Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 5 de octubre de 2021

Causas y tratamiento de la piromanía

 

La piromanía es una afección de salud mental grave que se caracteriza por provocar incendios de forma intencionada y repetitiva, y hacerlo de forma compulsiva. Las personas con piromanía se sienten incapaces de detener el comportamiento. Encender un fuego libera la tensión interna o la ansiedad y le da a la persona una oleada de placer o alivio. 

Síntomas
La última edición del Manual Diagnóstico y Estadístico (DSM-5) clasifica la piromanía en la sección de trastornos disruptivos, de control de impulsos y de conducta. La característica esencial de la piromanía es la presencia de múltiples episodios de incendios deliberados y deliberados.

Además, las personas con piromanía experimentan tensión y excitación afectiva antes de prender fuego. Otros síntomas pueden incluir:

  • Una fascinación por el fuego, que puede incluir interés, curiosidad y atracción por el fuego y la parafernalia para encender fuego
  • Observar incendios en el vecindario, activar falsas alarmas o disfrutar de instituciones, equipos y personal con incendios.
  • Pasar tiempo en un departamento de bomberos local, prender fuego para afiliarse al departamento de bomberos o convertirse en bombero
  • Experimentar placer, gratificación o alivio al iniciar un incendio, presenciar los efectos y participar en las secuelas.
Las personas con piromanía no prenden fuego para obtener ganancias monetarias. Tampoco están tratando de ocultar actividades delictivas, vengarse o mejorar su situación de vida. Los síntomas tampoco pueden ser una respuesta a delirios o alucinaciones.

El incendio tampoco puede deberse a un juicio deteriorado, como una discapacidad intelectual. El diagnóstico tampoco se realizará si el comportamiento se explica mejor por otra enfermedad mental, como un trastorno de conducta o un trastorno de personalidad antisocial, o si ocurre durante un episodio maníaco.

Las personas con piromanía pueden hacer una preparación considerable para iniciar un incendio. Pueden ser indiferentes a si alguien sufre daños físicos o económicos o pueden obtener placer de la destrucción que causan.

Piromanía contra incendio provocado
Una persona con piromanía puede acumular fósforos y encendedores, quemar agujeros en telas, alfombras o muebles y prender fuego a trozos de papel u otros materiales inflamables. Están motivados por las emociones que experimentan cuando provocan incendios.

Pero no tienen el deseo de dañar a nadie y no buscan ganancias monetarias de los incendios que provocan. Alguien que comete un incendio provocado, por otro lado, puede quemar la casa de alguien para vengarse o para tratar de cobrar el dinero del seguro.

El incendio provocado es un delito, mientras que la piromanía es un diagnóstico psiquiátrico. Alguien que comete un incendio provocado no necesariamente tiene una condición psiquiátrica subyacente; además, provocar incendios es sólo un aspecto del diagnóstico de piromanía.

Causas
No hay una sola causa conocida de piromanía. La investigación sugiere que podría haber un vínculo genético y podría ser similar a una adicción conductual. 5 No se sabe exactamente cuántas personas padecen piromanía. Sin embargo, los investigadores estiman que solo afecta a una pequeña parte de la población.

Se desconoce la prevalencia de piromanía. Sin embargo, los informes muestran que entre el 3% y el 6% de los pacientes psiquiátricos hospitalizados han cumplido todos los criterios de piromanía.

Cuando los investigadores examinaron a individuos en el sistema criminal que habían exhibido comportamientos repetidos de provocar incendios, encontraron que solo el 3.3% de esa población cumplía con los criterios completos de piromanía.

Las personas que tienen otras enfermedades mentales determinadas pueden tener un riesgo mayor que la población en general. Las personas con trastorno por juego, trastorno bipolar , trastorno por uso de sustancias y trastorno de personalidad antisocial pueden tener más probabilidades de tener piromanía.

La afección aparece tanto en hombres como en mujeres, aunque es significativamente más común en hombres. Es más común en personas que tienen problemas de aprendizaje o carecen de habilidades sociales. La mayoría de las personas con piromanía comenzaron a provocar incendios durante la adolescencia o la edad adulta temprana.

La piromanía se ha asociado con personas que han sido abusadas sexual o físicamente, o que sufren negligencia o abandono de sus padres. Las personas que tienen un historial de delitos también tienden a mostrar más tendencias a provocar incendios.

Por ejemplo, más del 19% de los diagnosticados con piromanía han sido acusados ​​de vandalismo al menos una vez, y alrededor del 18% han sido declarados culpables de delitos sexuales no violentos. 

Piromanía en los niños
La previsión de incendios es un problema importante en los jóvenes. Pero, pocos de esos jóvenes cumplen los criterios de piromanía. No existe una edad típica de inicio de la piromanía. Puede identificarse durante la infancia, pero no está claro si la piromanía dura hasta la edad adulta.

Los comportamientos incendiarios suelen aparecer y desaparecer en personas con piromanía. Por lo tanto, un niño que exhibe síntomas de piromanía puede parecer que mejora con el tiempo antes de volver a encender fuego.

La piromanía se puede identificar durante la niñez. La familia, los amigos o los maestros pueden estar entre las primeras personas en reconocer que un niño parece obsesionado con el fuego. El inicio de un incendio en los adolescentes a menudo se asocia con un trastorno de conducta, TDAH o un trastorno de adaptación.

Tratamiento
El tratamiento inmediato de la sospecha de piromanía es clave para evitar el riesgo de lesiones, daños a la propiedad, encarcelamiento o incluso la muerte. El único método de tratamiento para la piromanía es la terapia cognitivo-conductual, que le enseña a una persona a reconocer los sentimientos de tensión que pueden llevar a prender fuego y a encontrar una forma más segura de liberar esa tensión. 

Los miembros de la familia que están preocupados por una persona que parece obsesionada con el fuego podrían beneficiarse del asesoramiento familiar. La terapia familiar puede ayudar a los seres queridos a comprender el trastorno y al mismo tiempo enseñarles cómo mantener a la familia a salvo.

En este punto, no ha habido ensayos controlados de medicamentos para la piromanía, aunque los tratamientos médicos propuestos incluyen el uso de ISRS, medicamentos antiepilépticos, antipsicóticos atípicos, litio y anti andrógenos. Por lo tanto, la terapia cognitivo-conductual se considera la única opción de tratamiento viable en este momento.

La piromanía no es un asunto de broma, ni es algo para tratar a la ligera. Las personas que potencialmente tienen piromanía deben buscar ayuda de inmediato para mantenerse a sí mismos, así como a todos en sus vidas y en su comunidad, a salvo de daños o perjuicios.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas