Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

jueves, 30 de septiembre de 2021

Trastorno bipolar en niños

El trastorno bipolar de inicio en la infancia se asocia con un curso más grave de la enfermedad en comparación con las personas que no comienzan a experimentar síntomas hasta la edad adulta. La intervención temprana puede ser la clave para controlar los síntomas. 

Incluso si conoce a un adulto con trastorno bipolar, o si le han diagnosticado usted mismo, es posible que no se vea igual en un adolescente.

Cuándo buscar ayuda

Los niños y adolescentes con trastorno bipolar experimentan cambios severos de humor y comportamiento que son extremos y representan un cambio importante con respecto a su estado de ánimo y comportamiento típicos. Puede ser difícil saber cuándo los síntomas son lo suficientemente graves como para justificar una evaluación y, potencialmente, un diagnóstico, así que considere estos tres factores básicos: funcionamiento, sentimientos y familia. 

Marcha

Aquí hay algunas preguntas que debe hacerse sobre el funcionamiento de su hijo:

  • ¿Están los problemas de comportamiento de su hijo interfiriendo con su funcionamiento diario?
  • ¿Pueden jugar con otros niños de su edad?
  • ¿Pueden asistir a la escuela con regularidad?
  • ¿Las demandas de sus dificultades superan las necesidades de otros miembros de la familia, tal vez incluyéndote a ti?


Sentimiento

Aquí hay algunas preguntas que debe hacerse sobre los sentimientos de su hijo:

  • ¿Su hijo siente que algo anda mal con ellos?
  • ¿Se sienten abrumados al manejar las actividades normales en las que participan otros niños de su edad?
  • ¿Su hijo se preocupa por cosas en las que otros niños ni siquiera piensan?
  • Familia
  • ¿Hay antecedentes de enfermedades mentales en la familia de su hijo?


Las investigaciones indican que tener un padre o un hermano con trastorno bipolar aumenta las posibilidades de que su hijo lo desarrolle , aunque este factor de riesgo  puede ser significativo o no.


Síntomas

Si ha respondido "sí" a las preguntas en al menos dos de los tres puntos anteriores (funcionamiento, sentimientos y familia), probablemente sienta curiosidad por los síntomas específicos del trastorno bipolar. Los expertos no están de acuerdo sobre los síntomas exactos que pueden aparecer en el trastorno bipolar infantil y adolescente porque parecen manifestarse de manera diferente a los síntomas de los adultos, pero algunos de estos síntomas pueden incluir:


  • Ansiedad de separación
  • Rabietas y rabietas explosivas (que duran hasta varias horas)
  • Irritabilidad marcada
  • Comportamiento oposicional
  • Cambios de humor frecuentes
  • Distracción
  • Hiperactividad
  • Involucrarse en muchos proyectos o actividades a la vez
  • Más energía de lo normal
  • Menos necesidad de dormir
  • Impulsividad
  • Inquietud / inquietud
  • Estupidez, torpeza, vértigo
  • Pensamientos acelerados
  • Comportamiento agresivo
  • Grandiosidad
  • Comportamientos de riesgo
  • Estado de ánimo deprimido
  • Letargo
  • Baja autoestima
  • Dificultad para levantarse por la mañana.
  • Terrores nocturnos
  • Habla rápida o presionada
  • Pensamientos de muerte o suicidio


Si tiene pensamientos suicidas, comuníquese con la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 1-800-273-8255 para recibir apoyo y asistencia de un consejero capacitado. Si usted o un ser querido está en peligro inmediato, llame al 911.


Para obtener más recursos de salud mental, consulte nuestra Base de datos de la línea de ayuda nacional .


Diagnóstico

Si cree que su hijo puede tener trastorno bipolar (o cualquier otro problema de salud mental), hable con su médico. Programe una cita para discutir sus inquietudes.

Un médico puede derivarlo a un proveedor de tratamiento de salud mental para una evaluación completa. Es probable que un experto en salud mental quiera entrevistarlo a usted y a su hijo para tener una idea completa de los signos y síntomas.

No existe una prueba de laboratorio que identifique el trastorno bipolar. 

A veces, otras afecciones como la depresión o el TDAH tienen presentaciones similares; por lo que es importante ofrecer tanta información como pueda sobre el estado de ánimo, los patrones de sueño, el nivel de energía, la historia y el comportamiento de su hijo para ayudar a descartar otras posibilidades.


Tratamiento

El trastorno bipolar debe tratarse durante toda la vida de una persona. El  tratamiento puede requerir ajustes con el tiempo. El equipo de tratamiento de su adolescente puede recomendar:

Medicamentos:  un psiquiatra puede recetar medicamentos para estabilizar el estado de ánimo de su hijo. Es importante controlar la medicación de su hijo y estar atento a los efectos secundarios. Encontrar el medicamento adecuado y la dosis adecuada puede llevar algún tiempo, ya que no existe un solo medicamento que funcione mejor para todas las personas con trastorno bipolar. 

Terapia de conversación:  un terapeuta puede educar a su hijo sobre el trastorno bipolar y puede ofrecer estrategias de afrontamiento para ayudar a controlar los síntomas. La terapia a  menudo incluye a miembros de la familia. La terapia familiar puede abordar problemas de relación, problemas de manejo del comportamiento o estrategias para ayudar a toda la familia a sobrellevar la enfermedad mental de un  niño.

Es posible que se requiera una hospitalización psiquiátrica en un momento u otro si un niño presenta un riesgo agudo para la seguridad. Un intento de suicidio grave, pensamientos de suicidio con un plan claro, autolesión o psicosis son solo algunas de las posibles razones por las que un niño con trastorno bipolar puede necesitar permanecer en un hospital. 

El tratamiento funciona mejor cuando el niño, los padres, los médicos, los terapeutas y otros proveedores de tratamiento trabajan juntos como un equipo. Por lo tanto, es importante asistir a las citas de su hijo adolescente, hacer preguntas, comunicarse con otros proveedores de tratamiento y continuar educándose sobre las necesidades de salud mental de su hijo. 

Un terapeuta o psiquiatra puede solicitarle que registre el estado de ánimo, los patrones de sueño o el comportamiento de su adolescente. Hacer un seguimiento del progreso de su hijo puede ayudar a los proveedores de tratamiento a determinar qué tan bien están funcionando la terapia o los medicamentos para mantener estable el estado de ánimo de su hijo. 

Riesgos con los adolescentes

Los adolescentes ya son propensos a  comportamientos de riesgo , pero ese riesgo se multiplica cuando el adolescente también tiene trastorno bipolar. Esté atento al abuso de sustancias, como beber o consumir drogas, así como al  comportamiento suicida.

El riesgo de suicidio en personas con trastorno bipolar se encuentra entre los más altos de todos los trastornos psiquiátricos.

Los estudios muestran que entre el 25% y el 60% de los adultos con trastorno bipolar hacen al menos un intento de suicidio a lo largo de su vida y entre el 8% y el 19% de las personas con trastorno bipolar mueren por suicidio. 

Se estima que la tasa de intentos de suicidio a lo largo de la vida de los jóvenes que viven con trastorno bipolar está entre el 20% y el 47%. 

Si a su hijo le han diagnosticado trastorno bipolar, tome en serio el riesgo de suicidio. Trabaje con los proveedores de tratamiento de su adolescente para evaluar los riesgos de su adolescente y desarrollar un plan de seguridad.


Condiciones comórbidas

Muchos niños con trastorno bipolar tienen una enfermedad mental adicional, adicción o trastorno de conducta. Algunas investigaciones han estimado que entre el 60% y el 90% de los jóvenes con trastorno bipolar también pueden tener  trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

Los trastornos de ansiedad, el uso de sustancias y los trastornos de conducta disruptiva se encuentran entre los otros problemas más comunes que pueden experimentar los niños con trastorno bipolar.


Apoyo en la escuela

Es importante trabajar con la escuela de su hijo si le han diagnosticado trastorno bipolar. Los funcionarios escolares pueden ayudarlo con un plan que apoyará mejor la educación de su hijo.

Las necesidades académicas de su hijo dependerán de sus síntomas y de sus problemas académicos. Si exhiben problemas de conducta en la escuela, los maestros pueden crear un plan de conducta que utilizará la acción disciplinaria apropiada.

Si tienen dificultades académicas, la escuela puede proporcionar servicios para ayudar a garantizar que puedan obtener una educación. Es posible que la escuela pueda ofrecer cosas como un horario modificado o un pase de pasillo que le permita a su adolescente visitar al consejero académico cuando sea necesario. Anime a su hijo a participar en reuniones para hablar sobre cómo la escuela también podría apoyar su educación.


Soporte en casa

El trastorno bipolar afecta a toda la familia, por lo que es importante trabajar juntos para ayudar a su hijo a controlar los síntomas.

Aprenda todo lo que pueda sobre el trastorno bipolar y las últimas opciones de tratamiento, y asegúrese de que otros miembros de la familia también lo aprendan. Es importante que los hermanos comprendan qué esperar.

Mantenga conversaciones periódicas con su hijo sobre el tratamiento y los problemas relacionados con el tratamiento. Existe una gran posibilidad de que en algún momento su hijo no quiera tomar medicamentos o asistir a terapia. Valide sus sentimientos y hable sobre la importancia de seguir las recomendaciones de los médicos.

También es importante que se cuide. Hacer frente a los desafíos de criar a un niño con trastorno bipolar puede ser estresante. Considere unirse a un grupo de apoyo para padres con adolescentes con trastorno bipolar (o enfermedad mental en general). Conectarse con otros padres puede ayudarlo a obtener apoyo emocional, así como consejos prácticos sobre cómo apoyar a su hijo.

Es común que los niños experimenten algunos de los síntomas enumerados anteriormente, y eso no significa necesariamente que tengan trastorno bipolar.

Si su hijo tiene dificultades con su funcionamiento diario o si tiene dificultades para sentirse normal, especialmente durante un período prolongado de tiempo, es posible que se justifique una evaluación por parte de un psiquiatra. Una opinión profesional e imparcial podría brindarle un poco de tranquilidad y quizás algunas habilidades nuevas para la crianza de los hijos. Hable con su pediatra y busque consejos para su preciado para que no cargue con sus preocupaciones o inquietudes solo. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas