Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

lunes, 17 de mayo de 2021

Por qué algunas personas son más propensas a la depresión que otras

 


¿Por qué algunas personas experimentan depresión y otras no, incluso en las mismas circunstancias? Averiguar qué hace que alguien sea más propenso a la depresión clínica sigue siendo una de las preguntas más urgentes para los investigadores y los profesionales de la salud mental.

Aunque los investigadores no tienen una respuesta exacta sobre por qué algunas personas son más propensas a la depresión que otras, es probable que exista más de un factor causal. La investigación ha implicado todo, desde diferencias físicas y químicas en el cerebro hasta factores de riesgo sociales y ambientales.

La complejidad de la depresión es lo que la convierte en una condición difícil de diagnosticar y tratar. Comprender qué podría hacer que una persona sea más propensa a experimentar depresión es el primer paso para desarrollar estrategias de prevención y tratamiento diseñadas para reducir la vulnerabilidad individual a la enfermedad.

Desarrollar una comprensión más completa de los diversos mecanismos que impulsan la depresión también podría ayudar a los investigadores a mejorar la predicción de quién se deprimirá y cómo se presentará la afección con el tiempo.

Con esta información, los profesionales de la salud mental estarían mejor preparados para predecir cómo podría responder una persona a los antidepresivos u otras formas de tratamiento terapéutico. 

¿Qué causa la depresión? 

Según la Organización Mundial de la Salud , más de 300 millones de personas en todo el mundo viven con depresión. Si bien muchos comparten la experiencia de la depresión, los factores contribuyentes serán diferentes para cada persona con la afección. 

Hay algunos factores, como la genética, sobre los que no tienes control. Sin embargo, hay otros, como su dieta, que pueden modificarse. Si bien hacer un cambio no necesariamente evitará la depresión, puede ayudar a reducir su riesgo. 

Ya sea que pueda cambiarlos o no, es útil estar al tanto de los factores que podrían aumentar sus probabilidades de desarrollar depresión en su vida. Solo recuerde que los investigadores aún están averiguando el papel que juega cada factor. Tener uno, o incluso varios, de los factores que se cree que contribuyen a la depresión no significa que definitivamente se deprimirá. 

La depresión es común en personas de todas las edades, razas, identidades de género y nivel socioeconómico. Según el informe de 2017 del Instituto Nacional de Salud Mental, la depresión afecta a aproximadamente 17,3 millones de personas en los Estados Unidos. Y en 2018, los CDC informaron que aproximadamente 1,9 millones de niños (de 3 a 17 años) en los EE. UU. Fueron diagnosticados con depresión.

Algunos factores de riesgo de depresión tienen su origen en la biología.

Química cerebral 

Los investigadores no se ponen de acuerdo sobre cómo se relacionan las sustancias químicas del cerebro con la depresión, pero la conexión se ha debatido durante muchas décadas. Algunas teorías establecidas sugieren que ciertos niveles bajos de neurotransmisores (que las células cerebrales usan para enviarse señales entre sí) podrían causar depresión.

Otros investigadores han propuesto que estar deprimido provoca niveles bajos, en lugar de ser al revés. La relación puede incluso ser en ambos sentidos. 

Lo que se sabe es que algunas personas con depresión se sienten mejor cuando toman medicamentos que actúan sobre estos neurotransmisores. Sin embargo, los investigadores no están convencidos de que esto sea suficiente para probar las relaciones específicas entre la química cerebral y la depresión, en gran parte porque algunas personas con depresión no se sienten mejor cuando toman antidepresivos. 

Los investigadores saben que las personas que tienen familiares deprimidos tienen más probabilidades de deprimirse. Pero tener antecedentes familiares de depresión no significa que la experimente a lo largo de su vida.   Aún hay otros factores que deben alinearse para que una predisposición genética resulte en depresión.

Dicho esto, un gran estudio de todo el genoma publicado en The American Journal of Psychiatry en 2019 encontró que las personas con una predisposición genética a la depresión mayor tienen un mayor riesgo de intentos de suicidio en los trastornos psiquiátricos.

Si tiene pensamientos suicidas, comuníquese con la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 1-800-273-8255 para recibir apoyo y asistencia de un consejero capacitado. Si usted o un ser querido está en peligro inmediato, llame al 911.

Para obtener más recursos de salud mental, consulte nuestra Base de datos de la línea de ayuda nacional .

Dolor y enfermedad crónicos

La depresión es común en personas que viven con enfermedades crónicas como esclerosis múltiple, diabetes tipo 2 y migrañas. La investigación ha demostrado que las condiciones de dolor crónico pueden causar cambios bioquímicos que conducen a síntomas de depresión. 

Una persona con dolor y enfermedad crónicos puede deprimirse debido a su situación, especialmente cuando se enfrenta a una pérdida de calidad de vida, un nivel reducido de funcionamiento diario, dolor prolongado y / o muerte. 

También se ha demostrado que las personas a las que se les diagnostica una enfermedad mental tienen más probabilidades de desarrollar otra. Las  condiciones como la ansiedad y la depresión suelen coexistir. Si bien se pueden diagnosticar diferentes afecciones de salud mental al mismo tiempo y pueden influirse entre sí, es posible que deban tratarse de diferentes maneras. 

Hormonas

Ciertos cambios hormonales también pueden aumentar su riesgo de depresión. Por ejemplo, los cambios hormonales asociados con el ciclo menstrual , el embarazo, el parto y la menopausia pueden contribuir a la depresión. 

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) estiman que alrededor de 1 de cada 9 mujeres en los EE. UU. Informan haber experimentado depresión posparto. Y según un estudio de 2010 , aproximadamente el 4% de los padres informan depresión en el primer año después del nacimiento de un hijo. 

Tampoco es inusual que las personas con afecciones de la tiroides experimenten depresión.  Si bien los síntomas tienden a ser más comunes en personas con una tiroides de bajo funcionamiento (hipotiroidismo), las personas con una tiroides hiperactiva (hipertiroidismo) también pueden experimentar ansiedad y depresión.

Factores ambientales

Los factores ambientales también parecen desempeñar un papel en el desarrollo de la depresión en algunas personas.

Trauma y abuso tempranos

Uno de los factores de riesgo de depresión mejor estudiado es el trauma en la primera infancia. Se sabe que las Experiencias Adversas en la Infancia (ACE) aumentan el riesgo de por vida de una persona de desarrollar enfermedades mentales y físicas crónicas, incluida la depresión. La investigación sobre las ECA está en curso, pero estudios previos han confirmado un fuerte vínculo entre las experiencias específicas de la niñez y la depresión más adelante en la vida. 

El CDC agrupa a las ACE en tres tipos:

  • Abuso : físico, emocional, sexual
  • Disfunción en el hogar : la violencia doméstica, divorcio, abuso de sustancias, un padre que padece una enfermedad mental, un padre que está encarcelado
  • Negligencia : física, emocional

El puntaje ACE de un individuo está fuertemente vinculado a su riesgo de enfermedad física y mental, pobreza e incluso muerte prematura. El riesgo aumenta a medida que aumenta el número de ACE y una persona con cuatro o más ACE tiene el mayor riesgo.

Los investigadores creen que el abuso infantil puede cambiar el cerebro físicamente, así como alterar su estructura de conectividad. Los  estudios también han demostrado que la función neuroendocrina puede verse alterada en personas que experimentaron altos niveles de estrés cuando eran niños. 

Un estudio de 2019 del Hospital General de Massachusetts incluso ha propuesto que las experiencias traumáticas en los primeros tres años de vida pueden incluso cambiar el ADN de un niño.

Según una encuesta de 2015 de la Asociación Estadounidense de Psicología, el 64% de los adultos estadounidenses dijeron que el dinero era una fuente importante de estrés en sus vidas. Las personas que vivían en la pobreza tenían el doble de probabilidades de tener depresión en comparación con las que vivían en el nivel de pobreza o por encima de él. 

Vivir en la pobreza no solo coloca a una persona en mayor riesgo de depresión, sino que si no puede trabajar o no tiene acceso a apoyo y servicios sociales, la enfermedad mental puede dificultar que alguien salga de un ciclo de desventaja socioeconómica. 

Varios estudios y programas piloto han demostrado que cuando las personas con enfermedades mentales recibieron asistencia financiera, los síntomas de depresión y ansiedad mejoraron. 

Exposiciones ambientales

El lugar donde vive una persona también puede tener un impacto en la salud mental de varias maneras. Por ejemplo, algunas personas informan que se deprimen durante ciertos meses del año, lo que a veces se denomina trastorno afectivo estacional (TAE).

También hay estudios que citan la contaminación y otras exposiciones ambientales como posibles factores que contribuyen a la depresión.  Por ejemplo, algunas investigaciones han relacionado la exposición al plomo en la niñez con una mala salud mental en el futuro.

En otro estudio , los niños que crecieron en áreas con mala calidad del aire parecían tener más probabilidades de estar deprimidos o ser diagnosticados con un trastorno de conducta al cumplir los 18 años.

Su entorno también puede ser un activo para su salud mental. La investigación ha demostrado que pasar tiempo en la naturaleza puede ayudar a las personas a lidiar con la depresión, y un estudio de 2019 encontró que los niños que pasaban tiempo en la naturaleza tenían una mejor salud mental cuando eran adultos.

Factores sociales

Además de los factores biológicos y ambientales, los factores sociales como la personalidad de una persona, las experiencias de estrés y conflicto e incluso las redes sociales también pueden influir en el riesgo de depresión.

Personalidad

Ciertos rasgos de personalidad, incluida la baja autoestima , el pesimismo, el neuroticismo y la autocrítica o "perfeccionista" se han asociado con una mayor tendencia a la depresión y otras afecciones de salud mental, como la ansiedad y los trastornos alimentarios .

Los investigadores están especialmente interesados ​​en aprender más sobre un rasgo de la personalidad que puede hacer que una persona sea menos propensa a sufrir depresión. La resiliencia, o las cualidades o rasgos que hacen que algunas personas sean más propensas a "recuperarse" de las experiencias adversas, también pueden ser clave para prevenir y tratar la depresión. 

Los eventos importantes de la vida, incluidos los eventos tradicionalmente positivos como casarse o los eventos negativos como perder un trabajo, pueden generar estrés . Cuando estamos estresados, nuestros niveles de cortisol aumentan. Una teoría es que los niveles altos de cortisol (especialmente cuando están elevados crónicamente) podrían afectar los niveles de serotonina. 

El estrés relacionado con el trabajo, en particular, puede ser un factor de depresión. Perder un trabajo es un factor estresante obvio, pero el entorno laboral también puede contribuir al estrés, especialmente si no se siente comprensivo.

Según las encuestas patrocinadas por la APA de 2017, 2018 y 2019, solo la mitad de los trabajadores estadounidenses informan que sienten que pueden hablar abiertamente sobre salud mental en el trabajo. 

Los conflictos en el trabajo o la escuela también pueden aumentar la probabilidad de que una persona se deprima. Un estudio de 2010 en Japón relacionó los conflictos interpersonales en el trabajo con la depresión (particularmente entre los empleados varones con un nivel socioeconómico más alto).

El año anterior, investigadores de Suecia habían publicado un estudio que mostraba que tener serios conflictos con compañeros de trabajo o jefes, y / o sentirse excluido o abandonado en el trabajo, contribuía a la depresión en los empleados.

Un informe de 2017 del Centro Nacional de Estadísticas Educativas encontró que el 20% de los estudiantes de entre 12 y 18 años dijeron que habían sido acosados ​​en la escuela el año anterior.

Según los CDC , los niños que son acosados ​​tienen más probabilidades de experimentar problemas de salud mental, como ansiedad y depresión. También son más propensos a tener dolencias físicas, en particular dolores de cabeza y de estómago. Pasar por conflictos con amigos y / o familiares también puede aumentar las posibilidades de que una persona propensa a la depresión desarrolle la afección. 

Dolor

El duelo es un proceso que puede parecer y sentirse como depresión, excepto que generalmente sigue un período de tiempo particular que comienza con un evento (como la muerte de un ser querido) y avanza gradualmente hacia la resolución o una etapa de aceptación. 

Sin embargo, los investigadores están aprendiendo que el duelo puede adquirir las cualidades de una condición similar a la depresión clínica, particularmente en términos de cuánto tiempo persiste (años en lugar de meses). 

El duelo complicado, como a menudo se lo denomina, parece ser más probable cuando alguien pierde a un ser querido de forma repentina, inesperada y especialmente violenta (como un accidente automovilístico). 

Se necesitan estudios adicionales para definir formalmente el duelo complicado como una condición distinta, pero parece tener una relación con la depresión y el trastorno de estrés postraumático (TEPT). 

El estrés causado por una muerte, una pérdida importante u otro factor estresante de la vida puede ser suficiente para desencadenar un episodio de depresión en alguien que ya posee la tendencia a esta condición.

Si bien la investigación aún es bastante nueva y está en curso, muchos estudios han investigado el efecto de las redes sociales en la salud mental, especialmente en los jóvenes.  

Varios estudios han indicado que el uso de las redes sociales puede desencadenar síntomas depresivos y ansiedad a través de la inseguridad, la comparación,   "miedo a perderse"   y la intimidación / acoso (que, ya sea en persona o en línea, aumenta el riesgo de por vida de un niño para la depresión).

El uso excesivo de las redes sociales también puede contribuir a la depresión al reducir el nivel de actividad física y la interacción en la vida real de una persona. Un estilo de vida sedentario y el aislamiento social son dos factores que pueden contribuir a una mala salud mental independientemente de los hábitos de las redes sociales. 

Sin embargo, la investigación no ha sido del todo mala. La tecnología, Internet y las redes sociales también pueden resultar útiles para ayudar a detectar y controlar la depresión. 

Por último, pero no menos importante, los factores de estilo de vida de los medicamentos que toma en su dieta pueden afectar su riesgo de sufrir depresión.

Medicamentos recetados

Se sabe que ciertos medicamentos tienen el potencial de aumentar el riesgo de depresión de una persona, que incluyen:

  • Accutane
  • Betabloqueantes 
  • Corticosteroides 
  • Interferón-alfa 
  • Estatinas 

Los medicamentos que se usan para tratar las enfermedades mentales y los trastornos del sueño también pueden empeorar o causar depresión en algunas personas. Las personas menores de 25 años tienen un mayor riesgo de suicidio después de comenzar con ciertos antidepresivos. Por lo tanto, la FDA ha dado a estos medicamentos una advertencia de recuadro negro. 

No es raro que las personas con enfermedades mentales se automediquen con drogas y alcohol. Sin embargo, también es importante tener en cuenta que, al igual que ciertos medicamentos recetados, las drogas ilícitas también pueden hacer que una persona se sienta deprimida. 

Según datos de la Encuesta de Salud y Drogas de la Alianza Nacional de Salud Mental , 7,9 millones de personas en los EE. UU. Vivían tanto con depresión como con un trastorno por consumo de sustancias en 2014. 

Cuando el uso de sustancias y la depresión ocurren al mismo tiempo (a veces llamado "diagnóstico dual"), puede ser difícil encontrar el tratamiento adecuado. Las personas a menudo requieren un equipo diverso de médicos y profesionales de la salud mental con experiencia en trastornos por uso de sustancias como apoyo. .

Si una persona necesita retirarse de una sustancia, a veces es más seguro que lo haga bajo atención médica. El tratamiento en un centro de salud mental también puede ayudar a una persona a abordar tanto los trastornos por uso de sustancias como los síntomas de depresión que pueden acompañarlos. 

Estudios recientes han indicado que los adultos con depresión leve pueden prevenir un episodio de depresión mayor mediante una combinación de cambios en el estilo de vida. Los microbios intestinales y la dieta también pueden influir en el desarrollo de la depresión. Algunas investigaciones también han demostrado que ciertas dietas, como la dieta mediterránea, pueden ayudar a los adultos mayores a evitar la depresión. 

Por otro lado, las dietas con alto contenido de azúcar y grasas trans, especialmente los alimentos muy procesados, pueden promover o empeorar la depresión, especialmente cuando se combinan con un estilo de vida sedentario. Una posible razón del vínculo es que las dietas ricas en estos alimentos pueden provocar un aumento de peso. Sin embargo, el aumento de peso por sí solo no conduce necesariamente a la depresión.

Si bien el aumento de peso puede estar asociado con la aparición de la depresión, también se debe mencionar que comer alimentos con alto contenido de azúcar o grasas trans puede alterar el equilibrio del microbioma intestinal. Esto puede provocar un intestino permeable. El sistema inmunológico se alerta y libera citocinas que pueden atravesar la barrera hematoencefálica, lo que provoca alteraciones en los neuroquímicos. Por ejemplo, algunas citocinas pueden cambiar la producción de serotonina a glutamato, que, cuando está presente en cantidades excesivas, causa daño celular o muerte celular. Cuando esto ocurre, puede desencadenar ansiedad o depresión.

De hecho, un estudio de 2018 encontró que las personas eran más propensas a deprimirse si tenían sobrepeso, incluso si el peso extra no estaba causando otros problemas de salud como presión arterial alta o diabetes tipo 2.

Los beneficios del ejercicio para nuestra salud son bien conocidos, pero estamos aprendiendo más sobre cómo el ejercicio puede ayudar a las personas con depresión a controlar sus síntomas. 

 Varios estudios recientes confirmaron investigaciones anteriores que indicaban que el ejercicio regular y una dieta saludable no solo ayudan a las personas a controlar la depresión, sino que también pueden ayudar a prevenirla. 

La experiencia de vivir con depresión de cada persona variará, al igual que los factores individuales que contribuyen al desarrollo y curso de la afección. La enfermedad mental es común y tratable, pero puede llevar tiempo encontrar el tratamiento más seguro y eficaz.

Trabajar con médicos y profesionales de la salud mental, desarrollar estrategias de afrontamiento en el trabajo y la escuela, y contar con el apoyo de familiares y amigos es de vital importancia para todas las personas que viven con depresión, así como para aquellas con factores de riesgo de desarrollar la enfermedad en su vida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas