Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

jueves, 24 de junio de 2021

Cómo ayudar a su hijo adolescente a sobrellevar los efectos del divorcio

 

Cuando los padres se divorcian, puede ser difícil para toda la familia. Puede ser especialmente difícil para los niños , que tienen que lidiar con un trastorno en sus vidas y acostumbrarse a la nueva realidad de su vida cotidiana. Para los adolescentes, el divorcio puede ser particularmente difícil.


Dado que los adolescentes son más capaces e independientes, los padres a veces se apoyan en ellos para ayudar con sus hermanos menores o manejar más tareas domésticas. Algunos padres incluso se desahogan inapropiadamente con ellos o confían en ellos como mensajeros entre ellos y su otro padre. Aunque los adolescentes pueden ser más inteligentes emocionalmente que sus hermanos menores, todavía no son compañeros adultos. Necesitan el apoyo de sus padres y también aprender a sobrellevar la situación después de un divorcio.

Es más probable que los adolescentes afronten los efectos del divorcio al participar en conductas de riesgo. El consumo de drogas y la actividad sexual temprana son más comunes entre los adolescentes divorciados que entre sus compañeros. Si está pasando por un divorcio, es importante saber qué tipo de cosas puede ver de su adolescente.

Los efectos del divorcio en los adolescentes
En los EE. UU., Solo alrededor del 60% de los niños viven con padres biológicos casados. 1 Aunque el divorcio es un lugar común, puede afectar negativamente a los niños. El divorcio aumenta significativamente el riesgo de problemas de salud mental a corto y largo plazo en los adolescentes.

Efectos comunes
La mayoría de los niños son resistentes y no presentan problemas psicológicos. Sin embargo, incluso si su hijo no muestra síntomas de una enfermedad mental grave, es posible que todavía esté luchando. Los adolescentes cuyos padres están divorciados experimentan una amplia gama de emociones y, a veces, estas pueden manifestarse en algunos trastornos comunes en su vida.


Los impactos comunes del divorcio en los adolescentes incluyen:


  • Problemas académicos , como malas calificaciones.
  • Problemas de conducta en la escuela.
  • Desafío e incumplimiento
  • Depresión
  • Dificultad para formar relaciones íntimas.
  • Mayor estrés
  • Tristeza o enojo hacia uno de los padres o ambos
  • Dificultad para llevarse bien con hermanos, compañeros y padres
  • Problemas para dormir

Comportamientos de riesgo
Los comportamientos riesgosos también son más probables en los adolescentes cuyos padres están divorciados. De hecho, el riesgo de que un adolescente se involucre en conductas de riesgo aumenta en un factor de 1.5 a 2 en los adolescentes divorciados.

Ejemplos de conductas de riesgo en las que los adolescentes pueden participar:


  • Actividad sexual temprana
  • Abuso de sustancias
  • Ideación suicida e intentos de suicidio
Si tiene pensamientos suicidas, comuníquese con la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 1-800-273-8255 para recibir apoyo y asistencia de un consejero capacitado. Si usted o un ser querido está en peligro inmediato, llame al 911.

¿Cómo reaccionará su hijo adolescente ante el divorcio?
El predictor más importante de cómo les irá a los adolescentes después de un divorcio depende de qué tan bien se lleven sus padres. Los investigadores han descubierto que los conflictos entre padres divorciados aumentan el riesgo de problemas de salud mental en los niños. Específicamente, la disputa de los padres puede llevar a un niño al miedo al abandono, lo que puede conducir a futuros problemas de salud mental. 


Incluso cuando un divorcio es amistoso, es natural que los adolescentes lamenten por la pérdida de su vida familiar. Espere ver a su hijo adolescente experimentar una amplia variedad de emociones, que van desde la ira hasta la tristeza. Hágales saber que es saludable compartir esos sentimientos, pero deje en claro que es importante expresarlos de manera saludable.

Esté preparado para una mayor confusión emocional y de comportamiento. Establezca límites firmes y cumpla con las consecuencias cuando sea necesario. Déjele en claro a su hijo adolescente que todavía va a hacer lo que sea necesario para mantenerlo a salvo y ayudarlo a tomar decisiones saludables. 

Cómo ayudar a su hijo adolescente
Aunque el divorcio será difícil para usted y para todos los demás miembros de la familia, es fundamental que haga todo lo posible por estar presente con su hijo adolescente. Hablar con su hijo adolescente y mostrar un interés genuino en sus actividades a menudo puede ser de gran ayuda. Piense en formas que le permitan a su adolescente sentirse cerca de usted mientras atraviesan este momento difícil juntos.

Hable con su hijo adolescente y anímelo a compartir sus preocupaciones, miedos y frustraciones. Si no está seguro de cómo se desarrollarán las cosas, admita la incertidumbre a su hijo adolescente. Si está poniendo una casa a la venta o no está seguro de dónde se mudará, reconozca lo difícil que puede ser esa incertidumbre.

Hacer
Los padres son fundamentales para ayudar a sus adolescentes a navegar por las complejas emociones del divorcio. La comunicación abierta es vital en el momento que rodea a un divorcio. Asegúrese de que su hijo adolescente comprenda que puede acudir a usted para hablar sobre lo que siente.

Algunos consejos para ayudar a los adolescentes a adaptarse incluyen:

  • Permítales opinar sobre las decisiones sobre sus vidas.
  • Asistir a sus actividades extracurriculares
  • Sea consistente con las reglas y la disciplina
  • Fomentar su relación con su otro padre.
  • Tener una comunicación honesta sobre los cambios en la familia.
  • Mantenga un horario consistente y predecible
  • Asegúrese de que se sientan cómodos haciendo preguntas
  • Modele el comportamiento apropiado
  • Ofrezca afecto y apoyo constantes
  • Ofrezca un espacio seguro para que expresen sus emociones.
  • No hacer
Además de las cosas proactivas que puede hacer para apoyar a su hijo adolescente, también hay una serie de cosas que debe evitar. Mantener la calma mientras atraviesa un momento desafiante puede ser difícil, pero sus hijos necesitan que usted mantenga la calma.

Tenga cuidado de evitar:

  • Discutir frente a su adolescente
  • Hablar mal del otro padre de su hijo frente a ellos
  • Poner a sus hijos adolescentes en medio de un conflicto entre sus padres
  • Usar a sus adolescentes como mensajeros
  • Qué buscar
Si su adolescente presenta problemas de comportamiento o está experimentando cambios en su estado de ánimo, busque ayuda profesional . Pueden beneficiarse de hablar con un profesional de la salud mental sobre los cambios que están sufriendo. A veces, solo unas pocas sesiones de terapia pueden ser fundamentales para ayudar a un adolescente a resolver sus sentimientos sobre un gran problema como el divorcio.

Signos de depresión
La depresión es una reacción común al trastorno del divorcio. A veces, los signos de depresión son difíciles de detectar. No siempre se presentan como un aparente bajo estado de ánimo o tristeza.


Algunas señales de alerta de que su hijo adolescente puede estar luchando contra la depresión:

  • Decadencia académica
  • Agresión, ira, mal humor, tristeza
  • Aislamiento excesivo
  • Dormir en exceso
  • Expresión de desesperanza o inutilidad.
  • Baja autoestima
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de interés en pasar tiempo con amigos o en hacer sus actividades favoritas.
Si sospecha que su adolescente está luchando contra la depresión, puede comenzar hablando con su médico. Es posible que puedan derivarlo a un terapeuta que tenga experiencia en lidiar con el grupo de edad y las circunstancias de su hijo. Además, es posible que puedan ofrecer medicamentos si corresponde.

Señales de uso de sustancias
Dado que los adolescentes de padres divorciados corren un mayor riesgo de participar en conductas de riesgo, como experimentar con drogas y alcohol, es fundamental tener en cuenta las señales de advertencia del consumo de sustancias . Al igual que la depresión, el consumo de sustancias no siempre es sencillo o fácil de detectar.

Algunas señales de alerta de que su hijo adolescente puede estar usando drogas o alcohol:

  • Ojos inyectados en sangre, pupilas dilatadas o pupilas puntiagudas
  • Cambio de amigos
  • Cambios en el comportamiento y los gestos.
  • Fatiga excesiva
  • Alteración de juicio
  • Falta de motivación, apatía
  • Mangas largas para cubrir las huellas de las agujas.
  • Descuidar la higiene personal
  • Posesión de papel de aluminio, escamas, pipas, bolsitas, encendedores, etc.
  • Violar el toque de queda
  • Retirada de las actividades familiares
Uso de sustancias / adicción
Si su adolescente consume drogas o alcohol, comuníquese con la Línea de ayuda nacional de la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA) al 1-800-662-4357 para obtener información sobre las instalaciones de apoyo y tratamiento en su área.

Para obtener más recursos de salud mental, consulte nuestra Base de datos de la línea de ayuda nacional .

Para los adolescentes, el divorcio puede traer muchos cambios. Los adolescentes a menudo sienten que todo está completamente fuera de su control durante y después de un divorcio. Es posible que hayan tenido que moverse o rebotar de casa en casa. A veces, estos ajustes y la pérdida de control pueden hacer que se sientan abrumados y sin esperanza. 

Si bien los adolescentes que han experimentado el divorcio tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades mentales y comportamientos de riesgo, recuerde que la mayoría de los adolescentes saldrán ilesos. Sea consciente de las cosas que debe vigilar, mantenga una comunicación abierta y esté listo para buscar apoyo profesional si es necesario. Con su ayuda, su adolescente superará esto. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas