Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 30 de marzo de 2021

Ayude a su hijo superdotado a calmar los miedos intensos


 Todos los niños pueden experimentar miedos, especialmente de noche, pero los miedos de un niño superdotado pueden ser bastante intensos. El hecho de que sus miedos sean intensos no debería ser una sorpresa porque los niños superdotados son intensos en casi todo . A veces, los niños superdotados pueden volverse tan temerosos que se acercan a debilitarlos. 

Algunas causas de los miedos

Los miedos pueden deberse a varios factores. Algunos miedos son el resultado de experiencias traumáticas. Estos tipos de miedos están más allá del alcance de este artículo.

Aunque algunas de las estrategias discutidas aquí pueden ser de alguna ayuda, los temores que surgen de experiencias traumáticas pueden requerir tratamiento profesional . Los niños que son testigos de violencia, por ejemplo, necesitan hablar con un terapeuta o consejero.

Más comúnmente, los miedos infantiles pueden ser el resultado de una imaginación activa. Los niños superdotados que tienen una sobreexcitación emocional y una sobreexcitabilidad imaginativa pueden ser especialmente susceptibles a estos miedos y pueden sentirlos con mucha intensidad. 

Los niños pequeños imaginarán monstruos en el armario y hombres del saco debajo de sus camas. Las sombras en movimiento proyectadas por las cortinas que soplan con la brisa de una ventana abierta pueden hacer que un niño se imagine una criatura invisible volando hacia la habitación.

Incluso los niños que tienen la edad suficiente para reconocer la diferencia entre la fantasía y la realidad pueden a veces volverse temerosos.

Los niños mayores desarrollan miedos sociales como el miedo a hablar frente a grupos. Este tipo de miedo también puede ser el resultado de una imaginación activa. Un niño puede imaginar lo peor que le puede pasar, como tropezarse en el camino hacia el frente de la clase, cometer un error o que se rían de él.

Cómo ayudar a calmar los miedos

Decirle a un niño que sus miedos no son razonables o simplemente decirle: "No te preocupes", no ayudará al niño a dejar esos miedos atrás. Si fuera tan fácil, pocos niños tendrían miedo. En su lugar, dele a su hijo una variedad de estrategias para que las use para hacer frente a sus miedos. Aquí hay algunas cosas que puede intentar para ayudar a calmarlos.

Usa la imaginación

Si los temores de un niño provienen de una imaginación vívida, puede ayudarlo a aprender a enfocar su imaginación de manera positiva. Por ejemplo, un niño que imagina monstruos en el armario o hombres del saco debajo de la cama puede usar la misma imaginación para evocar guerreros o ángeles que vengan y persigan a los monstruos y hombres del saco.

Trabaje con su hijo para ayudarlo a comprender cómo usar esa imaginación vívida de manera positiva.

Practique cuando su hijo no tenga miedo, como durante el día. Pídale a su hijo que hable sobre lo que imagina que está sucediendo durante esos momentos de miedo.

Luego pídale a su hijo que piense en lo que podría suceder para mejorar esa situación. Un niño que está imaginando monstruos en el armario, por ejemplo, podría intentar imaginar a un caballero que viene a luchar y ahuyentar a los monstruos.

Su hijo puede tener un héroe o heroína favorito y, de ser así, su hijo puede llamar a ese héroe para que venga y ayude a vencer a los villanos imaginarios. Los niños que son capaces de imaginar eventos aterradores son capaces de imaginar resultados positivos de esos eventos.

Para los niños que son fanáticos de Harry Potter, hablen sobre el hechizo "Ridículo". Es otra forma de enfocar la imaginación para alejar los miedos. En lugar de conjurar a un héroe para que acuda en su ayuda, su hijo puede imaginar al monstruo y luego imaginar algo que lo haga divertido.

Los niños mayores cuyos miedos se centran más en situaciones sociales públicas en lugar de monstruos en el hogar también pueden usar esta estrategia. Un niño que puede imaginarse a la gente riéndose de ellos mientras dan un discurso, por ejemplo, puede aprender a imaginarse a la gente vitoreando.

En este caso, es una cuestión de pensamiento positivo. El pensamiento negativo lleva a imaginar resultados negativos, mientras que el pensamiento positivo lleva a imaginar resultados positivos.

Independientemente de la edad de un niño o del tipo de miedo que tenga, esta estrategia requiere tiempo para desarrollarse. El pensamiento negativo y la concentración en los miedos no se pueden modificar de la noche a la mañana.

Ciertos tipos de accesorios pueden ayudar a los niños temerosos a lidiar con los miedos. Por ejemplo, elija un accesorio que pueda usarse para alertar a las fuerzas del bien para ayudar a combatir a los monstruos u otras criaturas aterradoras. Este accesorio puede ser una pequeña campana o un peluche que hace ruido cuando se aprieta.

Tocar el timbre o apretar al animal sirve como una llamada de ayuda, pero también es una señal para que el niño active su imaginación de manera positiva. Este tipo de utilería funciona bien en combinación con el uso de su imaginación.

Una botella de spray llena de agua es otro accesorio que puedes usar. Haga que su hijo tenga este biberón a la mano por la noche, cuando por lo general tiene miedo.

Dígale a su hijo que la botella está llena de una poción mágica que se evapora o asusta a los monstruos y otras criaturas malas. Esta estrategia es más efectiva para los niños más pequeños, aunque los niños mayores pueden usar su imaginación para hacer que esta estrategia sea útil.

Por ejemplo, un niño mayor puede saber muy bien que la botella está llena de agua y que no existe tal cosa como una poción mágica, pero usted puede explicar que la poción mágica imaginaria funciona igual de bien en criaturas temibles imaginarias. Nuevamente, ayude a su hijo a aprender a enfocar su imaginación para crear situaciones positivas en lugar de negativas.

Los accesorios pueden ser casi cualquier cosa que brinde consuelo a un niño. Incluso un teléfono de juguete puede utilizarse para convocar a las fuerzas del bien. Todo depende del niño y lo que encuentran estimula su imaginación.

Los niños mayores pueden llevar monedas de la suerte o amuletos especiales que usted les haya proporcionado. El accesorio en sí no es importante. Es el enfoque que proporciona el accesorio lo que es importante.

Por ejemplo, si el miedo ocurre principalmente por la noche, algunos niños pueden sentirse mejor con una luz nocturna . Otros niños pueden encontrar que las sombras causadas por una luz nocturna solo dan a su imaginación más de qué alimentarse.

En estas situaciones, su hijo puede necesitar más luz. Tener las luces apagadas no es necesariamente la mejor condición para los niños con imaginación hiperactiva.

Si le preocupa que su hijo se acostumbre a dormir con las luces encendidas, recuerde que es raro que los niños se vayan a la universidad y tengan que dormir con las luces encendidas. Lo importante es que ayude a sus hijos a manejar sus miedos sin sofocar su imaginación.

Ayude a su hijo a aprovechar esa poderosa imaginación y ponerla a trabajar para ellos, y pronto sus miedos serán cosa del pasado. Si su hijo continúa luchando contra los miedos, hable con el pediatra de su hijo. Pueden ofrecer sugerencias e identificar cualquier problema que pueda estar causando los temores.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas