Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

viernes, 30 de abril de 2021

Cómo la inactividad afecta la fuerza ósea

 

niño joven, en, sofá, con, ipad
iStockphoto

Por lo general, cuando los padres piensan en la salud de sus hijos, no consideran la salud de sus huesos. En cambio, piensan en cómo están creciendo, en sus chequeos médicos anuales y tal vez incluso en su dieta. Pero construir huesos sanos ahora, mientras aún están creciendo, es una consideración importante. La buena salud ósea no solo previene fracturas y agrega fuerza , sino que también puede ayudar a prevenir la osteoporosis en el futuro.

Una mirada más cercana a la osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad en la que, a medida que una persona envejece, sus huesos se vuelven menos densos y más propensos a las fracturas. Además, a veces se la conoce como la enfermedad infantil que tiene consecuencias en la vejez. La razón es simple. La masa ósea que una persona alcanza en la infancia y durante la adolescencia ayuda a determinar la salud ósea de por vida. Sin buenos hábitos de salud y actividad física adecuada ahora, sus huesos se romperán con la edad.

Cuando los niños son pequeños, sus cuerpos producen hueso nuevo más rápido de lo que descomponen el hueso viejo. Entonces, su masa ósea aumenta. La mayoría de las personas alcanzan su masa ósea máxima alrededor de los 20 años y hasta los 30 años. En ese momento, los huesos han alcanzado su máxima fuerza y ​​densidad. De hecho, hasta el 90 por ciento de la masa ósea máxima se adquiere a los 18 años para las niñas y a los 20 años para los niños. Después de eso, la remodelación ósea continúa, pero pierde un poco más de masa ósea de la que gana.

La probabilidad de que su hijo desarrolle osteoporosis más adelante en la vida depende de la cantidad de masa ósea que alcance cuando llegue a los 30 años, así como de la rapidez con la que la pierda después de eso.

Cuanto mayor sea su masa ósea máxima, más hueso habrá almacenado y menos probabilidades habrá de desarrollar osteoporosis a medida que envejecen.

Por qué son importantes los huesos sanos

Cuando una persona tiene huesos fuertes, está bien sujeta y puede moverse con facilidad. Además, los huesos fuertes protegen nuestro corazón, pulmones y cerebro de lesiones. Nuestros huesos también almacenan las vitaminas y minerales que necesitamos. Mientras tanto, los huesos débiles se rompen fácilmente, pueden causar un dolor intenso e incluso pueden resultar en una reducción de la altura.

Tenga en cuenta que los huesos de su hijo son órganos vivos. Tienen células y fluyen con fluidos corporales. Además, los huesos crecen y se renuevan constantemente. Como resultado, pueden fortalecerse con una buena dieta y ejercicio físico.

Además, cuando sus hijos corren, saltan o levantan algo pesado, esto ejerce presión sobre sus huesos. Este estrés, a su vez, envía una señal a su cerebro de que sus huesos necesitan fortalecerse. En respuesta, se agregan nuevas células para fortalecer los huesos de su hijo. Por esta razón, los padres deben animar a sus hijos a que corran, salten y jueguen. Al hacerlo, les ayuda a invertir en la salud de sus huesos.

Actividad física y huesos sanos

La mayoría de los padres creen que una vez que los adolescentes alcanzan su altura máxima, terminan de desarrollarse. Pero la verdad es que los últimos años de la adolescencia son un momento vital para el crecimiento óseo, incluso después de que el adolescente ha crecido por completo. De hecho, un estudio publicado en JAMA Pediatrics encontró que aproximadamente el 10 por ciento de la masa ósea continúa acumulándose después de que los adolescentes alcanzan su estatura adulta.

El estudio también encontró que el crecimiento óseo se desarrolla a diferentes ritmos en varias partes del esqueleto y que el crecimiento en altura supera con creces el crecimiento óseo antes de la adolescencia. Estos hallazgos podrían ayudar a explicar por qué los niños y adolescentes tienen altas tasas de fracturas. Entre el 30 y el 50 por ciento de los niños y adolescentes tendrán al menos un hueso roto antes de la edad adulta.

Mientras tanto, otro estudio midió la actividad física y la fuerza ósea de 309 adolescentes durante un período de cuatro años. La ventana de cuatro años del estudio incluyó a niñas de 10 a 14 años y niños de 12 a 16. Este período de tiempo es vital porque hasta el 36 por ciento del esqueleto humano está formado y los huesos responden particularmente a la actividad física.

Lo que descubrieron es que los adolescentes menos activos tenían huesos más débiles. En otras palabras, los niños que están sentados jugando, usando tecnología o simplemente siendo perezosos no están cargando sus huesos de manera que promuevan la fortaleza de los huesos, dicen los autores del estudio. Algunos ejemplos de actividades que soportan peso incluyen correr y saltar o deportes como fútbol, ​​baloncesto, voleibol y ultimate frisbee.

Es más, aunque los niños tenían huesos más grandes y más fuertes durante todo el estudio, tanto los niños como las niñas respondieron de la misma manera a la actividad física. Además, los investigadores señalan que el tipo de actividad física no tiene que ser deportiva estructurada u organizada para que sea eficaz. De hecho, las ráfagas cortas de actividad, como bailar por la casa, perseguir al perro o saltar, también tienen un impacto positivo en la salud ósea.

En última instancia, la clave para tener huesos fuertes es dejar de lado la tecnología y limitar el tiempo de pantalla en favor de más actividades físicas. Incluso salir a caminar puede promover la salud de los huesos.

Los huesos cambian continuamente, especialmente en niños y adolescentes. De hecho, se está formando hueso nuevo y se está descomponiendo el hueso viejo. En consecuencia, varias cosas pueden afectar este proceso. Aquí hay una descripción general de algunos de los factores que afectan la salud y la fuerza de los huesos.

Actividad física . Como se mencionó anteriormente, los niños y adolescentes que son físicamente inactivos tienen un mayor riesgo de osteoporosis en el futuro que sus compañeros más activos.

Ingesta de calcio . Cuando la dieta de una persona joven es baja en calcio, esto resulta en una disminución de la densidad ósea. También puede conducir a un mayor riesgo de fracturas y pérdida ósea temprana.

Trastornos de la alimentación. Los adolescentes que tienen trastornos de la alimentación como anorexia o bulimia tienen riesgo de pérdida de masa ósea. Además, la enfermedad de Crohn y la enfermedad celíaca también pueden afectar la capacidad del cuerpo para absorber calcio.

Ciertos medicamentos . Hable con su médico sobre los medicamentos que está tomando su hijo y su posible impacto en la salud ósea. Por ejemplo, el uso prolongado de prednisona puede dañar los huesos de su hijo.

Raza y género . Por lo general, las mujeres blancas y asiáticas corren el mayor riesgo de sufrir osteoporosis. Además, tener un familiar con la afección también pone a su hijo en mayor riesgo. Asegúrese de tomar las medidas necesarias para mejorar la salud ósea.

Cómo mantener saludables los huesos de sus hijos

Desarrollar hábitos saludables como una nutrición adecuada y actividad física contribuirá en gran medida a promover la salud ósea de sus hijos. Recuerde, sus hijos lo están observando de cerca. Entonces, sus hábitos, tanto buenos como malos, tienen un fuerte impacto en su comportamiento.

La mejor manera de fomentar hábitos saludables en sus hijos es primero ser un buen modelo a seguir.

La dieta y el ejercicio son clave

Lo mejor que puede hacer es fomentar una nutrición adecuada y mucha actividad física. Puede hacer esto preparando comidas y refrigerios saludables y limitando el tiempo frente a la pantalla. También es posible que desee involucrarlos en actividades extracurriculares y animarlos a realizar otras actividades físicas como jugar a la mancha, pasear al perro y patinar sobre hielo.

Al preparar las comidas, asegúrese de incluir muchos alimentos ricos en calcio y vitamina D. De hecho, la mayoría de los niños no obtienen suficiente calcio en sus dietas para ayudar a asegurar una masa ósea máxima óptima. Por ejemplo, un vaso de leche de 8 onzas proporciona alrededor de 300 miligramos de calcio, que es solo una cuarta parte de la ingesta recomendada para los adolescentes. Para los niños que no toman leche, pruebe quesos, yogur, jugos fortificados con calcio y cereales, así como vegetales de hojas verdes. Si le preocupa la ingesta de calcio de su hijo, hable con su médico sobre los suplementos.

También debe hablar con sus hijos sobre la salud de sus huesos y cómo pueden invertir en sus huesos ahora. Analice la importancia de la dieta y el ejercicio. Además de obtener cantidades adecuadas de calcio y vitamina D, sus adolescentes deben hacer ejercicio al menos una hora al día. Esto podría significar andar en patineta, bailar, participar en deportes, caminar o correr. Además, la hora de ejercicio no tiene por qué ser consecutiva. En otras palabras, andar en patineta durante 20 minutos, caminar durante 20 minutos y bailar durante 20 minutos también cuenta.

Mientras tanto, el exceso de ejercicio, especialmente combinado con una dieta restrictiva, también pone en riesgo la salud ósea. Si su adolescente está entrenando más de lo recomendado o parece propenso a sufrir lesiones por uso excesivo, es posible que desee volver a evaluar lo que está haciendo. Hable con su médico sobre sus preocupaciones y vea si se recomienda reducir la actividad física.

Asegúrese de hablar con sus hijos sobre los riesgos para la salud de sus huesos, como fumar , vapear, beber y consumir drogas.

Las investigaciones sugieren que el consumo de tabaco produce huesos débiles. Asimismo, beber de forma constante también se ha relacionado con un mayor riesgo de osteoporosis. Estos factores de riesgo son otra razón más por la que los niños deben evitar estas sustancias.

Recuerde, la construcción de huesos fuertes comienza en la niñez. Con hábitos alimenticios saludables, actividad física constante y visitas regulares al médico, sus hijos pueden tener huesos fuertes durante toda su vida. La clave es consumir suficiente calcio, vitamina D y ejercicio físico. La combinación de estos factores de manera constante dará como resultado huesos más fuertes y una mejor salud en general.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas