Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

jueves, 9 de septiembre de 2021

¿Cuánto tiempo de pantalla debo permitirle a mi hijo?

 

Determinar cuánto tiempo frente a la pantalla debe pasar un niño es una de las decisiones que más nos produce culpabilidad que tomamos como padres modernos. Constantemente nos preguntamos cuánto es demasiado o si somos "malos" padres por depender del tiempo frente a la pantalla.


En realidad, el tiempo frente a la pantalla puede ser una herramienta útil. Algunos programas son incluso educativos, especialmente cuando se ven con un cuidador. Los espectáculos con canciones y melodías rítmicas, por ejemplo, pueden ayudar con la producción del lenguaje. 
Sin embargo, existe el peligro de abusar del tiempo frente a la pantalla. Puede quitarle rápidamente el tiempo de calidad que se dedica a aprender de un cuidador. Así es como pienso en equilibrar el tiempo frente a la pantalla como médico y como madre.

Pregunta: ¿Cuánto tiempo de pantalla debería pasar realmente mi hijo?
La respuesta del doctor
¡El tiempo frente a la pantalla está en todas partes! En mi oficina, a menudo encuentro a padres que usan pantallas mientras esperan que los llamen. Entiendo, la espera es larga y, a veces, está bien usar algunas pantallas. Pero muchos padres se sienten culpables porque piensan que le están dando a sus hijos demasiado tiempo frente a la pantalla.

Las pautas de la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) se basan en una variedad de investigaciones que se han realizado sobre el tiempo frente a la pantalla. Recomiendan lo siguiente:

Niños de 18 meses o menos: Sin pantallas, excepto para videoconferencias con familiares y amigos.
De 18 meses a 2 años: Limite el tiempo que pasa frente a la pantalla y no permita que su hijo use la pantalla solo. Elija programas educativos de alta calidad y mírelos con su hijo para asegurarse de que comprendan el material.
De 2 a 5 años: Limite el tiempo frente a una pantalla a una hora al día y miren juntos, si es posible.
6 años o más: establezca límites consistentes en el tiempo de pantalla según lo determine la familia. Asegúrese de que el tiempo frente a una pantalla no afecte el sueño, el ejercicio o el comportamiento de su hijo. 

La preocupación por pasar demasiado tiempo frente a una pantalla es que puede afectar la memoria, el desarrollo del lenguaje y las habilidades de alfabetización. 


Desarrollo del lenguaje: El desarrollo del lenguaje es el desarrollo de habilidades verbales y preverbales. Las habilidades preverbales incluyen expresiones faciales, gestos como saludar o señalar y hacer contacto visual. Las habilidades verbales son palabras habladas que comúnmente atribuimos al lenguaje.
Habilidades de alfabetización: las habilidades de alfabetización son nuestra capacidad para leer palabras en una página y recitarlas. Es un nivel más alto de cognición que conecta lo que ve un niño con lo que dice.
Lenguaje expresivo: El lenguaje expresivo son las palabras que decimos.
La base del lenguaje expresivo proviene de interactuar con los cuidadores y ver sus rostros. Por ejemplo, cuando juegas con tu hijo cara a cara y él señala algo o hace un sonido, es probable que hagas gestos o imites sus sonidos. Esto les ayuda a desarrollar habilidades tanto preverbales como verbales. Sin embargo, demasiado tiempo frente a la pantalla puede significar que su hijo no tenga tantas de estas interacciones cara a cara. (Las caras en la televisión o en los videos no ayudan con este tipo de desarrollo, ya que no responden a las acciones de su hijo).


Las investigaciones muestran que los niños que usan pantallas en exceso tienen menos capacidad para leer libros en comparación con sus compañeros de su edad. 4 Los estudios también han demostrado que los niños que excedieron las recomendaciones de tiempo de pantalla de la AAP se desempeñan peor en las pruebas cognitivas que aquellos que siguen las recomendaciones. 


Además, los investigadores han descubierto que un mayor tiempo de pantalla conduce a períodos de atención más cortos, peor comportamiento y mayores casos de ansiedad y depresión. Un estudio diferente informó que los niños pequeños que usan más dispositivos móviles a diario tienen más probabilidades de experimentar retrasos en el habla.

Todo esto para decir que pasar demasiado tiempo frente a una pantalla puede afectar el desarrollo de su hijo.

Cuando me acerco a brindar orientación sobre el tiempo de pantalla, tomo en cuenta la edad del niño y las circunstancias sociales de los padres . Pregunto: ¿El niño es menor de 1 año? ¿Tienen los padres algún apoyo social como guardería, familiares o ayuda contratada?
Pero lo que esta investigación no muestra es la importancia de pasar tiempo de calidad con su hijo cuando no está usando pantallas. Esto es algo que a menudo pasamos por alto.

Cuando proporciono orientación sobre el tiempo de pantalla a los pacientes, siempre tengo en cuenta la edad del niño y las circunstancias sociales de los padres . Pregunto: ¿El niño es menor de 1 año? ¿Tienen los padres algún apoyo social como guardería, familiares o ayuda contratada?

Dependiendo de estas respuestas, les recuerdo a los pacientes que limiten las pantallas tanto como sea posible según sus circunstancias. Y siempre les aconsejo que equilibren el desarrollo infantil y la conveniencia de las pantallas.

Con los niños pequeños, generalmente recomiendo esperar demasiado tiempo frente a la pantalla hasta que muestren un uso constante de palabras y agreguen palabras nuevas. Esto muestra que sus bases lingüísticas están en su lugar.

A medida que el niño crece, les aconsejo a los padres que intenten utilizar el tiempo frente a la pantalla como parte de una lista completa de actividades. Les recomiendo que propongan otras actividades apropiadas para el desarrollo que un niño pueda hacer en lugar de usar una pantalla. Si tiene tareas que hacer, por ejemplo, tal vez su hijo pueda jugar de forma independiente, sentarse en un columpio o ser observado por un niño mayor.

Si no hay otras actividades disponibles, ¡está bien pasar al tiempo de pantalla! Luego les recuerdo a los pacientes que se aseguren de incluir también otras actividades e interacciones significativas con sus hijos. Esto puede ser cualquier cosa social: jugar juntos, dar un paseo o tener una cena familiar son todas las opciones. ¡Incluso ver programas de forma conjunta puede ayudar! Cualquier actividad en la que usted y su hijo hablen es beneficiosa.

Co-reloj
Co-mirar es cuando se sienta con su hijo y ve un programa de televisión, una película o un video juntos. Es beneficioso porque le permite socializar con su hijo mientras usa pantallas. Estas interacciones (como señalar cosas del programa y experimentarlas juntas) pueden ayudar con el desarrollo del lenguaje.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas