Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

miércoles, 29 de septiembre de 2021

'Odio a mi familia:' qué hacer si te sientes así

 

No todos sienten una conexión cercana con sus familias. En algunos casos, las personas pueden incluso sentir que odian a sus familias. Debido a que las relaciones familiares a menudo se basan tanto en experiencias compartidas como en proximidad compartida, no es de extrañar que a veces puedan ser tensas.


Joshua Coleman, PhD, psicólogo clínico y autor de When Parents Hurt: Compassionate Strategies When You and Your Grown Child Don't Get Along sugiere que debido a que la sociedad está tan enfocada en el perdón , el desagrado o estar alejado de su familia puede llevar a sentimientos de culpa y vergüenza. 

Entonces, ¿Qué debes hacer si odias a tu familia? Hacer frente a estas emociones difíciles puede implicar trabajar para reparar las relaciones rotas, o puede requerir establecer y hacer cumplir límites con las personas de su familia.

Causas
Los factores que llevan a una persona a odiar a su familia o miembros de su familia pueden variar. Los comportamientos tóxicos, el abuso, la negligencia o los conflictos son solo algunos de los factores que pueden generar sentimientos de animosidad. Encontrar formas de comprender mejor las causas de tales sentimientos puede ayudarlo a enfrentar mejor la situación.

En una encuesta de 2015 de adultos del Reino Unido que estaban separados de sus padres, algunas de las causas más comunes de la división incluyen: 


  • Abuso emocional
  • Negligencia
  • Valores o personalidades en conflicto
  • Diferentes expectativas sobre los roles familiares
  • Eventos familiares traumáticos
  • Problemas relacionados con problemas de salud mental

Malos archivos adjuntos
Los estilos de archivos adjuntos suelen clasificarse en uno de cuatro tipos. Durante la niñez, es importante desarrollar un vínculo seguro con los cuidadores porque nos permite sentirnos seguros, amados y seguros acerca de nuestro lugar en el mundo. 

Pero las personas no siempre forman vínculos saludables con sus cuidadores. En cambio, pueden formar apegos que están marcados por ansiedad / ambivalencia, evitación o desorganización:


  • Si sus cuidadores fueron inconsistentes , puede desarrollar un estilo ansioso / ambivalente caracterizado por falta de confianza, mucha ansiedad y malas relaciones interpersonales.
  • Si tus padres te rechazaron o te despreciaron , puedes desarrollar un estilo de apego evitativo. Esto puede dificultar la formación de relaciones íntimas con otras personas en la edad adulta.
  • Si sus cuidadores fueron tremendamente inconsistentes , alternando a menudo entre ser cariñosos y abusivos, puede desarrollar un estilo de apego desorganizado. Esto puede dificultar el manejo de sus emociones, formar relaciones y sentir empatía por quienes lo rodean. 

Abuso o negligencia
El odio también puede surgir debido al abuso o negligencia que haya experimentado. Puede llevarlo a odiar a la persona que perpetró el abuso, pero es posible que no le agraden o sienta resentimiento hacia los otros miembros de su familia que participaron o actuaron como espectadores.

Incluso si otros miembros de la familia actuaran por miedo o por un sentido de autoconservación, aún puede provocar sentimientos de ira y tensión. 

Límites pobres
La ira y el odio también pueden provenir de la falta de límites apropiados en las relaciones con su familia. Ejemplos de límites deficientes en las relaciones familiares incluyen:

  • No tratar a los miembros de la familia como individuos
  • No respetar la privacidad de los miembros de la familia.
  • Usar la manipulación o los viajes de culpa para controlar el comportamiento
  • Ignorar sentimientos o emociones
  • Exigencias irrazonables
  • Control excesivo
  • Comparación o crítica constante
Todos tienen derecho a sus propios límites. Son importantes para tu propia salud mental y te ayudan a definir con qué te sientes cómodo, cómo quieres que te traten otras personas y qué estás dispuesto a aceptar en una relación.

Coleman señala que a veces surgen conflictos y sentimientos de disgusto porque los padres a veces dependen de sus hijos para sus necesidades sociales. En lugar de pasar tiempo con su cónyuge o amigos, los padres esperan altos niveles de participación e intimidad de sus hijos adultos, lo que puede entrar en conflicto con los límites, la privacidad y la independencia de una persona. 

Valores diferentes
Las personas también pueden desarrollar sentimientos de ira o resentimiento cuando tienen valores u objetivos muy diferentes a los de sus familiares. Estos desacuerdos pueden basarse en la política o la religión, pero también pueden involucrar cosas como cómo elige pasar su tiempo, con quién tiene relaciones, cómo cría a sus propios hijos o incluso cómo gasta su dinero.

Es posible que no le gusten los miembros de la familia que no aceptan o no apoyan su vida y sus elecciones.

Signos de relaciones familiares tóxicas
Cuando tiene relaciones tóxicas con personas de su familia, puede hacer que se sienta amenazado física, emocional o psicológicamente. Los miembros tóxicos de la familia a menudo son la raíz de las malas relaciones, por lo que no es sorprendente que puedan hacer que no te gusten o te odien.

Aprender a reconocer los signos de relaciones tóxicas puede ayudar a comprender mejor las razones por las que no le agrada su familia. Las personas tóxicas tienden a dejarte sintiendo:

  • Falta de respeto : siente que los miembros de la familia no respetan sus necesidades.
  • Explotados : los miembros tóxicos de la familia a menudo tienen altas expectativas pero no devuelven el favor.
  • Sin apoyo : estas relaciones te hacen sentir que las personas más cercanas a ti no conocen tu verdadero yo y no están dispuestas a respaldarte cuando las necesitas.
  • Mal entendido : las personas tóxicas hacen poco esfuerzo por entenderte como individuo.
  • Negativo : estas personas a menudo sacan a relucir tus peores cualidades y te dejan sintiéndote negativo sobre los demás o el mundo en general.
  • Culpado : cuando las cosas no salen según lo planeado, los familiares tóxicos pueden culparlo a usted y negarse a asumir la responsabilidad de sus propias acciones.
  • Preste atención a cómo le hacen sentir estos comportamientos y cuándo suceden con más frecuencia. Aprender a reconocerlos puede ayudarlo a buscar formas de afrontar la situación.

Como hacer frente
¿Cómo puedes afrontar estos sentimientos? Puede ser particularmente difícil lidiar con la situación cuando vive o tiene un contacto cercano con miembros de la familia que no le agradan.

Ya sea que viva con su familia o que tenga un contacto limitado, es esencial encontrar formas de proteger su espacio y su bienestar mental.


Reconozca sus sentimientos
Esfuérzate por aceptar cómo te sientes sin juzgarte por las emociones que estás experimentando. No puedes elegir a tu familia. No se culpe por no sentirse cercano a las personas que no le agradan. En su lugar, esfuércese por practicar la autoaceptación y luego determine qué puede hacer para controlar estos sentimientos o mejorar las relaciones que lo hacen infeliz.

Puede ser útil encontrar formas de aceptar sus sentimientos sin juzgarlos. Aceptar tus emociones significa permitirte sentir cosas sin tratar de reprimir u ocultar la emoción, incluso cuando sea difícil o dolorosa. Al aceptar las emociones, puede encontrar formas más saludables de afrontarlas y disminuir la ansiedad, el estrés, el miedo y la tristeza que a menudo acompañan a esos sentimientos. 

Considere estrategias como la autoaceptación, la validación emocional, la atención plena y la meditación. La terapia también puede ser muy útil para explorar tus sentimientos.

Decidir cómo proceder
No todas las relaciones se pueden salvar o incluso vale la pena preservar. Hay ocasiones en las que el tratamiento de un miembro de la familia puede ser directamente dañino, como en los casos en los que hay abuso o cuando un miembro de la familia odia a usted oa otros seres queridos debido a su orientación sexual, raza o religión. En estos casos, a menudo es esencial cortar los lazos de forma temporal o permanente con esa persona.

Si todavía vive con su familia, este paso a menudo requiere planificación y consideraciones prácticas. Las finanzas, la vivienda, la mudanza y otros factores son todas las cosas que necesitará planificar si desea crear una separación física y obtener una mayor privacidad e independencia.

Reparar relaciones
La curación de las relaciones poco saludables con los miembros de la familia también es una opción. Este es un paso que puede dar si la relación es importante para usted y siente que se pueden restablecer la confianza, la comunicación y los sentimientos positivos. 

Este es un paso que requiere la participación de todas las personas involucradas. No se permita sentirse presionado para enterrar sus sentimientos o reconciliarse con las personas si no está listo. 

Según una investigación de Stand Alone, una organización del Reino Unido que apoya a los adultos que están separados de sus familias, tener tiempo para procesar las emociones dolorosas es esencial. En lugar de presionar a las personas que pueden estar alejadas, quizás sea mejor dejarles tener el tiempo y el espacio para sanar antes de intentar una reconciliación. 


Si está interesado en sentirse mejor acerca de sus relaciones con los miembros de su familia, considere pedirles que prueben la terapia familiar . Al trabajar con un terapeuta, es posible que pueda mejorar la comunicación y obtener información que puede ayudarlo a sentirse mejor acerca de su relación con ellos. 

Establecer límites
Tener un límite claro con los miembros de la familia que le están causando estrés o descontento puede ayudarlo a existir mejor como individuo dentro de su unidad familiar. 

Sin embargo, establecer límites con la familia puede ser difícil, porque es de nuestras familias donde normalmente aprendemos estos límites. Puede ser difícil reconocer un límite poco saludable si eso es todo lo que ha conocido.

Love Is Respect, un recurso nacional que se enfoca en prevenir relaciones poco saludables y reducir la violencia de pareja íntima, explica que prestar atención a cómo se siente en diferentes situaciones puede ayudarlo a aprender más sobre sus límites. 

Si desea mantener una relación con los miembros de la familia, establezca límites a estas interacciones cuando sea posible. Por ejemplo, puede optar por pasar tiempo con ellos una o dos veces al mes. Si ciertos temas están creando conflictos con su familia, deje en claro que esos temas están fuera de los límites durante sus interacciones.

Establecer estos límites puede ayudarlo a sentirse más empoderado y en control de su relación con su familia.

Mantenga su privacidad
Las tácticas como separarse de la situación o mantener intencionalmente los detalles de su vida en privado pueden ayudar. Si los miembros de la familia se entrometen en su vida o usan las cosas que aprenden en su contra, busque formas de cambiar de tema cuando surjan ciertos temas. Cuando sea necesario, sea directo y simplemente diga que prefiere no hablar sobre el tema.

Haz las paces con tu elección
Cada situación es diferente, pero en algunos casos, puede decidir terminar su relación con miembros de la familia. Esta es una decisión muy personal y, a menudo, es mejor tomarla si ha tenido algo de tiempo y distancia para obtener una perspectiva de sus experiencias. 

La investigación sugiere que el distanciamiento familiar no es infrecuente. En un estudio, el 43,5% de los participantes informaron estar separados de al menos un miembro de su familia extendida. Casi el 17% estaban separados de un miembro de su familia inmediata. 

Hablar con un amigo puede ser útil, pero también puede considerar hablar de sus sentimientos con un profesional de la salud mental. Un terapeuta puede ayudarlo a evaluar los factores que lo llevaron a este paso y luego ofrecerle consejos sobre la mejor manera de proceder.

Las investigaciones sugieren que reconciliarse después de un distanciamiento puede ser particularmente difícil, especialmente para los hijos adultos separados de sus padres. Entre el 50% y el 60% de los hijos adultos separados de un padre sugirieron que nunca podrían tener una relación funcional en el futuro. 

Si bien cortar lazos puede ser estresante, las investigaciones sugieren que también puede haber efectos positivos. Un estudio encontró que el 80% de las personas que habían terminado una relación con una familia sentían que tenía un impacto positivo en su vida, incluidos mayores sentimientos de fuerza e independencia. 

Sentir que no le agrada su familia puede ser una emoción extremadamente difícil de manejar. Si se siente así, desarrollar conexiones sociales fuera de su familia puede ayudarlo a encontrar un sistema de apoyo más saludable y ganar perspectiva y distanciarse de los miembros tóxicos de la familia.

Estrategias como distanciarse de la situación, establecer límites o trabajar para reparar relaciones poco saludables pueden ser beneficiosas para su bienestar mental. Si una relación está haciendo más daño que bien, a menudo es una buena idea reducir significativamente o cortar por completo el contacto con la otra persona o personas. 

Si está experimentando angustia emocional, ansiedad, depresión u otros síntomas como resultado de su disgusto por su familia, comuníquese con un profesional para obtener ayuda. Puede comenzar hablando con un profesional de la salud mental que pueda ayudarlo. La terapia en línea también puede ser una opción útil que quizás desee considerar.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas