Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 5 de octubre de 2021

¿Qué es la cleptomanía?

 

La cleptomanía es una condición caracterizada por un impulso irresistible de robar. Las personas robarán artículos que no necesitan, que podrían permitirse comprar o que tienen poco o ningún valor monetario. Las personas con cleptomanía experimentan una tensión que se alivia al cometer el robo. 

La cleptomanía a menudo surge en algún momento de la adolescencia y aparece con más frecuencia en mujeres que en hombres.  Dado que robar es ilegal, este trastorno puede tener consecuencias legales importantes.

Las personas con cleptomanía pueden enfrentar arresto, juicio y encarcelamiento como resultado de sus síntomas. Un estudio de pacientes clínicos encontró que más del 68% de los que tenían cleptomanía habían sido arrestados por robar. Poco más del 20% de estos pacientes habían sido condenados y encarcelados por sus delitos. 

Signos y síntomas
Según los criterios diagnósticos establecidos por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría en el DSM-5 , la cleptomanía se caracteriza por una repetida incapacidad para resistir el impulso de robar. Las personas con esta afección experimentan una acumulación de tensión antes del robo y la consiguiente liberación de ansiedad y tensión al cometer un robo. Robar resulta en sentimientos de gratificación, alivio e incluso placer. 

Si bien el robo puede aliviar la tensión que estaba experimentando la persona, es posible que se quede con sentimientos de culpa y remordimiento después del crimen. Los sentimientos de vergüenza, auto-recriminación y remordimiento son bastante comunes después de un episodio de robo. 
Es importante señalar que la cleptomanía no implica robo para beneficio personal.  Las  personas con esta afección no están robando cosas basadas en un incentivo financiero o porque codician los artículos que toman. Estos robos tampoco están relacionados con no poder pagar los artículos en cuestión. En muchos casos, los artículos en sí pueden tener poco o ningún valor monetario.


A veces, una persona con cleptomanía guardará los artículos en algún lugar, a menudo para que nunca los mire ni los use. Otros pueden deshacerse de los objetos robados entregándolos a amigos y familiares o incluso devolviéndolos al lugar de donde fueron sacados.


Los episodios de robo no suelen implicar una planificación elaborada y suelen producirse de forma espontánea. Las  personas con esta afección pueden estar en un lugar público, como un centro comercial o un supermercado, cuando surge la necesidad de robar. La intensidad de estos impulsos puede variar. Las personas con esta afección pueden evitar cometer robos cuando existe una alta probabilidad de que se detecte su hurto, como cuando el personal de la tienda o las fuerzas del orden están cerca.


  • Un fracaso repetido para resistir el impulso de robar
  • Robar artículos sin valor o que no se necesitan
  • Sentimientos de alivio o placer durante el robo.
¿Qué más podría ser?
La cleptomanía se distingue del hurto normal porque los ladrones suelen planificar sus robos y realizar este comportamiento para adquirir los artículos que desean pero que no pueden pagar. Los individuos con cleptomanía, por otro lado, roban espontáneamente para aliviar la tensión que continúa acumulándose si no actúan. 

La cleptomanía puede ocurrir sola, pero a menudo también aparece junto con otras afecciones. Las personas con esta afección pueden ser propensas al consumo de sustancias y la  ansiedad , así como a otros trastornos asociados con el control de los impulsos. Algunos otros trastornos que pueden ocurrir junto con la cleptomanía incluyen: 

  • Trastornos del estado de ánimo
  • Trastorno de pánico
  • Trastorno de ansiedad por separación
  • Trastorno dismórfico corporal
  • Trastorno obsesivo compulsivo
  • Otros trastornos del control de impulsos.
También se ha demostrado que el trastorno está asociado con el consumo de sustancias y alcohol . Algunos expertos sugieren que puede haber algún tipo de vínculo genético compartido entre los trastornos por uso de sustancias y la cleptomanía.

La investigación también ha encontrado que al 73 por ciento de las personas con cleptomanía también se les diagnostica un trastorno afectivo en algún momento de sus vidas. 6 Los  estudios también sugieren tasas de comorbilidad igualmente altas con otras afecciones psiquiátricas, incluidos los trastornos de ansiedad , el trastorno bipolar y los trastornos alimentarios.

También se ha descubierto que entre el 43 y el 55% de las personas con cleptomanía tienen un trastorno de personalidad concurrente, siendo el trastorno de personalidad paranoide y el trastorno de personalidad histriónica los más comunes.

Para diagnosticar la cleptomanía, primero se debe establecer que los síntomas no pueden explicarse mejor por otra condición psiquiátrica como un trastorno de conducta o un trastorno de personalidad antisocial.

Causas
Las causas exactas de la cleptomanía están bajo investigación, aunque se sugiere que tanto las influencias genéticas como las ambientales pueden influir. Diferentes perspectivas en psicología han sugerido algunas posibles explicaciones:

El enfoque psicoanalítico : las explicaciones psicoanalíticas de la cleptomanía la han conceptualizado de diversas formas. Algunos sugieren que las personas se ven impulsadas a obtener objetos para compensar simbólicamente algún tipo de pérdida o negligencia temprana. Según este enfoque, el tratamiento del trastorno consiste en descubrir las motivaciones subyacentes de la conducta.

El enfoque cognitivo-conductual: las explicaciones cognitivo-conductuales sugieren que el trastorno puede comenzar cuando un individuo es reforzado positivamente por robar algo. Después de que ocurre el primer robo sin consecuencias negativas, es más probable que el comportamiento vuelva a ocurrir en el futuro.

Eventualmente, las señales que se asocian con las acciones de robo se vuelven muy fuertes, lo que hace que sea mucho más probable que continúe. Cuando una persona se encuentra en una situación en la que están presentes señales ambientales similares, puede encontrar la abrumadora necesidad de robar simplemente irresistible.

Debido a que el acto de robar alivia el estrés y la tensión que el individuo estaba experimentando, el comportamiento también se asocia con el alivio del estrés. Con el tiempo, el individuo puede comenzar a robar como un medio para afrontar y aliviar el estrés.

El enfoque biológico : las explicaciones biológicas sugieren que el comportamiento puede estar relacionado con regiones específicas del cerebro y una posible desregulación de ciertos neurotransmisores . Algunos estudios han relacionado la aparición de la cleptomanía con la disfunción en el lóbulo frontal del cerebro.  En dos casos reportados, un traumatismo directo en el lóbulo frontal resultó en síntomas físicos como mareos, síntomas conductuales como agresión y síntomas cognitivos como pérdida de memoria seguidos de la aparición repentina de comportamientos relacionados con la cleptomanía.

Los estudios también han demostrado que los ISRS se han utilizado para tratar eficazmente la cleptomanía, lo que indica que la regulación de la serotonina podría estar involucrada. Otros neurotransmisores como la dopamina y los opiáceos endógenos también pueden desempeñar un papel en el desarrollo del trastorno.

Predominio
¿Qué tan común es la cleptomanía? Se cree que es relativamente raro. Las estimaciones sitúan la prevalencia de por vida en algún lugar entre 0,3 y 0,6 de la población, aunque también se ha sugerido que el número real puede ser mayor.  Algunos sugieren: 


  • Se desconoce la prevalencia exacta de la cleptomanía, pero se estima que afecta a aproximadamente 1,2 millones de adultos estadounidenses, o 6 de cada 1000 adultos.
  • Se estima que la cleptomanía representa el 5 por ciento de todos los robos en tiendas, lo que se traduce en una pérdida económica anual de alrededor de $ 500 millones.
  • Debido a que las personas pueden sentirse avergonzadas o avergonzadas de su condición, se cree que el trastorno no se informa. No existen datos nacionales que evalúen la prevalencia en la población general, pero los números extraídos de muestras clínicas sugieren que la cleptomanía puede ser mucho más común de lo que se creía anteriormente. Por ejemplo, un estudio de pacientes clínicos encontró que casi el 3.4-28 por ciento informó síntomas actuales consistentes con cleptomanía. 

Diagnóstico
La cleptomanía generalmente es diagnosticada por un médico o un profesional de la salud mental. Debido a que la cleptomanía comúnmente coexiste con otras afecciones como los trastornos alimentarios, el abuso de sustancias y alcohol y los trastornos de ansiedad, a menudo se diagnostica cuando las personas son derivadas a un médico por sus síntomas psiquiátricos comórbidos. El diagnóstico también puede ocurrir si los síntomas de la cleptomanía han llevado a un arresto por robo.

Tras el examen inicial realizado por un médico, el paciente puede ser derivado a un psicólogo o psiquiatra para una evaluación adicional. El diagnóstico puede implicar la utilización de entrevistas con los pacientes y una revisión de los registros legales. La administración de escalas psicométricas como la Escala de Evaluación de Síntomas de Cleptomanía (K-SAS) o la Escala Obsesiva Compulsiva de Yale Brown, Modificada para Cleptomanía (K-YBOCS) también puede ser útil para hacer un diagnóstico.

La naturaleza reservada del trastorno, así como los sentimientos de culpa y vergüenza asociados, pueden interferir con el diagnóstico y el tratamiento. En algunos casos, las personas solo reciben un diagnóstico y tratamiento debido al contacto con el sistema legal como resultado de ser sorprendidos cometiendo un robo.

Tratamiento
Dos de los tratamientos más comunes para la cleptomanía incluyen:

Medicamentos : los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), así como otros antidepresivos, han demostrado su eficacia en el tratamiento de los síntomas de la cleptomanía y pueden utilizarse junto con la terapia cognitivo-conductual.

Psicoterapia : la terapia cognitivo-conductual se dirige tanto a los pensamientos como a los comportamientos que contribuyen al robo y se ha demostrado que tiene cierta eficacia para controlar los síntomas de la cleptomanía. 
La psicoterapia es a menudo una primera línea de tratamiento para los trastornos del control de impulsos, con el objetivo de ayudar al paciente a aprender a reconocer sus impulsos, descubrir por qué actúan sobre estos impulsos y encontrar formas más apropiadas de aliviar los impulsos y la tensión. Recientemente ha habido un cambio hacia el uso de intervenciones psicofarmacológicas junto con enfoques psicoterapéuticos.

La intervención temprana y el tratamiento eficaz son importantes para ayudar a las personas que experimentan los síntomas de la cleptomanía a evitar la angustia innecesaria y las consecuencias legales asociadas de su condición. También es importante tratar cualquier afección concurrente que pueda estar presente con las intervenciones adecuadas.

La cleptomanía es una afección psiquiátrica grave que puede tener un impacto importante en el funcionamiento y la vida de una persona. El trastorno no solo puede provocar una angustia significativa, sino que también puede tener consecuencias legales graves para las personas que son sorprendidas robando. El arresto, el encarcelamiento y los costos legales no son infrecuentes para las personas con cleptomanía.

Afortunadamente, hay pasos que puede seguir si usted o alguien que conoce padece cleptomanía. Con el tratamiento adecuado, puede encontrar formas de hacer frente a sus impulsos y reemplazar los comportamientos negativos por otros más beneficiosos. Si sospecha que puede tener cleptomanía, consulte a su médico o un profesional de la salud mental para determinar un plan de tratamiento que sea más apropiado para sus necesidades.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas