Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

miércoles, 8 de septiembre de 2021

¿Qué es la psicosis puerperal?

Tener un nuevo bebé puede ser algo maravilloso, pero a veces puede tener un efecto profundo en la salud mental de los nuevos padres. Después de todo, el parto es un acontecimiento importante en la vida, con ramificaciones físicas y emocionales. Si bien la mayoría de los nuevos padres experimentan solo algunos obstáculos en el camino cuando se trata de su salud mental posparto, otros experimentan desafiantes trastornos del estado de ánimo posparto.

Es probable que haya oído hablar de la depresión posparto , pero esa no es la única condición de salud mental que puede experimentar un nuevo padre. Aunque es mucho más rara que la depresión posparto, la psicosis puerperal, también llamada psicosis posparto , es un trastorno del estado de ánimo posparto que todo nuevo padre y sus seres queridos deben conocer.

La psicosis puerperal no ocurre con mucha frecuencia, pero cuando ocurre, es muy grave y requiere atención médica inmediata. Afortunadamente, la psicosis puerperal se puede tratar y la mayoría de las personas que la experimentan pasan a tener experiencias de paternidad saludables y satisfactorias.

¿Qué es la psicosis puerperal?

La psicosis puerperal es un trastorno del estado de ánimo posparto poco común y muy grave, comúnmente denominado psicosis posparto. Los síntomas aparecen repentinamente dentro de las primeras semanas después del parto. Si bien la afección puede parecerse a los síntomas del trastorno bipolar y la esquizofrenia, la psicosis puerperal tiene sus propios síntomas únicos que la distinguen de otras afecciones de salud mental. 

Las personas que tienen psicosis puerperal pueden tener cambios de humor intensos, sospechar, experimentar alucinaciones, sentirse confundidas y tener delirios. Pueden ser un daño para ellos mismos y para su bebé. 

¿Qué tan común es la psicosis puerperal?

A diferencia de la depresión posparto , que es relativamente común, la psicosis puerperal es rara. Afecta a alrededor de 1 a 2 de cada 1,000 padres gestacionales posparto. Algunas experimentan síntomas dentro de las 48-72 horas posteriores al parto, y la mayoría experimentará síntomas dentro de las primeras dos semanas después del parto. 

Es común que los padres experimenten muchas emociones intensificadas después de tener un bebé. Algo de esto es normal y esperado.

Incluso algunas emociones intensas pueden ser normales, siempre que sean manejables y no interfieran con su capacidad para cuidar de su bebé y de usted. Pero a veces su salud mental puede sufrir mucho durante el período posparto.

Quizás se esté preguntando qué experiencias posparto se consideran normales y cómo distinguir entre los trastornos del estado de ánimo posparto más graves, como la depresión posparto y la psicosis puerperal. 

Los Baby Blues

Casi todos los padres primerizos experimentan la “ depresión posparto ” hasta cierto punto. La depresión posparto, provocada por el cambio de hormonas, la falta de sueño y el estrés que conlleva el cambio a un nuevo rol de padre, se caracteriza por sentimientos de emoción intensificada, sensación de llanto, ansiedad y, en general, irritabilidad.

La depresión posparto es muy común y afecta hasta al 80% de los nuevos padres que han dado a luz recientemente. 3 Siempre que pasen después de las dos primeras semanas de dar a luz y no interfieran con su capacidad para funcionar en el día a día, la tristeza posparto no es motivo de preocupación. Sin embargo, si sus síntomas persisten o si son severos, debe hablar con su médico de inmediato.

Depresión post-parto

La depresión posparto es diferente de la tristeza posparto porque dura más allá de las dos primeras semanas posparto, se caracteriza por emociones más intensas y puede dificultar el funcionamiento y el cuidado de usted o de su bebé.

La depresión posparto es común y afecta a 1 de cada 8 nuevos padres que han dado a luz recientemente. Sus principales síntomas incluyen llanto, enojo, alejamiento de los círculos familiares y sociales, miedo a lastimar a su bebé, sensación de entumecimiento y sentirse como si fuera una mala madre o como si no pudiera cuidar a su bebé.


Depresión posparto versus psicosis puerperal

Tanto la depresión posparto como la psicosis puerperal se consideran problemas graves de salud mental. La depresión posparto puede incluir ideas suicidas y pensamientos de dañar a su bebé. Las personas que experimentan estas situaciones deben buscar atención médica de emergencia.

Sin embargo, la depresión posparto, a diferencia de la psicosis puerperal, no siempre se considera una emergencia. Si bien el tratamiento es necesario para quienes experimentan depresión posparto, la mayoría de los casos se pueden tratar de forma ambulatoria.

Por otro lado, la psicosis puerperal se caracteriza por manías y delirios. Una persona que experimenta psicosis puerperal está experimentando una emergencia médica porque puede ser un peligro para ella o para su bebé. 1 Las personas que experimentan psicosis puerperal no tienen la culpa de lo que les está sucediendo, pero sus casos deben tomarse en serio y deben recibir atención inmediata.


Síntomas

Los síntomas de la psicosis puerperal suelen aparecer repentinamente y pueden ser molestos tanto para la persona que los está experimentando como para sus seres queridos. Por lo general, los síntomas de la psicosis puerperal aparecen dentro de las dos primeras semanas después del parto y pueden aparecer dentro de los primeros días.


Los primeros signos de la psicosis puerperal pueden incluir simplemente ansiedad, fluctuación del estado de ánimo y no poder dormir. Pronto, aparecen más síntomas como intensos cambios de humor, alucinaciones, delirios y manía. 

Las personas que tienen psicosis puerperal también pueden experimentar pensamientos suicidas y pensamientos de infanticidio.  Si no se trata, una persona que padece psicosis puerperal puede realizar estos actos, por lo que la psicosis puerperal se considera una emergencia médica.


Signos y síntomas de la psicosis puerperal: 

  • Sentirse eufórico, "drogado" o intensamente feliz
  • Experimentar períodos de estados de ánimo muy bajos, incluidos sentimientos depresivos y llanto frecuente
  • Sentirse de mal humor e irritable
  • Pasando rápidamente de un estado de ánimo a otro
  • Sentirse temeroso y sospechoso
  • Sentirse inquieto
  • Sentirse confundido
  • Pareciendo más "hablador"
  • Insomnio
  • Pérdida de inhibiciones
  • Delirios: puede creer cosas que no tienen sentido o que no son ciertas
  • Alucinaciones: puede ver cosas que no están allí y puede escuchar voces

Parte de lo que hace que los síntomas de la psicosis puerperal sean tan preocupantes es que a menudo la persona que los está experimentando no se da cuenta de que son problemáticos. Por eso es importante que cualquier persona que cuide a alguien que presente estos síntomas los tome en serio y busque atención médica.


Si tiene pensamientos suicidas, comuníquese con la  Línea Nacional de Prevención del Suicidio  al  1-800-273-8255  para recibir apoyo y asistencia de un consejero capacitado. Si usted o un ser querido está en peligro inmediato, llame al 911.


Factores de riesgo

Si usted o su ser querido está experimentando psicosis puerperal, es posible que se pregunte cómo sucedió, qué la causó y cómo se puede prevenir después de futuros embarazos.

Si tiene psicosis puerperal o la tuvo anteriormente, no hizo nada malo. Nada de lo que hizo o dejó de hacer pudo haberle causado psicosis puerperal.

Aunque usted no provocó esto, es común que las personas se sientan culpables cuando se les diagnostica psicosis puerperal. Desafortunadamente, muchas condiciones de salud mental están envueltas en vergüenza, especialmente aquellas tan graves como la psicosis puerperal.

Dicho esto, puede ser muy útil comprender por qué algunas personas pueden ser más propensas a la psicosis puerperal que otras. Al igual que muchas afecciones de salud mental, los expertos coinciden en que las causas de la psicosis puerperal son multifactoriales, lo que significa que suele haber más de una causa al mismo tiempo que hace que se desencadene la afección.


Estos son los factores de riesgo más comunes para la psicosis puerperal: 

  • Antecedentes personales o familiares de trastorno bipolar.
  • Experiencia previa de psicosis puerperal
  • Primer embarazo y nacimiento
  • Perdida de sueño

La psicosis puerperal solía estar asociada con complicaciones del embarazo. Sin embargo, investigaciones más recientes no han mostrado evidencia concluyente de que las condiciones del embarazo pongan a las personas en mayor riesgo de desarrollar psicosis puerperal. 

¿Existe alguna forma de prevenir la psicosis puerperal en el futuro?

Dado que un episodio previo de psicosis puerperal significa que es más probable que la experimente en el futuro, es posible que se pregunte qué puede hacer para asegurarse de no experimentarla en embarazos posteriores.

Si tiene antecedentes de psicosis puerperal, es posible que desee hacer un plan con sus proveedores de atención médica y profesionales de la salud mental. Por lo general, hablar de esto antes del nacimiento o durante el embarazo es la mejor opción. Sus proveedores pueden analizar la medicación adecuada, cuáles podrían ser los desencadenantes de su psicosis puerperal y cómo evitarlos, además de involucrar a todo su equipo en el seguimiento de sus síntomas.


Tratamiento

La psicosis puerperal es una emergencia médica. Si sospecha que puede tener psicosis puerperal, debe llamar al 911 y acudir a la sala de emergencias.

La experiencia de recibir tratamiento por psicosis puerperal puede parecer traumática, pero es importante comprender que el personal y los profesionales médicos que lo atienden desean ayudarlo. Quieren tratarte y protegerte para que puedas estar bien y ser un buen padre para tu bebé.

Ser diagnosticado con psicosis puerperal puede ser extremadamente angustiante, pero debe saber que los tratamientos suelen tener mucho éxito. Hay varios métodos de tratamiento comunes que han demostrado ser exitosos.


Hospitalización

La mayoría de las personas que experimentan psicosis puerperal, pero no todas, requieren hospitalización. Algunos necesitarán estabilizarse para que no sean un peligro para ellos mismos o para su bebé. Las estadías en el hospital pueden variar en duración, según su situación y su gravedad.

Mientras recibe tratamiento hospitalario para la psicosis puerperal, necesitará ayuda para cuidar a su bebé. También es posible que necesite ayuda continua con el cuidado del bebé después de salir del hospital, ya que pueden pasar varias semanas hasta que esté completamente funcional y bien.

Una vez que su condición se estabilice y esté listo para salir del hospital, recibirá un plan de alta, que incluirá información sobre su medicación, así como planes para la atención de seguimiento y citas regulares con su equipo psiquiátrico.


Medicamento

Ya sea que esté hospitalizado o no, deberá recibir una evaluación psicológica y un plan de tratamiento que incluya medicamentos. Los medicamentos utilizados para tratar la psicosis puerperal incluyen estabilizadores del estado de ánimo, antipsicóticos y fármacos antiepilépticos.

Los medicamentos que se usan comúnmente incluyen: 

  • Benzodiazepinas
  • Carbamazepina
  • Lamotrigina
  • Litio
  • Olanzapina
  • Quetiapina
  • Valproato de sodio
  • Lactancia materna y medicamentos

Si está amamantando, asegúrese de discutir con su médico qué medicamentos son compatibles con la lactancia . Es posible que algunos medicamentos no sean compatibles con la lactancia.


Tratamiento no farmacológico

La terapia electroconvulsiva (ECV) y la psicoterapia son tratamientos efectivos para una amplia gama de trastornos psiquiátricos, incluida la psicosis puerperal. La ECV se puede utilizar de forma segura junto con o sin medicamentos psiquiátricos. La psicoterapia se puede utilizar para complementar otras modalidades de tratamiento.


panorama

Las perspectivas de la psicosis puerperal son prometedoras. Con el cuidado adecuado, la mayoría de las personas pueden estabilizarse rápidamente. Las investigaciones han demostrado que a los nueve meses de posparto, la mayoría de las personas con psicosis puerperal tienen una buena recuperación funcional. 


Desafortunadamente, la tasa de tener un episodio repetido de psicosis puerperal es alta. Las investigaciones muestran que aquellas que lo han tenido después de un embarazo anterior, pueden tener hasta un 31% más de riesgo de desarrollarlo nuevamente en el futuro. Por eso es importante tomar medidas proactivas durante futuros embarazos; Manténgase en contacto con sus proveedores de atención médica para obtener un plan de atención.

Después de experimentar la psicosis puerperal, puede ser propenso a tener sentimientos de depresión y ansiedad. Después de todo, lo que experimentó fue perturbador y traumático. También puede sentirse molesto y deprimido consigo mismo porque no era así como deseaba que fuera la nueva paternidad. Asegúrese de darse tiempo para lamentar lo sucedido, pero también recuerde que nada de eso fue culpa suya.


Si usted es el cónyuge, amigo o familiar de alguien que experimentó psicosis puerperal, es posible que no esté seguro de qué puede hacer para ayudar. Cuando los síntomas se presenten por primera vez, su principal prioridad será llevar a su ser querido de manera segura a atención médica de emergencia. Después de eso, puede ayudar ofreciéndose a cuidar al bebé, preparando las comidas y ayudando con las tareas del hogar.


Pero quizás más que nada, sé un buen oyente que no juzga. Experimentar la depresión puerperal será una experiencia extremadamente desafiante para su ser querido; recordará lo que sucedió por el resto de sus vidas y puede que vivan con mucha culpa por ello. Ayudarles a entender que lo que sucedió no es culpa suya, que sus sentimientos de malestar son válidos y, sobre todo, que son lo suficientemente fuertes para superarlo, puede ser el mejor regalo que pueda darles.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas