Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

lunes, 9 de agosto de 2021

11 formas de mantener saludables a los niños durante el año escolar

La escuela es un lugar donde los niños aprenden y crecen cognitivamente, desarrollan habilidades sociales y se vuelven individuos independientes. También puede ser un lugar donde recogen gérmenes y enfermedades y los llevan a casa.

En la escuela, los niños pasan mucho tiempo en las aulas donde pueden transmitirse fácilmente las infecciones entre sí. Pero al ayudar a los niños a establecer algunos hábitos importantes, los padres pueden mostrarles cómo hacer de la salud una prioridad durante el año escolar.

Manténgase al día con todas las vacunas


Las vacunas son la mejor manera de prevenir la propagación de 16 enfermedades diferentes, y durante la pandemia hubo una fuerte caída en el número de niños que recibieron todas las vacunas que necesitan a tiempo.

Dado que las vacunas COVID-19 aún no están aprobadas para su uso en niños menores de 12 años, es fundamental hacer todo lo posible para prevenir otras enfermedades en este grupo de edad. Consulte a su pediatra para asegurarse de que su hijo tenga todas las vacunas que necesita, incluida la vacuna contra la gripe estacional. Todos los miembros de su familia deberían recibirlo a finales de octubre. 

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que todas las personas mayores de 12 años reciban la vacuna COVID-19 . Las personas completamente vacunadas tienen menos probabilidades de contraer la enfermedad y transmitirla a otras personas. 

Si no está seguro de cómo vacunar a su hijo, comuníquese con su pediatra para obtener más información.


Enseñe a lavarse las manos correctamente

Lavarse las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos es una de las formas más importantes de prevenir la propagación de enfermedades en el aula y en otros lugares. Cuando los niños entran en contacto con gérmenes, pueden propagarlos fácilmente, especialmente si se frotan los ojos o se rascan la nariz.

Entonces es solo cuestión de tiempo hasta que el resto de la familia también se enferme. Pero lavarse las manos con frecuencia puede ayudar a retrasar la propagación de gérmenes.

Lavarse las manos, junto con la vacunación, el uso de máscaras y el distanciamiento social, es la mejor manera de detener la propagación del COVID-19. 

Enseñe a los niños cómo lavarse las manos correctamente y cuándo hacerlo (después de sonarse la nariz, ir al baño y antes de comer). Esto ayuda a reducir su riesgo de enfermarse y, a su vez, de infectar a otros. 

Asegúrese de ayudar a los niños pequeños a lavarse las manos . Cuando no es posible lavarse las manos, el desinfectante de manos que contenga al menos un 60% de alcohol es la siguiente mejor manera de matar los gérmenes que causan COVID-19 y otras enfermedades, según los CDC.

Ayude al buen funcionamiento del sistema inmunológico

No existe una forma comprobada de "estimular" el sistema inmunológico , pero es importante mantener el cuerpo de los niños sanos para que su sistema inmunológico pueda funcionar correctamente. Dormir lo suficiente, mantener una dieta saludable, controlar el estrés, hacer ejercicio, hacer tiempo para reír y enfatizar el lavado de manos puede ayudar a reducir el riesgo de que su hijo contraiga resfriados , gripe y otras infecciones.


Incluso con medidas preventivas, la mayoría de los niños contraerán entre seis y ocho resfriados por año a medida que su sistema inmunológico continúe desarrollándose. Y con COVID-19 aún circulando, la necesidad de prevenir enfermedades durante el año escolar 2021–2022 es más importante que nunca.


La forma más eficaz de prevenir enfermedades es mediante la vacunación. Existe un interés creciente entre los padres por darles a los niños suplementos como la baya del saúco o dosis adicionales de vitaminas como la vitamina C, pero siempre debe consultar con el médico de su hijo antes de darles suplementos de cualquier tipo.


La Academia Estadounidense de Pediatría no recomienda suplementos vitamínicos para niños sanos que consumen una dieta variada. Es mejor que obtengan sus vitaminas de los alimentos. 

Esté atento a los signos de ansiedad y estrés

Tareas, exámenes, presiones sociales: los niños pueden enfrentar muchas situaciones estresantes todos los días. Las investigaciones muestran que el estrés y la ansiedad pueden tener un impacto negativo en la salud de los niños, al igual que en la salud de los adultos. Los padres deben saber cómo detectar los síntomas del estrés y encontrar formas de controlar la ansiedad de los niños.

Esto es especialmente importante a medida que su hijo navega por otro año escolar que puede verse diferente de lo que está acostumbrado. Los niños todavía se están recuperando de los trastornos causados ​​por la pandemia y algunos niños pueden mostrar una angustia continua.

Trabaje con su hijo para identificar las cosas en su vida que puede controlar, como lo que usa y cómo pasa su tiempo libre. Hagan una lluvia de ideas sobre lo que les ayuda a eliminar el estrés. Para algunos niños, esto puede significar escribir en un diario, mientras que otros pueden disfrutar jugando un juego de mesa o salir a caminar.


La clave es personalizar las estrategias de manejo del estrés para cada niño. Lo que funciona para uno puede no funcionar para otro. Si estas estrategias de autoayuda no funcionan, comuníquese con el pediatra de su hijo para que le recomiende formas de abordar la ansiedad y el estrés de su hijo.

Establezca una buena higiene del sueño

Asegurarse de que sus hijos duerman lo suficiente es una parte fundamental para mantenerlos sanos. De hecho, los estudios muestran que la falta de sueño puede afectar a los niños de varias maneras. La falta de sueño puede provocar problemas de concentración, obesidad, depresión, ideas suicidas y lesiones.

El sueño no solo es una parte importante de la salud física y emocional de un niño; también puede influir en su desempeño en la escuela. Y las investigaciones sugieren que los niños duermen menos que hace años.


Un metaanálisis de casi 700,000 niños de 20 países diferentes encontró que el sueño de los niños ha disminuido aproximadamente 1 hora por noche durante el último siglo, y la tasa de cambio es mayor en los días escolares. 

Incluso los niños mayores pueden beneficiarse de tener una hora fija para acostarse. También intente incorporar la previsibilidad en sus horarios y tranquilice si el estrés o la incertidumbre interfieren con el sueño.

Proporcione un desayuno estimulante para el cerebro

El desayuno es realmente la comida más importante del día para los estudiantes. Se ha establecido que un desayuno equilibrado de proteínas y carbohidratos complejos es un factor importante para la función cerebral y el mantenimiento de un nivel de energía constante durante el día. 

Según un estudio, los niños que desayunan con regularidad son más propensos a consumir los nutrientes adecuados y a comer menos grasa total y colesterol. Del mismo modo, el hierro, las vitaminas B y la vitamina D son aproximadamente entre un 20% y un 60% más altas en los niños que desayunan con regularidad en comparación con los que lo omiten. 

Ofrezca bocadillos saludables

Los niños suelen estar hambrientos después de la escuela. Pero no tiene que sacrificar una buena nutrición por conveniencia. Los refrigerios nutritivos para después de la escuela pueden ser tan rápidos, fáciles y sabrosos como las selecciones procesadas.

Los refrigerios también son importantes porque, cuando se combinan con comidas saludables, ayudan a los niños a obtener los nutrientes que necesitan. Además, tener pequeños bocadillos espaciados entre comidas refuerza la idea de que los niños deben comer porciones pequeñas y comer cuando tengan hambre. Esto les ayuda a desarrollar hábitos alimenticios saludables. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas