Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

jueves, 15 de julio de 2021

Por qué las familias enredadas son demasiado unidas

 

Tener una familia unida es algo a lo que la mayoría de la gente aspira. Quieren construir fuertes lazos familiares a medida que sus hijos crecen para que no solo disfruten pasar tiempo juntos, sino que también se apoyen mutuamente a través de desafíos difíciles. Pero existe la posibilidad de estar demasiado cerca. Cuando esto sucede, a menudo se denomina enredo.


¿Qué es el enredo?
Las familias que están enredadas generalmente tienen límites personales que no son claros y permeables. Cuando los límites son borrosos o no están claramente definidos, se vuelve difícil para cada miembro de la familia desarrollar un nivel saludable de independencia y autonomía.

Además, el enredo va más allá de los lazos de una familia cercana. El enredo a menudo implica un nivel de control en el que los padres intentan conocer y controlar los pensamientos y sentimientos de sus hijos. También pueden depender demasiado del apoyo emocional de los niños e incluso pueden intentar vivir sus vidas a través de las actividades y logros de sus hijos.

Cuando se produce un enredo en las familias, es difícil para las personas desarrollar un sentido de sí mismas, entablar relaciones con los compañeros y regular sus emociones.

Signos y síntomas de enredo
Cuando una familia está enredada, existe la expectativa de que los niños desarrollen y se adhieran a los mismos sistemas de creencias que sus padres. También existe presión sobre los niños para que sigan las expectativas de los padres, como la trayectoria profesional establecida por los padres, así como la expectativa de que la unidad familiar será el centro de su mundo.

Se desalienta a los niños de familias enredadas de tener una vida fuera de la familia. Se enfrentan a la presión de permanecer físicamente cerca de casa y no se les anima a perseguir sus propios intereses. Por ejemplo, se podría esperar que antepongan las necesidades de la familia a cualquier otra cosa, incluidas sus aspiraciones universitarias y profesionales.


Si deciden seguir una vida al margen de la familia, a menudo se encuentran con una resistencia extrema. Los otros miembros de la familia pueden intentar manipularlos y hacerlos sentir culpables por salirse de las expectativas familiares. Incluso pueden verse cortados económicamente por tratar de separarse de la familia.


Se espera que aquellos en familias enredadas miren dentro de la familia en busca de satisfacción y apoyo en lugar de volverse hacia el mundo en general. Este hábito puede frenar su crecimiento como individuos porque a menudo no aprenden a colaborar o resolver conflictos.

Del mismo modo, los niños de familias enredadas pueden sentir que tienen que cuidar emocionalmente a sus padres. Y, a menudo, se sienten culpables si anteponen sus propias necesidades. Otros signos de enredo incluyen:


  • Falta de privacidad entre padres e hijos.
  • Expectativas de que los niños sean los mejores amigos de los padres.
  • Padres que confían en los niños o esperan que los niños les brinden apoyo emocional
  • Padres diciéndole a uno de los niños que es el niño favorito
  • Niños que reciben atención especial para mantener o seguir el enredo
Los padres están demasiado involucrados en la vida del niño.

Cercanía versus enredo
Por supuesto, ser una familia unida tiene muchos beneficios. De hecho, la investigación ha demostrado que la cohesión familiar reduce el estrés de fuentes externas y mejora la salud general de los miembros de la familia. Las  familias hispanas , por ejemplo, son tradicionalmente cercanas y, según la investigación, esa cercanía puede contribuir a prolongar la vida útil de los hispanoamericanos. 


Sin embargo, en las relaciones familiares saludables, la cercanía no significa sacrificar la identidad o la autoestima por el bien de la familia, como se ve con el enredo. Esta cohesión está marcada por el apoyo mutuo, la calidez y la intimidad sin comprometer el bienestar emocional de los demás. 

Las familias saludables también disfrutan de pasar tiempo juntas , pero al hacerlo, aún respetan la necesidad de privacidad e independencia de los otros miembros de la familia. Se permiten libremente unos a otros tener una vida y relaciones fuera de la familia y disfrutan reunirse individualmente o como grupo cuando pueden.

Para la mayoría de las familias saludables, el objetivo es estar en contacto sin ser exigentes ni intrusivos.

Las familias cercanas también se apoyan unas a otras mientras persiguen sus sueños y sus metas, y están ahí el uno para el otro cuando los tiempos se ponen difíciles. Pero no utilizan esta cercanía familiar como un arma o una herramienta para conseguir lo que quieren. Se respetan y se aman incondicionalmente.

Efectos del enredo
Cuando las familias están demasiado unidas, las relaciones familiares han desplazado a otras relaciones normales.  En consecuencia, es difícil para los miembros de la familia distinguir dónde termina un miembro de la familia y dónde comienza otro tanto que a menudo informan que pueden "sentir" las emociones de los demás.

Las personas que crecen en familias enredadas a menudo luchan por desarrollar un sentido de identidad y pueden sufrir de baja autoestima . También pueden evitar correr riesgos saludables y pueden ser reacios a probar cosas nuevas.

Muchas personas que viven en una familia enredada luchan por sentirse controladas, lo que puede hacer que se arrepientan o se retiren por completo.

Las familias enredadas también se ven profundamente afectadas por las decisiones de los otros miembros de la familia. Por ejemplo, la decisión de un miembro de la familia de aceptar un trabajo en una ciudad lejana puede causar gran consternación, ya que la creencia puede ser que la familia está siendo traicionada y abandonada. En una familia sana, esta decisión puede causar tristeza, pero no se considera una traición a la familia.

En una familia enredada, los miembros se sienten culpables si no visitan lo suficiente, no llaman lo suficiente o si se pierden eventos familiares. Por el contrario, en una familia sana, esos miembros pueden recibir algunas quejas o algunas burlas, pero no se les hace sentir culpables.

Otro tipo de comportamiento disfuncional que se observa en familias enredadas es que las alianzas dentro de la familia se forman, rompen y reforman constantemente, principalmente porque se espera que los miembros de la familia elijan bando en cada tema.

En consecuencia, las personas que crecen en familias enredadas a menudo tienen dificultades para desarrollar relaciones saludables con los demás. Por ejemplo, pueden ser demasiado cautelosos en las relaciones con los demás porque temen que abrirse y compartir sus vidas con otra persona sea agotador.

O pueden buscar socios en los que se les imponga el papel de cuidadores, repitiendo lo que saben. Esto también puede aumentar su riesgo de involucrarse en relaciones abusivas emocionalmente y físicamente abusivas.

Cómo curarse del enredo
Las personas que han crecido en una familia enredada pueden beneficiarse de recibir asesoramiento, especialmente porque puede ayudarles a comprender cómo les ha afectado el enredo. La terapia también puede proporcionar información sobre cómo se repiten diferentes patrones de comportamiento no saludable en otras relaciones para que puedan cambiarse o modificarse.


Si se siente atrapado en una familia enredada, un terapeuta puede ayudarlo a aprender a navegar por esas relaciones de una manera más saludable.

Por ejemplo, un terapeuta puede trabajar con usted para establecer límites con los miembros de la familia y encontrar formas más saludables de comunicarse con ellos. También pueden trabajar con usted para desarrollar su independencia, romper hábitos poco saludables y mejorar la autoestima.

Finalmente, si creció en una familia enredada, debe reconocer que es común que ignore sus propios deseos, necesidades y emociones. Incluso puede cuestionar sus recuerdos. Pero a través de la consejería, puede comenzar a ordenar sus pensamientos y sentimientos, hacer de sus necesidades una prioridad y comenzar a sanar.

Cómo prevenir enredos
Si creció en una familia enredada, puede ser muy fácil recurrir a viejos pensamientos y sentimientos al criar a sus propios hijos. Puede evitar esta trampa siendo consciente de lo que es el enredo y tratando de romper con sus viejos hábitos y patrones de pensamiento. También puede beneficiarse de participar en un asesoramiento constante.

Es importante que desarrolle un sentido de sí mismo y permita que sus hijos hagan lo mismo.

Fomente la independencia y autonomía de su hijo a medida que crezca y promueva la necesidad de relaciones fuera de la familia. Y si tiene dificultades para que no hagan de la familia el centro de su mundo, pídale a su consejero que le ayude a superar sus sentimientos.

Si bien tener un historial de enredo puede hacer que tenga dificultades para permitir que sus hijos tengan cierta independencia y la libertad de ser quienes son, es más saludable para todos los involucrados. Para ayudarlo a sentirse más equilibrado en su relación con ellos, asegúrese de tener pasatiempos e intereses fuera de los intereses de sus hijos y de trabajar duro para crear una identidad que sea única para usted y no basada en su familia.

 
Aunque los roles y hábitos de las familias enredadas pueden ser difíciles de romper, aún es posible lograr un cambio. Si se está recuperando de un enredo y no quiere repetirlo con sus hijos, busque un consejero que lo ayude a cambiar su forma de pensar y sus hábitos.

Tomará algo de trabajo, pero se puede hacer. Y al final, podrá construir una familia en la que no solo se apoyen mutuamente, sino que también se amen incondicionalmente, incluso cuando no estén de acuerdo

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas