Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 24 de agosto de 2021

Cómo prevenir el ciberacoso

 

El ciberacoso es un problema social creciente que se ha vuelto demasiado común en las comunidades en línea. Las investigaciones indican que uno de cada cinco adolescentes ha sido acosado cibernéticamente, mientras que el 59% de los adolescentes ha sido acosado en línea. Y la velocidad a la que ocurre el acoso en línea no parece estar disminuyendo.


En medio de la pandemia de COVID-19, el ciberacoso se intensificó . Durante los pedidos para quedarse en casa, la investigación muestra que el acoso cibernético aumentó un 70% y la toxicidad en las plataformas de juegos en línea aumentó un 40%.


Estos números ilustran que a pesar de una mayor educación y mejores programas de prevención del acoso escolar , la incidencia de acoso cibernético sigue aumentando. Por eso, los padres deben hacer todo lo posible para prevenir el ciberacoso en la vida de sus hijos.

Por qué es importante la prevención
El ciberacoso consiste en infligir daño de forma deliberada y repetida mediante el uso de dispositivos electrónicos, aplicaciones de juegos y plataformas de redes sociales en línea. A menudo se manifiesta como cuentas de odio, publicaciones hirientes en las redes sociales, rumores y chismes en línea y comentarios maliciosos mientras se juega. La intención es casi siempre avergonzar, amenazar, humillar, intimidar o abusar del objetivo previsto.

Las investigaciones han demostrado que las personas que sufren acoso cibernético sufren una serie de consecuencias diferentes , incluida la lucha emocional, física, mental y académica. Además, el ciberacoso es un factor de estrés importante en la vida de un joven. El ciberacoso hace que los jóvenes se sientan heridos, avergonzados y, a veces, incluso asustados.

No solo se culpan a sí mismos por el tormento y el acoso que experimentan, sino que también se sienten extremadamente estresados. De hecho, un estudio encontró que casi el 35% de los atacados por los ciberagresores informaron síntomas de estrés.

Los niños atacados por los ciberacosadores también pueden experimentar síntomas físicos en respuesta al estrés que están experimentando. Pueden quejarse de dolores de estómago, dolores de cabeza, afecciones de la piel y otras dolencias físicas.

Los hábitos alimenticios y de sueño de los niños pueden verse afectados por el acoso cibernético. A veces, los niños que son acosados ​​cibernéticamente hacen dieta excesiva o comen en exceso como una forma de lidiar con el acoso cibernético o como un intento de alterar su apariencia con la esperanza de que el acoso cibernético termine.


Las calificaciones y las actividades extracurriculares también pueden sufrir como resultado del acoso. Los adolescentes pueden faltar a la escuela o tener problemas para concentrarse en sus estudios porque el ciberacoso les consume todo su tiempo y energía.


Tampoco es raro que las víctimas de acoso cibernético se sientan solas y aisladas. Muchos niños que son atacados informan haber sido condenados al ostracismo en la escuela. Esta experiencia, a su vez, afecta su autoestima y sentimientos de autoestima. En última instancia, el ciberacoso puede provocar autolesiones e incluso pensamientos suicidas.

Cuando los niños son acosados ​​regularmente por otros a través de publicaciones en redes sociales, mensajes de texto, mensajería instantánea y publicaciones en blogs, pueden comenzar a sentirse desesperanzados. Pueden empezar a pensar que la única forma de escapar del tormento es mediante el suicidio. Debido a que los riesgos asociados con el ciberacoso son tan importantes, es importante que los padres tomen medidas para prevenir el ciberacoso en la vida de sus hijos.


Si su preadolescente o adolescente tiene pensamientos suicidas, puede comunicarse con la  Línea Nacional de Prevención del Suicidio  al  1-800-273-8255  para recibir apoyo y asistencia de un consejero capacitado. Si están en peligro inmediato, llame al 911.

Cómo prevenir el ciberacoso
Si bien no existe una manera infalible de evitar que su hijo sea acosado cibernéticamente, hay cosas que pueden hacer juntos para reducir la probabilidad de que sean atacados. Esto incluye implementar medidas de seguridad y mantener conversaciones continuas sobre el acoso cibernético. Necesita discutir qué es el ciberacoso, los riesgos asociados con experimentarlo y cómo puede escalar.

También es importante hablar con sus preadolescentes y adolescentes sobre cómo usar las redes sociales de manera segura y responsable y qué deben hacer si son acosados ​​en línea.


Proteja cuentas y dispositivos
Cuando se trata de prevenir el acoso cibernético y comportamientos similares como la pesca con gato , es importante que su hijo use contraseñas en todo. Las contraseñas son una de las formas más efectivas de proteger cuentas y dispositivos.

Haga hincapié en que su hijo nunca debe compartir sus contraseñas con nadie, incluido su mejor amigo. Aunque confíen implícitamente en ese amigo, la realidad es que los amigos van y vienen y no hay garantía de que vayan a ser amigos para siempre.

Usar configuración y herramientas de privacidad
Independientemente de lo que haga su hijo adolescente en línea, asegúrese de que conozca la configuración de privacidad y las herramientas que ofrece la organización. Casi todas las plataformas de redes sociales, incluidas Instagram , Twitter, SnapChat y TikTok, tienen configuraciones de privacidad.

Revise cada cuenta con su hijo y ayúdelo a establecer su configuración de privacidad en la configuración más segura. Esto significa hacer que las cuentas sean privadas, evitar que las personas las etiqueten, exigir que otras personas obtengan permiso antes de compartir una de sus fotos, etc.

Mantenga las cosas personales en privado
Los niños nunca deben compartir su dirección, número de teléfono celular o dirección de correo electrónico en línea. Deben tener cuidado de no compartir demasiada información sobre dónde van a la escuela, especialmente si tienen amigos o seguidores en línea que no conocen muy bien.

Recuérdeles que las personas no siempre son quienes dicen estar en línea. Aunque la foto de perfil es de una adolescente, eso no significa que la persona detrás de la cuenta sea en realidad una adolescente. Podría ser alguien que finge ser una niña para recopilar información sobre otros adolescentes.

Administrar la ubicación compartida
Algunos teléfonos inteligentes permiten a los usuarios compartir su ubicación con amigos. Esto significa que si comparten su ubicación con personas, estas personas siempre sabrán dónde están. Hable con su hijo sobre con quién puede compartir su ubicación o si puede compartirla.


Asimismo, algunas fotos tomadas con teléfonos inteligentes ya contienen geoetiquetas que indican dónde se tomó la foto. Las personas pueden usar estas fotos para determinar la ubicación de su hijo, incluso si nunca mencionan dónde se tomó la foto.

Su hijo debe tener en cuenta qué fotos comparte y cuándo. Por ejemplo, es posible que desee que se abstengan de publicar fotos de las vacaciones hasta que haya regresado de las vacaciones. De esta manera, no dejará que todo el mundo en línea sepa que no habrá nadie en su casa durante las próximas dos semanas.

Enséñeles a pensar antes de publicar
Ayude a sus preadolescentes y adolescentes a adquirir el hábito de tomarse un tiempo antes de publicar. Por ejemplo, podrían crear una publicación sin conexión y luego volver a ella en una hora y decidir si aún quieren publicarla. Si lo hace, evitará que publiquen cosas de las que luego se arrepientan.

Los acosadores cibernéticos toman lo que su hijo publicó y lo usan en su contra de alguna manera, por lo que podría ser útil alentar a su hijo a que se tome un tiempo para pensar antes de publicar. Por supuesto, si alguien quiere usar algo en su contra, no necesariamente importará cuál sea el contenido.

Pero al tomarse su tiempo para crear una publicación, su hijo podrá pensar en lo que está publicando y determinar si es algo que quiere decir públicamente o no. Esta es una buena práctica para los niños a fin de mantener una relación saludable con las redes sociales.

También debe enseñarle a su preadolescente o adolescente cómo practicar la etiqueta digital . El uso de las redes sociales y otras herramientas en línea es un privilegio, no un derecho, y se les puede quitar si no pueden usarlo de manera responsable.

Realizar una auditoría de redes sociales
Aproximadamente cada mes, siéntese con su preadolescente o adolescente y revise sus cuentas de redes sociales . Juntos, determinen qué publicaciones deben eliminarse de su cuenta. Este ejercicio es especialmente importante mientras se preparan para postularse a la universidad o buscar un nuevo trabajo.


Muchas veces, los reclutadores universitarios y los gerentes de contratación revisarán las cuentas de redes sociales de un solicitante para tener una idea de su personalidad y carácter. Asegúrese de que las publicaciones y fotos de su adolescente envíen el mensaje que desea que otros reciban.

Cerrar sesión al usar dispositivos públicos
Recuérdele a su preadolescente o adolescente que cuando estén usando computadoras públicas o laptops en la escuela o la biblioteca, deben cerrar la sesión de cualquier cuenta que usen. Esto incluye cerrar la sesión del correo electrónico, las cuentas de redes sociales, su cuenta de la escuela, la cuenta de Amazon y cualquier otra cuenta que puedan abrir.

No basta con cerrar la pestaña. Si alguien se conecta a la computadora inmediatamente después de haber terminado, es posible que aún pueda ingresar a la cuenta de su hijo. Y una vez que tienen acceso, pueden tomar el control de esa cuenta cambiando las contraseñas.

Una vez que tienen el control, pueden hacerse pasar por su hijo en línea haciendo publicaciones y comentarios falsos que hacen que su hijo se vea mal. Además, una vez que pierde el acceso a una cuenta, recuperar el control puede resultar difícil y llevar mucho tiempo.

Negarse a responder a los ciberacosadores
Si su hijo sufre acoso cibernético, debe abstenerse de responder. Esto significa que no deben discutir, tratar de explicar o involucrarse de ninguna manera con un acosador cibernético.

Los acosadores cibernéticos buscan una respuesta emocional, pero si su hijo se niega a darles algo para continuar, se quedan con comunicaciones unilaterales.

Mientras tanto, deben tomar capturas de pantalla del acoso y guardarlas como prueba del encuentro. Esta documentación puede ser necesaria al informar sobre un ciberacoso.

Informar a los ciberacosadores
Asegúrese de que su hijo sepa que siempre debe denunciar el acoso cibernético. Esto incluye no solo decirle lo que está sucediendo, sino también dejar que la plataforma de redes sociales, el proveedor de servicios de Internet y cualquier otra parte necesaria sepan lo que está sucediendo. Incluso es posible que deba comunicarse con la escuela o la policía para poner fin al acoso.

Una vez que se hayan presentado todas las denuncias, tome las medidas adecuadas para bloquear a la persona o cuenta responsable del ciberacoso. Hacerlo no les impide usar una cuenta diferente o un espacio público para continuar acosando cibernéticamente a su preadolescente o adolescente, pero los retrasará.

Los adolescentes también deben aprender a ser buenos espectadores. Si son testigos del acoso cibernético en línea, deben abstenerse de participar en el acoso cibernético y, en cambio, buscar formas de apoyar a la persona que está siendo atacada. También deben informar lo que presencian en línea a un adulto responsable como usted, un maestro o un director, especialmente si saben quién está cometiendo el ciberacoso.

La mayoría de las veces, los niños son acosados ​​cibernéticamente por personas que conocen de su escuela o su comunidad. Por lo tanto, defender a la persona que está siendo atacada puede ayudar a prevenir futuros incidentes de ciberacoso, especialmente si el ciberacoso no está obteniendo la reacción que desea.

Ya sea que esté buscando proteger a su hijo cuando se embarca en el mundo en línea o si ya ha experimentado el ciberacoso, nunca es demasiado tarde (o demasiado pronto) para implementar estrategias para prevenir el ciberacoso. Incluso los estudiantes universitarios y los adultos jóvenes pueden beneficiarse de medidas de seguridad adicionales.

Siéntese con sus hijos y cree una estrategia sobre cómo no solo pueden usar las herramientas en línea de manera segura, sino también cómo pueden protegerse de los trolls , los ciberacosadores y otras personas tóxicas en línea. También debe hablar con ellos sobre los pasos que deben tomar si son víctimas de acoso cibernético, incluido cómo denunciar el acoso cibernético a las autoridades correspondientes.

Y recuerde, la tecnología e Internet no son el problema. Las personas que lo usan para dañar a otros son el verdadero problema. Trate de abstenerse de quitarle tecnología o limitar el acceso de su hijo a las herramientas en línea. En su lugar, enséñeles cómo usar estas herramientas de manera segura y responsable. Hacerlo les beneficiará por el resto de sus vidas.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas