Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

miércoles, 6 de octubre de 2021

La masculinidad tóxica y el panorama cambiante de lo que significa ser hombre

 

En la conciencia social en constante cambio, la discusión sobre la masculinidad tóxica sigue siendo omnipresente, esencial y en evolución. En los últimos años, los atributos de las expectativas masculinas negativas se han combatido en nombre de la igualdad de género, la armonía social y la salud mental.


Para muchos hombres, las expectativas de la hombría se inculcan a una edad temprana. Instrucciones como " hombre arriba ", "haz crecer un par" y "no llores" están arraigadas en la psique de los niños, inculcando el miedo a parecer débiles o cobardes. Las expectativas de masculinidad pueden provenir de padres, maestros y compañeros. Si bien la intención suele ser sin malicia, estos sentimientos plantan una semilla de desalineación social.


Los hombres que internalizan genuinamente la idea de una expectativa tradicionalmente masculina pueden enfrentar algunos problemas preocupantes. “ The Boys Are Not All Right ”, un famoso artículo de opinión publicado en The New York Times en 2018, analiza el aislamiento, la frustración y el costo emocional que pueden tener los hombres cuando no encajan en una caja tradicional. Esta pieza también agrega que las conversaciones, el tratamiento y la vulnerabilidad necesarios para abordar estos problemas están fuera del ámbito de la masculinidad tradicional, cerrando las puertas a una posible solución.


Sin embargo, algunos hombres rechazan la visión tradicional de la masculinidad y optan por una definición más evolucionada y equitativa de lo que significa ser hombre en 2021. Reconocen los efectos tóxicos que pueden tener estas expectativas tóxicas y trabajan duro para cambiarlas. Las organizaciones, los profesionales médicos y los hombres jóvenes están intentando cambiar esta idea de masculinidad, y los hombres animan a otros a valorar sus relaciones , personalidad y salud mental por encima de lo que tradicionalmente se espera.


¿Cuándo se vuelve tóxica la masculinidad?

La masculinidad, como cualquier concepto social, no se define fácilmente. La hombría como práctica es diferente a lo largo del tiempo, las culturas y las personas. Aunque, en casi todos los sentidos, los atributos que se esperan de los hombres están construidos socialmente. 

En los medios occidentales, se ha mostrado durante mucho tiempo a los hombres como fuertes, agresivos y emocionalmente incompetentes, lo que proporciona una caracterización de lo que se espera que sea la masculinidad tradicional. Si bien esto puede parecer solo personajes en la pantalla, la investigación ha demostrado que estos rasgos se esperan de la población masculina en general.


La Asociación Estadounidense de Psicología se refiere a esto como "ideología de la masculinidad". Específicamente, los estándares que se esperan de los hombres incluyen anti-debilidad, anti-feminidad , violencia y logro. Estos rasgos se conocen más comúnmente como masculinidad tóxica. 

La masculinidad tóxica no se trata simplemente de ser un hombre en el vacío, sino del impacto negativo que estas creencias sobre la masculinidad pueden tener en los individuos y la sociedad. Si bien estas expectativas pueden ser introducidas inicialmente por otra persona, la presión para actuar de esa manera se siente con más fuerza internamente.


Divorcio y salud mental


A nivel social, los niños tienen muchas más probabilidades de tener problemas de conducta, agresión y, más tarde, más probabilidades de cometer delitos violentos. La expectativa de ser duros, dominantes y violentos puede hacer que los hombres y los niños sean más propensos a cometer estos actos antisociales.

Sin embargo, lo más destacado a nivel individual es la probabilidad reducida de que los hombres busquen servicios de salud mental para sus problemas. La tensión que sienten los hombres para cumplir este papel particular de la masculinidad tradicional puede causar graves problemas psicológicos. Sin embargo, los hombres todavía se sienten presionados a evitar el tratamiento en aras de permanecer dentro de la ideología masculina. 


Los hombres y la salud mental

Tradicionalmente, la búsqueda de un tratamiento de salud mental por parte de los hombres ha recibido un apoyo mínimo. Las expectativas de fuerza o expresión estoica pueden impedir que los hombres se comuniquen con un profesional de la salud mental cuando lo necesiten. Pero no tiene por qué ser así

Un estudiante de la Universidad Central de Michigan dice: “Hay una gran ironía en andar actuando como si no fueran [hombres] débiles, pero lo más débil que puedes hacer es fingir que no tienes ningún problema y elegir no para abordarlos ".

Darles a los hombres las herramientas para hablar sobre su situación y sentimientos puede ser el primer paso hacia la eliminación de la masculinidad tóxica. Generalmente, la vulnerabilidad emocional se ve como una debilidad y se evita a toda costa. Especialmente en el consultorio de un profesional médico, estar abierto a expresar emociones es vital para el tratamiento.

Hay una gran ironía en andar actuando como si no fueran [hombres] débiles, pero lo más débil que puedes hacer es fingir que no tienes ningún problema y elegir no abordarlo.

- ESTUDIANTE DE LA UNIVERSIDAD CENTRAL DE MICHIGAN

Akeem Marsh, MD , psiquiatra de niños, adolescentes y adultos, discutió algunas de las formas en que los hombres necesitan cambiar su perspectiva al hablar de sus emociones. "Trato de explicarles a mis pacientes varones que llorar es muy normal, deberían llorar así, esto es algo triste". Discute cómo este nivel básico de comunicación es necesario para aliviar el estrés y expresar nuestra tristeza.

Sin poder expresar emociones, “lo máximo que puedes hacer es reprimir tus emociones, y luego, cuando haces eso, realmente te está consumiendo y lastimando por dentro”, dice.


Intento explicarles a mis pacientes varones que el llanto es muy normal.

- AKEEM MARSH, MD

La presión de la masculinidad tóxica para evitar estar dispuesto a ayudar tiene implicaciones reales más allá del estigma social. Los hombres tienen casi cuatro veces más probabilidades de suicidarse, lo que contribuye a un número significativo de muertes en hombres antes de los 50 años. 

Sin embargo, este no tiene que ser el caso. Los hombres no tienen por qué estar destinados a sentimientos de inseguridad para buscar ayuda o expresar emociones. El objetivo de cambiar esta idea no se hará rápidamente, pero se está trabajando.


¿Qué está cambiando?

En los crecientes cambios del año pasado, uno de ellos es la mayor visibilidad de la vulnerabilidad. Numerosos personajes famosos han contado sus propias historias personales sobre cómo han luchado con problemas de salud mental y han animado a otros a hacer lo mismo.

Más recientemente, los Juegos Olímpicos han abierto las puertas para debates sobre salud mental en los niveles atléticos más altos. Aunque no compite, Michael Phelps ha aprovechado la oportunidad para ser más abierto sobre su lucha contra la depresión.

Otras celebridades como Ryan Reynolds, Jim Carrey y Dwayne "The Rock" Johnson también se han tomado el tiempo para discutir cómo la salud mental afecta sus vidas. Si bien estas superestrellas pueden tener más recursos disponibles para ellos, la visibilidad de su discusión no se puede reemplazar.

“La conversación sobre salud mental es más abierta, [hay] una mayor disponibilidad de recursos y voces con menos juicio”, dice otro estudiante.

Una conversación informal sobre los problemas de salud mental puede ser la clave para cambiar las ideas sobre cómo piensan los hombres sobre la debilidad emocional. Internet ofrece un gran lugar para hablar abiertamente sobre las emociones de los hombres, pero algunas organizaciones están llevando la conversación a quienes más lo necesitan.

Una organización se ha propuesto llevar la conversación sobre salud mental a áreas donde los hombres pueden hablar abiertamente sobre sus luchas: la barbería. El Proyecto Confess es una de esas organizaciones que ha hecho de las discusiones sobre salud mental para los hombres una prioridad del bienestar. El proyecto tiene como objetivo capacitar a los barberos como defensores de la salud mental, alentando a los hombres a compartir sus luchas y luego vinculándolos con recursos de salud mental.

Junto con organizaciones más pequeñas, grandes nombres como Gillette, The Movember Foundation y creadores en las redes sociales están realizando campañas para crear conciencia sobre los problemas de salud mental de los hombres.

La capacidad de discutir la masculinidad tóxica de una manera que critique sus efectos dañinos debe abordarse con la idea de ayudar a quienes la padecen.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas