Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

viernes, 19 de marzo de 2021

Cómo mejorar la salud mental de su hijo


 Si usted es como la mayoría de los padres, probablemente sea muy diligente en llevar a sus hijos a sus visitas de control, vacunarlos, ofrecerles alimentos nutritivos y ayudar con sus tareas escolares. Sin embargo, ¿con qué frecuencia piensa en cómo cuidar la salud mental de su hijo?

La salud mental de un niño es tan importante como su salud física, particularmente cuando se trata de lidiar con el estrés, el comportamiento y lo académico.

De hecho, los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) estiman que 1 de cada 5 niños experimenta un trastorno mental en un año determinado.   Y aunque no todos los problemas de salud mental se pueden prevenir, puede tomar medidas para ayudar a mantener a su hijo lo más saludable mentalmente posible.

Cuida tu salud mental

Una de las mejores cosas que puede hacer para mantener a su hijo mentalmente sano es cuidar su propia salud mental. No solo modelará los hábitos que mejoran la salud mental, sino que también creará un entorno más saludable para su hijo.

Cuidar su propia salud mental es especialmente importante ahora dada la incertidumbre que rodea al COVID-19 . Recuerde, los niños buscan a los padres para saber cómo lidiar con situaciones estresantes y que provocan ansiedad. Asegúrese de no solo abordar cualquier problema de salud mental, sino también de tomarse un tiempo para relajarse y desestresarse.

Cuando los padres tienen problemas de salud mental no tratados, es más probable que los niños desarrollen sus propios problemas de salud mental.   Esto significa que si se siente deprimido, ha perdido energía o nota cambios en sus hábitos alimenticios o de sueño, debe hablar con su médico. Estos síntomas pueden significar que está luchando contra la depresión o la ansiedad .

Tenga en cuenta que las enfermedades mentales no tratadas pueden hacer que la vida familiar sea inconsistente o impredecible. También puede afectar su capacidad para disciplinar a sus hijos y puede dañar su relación con su pareja u otros miembros de la familia. Cuando eso sucede, puede afectar el bienestar psicológico de su hijo.

Además, los niños corren un riesgo aún mayor de desarrollar una enfermedad mental cuando ambos padres tienen problemas de salud mental. Por lo tanto, si usted o su pareja tienen un problema de salud mental, busque tratamiento. Las investigaciones muestran que cuando un padre recibe terapia o medicamentos para tratar una enfermedad mental, los síntomas de salud mental de los niños también mejoran. 

Generar confianza

Su relación con sus hijos juega un papel importante en su salud mental; y una relación sólida comienza con la construcción de confianza. Una forma de establecer la confianza es creando una sensación de seguridad y protección.

Esto significa satisfacer las necesidades físicas y emocionales de su hijo cuidándolo cuando tiene hambre, sed, calor o frío, así como cuando está asustado, ansioso o triste.

Mientras sus hijos navegan por esta pandemia y las incertidumbres que rodean el año escolar 2020–2021, necesitan que usted esté allí para ellos ahora más que nunca. Comprométase a fortalecer sus lazos familiares y a ser confiable.

Y por supuesto, haga lo que diga y diga lo que quiere decir. Sus hijos necesitan que usted sea coherente, honesto y afectuoso. Encuentre formas de demostrar que los ama y que pueden confiar en usted para mantenerlos seguros y saludables.

Fomentar relaciones saludables

La relación que los niños tienen con sus padres es vital, pero no es la única relación que importa. Un niño mentalmente sano tendrá varias relaciones con otros miembros de la familia, como abuelos y primos, así como con amigos y vecinos. 

Incluso si usted es el tipo de padre al que le encanta pasar tiempo a solas con sus pequeños, bríndeles la oportunidad de conectarse también con otras personas, especialmente con sus mejores amigos . Mantener estas relaciones puede marcar la diferencia en el mundo para la salud mental de su hijo.

Obviamente, lograr esta tarea no es fácil durante una pandemia. Así que sea creativo y haga lo que pueda para animar a sus hijos a conectarse con los demás. Organice una visita socialmente distanciada con los abuelos o anime a los niños a usar Skype o FaceTime para conectarse con amigos. Aunque las interacciones virtuales son menos que ideales, todavía ayudan a los niños a mantener sus relaciones con los demás.

Sé consistente

 No se puede exagerar la importancia de ser coherente . Los niños anhelan la previsibilidad y la estructura. Quieren saber qué actividad van a hacer a continuación, qué consecuencias experimentarán si rompen las reglas y qué privilegios recibirán por su buen comportamiento. 

Incluso cosas como mudarse a una nueva ciudad o pasar por un divorcio , pueden crear caos y grandes cambios que son difíciles para los niños. Es común que se retraigan, se pongan ansiosos o comiencen a comportarse mal cuando están luchando por lidiar con sus sentimientos. Mantener una disciplina constante y asegurarse de que sus hijos sepan qué esperar día a día les ayudará a manejar sus sentimientos.

Asimismo, ayúdelos a afrontar la incertidumbre del próximo año escolar brindándoles algo de estructura a su vida cotidiana. Establezca una rutina diaria, lleve un calendario y planifique un día divertido para la familia cada semana.

Enseñe el manejo del estrés

Si bien es importante proteger a su hijo de traumas como el abuso y la intimidación, no puede evitar que su hijo experimente estrés. El estrés es una parte normal de la vida y aprender a lidiar con él de una manera saludable ahora preparará a su hijo para el éxito en el futuro.

Por ejemplo, es probable que en un momento u otro tengan desacuerdos con sus amigos y no cumplan con las tareas asignadas. Dé a sus hijos las habilidades que necesitan para lidiar con esas circunstancias ahora a fin de desarrollar su fortaleza mental.

También debe buscar formas saludables de lidiar con el estrés que trae COVID-19. Esto podría significar pasar más tiempo juntos y hablar sobre lo que les preocupa. Sin embargo, siga el ejemplo de su hijo sobre cuánto quiere hablar. A veces, hablar demasiado puede aumentar el estrés y la ansiedad.

También ayude a su hijo a personalizar sus actividades para aliviar el estrés. Si bien un niño puede aliviar el estrés al escribir en un diario, otro puede querer llamar a un amigo cuando se sienta molesto. Por lo tanto, identifique de manera proactiva las cosas específicas que su hijo puede hacer para mantener bajo control sus niveles de estrés cuando esté pasando por momentos difíciles.

Establezca hábitos saludables

Una dieta saludable, una buena noche de sueño y muchos ejercicios no solo son buenos para la salud física de su hijo, también son esenciales para la salud mental de su hijo. Enseñe a sus hijos a desarrollar hábitos saludables que mantendrán su cuerpo y su mente en buena forma.

Las investigaciones muestran que la atención plena y la gratitud también pueden tener un gran impacto en la salud mental.   Por lo tanto, incorpore actividades de atención plena en su vida diaria y, en el proceso, puede mejorar la salud mental de toda la familia.

Ayudar a los niños a desarrollar su autoestima , lo que puede dar un impulso significativo a su salud mental, es doble para los padres. Primero, desea contribuir a mejorar la autoestima de su hijo. En segundo lugar, debe enseñar a sus hijos cómo desarrollar su propia autoestima.

Aquí hay algunas formas de ayudar a sus hijos a desarrollar una autoestima saludable.

  • Brinde elogios genuinos y realistas . Decir cosas como "Eres el niño más inteligente de toda la escuela" no ayudará a tu hijo a desarrollar una autoestima saludable. Evite elogiar las cosas que no pueden controlar, como su apariencia o lo inteligentes que son. En cambio, elogie su esfuerzo y manténgase alejado de los cumplidos exagerados.
  • Brinde oportunidades para la independencia . Los niños se sienten mejor consigo mismos cuando pueden hacer las cosas por sí mismos. Entonces, ya sea que les enseñe a sus hijos cómo asistir a una clase en línea o les muestre que confía en ellos para hacer su propio sándwich de queso a la parrilla, los niños se sienten bien consigo mismos cuando pueden demostrar competencia.
  • Ayude a su hijo a desarrollar un diálogo interno saludable . Cuando su hijo dice algo como "Nunca seré bueno en matemáticas", puede ser tentador decir "Por supuesto que lo harás". Pero eso no les ayudará a desarrollar un diálogo interior más saludable . Cuando su hijo diga cosas negativas, hágale preguntas como: "¿Qué podrías hacer para mejorar?" o "¿Cuál es la evidencia que no es cierta?" Ayude a su hijo a sacar conclusiones más saludables.

Jugar juntos

Un niño sano, tanto física como mentalmente, necesita jugar. La  verdad es que los adultos también necesitan jugar. Tómese el tiempo para dejar de lado el trabajo, las tareas del hogar y otras obligaciones y concéntrese únicamente en su hijo. Al hacerlo, le demuestra a su hijo que valen sus preciosos minutos.

Los estudios también han demostrado que participar en juegos saludables puede beneficiar a los niños de varias maneras. Por ejemplo, un estudio encontró que las probabilidades de que un niño sea feliz aumentan y su riesgo de depresión y ansiedad disminuye cuando juega. 

Además, reír y jugar juntos son excelentes para aliviar el estrés para usted y su hijo. También es una excelente manera de olvidarse de la pandemia por un tiempo y simplemente disfrutar el uno del otro.

Mientras juega con su hijo, no solo fortalecerá su relación y vínculo, sino que probablemente también se divertirá. Ver a un padre dejar de lado las preocupaciones puede asegurar a los niños que ellos también pueden hacer eso.

Esté atento a las banderas rojas

Algunos niños son naturalmente un poco cohibidos o un poco más pesimistas que otros. Eso no es necesariamente un problema. Sin embargo, hay una línea en la que las luchas normales se convierten en motivo de preocupación.

Si nota que su hijo se siente triste o demasiado ansioso por situaciones normales, como conocer gente nueva, es posible que haya un problema.   Del mismo modo, un cambio de humor o comportamiento que dure más de dos semanas también podría ser un signo de un problema. 

Con toda la incertidumbre que rodea al COVID-19 y lo que significa para el año escolar, no se sorprenda si nota algunos cambios en la salud mental de su hijo. Esté más atento si nota que tienen dificultades para dormir, muestran cambios en los hábitos alimenticios, lloran más de lo normal y están más irritables.

Además, esté atento a los problemas de concentración, la incapacidad para quedarse quieto y las dificultades para concentrarse en la tarea en cuestión. La dificultad para funcionar en esas áreas son señales de alerta y deben justificar una llamada al médico de su hijo.

Sin embargo, antes de preocuparse demasiado, recuerde que es posible que el problema no sea demasiado grave o duradero. A veces, un poco de estrés puede hacer que un niño muestre algunos signos preocupantes, pero generalmente desaparece.

Busque ayuda profesional

Se estima que solo el 21% de los niños con problemas de salud mental reciben tratamiento.  Eso significa que la gran mayoría de los niños con problemas de salud mental no reciben la ayuda que necesitan.

Puede parecer una decisión drástica, pero nunca es demasiado pronto para que un niño consulte a un proveedor de salud mental . De hecho, incluso podría ser necesario que toda la familia asista a la consejería familiar, incluso si solo un niño muestra algunos síntomas de mala salud mental. La consejería no solo puede ayudar a mejorar la salud mental de su hijo, sino que también puede brindar recursos y apoyo a los padres que también pueden estar luchando.

Sea proactivo para mantener a su hijo lo más sano mentalmente posible. Pero si ve signos de un problema, hable con el médico de su hijo  sobre sus preocupaciones. La intervención temprana puede ser clave para tratar los problemas de la manera más eficaz posible. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas