad puede traer desafíos para su hijo en la escuela y en el hogar, pueden superarlos con su ayuda y apoyo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas