Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

viernes, 8 de octubre de 2021

¿Qué es labilidad emocional?


¿Qué es labilidad emocional?

Las personas con gran labilidad emocional a menudo se describen como " sensibles " o con "piel fina".

Pueden pasar rápidamente entre emociones positivas como la felicidad, la alegría, la emoción, el entusiasmo y la diversión. Pero también tienden a experimentar sentimientos negativos como la tristeza más profundamente que otros.

Labilidad emocional

La labilidad emocional es la tendencia a cambiar rápida y dramáticamente entre diferentes estados emocionales.

El término proviene de la palabra latina labilis que significa "tambalearse, balancearse o moverse de manera inestable". Otros términos para la labilidad emocional incluyen estado de ánimo lábil , afecto lábil y reactividad.

La labilidad emocional se observa comúnmente en personas con trastornos de la personalidad, como el trastorno límite de la personalidad, pero también puede ocurrir en afecciones como el trastorno bipolar y el trastorno de estrés postraumático (TEPT) .

La labilidad emocional es diferente al mal humor o alguien que tiene una "mecha corta". Las personas con gran labilidad emocional experimentan cambios repentinos y dramáticos que no son provocados por algo específico. Sus sentimientos fluctúan rápida e impredeciblemente. Pueden sentirse bien un minuto y luego enojados o tristes al siguiente sin previo aviso.

Estos cambios repentinos de humor pueden ser extremadamente frustrantes para familiares y amigos que luchan por comprender qué desencadena estos cambios y cómo podrían responder cuando una persona con labilidad emocional está alterada.

Historia de labilidad emocional

El término labilidad emocional fue introducido por primera vez por el psicólogo francés Guillaume Duchenne, autor del libro El mecanismo de la expresión facial humana. Lo usó para describir a las personas que lloran con facilidad, pero también notó otros tipos de labilidad emocional, como reír, sonrojarse y temblar.

Más tarde, el psicólogo Peter McKeller 2 introdujo un nuevo concepto al identificar a los individuos con "estado de ánimo lábil" y describirlos como de "temperamento lábil". McKeller observó que las personas con un estado de ánimo lábil experimentaron cambios significativos en la autoestima, la tristeza, la felicidad y la ira.

En la década de 1970, los investigadores comenzaron a expandir esta idea de labilidad emocional al estudiar sus efectos en niños emocionalmente sensibles o que se alteran fácilmente. Poco después, la labilidad emocional se clasificó como uno de los síntomas del trastorno límite de la personalidad .

Signos de labilidad emocional

Los siguientes son signos comunes de labilidad emocional que incluyen:

Emociones intensas y rápidos cambios de humor. Las personas con alta labilidad emocional experimentan sentimientos intensos que cambian rápidamente y cambian con frecuencia a lo largo del día, incluso cuando no hay una razón aparente para que ocurran estos cambios.

Reacciones inapropiadas a eventos que podrían afectar el estado de ánimo. La labilidad emocional también puede implicar respuestas inapropiadas. Por ejemplo, una persona con gran labilidad emocional puede reírse en un funeral o deprimirse gravemente si su equipo deportivo pierde.

Dificultad para controlar las emociones. Las personas con gran labilidad emocional son incapaces de controlar la intensidad de sus sentimientos. No pueden "salir" rápidamente de los estados de ánimo negativos, incluso cuando lo desean, lo que puede dificultar el mantenimiento de las amistades y las relaciones.

Tipos de labilidad emocional

Hay dos tipos comunes de labilidad emocional:

Estado de ánimo disfórico / lábil. Este tipo se caracteriza por cambios de humor repentinos y rápidos. Por ejemplo, una persona puede sentirse feliz y emocionada y luego deprimirse o entristecerse sin previo aviso. Estos cambios pueden ser impredecibles y suceder más de dos veces por semana.

Episodios maníacos / hipomaníacos . Estos episodios involucran cambios repentinos, rápidos y persistentes en el estado de ánimo que duran varios días. Este tipo de labilidad emocional se asocia con el trastorno bipolar y puede incluir sentimientos de euforia, irritabilidad o agitación, junto con sueño reducido, pensamientos acelerados y comportamiento de riesgo. Las personas que experimentan estos cambios también pueden participar en comportamientos imprudentes, como gastar juergas o asumir muchos proyectos nuevos.

Causas de labilidad emocional

Afecto pseudobulbar... Se trata de un tipo de labilidad emocional que puede deberse a daños cerebrales o enfermedades neurológicas. Puede desencadenarse por una lesión cerebral traumática, accidente cerebrovascular, esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson y otros problemas de salud. Las personas con esta afección también pueden experimentar risa o llanto incontrolados.

Trastornos del estado de ánimo. Esto incluye afecciones como el trastorno bipolar y la depresión.

Efectos secundarios de los medicamentos . Algunos medicamentos pueden causar labilidad emocional, incluidos ciertos antidepresivos.

Uso de sustancias. El alcohol y las drogas ilícitas como la marihuana, el éxtasis y la PCP pueden provocar labilidad emocional.

Trastorno límite de la personalidad. Las personas con esta afección a menudo experimentan cambios rápidos de humor y arrebatos que pueden afectar sus relaciones personales, sociales y profesionales. También pueden participar en comportamientos riesgosos, como la promiscuidad o las juergas de gastos, cuando se sienten positivos.

Impacto de la labilidad emocional

Las personas con labilidad emocional a menudo sienten que todos los que les rodean son mejores o más exitosos que ellos. Pueden sentir envidia de otras personas que tienen amigos, relaciones o personas que los respetan.

Las personas con labilidad emocional pueden evitar las actividades sociales o los eventos profesionales porque saben que su estado de ánimo podría interferir. Esto puede afectar el sentido de autoestima, confianza en sí mismo y fe en sí mismo de una persona.

Ser incapaz de controlar la intensidad de las emociones también puede afectar la vida cotidiana. Por ejemplo, las personas con labilidad emocional pueden encontrar un desafío para concentrarse en las tareas o mantenerse organizadas. También pueden tener problemas para controlar sus emociones cuando experimentan malas noticias, lo que puede causarles angustia y ansiedad que empeoran la situación.

Tratamiento para labilidad emocional

El tratamiento de la labilidad emocional depende de la causa subyacente. 8 Por ejemplo, un médico puede recetar antidepresivos para ayudar con los cambios de humor relacionados con la depresión o el trastorno bipolar.

En algunos casos, el tratamiento puede implicar entrenamiento en técnicas de relajación como respiración profunda y meditación. Los terapeutas también pueden enseñarle a la persona a lidiar con sus sentimientos de una manera sana y constructiva.

Si su ser querido está luchando contra la labilidad emocional, asegúrese de que obtenga ayuda. Hable con ellos acerca de recibir un diagnóstico y trabajar en opciones de tratamiento que puedan tener un impacto positivo en su vida. Si usted mismo experimenta estos síntomas, hable con su médico sobre sus opciones.

Hacer frente a la labilidad emocional

Hacer frente a la labilidad emocional puede ser un desafío. Sin embargo, existen formas saludables de lidiar con este problema:

Haz algo que te haga sentir bien . Ya sea que se trate de salir a caminar con un amigo o pasar tiempo a solas, asegúrese de practicar el cuidado personal y la autocompasión.

Tómate un descanso si es necesario . Tómese un tiempo lejos de las personas y situaciones que lo hagan sentir incómodo.

Dígase la verdad sobre sus sentimientos . Date cuenta de que tus emociones a veces no están bajo tu control y haz lo que sea mejor para ti a pesar de ellas.

Cuídate en casa y en el trabajo . Duerma lo suficiente, coma alimentos saludables y haga ejercicio con regularidad.

Recuerda que la gente está de tu lado . No tema pedir ayuda a amigos y familiares que se preocupan por usted. Esto puede marcar una gran diferencia cuando se trata de lidiar con la labilidad emocional de manera efectiva.

Si los síntomas de la labilidad emocional le causan problemas en entornos sociales o profesionales, hable con un terapeuta sobre las opciones de tratamiento. Si está preocupado por los cambios de humor y los arrebatos de otra persona, hable con ellos para obtener ayuda de profesionales que puedan brindar apoyo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas