Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

viernes, 2 de julio de 2021

Una nueva investigación explica por qué el olor desencadena recuerdos tan poderosos

 

Conclusiones clave
  • Un estudio reciente exploró el poder del olor para desencadenar recuerdos.
  • Los hallazgos sugieren que esta capacidad proviene de la conexión entre el sistema olfativo y el hipocampo en el cerebro.
  • Esto podría ayudarnos a comprender mejor la disfunción cerebral más amplia y promover la intervención y el tratamiento.
  • Ciertos olores, tanto buenos como malos, tienen una forma de transportarnos a momentos específicos de nuestra vida. Probablemente, incluso puedes recordar uno ahora mismo.


Un nuevo estudio publicado en Progress Neurobiology de la Northwestern University explora el poder del olor para desencadenar recuerdos, lo que sugiere que esta capacidad proviene de la conexión entre el sistema olfativo y el hipocampo en el cerebro.

Como parte del sistema límbico, el hipocampo sirve a los aspectos más primitivos de nuestro cerebro, como la memoria, el placer, el dolor y la motivación. Desempeña un papel fundamental en nuestra capacidad para formar nuevos recuerdos y actúa como una especie de almacenamiento temporal y centro de comando para su organización.

Una mejor comprensión del sistema olfatorio podría ayudarnos a comprender mejor la disfunción cerebral más amplia y avanzar en la intervención y el tratamiento.


El estudio
El estudio, publicado en Progress in Neurobiology , se propuso comprender mejor el sistema olfativo humano y su conexión con la memoria.

La investigadora principal Christina Zelano, PhD y el equipo de investigadores del estudio se propusieron comprender mejor el profundo papel que tiene nuestro sentido del olfato para conectarnos con nuestros recuerdos.


Con la ayuda de la neuroimagen y la electrofisiología intracraneal, los investigadores pudieron comparar directamente las formas en que funciona el hipocampo en los sistemas sensoriales humanos.

Esta comparación reveló que, en reposo, el sistema olfativo está más fuertemente conectado a las redes del hipocampo que los otros sistemas de vista, oído, gusto y tacto.

La conexión entre el aroma y el cerebro
Desde el punto de vista evolutivo, el sentido del olfato de cualquier animal es una herramienta de supervivencia fundamental, dice Zelano. Estamos monitoreando constantemente el aire que nos rodea con cada respiración, enviando información directamente a nuestro sistema nervioso.


Los aromas que calman a los niños pueden continuar aliviando el estrés y la ansiedad durante toda la edad adulta. Los aromas que desencadenaron la ira y la tristeza pueden continuar resultando en emociones negativas en los años venideros.
- LEELA MAGAVI, MD

Zelano describe este sistema como fascinante y poco apreciado.


"Es nuestro sistema sensorial más antiguo, evolutivamente hablando, y el que se encuentra más profundo en nuestro cerebro", dice. "Es un sistema complejo, con muchas rutas paralelas que transmiten información sobre los olores simultáneamente a muchas áreas del cerebro milisegundos después de que olfateamos ... Este poderoso sistema sensorial es fundamental para nuestra experiencia humana. Sin embargo, es quizás el sistema menos entendido en comparación con otros humanos. sistemas sensoriales ".

Nuestro sentido del olfato también está profundamente conectado a la memoria . Los estudios han demostrado que el olor sirve como un desencadenante más fuerte que cualquier otra señal sensorial para recordar recuerdos personalmente significativos. 

"El olfato y la emoción se entrelazan y se pueden guardar en el software del cerebro durante años", dice la psiquiatra Leela Magavi, MD . "Los aromas que calmaron a los niños pueden continuar aliviando el estrés y la ansiedad durante toda la edad adulta. Los aromas que desencadenaron la ira y la tristeza pueden continuar generando emociones negativas durante los años venideros".

"También podemos utilizar nuestro sentido del olfato para evaluar muy rápidamente aspectos complejos de nuestro entorno: los buenos y malos olores pueden guiarnos hacia dónde vamos, qué comemos, con quién nos gusta estar, dónde nos sentimos cómodos o incómodos ," ella dice. "Y la memoria es una parte fundamental de todas estas decisiones y más".

Pérdida del olfato y disfunción cerebral
Con la pandemia de COVID-19, la pérdida del olfato se ha convertido en una epidemia en sí misma. Se ha estimado que, de las personas con casos leves de COVID-19, alrededor del 86% pierde parte o la totalidad de su capacidad para oler. En seis meses, el 95% de esas personas habrán recuperado el sentido del olfato. 

Más allá de ser reconocido como un síntoma de COVID-19, la pérdida del olfato está altamente correlacionada con la depresión y puede tener inmensos efectos negativos en la calidad de vida, señala Zelano.

A veces, el sentido del olfato no se aprecia por completo hasta que se pierde, y entonces su lugar profundo en nuestra experiencia diaria se hace evidente.
- CHRISTINA ZELANO, DOCTORA EN FILOSOFÍA

"A veces, el sentido del olfato no se aprecia por completo hasta que se pierde, y entonces su lugar profundo en nuestra experiencia diaria se hace evidente", dice.

A medida que envejecemos, nuestro sentido del olfato comienza a desvanecerse gradualmente, lo que afecta directamente nuestra capacidad para saborear y disfrutar la comida. La incapacidad para oler también puede afectar nuestra capacidad para sentir el peligro, como no notar que algo se está quemando.

Al mismo tiempo, la pérdida del olfato parece implicar una disfunción cerebral más amplia e incluso enfermedades neurodegenerativas. La disfunción en el sistema olfativo es común y sirve como síntoma temprano de afecciones como el Alzheimer y el Parkinson 5 ; sin embargo, Zelano tiene cuidado de señalar que la pérdida del olfato no es indicativo de tener ninguna de esas enfermedades en el futuro.

Una mejor comprensión de condiciones como estas requiere una mejor comprensión de las facetas del sistema olfativo y cómo los olores afectan el cerebro humano, por ejemplo, su capacidad para evocar recuerdos vívidos.

"Al avanzar en la neurociencia básica del olfato... esperamos que esto conduzca a mejores intervenciones y tratamientos de la pérdida del olfato, y quizás incluso otras enfermedades neurológicas", dice Zelano. 

A menudo damos por sentado nuestro sentido del olfato. Pero el olor es un disparador increíblemente poderoso para la recuperación de la memoria, ya que el sistema olfativo humano está vinculado directamente a las partes más primitivas de nuestro cerebro.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas