Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

jueves, 15 de julio de 2021

6 formas de lidiar con el acosador familiar

 

Contrariamente a la creencia popular, el acoso no siempre desaparece junto con el acné, los cursos de manejo y las pruebas estandarizadas de la adolescencia. De hecho, puede continuar hasta la edad adulta y se puede encontrar en casi cualquier entorno.


Aparte del acoso en línea , el acoso en el lugar de trabajo e incluso el acoso entre hermanos , el acoso también puede ocurrir en familias entre los adultos. Cualquier adulto en una familia puede ser un matón y cualquier adulto puede ser un objetivo.

En su familia, la persona que lo acosa puede ser un hermano, un padre, una tía, un tío, un abuelo, un hijo adulto o incluso uno de sus suegros. Si se enfrenta a un matón en su familia, esto es lo que necesita saber para enfrentar la situación.

¿Qué es el acoso familiar?
La mayoría de las veces, el acoso familiar tiene lugar en forma de agresión relacional , pero, en casos extremos, también puede convertirse en acoso físico. A menudo, sin embargo, los acosadores familiares recurren a la manipulación, la humillación y la intimidación.

También pueden participar en críticas constantes, culpar al objetivo por las cosas, insultarlos y negarse a valorarlos o apreciarlos. Un acosador familiar puede incluso involucrarse en la iluminación de gas o intentar aislar al objetivo volviendo a otros miembros de la familia en su contra o usando el tratamiento silencioso para excluirlos.

A veces, el acoso familiar ocurre simplemente porque el adulto que acosa nunca ha aprendido a relacionarse de manera saludable. Otras veces, ocurre porque quieren manipular y controlar situaciones.


Es importante tener en cuenta que el acoso familiar no es lo mismo que la violencia doméstica, que ocurre entre parejas de novios, cohabitantes o casados. Aunque la intención es la misma y existe cierta superposición en los tipos de comportamientos, el acoso familiar involucra a miembros adultos de la familia y no a parejas íntimas.


Efectos del acoso familiar
Al igual que el acoso tradicional o incluso el ciberacoso, lidiar con un acosador familiar puede tener un impacto duradero. De hecho, según una encuesta realizada por la Asociación Estadounidense de Osteopatía (AOE), los adultos que son acosados ​​experimentan una serie de consecuencias físicas y mentales como resultado del acoso. 

Por ejemplo, el 71% informó tener problemas con el estrés, el 70% indicó que la depresión y la ansiedad eran una preocupación y el 55% informó una pérdida de confianza. Otros efectos del acoso de adultos incluyeron pérdida de sueño, dolores de cabeza, así como tensión y dolor muscular. 


Mientras tanto, casi el 20% de los encuestados dijo que tenía un colapso mental debido al acoso y el 17% indicó que no podía funcionar en el día a día.

El AOE indica que la tensión emocional causada por la intimidación de adultos podría incluso provocar cambios gastrointestinales, presión arterial elevada y problemas cardiovasculares. Además, el 43% de los encuestados dijo que el acoso entre adultos es cada vez más aceptado. 


Esté atento a las señales de advertencia
La intimidación perpetrada por adultos es más sutil y manipuladora que las tácticas que usan los niños y tiende a ocurrir más lentamente con el tiempo a través de pequeñas acciones y palabras manipuladoras o controladoras. 


Además, este tipo de comportamiento puede ser confuso y hacer que dude de sus percepciones. Incluso puede cuestionar su memoria o sus juicios. Por esta razón, puede ser útil anotar los incidentes de intimidación, incluida la forma en que te hicieron sentir. Hacerlo te ayudará a reconocer que lo que estás experimentando es real y no algo que estás imaginando.

También es importante que reconozca las señales de advertencia del acoso escolar. Esto implicará observar cómo te hacen sentir tus interacciones con la otra persona, así como observar más de cerca sus comportamientos.

Por ejemplo, si se siente herido, confundido, frustrado, incomprendido, ansioso, inútil o como si estuviera caminando sobre cáscaras de huevo cada vez que interactúa con esta persona, es muy probable que esté siendo acosado. Mientras tanto, aquí hay algunas señales reveladoras de que su familiar lo está intimidando.

Tiene expectativas poco realistas de usted o hace demandas poco razonables.
Te culpa cuando las cosas van mal
Invalida sus pensamientos y sentimientos socavando, minimizando o descartando sus pensamientos
Crea caos en su vida al iniciar discusiones, ser quisquillosos o hacer declaraciones contradictorias
Utiliza el chantaje emocional como una forma de controlarte o hacerte sentir culpable
Actúa de manera superior o condescendiente e intenta constantemente superarlo o demostrar que está equivocado
Hace bromas a su costa o es sarcástico y degradante en sus interacciones.
Reduce o exagera tus debilidades y defectos como una forma de hacerte sentir inferior.
Lo acusa de ser egoísta, necesitado o no comprometido con la familia.
Te da el trato silencioso o intenta hacer que otros miembros de la familia se vuelvan en tu contra o te rechacen.
Si estas cosas suceden en su familia, es normal sentir que su poder está disminuyendo. También puede sentir que su salud emocional o mental está sufriendo debido al acoso.

Si ese es el caso, es hora de comenzar a cuestionar la salud de la relación. No solo debe considerar limitar su contacto con este miembro de la familia, sino que también puede querer obtener ayuda externa, como un consejero o un profesional de salud mental, para que le ayude a aprender a interactuar y lidiar con este miembro de la familia.

También puede comunicarse con la Línea Directa Nacional de Violencia Doméstica al 1-800-799-7233 para obtener asistencia confidencial de defensores capacitados. Pueden ayudarlo a procesar el acoso que está experimentando.

Para obtener más recursos de salud mental, consulte nuestra Base de datos de la línea de ayuda nacional .

Hacerse valer
Cada vez que alguien te intimida, es importante que aprendas a defenderte . Ser asertivo significa que eres honesto acerca de cómo te sientes sin actuar de manera agresiva, usar insultos o ser un matón. Sea específico sobre el problema sin emocionarse.

Pero prepárate para que el acosador desafíe tus percepciones o te diga que eres poco realista, egoísta o demasiado sensible. Es importante no reconocer estas acusaciones; son solo otro intento de controlarte o manipular la situación.

Trate de decir algo como: "No estamos hablando de mis emociones en este momento. Estamos hablando de su comportamiento". Luego, reafirma tu punto.

Además, prepárate para el hecho de que la persona que te acosa puede que no responda como esperabas. De hecho, es posible que las cosas no mejoren en absoluto, pero al menos has compartido cómo te sientes. Aquí hay algunos otros consejos para ser asertivo con alguien que te está acosando:

  • Utilice frases como "Yo pienso" o "Yo siento" en lugar de frases como "Tú siempre" o "Tú nunca".
  • Mantenga una postura corporal positiva, lo que significa hacer contacto visual, ponerse de pie y mantener su rostro neutral.
  • Ensaye lo que quiere decir con alguien en quien confíe, como un amigo o un consejero.
  • Abstente de hablar sobre emociones y sentimientos negativos y concéntrate en ser honesto, directo y directo.
  • Defiende tu posición y cree en ti mismo incluso si no obtienes la respuesta que deseas.

Establecer límites
Cuando se trata de un acosador familiar, es importante crear límites firmes entre usted y el acosador. Aquí le mostramos cómo establecer límites con alguien que lo intimida.

Conoce tus límites y tus valores . Al establecer límites, es importante comprender claramente con qué puede rodar y dónde traza la línea. Estas percepciones le ayudarán a desarrollar los límites adecuados. Por ejemplo, tal vez no le importen algunas bromas o las bromas ocasionales, pero marca la línea con los insultos.
Escuche sus emociones y sus sentimientos . Tómate un tiempo para pensar en cómo te hacen sentir las acciones de tu familiar. Estos sentimientos y emociones le proporcionarán pistas sobre lo que desea cambiar o lo que ya no puede tolerar.
Valórese a sí mismo y a sus necesidades . Demasiadas veces, las personas descuidan el uso de límites porque se sienten culpables por hacerlo. Pero sus deseos y necesidades son válidos y también lo son sus sentimientos. No tienes que tolerar el mal comportamiento solo por el bien de la familia
Haga del cuidado personal una prioridad . Cuando establece límites, está cuidando su salud emocional, física y mental. No hay nada de malo en ello. Establecer límites con alguien que es propenso al acoso te ayuda a hacer del cuidado de ti mismo una prioridad.
Sea directo y claro acerca de sus expectativas . Es posible que deba practicar de antemano, pero asegúrese de que, cuando comparta sus límites con el miembro de la familia, sea directo y vaya al grano. Sea específico sobre el comportamiento que le molesta y luego hágales saber que no lo va a tolerar más.
Comunique las consecuencias si se cruzan sus límites . Una vez que haya establecido un límite como "Me siento herido cuando me insulta y no voy a quedarme al margen y aceptar ese tratamiento por más tiempo", entonces tiene que comunicar una consecuencia. Por lo tanto, puede seguir con: "La próxima vez que me insultes, terminaré nuestra conversación".
Honre su compromiso con los límites . Es muy importante que cumpla con sus límites. Por ejemplo, si ha establecido un límite sobre los insultos, debe cumplir con la consecuencia si vuelve a suceder. Puede dar una advertencia si lo desea diciendo algo como: "Por favor, deje de insultarme. Si continúa, me iré".
Reconoce que estás a cargo de tus límites . Esto significa que puede cambiarlos si lo desea. Si descubre que un límite no le funciona o es demasiado difícil de hacer cumplir, cámbielo por todos los medios. La creación de límites es para su beneficio y es posible que deba modificarlos de vez en cuando para asegurarse de que aún se ajusten a sus necesidades.
Esté preparado para alguna resistencia . Muchas veces, un acosador familiar pondrá a prueba tus límites para ver si hablas en serio. Esté preparado para que esto suceda y planifique con anticipación cómo lo va a manejar. También pueden intentar usar la culpa o la manipulación llamándote controlador. Debe ignorar estas acusaciones; son solo otro intento de manipular la situación. Su salud mental y emocional es importante y no hay nada de malo en tomar medidas para protegerse.
A continuación, se muestra un ejemplo de cómo establecer un límite con alguien. Supongamos que la tía de tu pareja insulta repetidamente tu cocina y te humilla frente a tus invitados. Si encuentra este comportamiento hiriente, llévelo a un lado en privado y hágale saber que sus comentarios hieren sus sentimientos y que le gustaría que se detuviera. 

Podrías decir: "Me duele y me ofende cuando te burlas de mis habilidades culinarias. Por favor, no vuelvas a hacer eso". Puede dejarlo así y ver si vuelve a suceder o puede comunicar una consecuencia.

Luego, si vuelve a suceder, recuérdele que no aprecia sus insultos y que no puede invitarla a más cenas. Tenga cuidado de no hacer una amenaza, pero simplemente establezca las consecuencias de una manera práctica.

Tenga en cuenta que es posible que nunca cambie su comportamiento, pero usted no tiene que tolerarlo solo porque sea de la familia. Siempre que los miembros de la familia continúen cruzando la línea en su trato hacia usted, debe limitar la cantidad de contacto que tiene con ellos. Será difícil de hacer, pero al final es mejor para tu salud mental.

Evite ponerse emocional
Cuando se trata de un acosador familiar, mantenga la calma y evite actuar con ira o frustración. Recuerde que no puede controlar al acosador, pero puede controlar su reacción. Mantenga el control de sus emociones y trate de desconectarse de cualquier interacción con el acosador.

También es importante que se recuerde a sí mismo que tiene una opción. No tienes que quedarte en un evento ni tolerar el maltrato. Puedes irte, enfrentarte al acosador, establecer un límite o tratar de ignorar el acoso. Pero no le des al agresor lo que quiere reaccionando de forma negativa o emocional.

Mantén la compostura y sé respetuoso. El hecho de que la persona que te acosa se esté comportando de manera inapropiada no te da licencia para comportarte de esa manera también. Haga todo lo posible por mantener su dignidad y elija cómo quiere responder.

Acude a alguien en quien confíes
A veces puede ser útil compartir los detalles de su experiencia con un amigo de confianza. La clave es encontrar a alguien en quien pueda confiar. Manténgase alejado de los chismes, pero busque a alguien que lo apoye cuando ocurra un incidente de intimidación.

Algunas personas optan por decírselo a otro miembro de la familia en lugar de a un amigo, pero tenga cuidado al hacerlo. A veces, los miembros de la familia sienten que necesitan "arreglar" la situación y terminarán creando más problemas en el proceso.

Trate de hablar con alguien que mantendrá la confidencialidad de lo que dice y no hará la situación más difícil.

Además, no intente manejar el acoso solo ni se obligue a guardar silencio sobre el acoso . Decirle a una sola persona puede ayudarlo a sentirse menos aislado y solo. Además, es útil que alguien escuche lo que está experimentando y valide sus sentimientos. Solo asegúrese de elegir a alguien en quien pueda confiar.

Tómese el tiempo para recargar
Estar cerca de un miembro de la familia que te intimida puede ser agotador y afectar tu salud de manera negativa. Por lo tanto, es posible que desee limitar su contacto con esta persona o negarse a tener contacto con ella hasta que pueda tratarlo con respeto.

Si tiene que pasar tiempo con alguien debido a un evento familiar como una boda, un funeral o un baby shower , asegúrese de que planea tomarse un tiempo para usted después. Ir a caminar. Lee un buen libro. Recibir un masaje. Haz algo que te ayude a eliminar el estrés y a deshacerte de la energía negativa que un acosador trae a tu vida.

Es más, si el acoso familiar comienza a afectar su salud emocional, asegúrese de buscar un terapeuta en persona o en línea que se especialice en problemas familiares.

Si tiene un familiar que lo está acosando, es importante que tome medidas para proteger su salud emocional y mental. Los comportamientos de intimidación no terminan sin algún tipo de intervención.

Dicho esto, no puedes controlar el comportamiento o las elecciones de otra persona, por lo que tendrás que aprender a ser asertivo, a establecer límites y a cuidarte. Y en algunos casos, deberá cortar los lazos con la persona que lo acosa. Esta puede ser una decisión difícil de tomar, pero al final, lo importante es que te estás cuidando.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas