Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

miércoles, 6 de octubre de 2021

¿Qué es la sensibilidad al rechazo?


 Si bien a nadie le gusta ser rechazado , algunas personas son más sensibles al rechazo social que otras. Las personas que tienen una alta sensibilidad al rechazo son tan temerosas y aversivas al rechazo que este afecta su vida diaria.

Estas personas esperan ser rechazadas todo el tiempo. Y mientras buscan ansiosamente señales de que alguien no quiere estar con ellos, a menudo se comportan de manera que alejan a otras personas. Este comportamiento crea un ciclo doloroso que puede ser difícil de romper.

¿Qué es la sensibilidad al rechazo?

Las personas con una alta sensibilidad al rechazo buscan constantemente señales de que están a punto de ser rechazadas. Tienden a responder dramáticamente a cualquier indicio de que alguien no quiere estar con ellos. 

Debido a sus miedos y expectativas, las personas con sensibilidad al rechazo tienden a malinterpretar, distorsionar y reaccionar exageradamente a lo que otras personas dicen y hacen. Incluso pueden responder con dolor e ira. Estos son los factores que influyen en estas reacciones exageradas.

Expresiones faciales

Las personas con sensibilidad al rechazo a menudo malinterpretan o reaccionan exageradamente a diversas expresiones faciales. Por ejemplo, un estudio encontró que las personas con mayor sensibilidad al rechazo mostraban cambios en la actividad cerebral cuando veían una cara que parecía que podría rechazarlos. 

Usando imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI), los investigadores encontraron que los individuos con mayor sensibilidad al rechazo mostraban una actividad cerebral diferente cuando veían rostros que mostraban desaprobación.

Los sujetos del estudio no mostraron los mismos resultados al observar a individuos que mostraban enojo o disgusto. Esta observación concuerda con las personas que no experimentan sensibilidad al rechazo.

Actividad fisiológica elevada

Cuando las personas con sensibilidad al rechazo temen ser rechazadas, experimentan una mayor actividad fisiológica, más que las personas sin sensibilidad al rechazo.  También permanecen alerta a más señales de que están a punto de ser rechazados. E incluso pueden exhibir un comportamiento de lucha o huida.

Comportamiento malinterpretado

La hipersensibilidad al rechazo a menudo hará que las personas distorsionen y malinterpreten las acciones de los demás. Por ejemplo, cuando los amigos no responden a un mensaje de texto de inmediato, una persona sensible al rechazo podría pensar: "Ya no quieren ser amigos míos". Mientras que alguien sin sensibilidad al rechazo es más probable que asuma que el amigo está demasiado ocupado para responder.


Sesgo de atención

Además, las personas que tienen una alta sensibilidad al rechazo a menudo prestan más atención al rechazo o las señales de que fueron rechazados. Esto se conoce como sesgo de atención.

Por ejemplo, si alguien con alta sensibilidad al rechazo preguntara a 10 personas en una cita y nueve aceptaran y una declinara, se concentrarían más en ese rechazo. Incluso podrían referirse a sus intentos de citas como un "desastre total" y comenzar a creer que a nadie le agradan.

Por el contrario, alguien con una baja sensibilidad al rechazo podría ver las mismas circunstancias como un gran éxito. Esa persona puede concentrarse en las nueve interacciones positivas y prestar poca atención al único rechazo.


Sensibilidad interpersonal

Las personas con alta sensibilidad interpersonal están preocupadas por todo tipo de rechazo, tanto los rechazos percibidos como los rechazos reales. También están atentos al observar y monitorear los estados de ánimo y los comportamientos de los demás y son demasiado sensibles a los problemas interpersonales.

Alguien con sensibilidad al rechazo puede buscar constantemente pruebas de que otras personas lo están rechazando. Entonces, a pesar de que un amigo o pareja le asegure que son bienvenidos, amados y lo suficientemente buenos, es posible que todavía se sientan rechazados.

También anhelan relaciones estrechas. Sin embargo, su miedo al rechazo puede hacer que se sientan solos y aislados. Sin embargo, es importante tener en cuenta que, si bien alguien puede experimentar sensibilidad al rechazo en escenarios sociales, es posible que no lo experimente en otras circunstancias.

Por ejemplo, a una persona a la que le aterra el rechazo social puede que no le importe que la rechacen en un trabajo en línea. Cuando una situación no tiene repercusiones sociales, es posible que puedan manejar esos rechazos de manera diferente.


Causas de la sensibilidad al rechazo

La sensibilidad al rechazo no es causada por un solo factor. En cambio, puede haber muchos factores en juego. Algunas causas posibles incluyen experiencias de la niñez como padres críticos y acoso, junto con factores biológicos y genéticos. Aquí hay una mirada más cercana a los factores que pueden conducir a la sensibilidad al rechazo.


Experiencias de la infancia

Las experiencias tempranas de rechazo, negligencia y abuso pueden contribuir a la sensibilidad al rechazo. Por ejemplo, estar expuesto al rechazo físico o emocional por parte de un padre puede aumentar la probabilidad de que alguien desarrolle sensibilidad al rechazo. Sin embargo, el rechazo no siempre tiene que ser directo para tener un impacto.

Crecer con un padre que no está disponible emocionalmente o es muy crítico también puede hacer que alguien desarrolle un gran miedo al rechazo en otras relaciones.

Los niños sensibles al rechazo también son más propensos a comportarse de manera agresiva. Según un estudio publicado en Child Development , los niños que eran muy sensibles al rechazo tenían más probabilidades de esperar el rechazo con enojo.  Mostraron una mayor angustia después de una interacción social ambigua con un compañero.

Del mismo modo, los niños que se sienten intimidados o marginados también pueden crecer hasta temer el rechazo más que los demás. Cualquier tipo de exposición previa a un rechazo doloroso puede hacer que alguien haga todo lo posible para evitar volver a experimentar ese dolor.


Vulnerabilidad biológica

También se cree que algunas personas pueden tener una vulnerabilidad biológica a la sensibilidad al rechazo. Puede haber una predisposición genética o ciertos rasgos de personalidad que aumentan la probabilidad de que alguien sea sensible al rechazo. Algunos investigadores incluso han relacionado la sensibilidad al rechazo con baja autoestima , neuroticismo, ansiedad social y un estilo de apego inseguro.

Impacto de la sensibilidad al rechazo

Las personas que experimentan altos niveles de sensibilidad al rechazo experimentan mayores grados de angustia psicológica cuando son rechazados, incluido el dolor emocional, la ira y la tristeza. En un intento por lidiar con esa incomodidad, también corren un mayor riesgo de participar en la agresividad , el aislamiento social y las autolesiones .


Además, hay dos factores principales en juego en las personas con sensibilidad al rechazo: la necesidad constante de agradar y los desafíos que enfrentan para formar conexiones significativas con otras personas. Aquí hay una mirada más cercana a esos dos factores.


Necesidad constante de gustar

Las personas sensibles al rechazo pueden sentir la necesidad de agradar a todos. Y, si son rechazados, es posible que trabajen más duro para tratar de ganarse el favor de esa persona nuevamente. Esta reacción al rechazo puede llevar a comportamientos agradables a las personas, así como a comportamientos congraciadores extensos.

De hecho, un estudio publicado en el Journal of Personality and Social Psychology encontró que es probable que los hombres que tienen una alta sensibilidad al rechazo respondan tratando de ser más agradables. 

También descubrieron que estos hombres estaban dispuestos a pagar más dinero para formar parte de un grupo que los rechazaba. Si una mujer los evaluaba negativamente en un sitio de citas simulado, gastaban más dinero en ella durante la cita en un intento de que le agradaran. 

Las participantes femeninas exhibieron un comportamiento similar solo cuando fueron rechazadas por una posible pareja romántica con quien ya habían compartido información personal.

Las personas sensibles al rechazo responden a la vida de una manera que está destinada a protegerlas del dolor. Desafortunadamente, sus comportamientos a menudo son contraproducentes.


Dificultad para hacer conexiones

El miedo de una persona sensible al rechazo a ser rechazada le hace luchar para formar nuevas conexiones y socavar sus relaciones existentes. 10  Por ejemplo, alguien que tiene una alta sensibilidad al rechazo puede acusar constantemente a su pareja de hacer trampa, lo que puede contribuir a que la otra persona termine la relación.

Además, una persona sensible al rechazo puede enojarse y volverse hostil cuando un amigo no responde a sus invitaciones de manera oportuna. En última instancia, eso puede hacer que el amigo se retire aún más, lo que aumenta la sensación de rechazo.

Mientras tanto, otros con sensibilidad al rechazo pueden evitar todas las situaciones y relaciones en las que podrían ser rechazados. En consecuencia, pueden sentirse extremadamente aislados y solos, lo que esencialmente lleva a que sus mayores temores se hagan realidad.

Problemas de relaciones románticas

Las personas que luchan con la sensibilidad al rechazo a menudo interpretan el rechazo como una prueba de que son inaceptables de alguna manera. Para ellos, el rechazo es un juicio de su valía y valor como persona. Y, en las relaciones, este sistema de creencias puede ser desastroso.

Cuando alguien espera el rechazo, es difícil sentirse seguro en las relaciones. Incluso si no están siendo rechazados en este momento, siempre lo están esperando, esperando que suceda en cualquier momento.

En consecuencia, los pequeños pasos en falso se consideran una falta total de cuidado o juicios crueles sobre su valía como persona. Al final, la persona sensible al rechazo puede angustiarse y enojarse tan pronto como perciba un posible rechazo. Aquí hay una mirada más cercana a cómo la sensibilidad al rechazo puede afectar las relaciones.

Efectos en los adolescentes

La sensibilidad al rechazo puede comenzar ya en la adolescencia. Las adolescentes que tienen una alta sensibilidad al rechazo pueden comportarse de maneras que las ponen en mayor riesgo de victimización, según un estudio publicado en Children Maltreatment.

Los investigadores encontraron que las chicas sensibles al rechazo también eran más propensas a ir a los extremos para mantener una relación cuando se sentían inseguras sobre el compromiso de su novio.

Incluso cuando las niñas sabían que sus acciones podían tener consecuencias negativas, modificaron su comportamiento en un esfuerzo por preservar la relación. También eran más propensos a involucrarse en relaciones que involucraban agresión física y hostilidad no física durante los conflictos, y toleraron comportamientos poco saludables en un intento por permanecer juntos.

Efectos en adultos

Los adultos con sensibilidad al rechazo que están en relaciones románticas probablemente experimentarán problemas continuos en las relaciones. A menudo malinterpretan eventos y reacciones porque están muy atentos a ser rechazados.

Estos comportamientos pueden conducir a celos irracionales porque el individuo está aterrorizado de ser abandonado o rechazado. También pueden interpretar otros comportamientos, como que la pareja esté preocupada por el trabajo, como prueba de que la otra persona ya no está enamorada de ellos.

Para los hombres con sensibilidad al rechazo, estar en una relación comprometida puede ser más útil para ellos que para las mujeres. Un estudio encontró que los hombres son más solitarios y más sensibles al rechazo cuando no están en una relación romántica. 

Pero las mujeres que tienen una alta sensibilidad al rechazo probablemente no se sentirán aliviadas al estar en una relación. Pueden seguir sintiéndose tan solos y temerosos de ser rechazados cuando están en una relación en comparación con cuando están solos.

Aún así, tanto los hombres como las mujeres que temen el rechazo pueden tener dificultades para establecer relaciones románticas cercanas. Con frecuencia, sus esfuerzos se dirigen a evitar el conflicto y el rechazo en lugar de establecer intimidad y crecimiento.


Enlace a problemas de salud mental

El rechazo es una amenaza directa al sentido de pertenencia de un individuo y puede tener graves consecuencias para la salud mental. Incluso si alguien no está siendo rechazado todo el tiempo, si percibe que es un paria o si cree que está siendo rechazado, es probable que su salud mental se deteriore.

Sin embargo, la sensibilidad al rechazo no es un diagnóstico de salud mental en sí misma, sino que está asociada con varias enfermedades mentales diferentes. Por ejemplo, la sensibilidad al rechazo es un factor de riesgo para desarrollar depresión y puede empeorar los síntomas existentes. 

Un estudio encontró que las rupturas, y el rechazo asociado con ellas, pueden ser más propensas a desencadenar depresión en las mujeres.

Por ejemplo, las mujeres en edad universitaria con una alta sensibilidad al rechazo demostraron un aumento de los síntomas depresivos después de una ruptura iniciada por su pareja en comparación con las personas que tenían una baja sensibilidad al rechazo. 

Otros estudios han encontrado que las personas que tienen una alta sensibilidad al rechazo también tienen un mayor riesgo de: 

  • Ansiedad
  • Desorden dismórfico del cuerpo
  • Trastorno límite de la personalidad
  • Soledad

La extrema sensibilidad al rechazo también forma parte de los criterios que definen el trastorno de personalidad por evitación y la fobia social. Además, los investigadores descubrieron un vínculo entre la sensibilidad al rechazo y los pensamientos suicidas en pacientes psiquiátricos. dieciséis

Los investigadores encontraron que las personas con ideación suicida eran más propensas a sentir que no pertenecían y, a menudo, se sentían como una carga para los demás, cosas que las personas con sensibilidad al rechazo a menudo experimentan.

Si usted o un ser querido tiene pensamientos suicidas, comuníquese con la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 1-800-273-8255 para recibir apoyo y asistencia de un consejero capacitado. Si usted o un ser querido está en peligro inmediato, llame al 911.

Para obtener más recursos de salud mental, consulte nuestra Base de datos de la línea de ayuda nacional .


Estrategias de afrontamiento

Si sospecha que es sensible al rechazo, reconocer los síntomas y los problemas que causa la sensibilidad al rechazo puede ser el primer paso para generar un cambio. Obtener ayuda no solo podría reducir su vulnerabilidad a las enfermedades mentales , sino que con la ayuda y la intervención adecuadas, también podría mejorar sus relaciones.

De hecho, la investigación sugiere que la autorregulación, que implica monitorear y controlar las propias respuestas emocionales y conductuales, puede ser la clave para lidiar con la sensibilidad al rechazo. Por ejemplo, cuando percibe una señal potencial de rechazo, puede ser útil detenerse y reflexionar sobre la situación en lugar de responder de inmediato.

Una forma de hacer esto es buscar explicaciones alternativas para el comportamiento en lugar de asumir lo peor. Si no puede realizar estos cambios por su cuenta, es posible que deba solicitar la ayuda de un consejero.

Comience hablando con su médico, quien puede ayudarlo a determinar los próximos pasos apropiados. Muchas veces, la terapia cognitivo-conductual puede ayudarlo a lidiar con los pensamientos, sentimientos y comportamientos que alimentan el miedo al rechazo. Y si ya está en una relación, la terapia de pareja podría ayudarlos a ambos a trabajar para establecer una relación más saludable y segura.

Puede ser aterrador tomar medidas para acercarse más a alguien, porque cuanto más profunda es la relación, más puede doler ser rechazado. Pero aprender a construir conexiones más profundas y saludables es clave para reducir la soledad y el aislamiento.

La sensibilidad al rechazo no es algo que deba ignorar. De hecho, los síntomas suelen empeorar con el tiempo si no se tratan.

En consecuencia, si es propenso a reacciones emocionales abrumadoras, como enojo intenso, ansiedad y tristeza cuando se siente criticado o rechazado, hable con su médico o un profesional de la salud mental. Aprender a abordar su sensibilidad y responder de manera más apropiada al rechazo es la clave para mejorar su calidad de vida en general.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas