Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 5 de octubre de 2021

Recuperación y remisión del trastorno límite de la personalidad

 

Si usted o un ser querido ha sido diagnosticado con trastorno límite de la personalidad (TLP), su primera pregunta probablemente será si la afección se puede curar. Si bien no existe una cura definitiva para el TLP, es absolutamente tratable. De hecho, con el enfoque de tratamiento adecuado, puede estar bien encaminado hacia la recuperación y la remisión.


Si bien la remisión y la recuperación no son necesariamente una "cura", ambas constituyen el tratamiento exitoso del TLP. Por definición:

  • La remisión es la etapa en la que ya no cumple con los criterios especificados para un diagnóstico de TLP.
  • La recuperación está menos definida, pero sugiere que puede funcionar en todos los aspectos de su vida durante un período de tiempo prolongado. Esto incluye mantener un trabajo y mantener relaciones significativas.
Objetivos de tratamiento
En el pasado, muchos médicos creían que el TLP era intratable y lo agrupaban junto con otras afecciones difíciles de tratar como el trastorno de personalidad antisocial (ASPD). A medida que los científicos han adquirido más conocimientos sobre el trastorno, los enfoques de tratamiento más nuevos han ayudado a muchos a lograr una remisión duradera del TLP, en algunos casos sin el uso de medicamentos.

Los resultados pueden diferir, y algunos responden mejor que otros. Pero en su mayor parte, con un tratamiento informado e individualizado, el TLP se puede controlar de la misma manera que la diabetes u otras afecciones crónicas. Es posible que la enfermedad no desaparezca, pero se puede controlar de una manera que permita una mejor calidad de vida.


Tasas de remisión
Un estudio de 2015 informó que la mayoría de las personas con TLP ya no cumplirán con los criterios de diagnóstico para la afección cuando lleguen a la edad adulta. Según todos los informes, la mayoría de las personas tienden a superar con el tiempo sus síntomas y lograr la remisión como parte del curso natural de la enfermedad. 

Un estudio publicado en 2012 siguió a 290 pacientes con TLP cada dos años durante 16 años. Lo que encontraron fue que la remisión (definida como no cumplir con los criterios de diagnóstico durante al menos dos años) tendía a ocurrir espontáneamente dentro de los dos a ocho años del diagnóstico y el tratamiento inicial.


Después de 16 años, el 99% había logrado una remisión de dos años, mientras que el 78% había experimentado una remisión de ocho años. El mismo estudio reveló que las recaídas de los síntomas también tendían a disminuir con el tiempo, desde un máximo del 36% después de dos años hasta alrededor del 10% a los ocho años.

Sin embargo, es importante señalar que estas estadísticas se basan en personas que fueron diagnosticadas y tratadas por TLP. Los resultados no incluyeron qué tipos de tratamiento se proporcionaron o qué terapias de mantenimiento se pudieron haber utilizado. Como tal, no está claro en qué medida los diversos tratamientos influyeron en las tasas de remisión o si las personas no diagnosticadas también superarán la afección.


Enfoques de tratamiento
El tratamiento del TLP puede variar según la gravedad de los síntomas y / o cualquier trastorno concurrente. Las herramientas para el tratamiento generalmente incluyen psicoterapia y medicamentos.


Psicoterapia
El tratamiento principal para el TLP es la psicoterapia, también conocida como terapia de conversación.  Entre los diversos enfoques:

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es el enfoque estructurado fundamental de la terapia de conversación incorporada en todas las demás formas de psicoterapia.
La terapia conductual dialéctica (DBT) es un tipo de CBT que tiene como objetivo identificar y cambiar los patrones de pensamiento negativo, incorporando el entrenamiento de habilidades para controlar las emociones y tolerar la angustia.
La terapia basada en la mentalización (MBT) tiene como objetivo mejorar la mentalización (el proceso mediante el cual nos damos sentido a los demás y a nosotros mismos, implícita y explícitamente).
La terapia centrada en esquemas (SFT) tiene como objetivo identificar y cambiar patrones de pensamiento y comportamiento profundamente arraigados asociados con nuestro pasado (generalmente aquellos a los que nos aferramos para la supervivencia emocional).
La terapia centrada en la transferencia (TFT) tiene como objetivo evitar que los sentimientos negativos sobre experiencias pasadas y personas se transfieran a experiencias y personas actuales.
El entrenamiento de sistemas para la predictibilidad emocional y la resolución de problemas (STEPPS) es un programa educativo de 20 semanas que ayuda a las personas con TLP a identificar los comportamientos y sentimientos asociados con su diagnóstico y les brinda las habilidades necesarias para cambiar los comportamientos y manejar los sentimientos.
Todas estas terapias son apropiadas para el tratamiento del TLP y abordan el trastorno de formas ligeramente diferentes. No hay uno que sea intrínsecamente mejor que los demás. La elección depende en gran medida de la eficacia de sus interacciones con su terapeuta y de su apertura a la técnica.

Nunca tema preguntar por qué el terapeuta ha elegido una práctica terapéutica específica. Puede ayudarlo a comprender mejor los objetivos del tratamiento y decidir si es el enfoque adecuado para usted.

Medicamentos
Los medicamentos pueden ser útiles para tratar algunos de los síntomas del TLP. 5  Si bien no siempre se necesitan medicamentos, algunos de los que se recetan con más frecuencia incluyen:

  • Antidepresivos , incluidos los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) que se utilizan habitualmente en la terapia de primera línea.
  • Antipsicóticos , como Zyprexa (olanzapina), que se sabe que reduce la impulsividad, la hostilidad y los síntomas psicóticos del TLP
  • Estabilizadores del estado de ánimo , incluidos Topamax (topiramato), Lamictal (lamotrigina) y Depakote (valproato semisódico) que pueden ser útiles en el tratamiento de la agresión del TLP.
  • Medicamentos contra la ansiedad , incluidos Ativan  (lorazepam), Klonopin  (clonazepam), Xanax  (alprazolam) y Valium  (diazepam)
Condiciones concurrentes
Según un informe del Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH), el 85% de las personas con TLP tendrán al menos otro trastorno de salud mental, incluidos trastornos de ansiedad , trastornos del control de impulsos , trastornos por abuso o dependencia de sustancias y trastornos del estado de ánimo ( como trastorno depresivo mayor o TDM). 

Las personas con TLP a menudo también cumplirán los criterios para otros trastornos de la personalidad . El número promedio de condiciones concurrentes en el TLP es de tres. Estas afecciones concurrentes (también conocidas como comorbilidades) pueden hacer que el tratamiento sea mucho más complejo y resultar en diagnósticos retrasados ​​o perdidos debido a síntomas superpuestos.

Cuando se realiza un diagnóstico dual, el tratamiento generalmente se establece en etapas de manera que se trate primero el síntoma con mayor probabilidad de éxito. Por ejemplo, si también tiene MDD, una comorbilidad común de TLP, se le recetará un antidepresivo para reducir los síntomas de depresión comunes tanto en MDD como en TLP.

Si cree que tiene TLP o le han diagnosticado la afección, hay pasos que puede seguir para afrontar mejor la situación a medida que explora las opciones de tratamiento. 

Que no cunda el pánico . Recuerde que sus posibilidades de remisión son buenas. Como ocurre con todos los trastornos de salud mental, el diagnóstico y el tratamiento tempranos casi invariablemente ofrecerán mejores resultados que un diagnóstico y un tratamiento retrasados.
Busque especialistas con experiencia en TLP . Esto no solo evita diagnósticos y comorbilidades perdidos, sino que también mejora sus posibilidades de recibir el tratamiento más actualizado, idealmente con la menor cantidad de efectos secundarios y complicaciones.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas