Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 21 de septiembre de 2021

¿Es el alcohol un depresor?

 

El alcohol puede producir efectos estimulantes, pero es un depresor. El alcohol afecta su sistema nervioso central (SNC) , lo que afecta la forma en que su cerebro se comunica con los nervios de su cuerpo. 

Los depresores afectan el neurotransmisor ácido gamma-aminobutírico (GABA), que ralentiza la actividad cerebral. Esto puede provocar efectos secundarios como relajación, somnolencia, dificultad para hablar, disminución de la inhibición y problemas de coordinación.

Además, beber alcohol rápidamente y en grandes cantidades puede provocar síntomas más graves, como pérdida de memoria, coma e incluso la muerte.  

Cómo los depresores afectan la mente y el cuerpo
Es un error común pensar que el alcohol es un estimulante porque produce muchos efectos estimulantes como aumento de la frecuencia cardíaca, estado de alerta y agresión. 

Para algunos, el alcohol puede aumentar la confianza y la autoestima. También puede disminuir los sentimientos de ansiedad y hacer que algunas personas sean conversadoras o sociables, incluso llenas de energía. También puede ser gratificante beber, ya que el alcohol libera dopamina en el cerebro, lo que lo alienta a seguir bebiendo. Sin embargo, estos efectos de "sentirse bien" son de corta duración.  

Los depresores se conocen comúnmente como "calmantes", ya que por lo general reducen la estimulación. Además del alcohol (también conocido como etanol), existen barbitúricos , benzodiazepinas y fármacos sedantes-hipnóticos , entre otros depresores. Algunos de los depresores más comunes incluyen: 

  • Xanax
  • Valium
  • Halcion
  • Klonopin

Estos medicamentos se usan a menudo para tratar la ansiedad, minimizar el dolor, aliviar los espasmos musculares, los trastornos del sueño y abordar otros problemas de salud mental. 

Algunos son más seguros que otros, pero todos producen niveles más bajos de conciencia en el cerebro y hacen que la actividad en el SNC disminuya. 

Como una de las drogas más consumidas y socialmente aceptadas en el mundo, se abusa fácilmente del alcohol. Una droga psicoactiva común , el alcohol, altera la conciencia, los pensamientos y el estado de ánimo. Puede ser tentador beber por los efectos secundarios que “mejoran el estado de ánimo”, pero esto puede provocar abuso o dependencia del alcohol. 

Efectos secundarios comunes 
Los efectos del alcohol dependen en gran medida de la cantidad y la rapidez con la que bebe, junto con diversos factores como su historial personal, genética, tamaño corporal, sexo, tolerancia y otros factores clave.


Los efectos secundarios comunes del consumo de alcohol incluyen:

  • Presión arterial baja
  • Pérdida de coordinación
  • Habla arrastrada
  • Visión borrosa
  • Dolor de cabeza 
  • Reducción del tiempo de reacción.
  • Náusea 
  • Vómitos
  • Mareo 
  • Funcionamiento mental deteriorado
  • Respiración lenta
  • Pérdida de consciencia
  • Pérdida de memoria 

Beber demasiado puede provocar intoxicación por alcohol, insuficiencia respiratoria, coma o la muerte. Si ha experimentado una sobredosis, puede experimentar confusión mental, vómitos, pérdida del conocimiento, frecuencia cardíaca lenta, temperatura corporal baja, piel azulada y respiración irregular, entre otros síntomas.


Algunos efectos a largo plazo del abuso de alcohol incluyen:

  • Lesiones
  • Enfermedad del higado
  • Enfermedad cardiovascular
  • Condiciones de salud crónicas
  • Ansiedad
  • Depresión
El consumo prolongado de alcohol también está estrechamente relacionado con el cáncer y el suicidio. 

Si tiene pensamientos suicidas, comuníquese con la  Línea Nacional de Prevención del Suicidio  al  1-800-273-8255  para recibir apoyo y asistencia de un consejero capacitado. Si usted o un ser querido está en peligro inmediato, llame al 911.

Para obtener más recursos de salud mental, consulte nuestra  Base de datos de la línea de ayuda nacional .

Complicaciones
Los estudios han encontrado que los bebedores empedernidos, en comparación con los bebedores ligeros o no bebedores, pueden tener más probabilidades de experimentar mayores respuestas estimulantes y gratificantes del alcohol que los efectos sedantes. Esto puede ponerlos en mayor riesgo de desarrollar un trastorno por consumo de alcohol (AUD) . 

Beber puede ser perjudicial para cualquier persona, independientemente de su susceptibilidad al abuso o dependencia del alcohol. Por lo tanto, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomienda evitar el consumo excesivo de alcohol, siempre que sea posible, incluido el consumo excesivo de alcohol, el consumo excesivo de alcohol o el consumo de alcohol si está embarazada o es menor de 21 años.

El alcohol es responsable de más de 95.000 muertes cada año. Esto equivale a 261 muertes por día.

Si bien puede sentirse bien beber, el alcohol cambia los químicos en su cerebro, impactando sus pensamientos y comportamientos.

A medida que aumenta su concentración de alcohol en sangre (BAC), también aumentan los riesgos. Abusar del alcohol no solo puede dañar su salud y su salud mental , sino que también puede dañar a quienes lo rodean, especialmente si se involucra en comportamientos de riesgo mientras está bajo la influencia, como conducir, tener relaciones sexuales sin protección o pelear. 

Tratamiento
No importa qué tan grave sea su abuso de alcohol, la recuperación es posible. Cuando habla con un profesional de la salud mental, puede determinar qué plan de tratamiento funciona mejor para usted y su situación. Las opciones de tratamiento pueden incluir medicamentos o terapia.

Medicamento
Si está experimentando síntomas de abstinencia de alcohol o desea reducir los antojos de alcohol, es posible que le receten medicamentos . Las opciones aprobadas por la FDA incluyen naltrexona , acamprosato y disulfiram.

La naltrexona también se puede usar para reducir el consumo de alcohol sin dejar de fumar de golpe. Este enfoque, conocido como Método Sinclair, tiene como objetivo reducir el consumo de alcohol haciendo que las personas tomen naltrexona cuando consumen alcohol. Debido a que el medicamento bloquea las señales de recompensa, las personas pueden encontrar que beber menos es menos gratificante y comenzar a consumir menos con el tiempo.

Terapia 
Hay diferentes tipos disponibles, incluida la terapia específica para el trauma, la terapia conductual dialéctica (DBT), la terapia cognitivo-conductual (CBT) , así como la terapia individual, familiar o grupal. Las opciones para grupos de apoyo incluyen Alcohólicos Anónimos, Capacitación en autocontrol y recuperación (SMART) o Mujeres por la sobriedad (WFS), entre otras.


Lo que funciona para usted puede no funcionar para otra persona, así que sepa que hay programas alternativos disponibles.

El alcohol afecta a todos de manera un poco diferente. Incluso si está bebiendo la misma bebida alcohólica al mismo ritmo que otra persona, sus reacciones serán diferentes. Es importante recordar que el alcohol es un depresor y puede sufrir una sobredosis si bebe demasiado. Beber en exceso también puede dañar sus finanzas, sus relaciones y su salud física y mental, por lo que es importante buscar atención profesional si se convierte en un problema. 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas