Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

jueves, 24 de junio de 2021

Lo que los padres deben saber sobre el consumo de heroína en los adolescentes

 

La heroína es un problema creciente entre los adultos. Según la Encuesta Nacional sobre el Uso de Drogas y la Salud (NSDUH), el uso de heroína ha ido en aumento desde 2007. En 2016, 948.000 personas informaron haber consumido heroína en el último año. El mayor aumento en el uso se registró en las personas de 18 a 25 años. En los adolescentes, el consumo de heroína ha disminuido. Menos del 1% de los adolescentes de octavo, décimo y duodécimo grado informaron haberlos consumido recientemente.


Los efectos de la heroína son graves. Aunque el consumo de heroína entre los jóvenes es menor que el de otras drogas ilícitas , debido al aumento en el consumo de adultos jóvenes, los padres deben ser conscientes de ello.

¿Qué es la heroína?
La heroína también es llamada por los términos del argot "bofetada", "zorrillo", "basura", "H", "caballo", "skag", "azúcar morena" y "caballo blanco". Es una droga opioide adictiva que proviene de la morfina, una droga derivada de las vainas de semillas de adormidera asiáticas. Por lo general, se presenta en forma de una sustancia similar al alquitrán negro (que da lugar al nombre de "heroína de alquitrán negro"), o un polvo marrón o blanco.

La heroína a veces se mezcla con otras sustancias, como cocaína o alcohol (conocido como "speedball"). Estas combinaciones aumentan el riesgo de sobredosis.

Fentanilo
Se han encontrado trazas de fentanilo en la heroína. El fentanilo es un opioide sintético que es de 50 a 100 veces más potente que la morfina. La presencia de fentanilo en la heroína aumenta las probabilidades de sufrir una sobredosis. Desafortunadamente, no siempre es posible saber si el medicamento contiene fentanilo.

Cómo se usa la heroína
La heroína se puede inyectar, fumar y esnifar para obtener un efecto. Por lo general, se mezcla con agua y se inyecta en una vena con una aguja. Debido a que va directamente al torrente sanguíneo cuando se inyecta, o al cerebro cuando se inhala, los efectos de la heroína se sienten casi instantáneamente.


Debido a que hay receptores de opioides en el cerebro, la médula espinal, los pulmones y los intestinos, el consumo de heroína puede provocar una gran cantidad de sensaciones físicas en el cuerpo. 3 Estas ubicaciones de los receptores también son lo que hace que el consumo de heroína sea tan peligroso.


Los receptores mu-opioides están presentes de forma natural en el cuerpo. Actúan uniéndose a analgésicos naturales llamados endorfinas y encefalinas endógenas. Las drogas que actúan sobre estos receptores, como la heroína y otros opioides, pueden causar adicción, somnolencia y dificultad para respirar.

Algunos de los efectos físicos de la heroína incluyen:


  • Sentimientos de euforia
  • Somnolencia y letargo
  • Boca seca
  • Piel caliente y sonrojada
  • Náuseas y vómitos
  • Picor
  • Entrando y saliendo de la conciencia

El uso regular de heroína afecta el funcionamiento del cerebro. La droga es muy adictiva. Cuando una persona consume heroína con regularidad, su tolerancia a la droga aumenta y depende de la droga para evitar la abstinencia.


Señales de consumo de heroína
Cuando alguien consume heroína, hay señales reveladoras a las que debe estar atento. Una de las más obvias son las "marcas de huellas": marcas en la piel por donde se introdujo la aguja. Los adolescentes que consumen heroína pueden comenzar a usar mangas largas todo el tiempo para cubrir estas marcas, incluso cuando hace calor. Otros signos de consumo de heroína pueden incluir: 

  • Pensando y moviéndose lentamente
  • Somnolencia extrema
  • Sentirse muy feliz
  • Pupilas muy pequeñas
Estos signos indican que se ha visto afectado activamente por la droga. Otros signos pueden indicar abstinencia, como: 

  • Dolor en huesos y músculos.
  • Escalofríos
  • Vómitos
  • Insomnio
  • Ansiedad
  • Picazón
  • Signos de sobredosis
La heroína puede reducir la frecuencia respiratoria de una persona. A veces, puede hacer que una persona deje de respirar por completo. Las sobredosis de heroína ocurren porque las personas no pueden determinar la concentración de la droga hasta que la toman. También puede suceder porque, a medida que aumenta la tolerancia de una persona, necesita aumentar su dosis para alcanzar el mismo nivel alto.

Llame al 911 de inmediato si nota las siguientes señales:

  • Respiración lenta
  • Incapaz de despertar
  • Frecuencia cardíaca lenta o detenida
  • Labios y uñas azules
  • Piel fría y húmeda
  • Incapaz de hablar
  • Sacudida
Factores de riesgo del consumo de heroína
La heroína no es solo un problema en las comunidades urbanas, también es un problema creciente en las comunidades suburbanas y rurales. No importa quién sea o dónde viva, consumir heroína solo una vez lo pone en riesgo de adicción a la heroína. Los investigadores también han notado que hay algunas cosas que ponen a las personas en mayor riesgo de adicción a la heroína. 

Adicción existente a los analgésicos.
Adicción existente a otras drogas ilícitas o alcohol.
Sin seguro o con Medicaid
Personas blancas no hispanas
Machos
Viviendo en un área metropolitana
18 a 25 años
El número de estudiantes de 12º grado que dicen que la heroína es fácil de obtener está disminuyendo. En 2019, el 16% de los estudiantes dijeron que podían obtener heroína fácilmente, en comparación con el 35% a mediados de la década de 1990. 

Complicaciones
La heroína puede causar complicaciones inmediatas y a largo plazo. La forma en que la heroína afecta al cuerpo depende de varios factores, que incluyen cómo se toma la droga, cuánto se toma, qué se mezcla con la droga y qué tan rápido se une la droga a los receptores opioides.


A corto plazo, el mayor riesgo del consumo de heroína es la sobredosis. Los opioides cambian la actividad neuroquímica en el tronco del encéfalo que controla la respiración y la frecuencia cardíaca. Estos cambios pueden ser mortales. Las complicaciones inmediatas de la heroína pueden incluir:

  • Adicción
  • Función cardíaca lenta
  • Respiración muy lenta
  • Coma
  • Daño cerebral
  • Muerte
Según los resultados de la Encuesta Nacional sobre el Uso de Drogas 1975-2020, el 81% de los estudiantes de 12 ° grado cree que la heroína presenta un gran riesgo de daño por el uso regular. Menos (63%) creen que representa un gran riesgo si se usa una o dos veces.

Cuando se les preguntó si aprobaban el uso de heroína, el 96% de los estudiantes de último año de secundaria dijeron que desaprobaban el uso experimental.

A largo plazo, el riesgo más profundo de la heroína es la dependencia. La heroína activa el centro de recompensa del cerebro, liberando dopamina. La dopamina refuerza la conducta de consumo de drogas. Con el tiempo, la tolerancia de una persona a la droga aumenta y debe tomar más para sentir los mismos efectos. Cuando alguien intenta dejar de consumir, su cuerpo puede experimentar síntomas de abstinencia que son tan graves que obtener y tomar el medicamento se hace cargo de su vida. Las complicaciones a largo plazo de la heroína incluyen: 

  • Cambios en el cerebro
  • Habilidades de toma de decisiones deterioradas
  • Regulación del comportamiento deteriorada
  • Tolerancia a la droga
  • Dependencia de la droga
  • Retiro
Trastorno por consumo de heroína, caracterizado por recaídas crónicas y búsqueda de drogas sin importar la consecuencia
Abstinencia de heroína
Los síntomas de abstinencia de heroína incluyen dolor corporal, insomnio, escalofríos, inquietud, vómitos y diarrea. Los síntomas graves alcanzan su punto máximo dentro de uno o dos días después de la última dosis y, por lo general, desaparecen en una semana. Sin embargo, algunas personas experimentan síntomas de abstinencia durante meses. 

Además de la sobredosis y la dependencia, la heroína puede provocar las siguientes complicaciones de salud: 

  • Insomnio
  • Estreñimiento
  • Problemas pulmonares
  • Enfermedad mental
  • Trastornos sexuales y menstruales.
  • Venas colapsadas
  • Infecciones de vasos sanguíneos y tejidos blandos.
  • Hepatitis B y C
  • VIH
Si su adolescente tiene una adicción, comuníquese con la Línea de ayuda nacional de la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA) al 1-800-662-4357 para obtener información sobre las instalaciones de apoyo y tratamiento en su área.

Para obtener más recursos de salud mental, consulte nuestra Base de datos de la línea de ayuda nacional .

Tratamiento
Las sobredosis de opioides se tratan mediante la administración de un medicamento, naloxona, que revierte los efectos de los opioides. La naloxona actúa uniéndose a los receptores de opioides, evitando que el opioide los active.  La naloxona es muy eficaz y no es necesario ser un profesional médico para administrarla. El uso de este medicamento puede ganar tiempo hasta que llegue la asistencia médica.

El trastorno por consumo de heroína se trata con medicamentos y terapias conductuales. Los medicamentos están destinados a aliviar los síntomas de abstinencia. Estos medicamentos funcionan a través de los mismos receptores opioides, pero son más seguros de usar.

Metadona : se toma por vía oral para reducir los síntomas de abstinencia.
Buprenorfina : administrada por vía oral, por implante o por inyección para reducir los síntomas de abstinencia.
Naltrexona : inyectada mensualmente para bloquear los opioides
Las terapias conductuales se pueden realizar de forma ambulatoria o hospitalaria. La terapia cognitivo-conductual enseña a las personas habilidades y técnicas de afrontamiento para manejar el estrés. La gestión de contingencias utiliza un sistema basado en recompensas para reforzar las elecciones saludables.

Si sospecha que su hijo adolescente puede estar usando heroína, es posible que se sienta asustado. Trate de mantener la calma mientras hace un pequeño trabajo de detective. Además de los signos físicos del consumo de heroína, preste atención al comportamiento de su hijo en busca de otras pistas que puedan indicar el consumo de drogas. Los adolescentes que consumen drogas a menudo muestran otros signos como cambios en los amigos, cambios de humor, secretismo, depresión y falta de higiene.

Tenga una conversación con su hijo y reclute a otras personas para que lo apoyen. No ignore las señales de advertencia. Busque la ayuda del médico de su hijo o del profesional de la salud mental.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas