Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

miércoles, 22 de septiembre de 2021

¿La oxitocina afecta su salud mental?

 

La oxitocina ha estado en un viaje de placer durante las últimas dos décadas, desde que los estudios en animales vincularon por primera vez la hormona con el vínculo entre la madre y el recién nacido, así como entre los adultos que se aparean. 

Apodada la hormona del "abrazo" o del "amor" por la prensa popular, la oxitocina se ha ganado la atención por su papel en la salud mental, específicamente la depresión , el autismo , los trastornos alimentarios y la ansiedad.

Oxitocina
La oxitocina es una hormona peptídica natural que se produce en el hipotálamo y se almacena y libera en la hipófisis posterior durante el contacto físico y durante el embarazo, el parto y la lactancia.

La oxitocina se conoce comúnmente como "la hormona del vínculo" por sus efectos sobre el contacto físico entre dos personas, dos personas que suelen tener algún tipo de relación romántica.

Esta hormona de unión también es fundamental entre la madre y el bebé, por lo que el contacto piel con piel es extremadamente importante al nacer. Actos físicos como tomarse de la mano, abrazar, masajear y besar estimulan la liberación de oxitocina.


Historia
La oxitocina se descubrió por primera vez en 1909 y se pensó que influía principalmente en las contracciones del trabajo de parto de la madre durante el parto y la bajada de la leche durante la lactancia, reforzando el vínculo materno entre la madre y el bebé.


En la década de 1990, se realizaron estudios en ratones de campo de la pradera y los resultados encontraron que darles una dosis de oxitocina resultó en la formación de un vínculo con su futura pareja. Desde entonces, el trabajo sobre la oxitocina se ha disparado tanto en animales como en humanos.

Investigadores, científicos y médicos examinaron no solo los detalles de cómo funciona la oxitocina en el cerebro, sino también su influencia en el comportamiento en animales y humanos, incluidos los vínculos, la confianza, la ansiedad y la comprensión social, que se ha metamorfoseado en la relación entre la oxitocina y la salud mental. salud.


La oxitocina reduce el miedo a la imagen corporal en pacientes con anorexia
Las personas con anorexia nerviosa , un trastorno alimentario bien conocido definido por la incapacidad de mantener un peso mínimamente normal, un miedo intenso al aumento de peso, hábitos dietéticos extremos que evitan el aumento de peso y una alteración en la percepción de la forma del cuerpo, se han encogido, cerebros hambrientos y estresados.


Según los estudios, las personas con anorexia nerviosa tienen niveles más bajos de oxitocina en comparación con las personas sin un trastorno alimentario. También tienen receptores de oxitocina que funcionan mal en el cerebro, por lo que inhiben las acciones de la oxitocina.


Estas anomalías en la oxitocina dan como resultado irregularidades en el funcionamiento social. El funcionamiento social juega un papel fundamental en el desarrollo de la anorexia nerviosa. El aislamiento, la baja autoestima, el deseo de encajar y el anhelo de apego son todos los desencadenantes sociales subyacentes conocidos para el desarrollo de la anorexia nerviosa.

Estudios de investigación
Se publicaron dos estudios sobre cómo la oxitocina puede tratar potencialmente la anorexia nerviosa en las revistas Psychoneuroendocrinology  y  PLOS ONE. 

En el   estudio de Psiconeuroendocrinología , a los individuos con anorexia nerviosa se les administró oxitocina intranasal y se les pidió que miraran imágenes de diferentes alimentos altos y bajos en calorías, escalas de peso y personas delgadas y con sobrepeso.

Se utilizó una sonda visual para registrar el tiempo necesario para identificar y procesar las imágenes. Los individuos mostraron reducciones significativas en la cantidad de atención que prestaron a los estímulos relacionados con la alimentación y a los estímulos negativos de la forma del cuerpo después de que se les administró oxitocina intranasal en comparación con el tiempo que pasaron viendo las imágenes antes de que se les administrara oxitocina.

El   estudio PLOS administró oxitocina a las mismas personas y registró sus reacciones a imágenes de expresiones faciales negativas, como disgusto e ira. Después de tomar una dosis de oxitocina, las personas con anorexia nerviosa tenían menos probabilidades de concentrarse en las caras de disgusto y enojo. También eran menos propensos a evitar mirar caras enojadas y simplemente se volvieron vigilantes hacia ellos. 

Estos estudios de investigación muestran que la oxitocina tiene el potencial de reducir las tendencias inconscientes a concentrarse en la comida, la forma del cuerpo y las emociones negativas en personas con anorexia nerviosa.

Abuso de oxitocina y alcohol
Se ha demostrado que la oxitocina reduce el consumo, el comportamiento de búsqueda de drogas y los efectos secundarios de la abstinencia física asociados con el alcohol y otras drogas de abuso.

En un estudio que utilizó oxitocina y su efecto sobre la motivación, los investigadores plantearon la hipótesis de que la oxitocina podría normalizar los cambios patológicos del cerebro que ocurren debido al trastorno por consumo de alcohol. Los investigadores observaron específicamente el efecto de la oxitocina en la amígdala.

Los resultados del experimento mostraron que la oxitocina bloqueó con éxito el consumo excesivo de alcohol en ratas de laboratorio dependientes del alcohol. El fármaco no mostró el mismo efecto en ratas normales no dependientes del alcohol.

La oxitocina actuaba bloqueando las señales del neurotransmisor ácido gamma-aminobutírico (GABA), donde se sabe que actúan el alcohol y otras drogas de abuso.

Oxitocina y autismo
El autismo es un trastorno del desarrollo que se caracteriza por deficiencias en la comunicación e interacción social, así como por patrones de comportamiento restrictivos y repetitivos.

Los investigadores de la Escuela de Medicina de Stanford inscribieron a 32 niños con autismo que fueron asignados al azar para recibir un aerosol de oxitocina intranasal o un placebo dos veces al día durante cuatro semanas.

Entre los niños que recibieron la oxitocina, aquellos con la oxitocina más baja al principio (oxitocina inicial) mostraron las mayores mejoras en su interacción social.

Se han realizado investigaciones que muestran que la oxitocina aumenta la confianza y ayuda a establecer vínculos sociales. Ahora, los investigadores ahora están tratando de aplicar estos hallazgos y están investigando la oxitocina como tratamiento para los trastornos de salud mental.

Los investigadores creen que la oxitocina tiene una capacidad única para afectar nuestro cableado cerebral y podría ayudar en trastornos como la esquizofrenia, la adicción, los trastornos alimentarios, el trastorno de estrés postraumático y el autismo.

Es necesario realizar estudios más amplios para comprender las implicaciones específicas, los efectos secundarios y la eficacia del uso de oxitocina en los trastornos de salud mental.

Los investigadores y los expertos en salud mental esperan que la oxitocina finalmente juegue un papel poderoso en el tratamiento de los trastornos de salud mental, pero se necesitan más investigaciones.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas