Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

jueves, 30 de septiembre de 2021

¿Cuál es la diferencia entre el trastorno bipolar I y el trastorno bipolar II?

 

¿Qué es el trastorno bipolar?
El trastorno bipolar se caracteriza por períodos de cambios de humor extremos, incluidos episodios maníacos o hipomaníacos, y a menudo implica períodos de depresión. Aunque tener un padre o un hermano con trastorno bipolar no garantiza que alguien desarrolle estos síntomas, este diagnóstico tiene un fuerte componente genético.


El trastorno bipolar es una afección tratable y algunas terapias y medicamentos pueden reducir los síntomas y mejorar la calidad de vida. Sin embargo, recibir un diagnóstico de trastorno bipolar puede ser aterrador y confuso. Comprender los diferentes tipos puede ayudar a determinar la mejor ruta de tratamiento para usted.

Este artículo cubre las diferencias entre el trastorno bipolar I y el trastorno bipolar II y analiza las opciones de tratamiento disponibles para cada uno.

Trastorno bipolar I frente a trastorno bipolar II
Echemos un vistazo a algunas de las principales diferencias entre el trastorno bipolar I y el trastorno bipolar II. Si bien cada uno puede ser debilitante, cada uno tiene síntomas únicos. En este artículo se explican más detalles sobre estos síntomas.

Trastorno bipolar I
  • Incluye antecedentes de al menos un episodio maníaco completo.
  • A menudo se asocia con un episodio depresivo.
  • Puede incluir características psicóticas en el contexto de episodios del estado de ánimo.

Trastorno bipolar II
  • Incluye antecedentes de al menos un episodio hipomaníaco y sin antecedentes de episodios maníacos completos.
  • A menudo se asocia con un episodio depresivo.
  • La psicosis está ausente


¿Qué es el trastorno bipolar I?
De acuerdo con el " Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, 5ª edición" (DSM-5), para que alguien sea diagnosticado con trastorno bipolar I, debe tener un historial de al menos un episodio maníaco. 

Un episodio maníaco consta de un período de al menos una semana e involucra tres o más de los siguientes: 

  • Inflada autoestima o grandiosidad
  • Necesidad reducida de dormir
  • Habla más habladora de lo habitual o presionado
  • Pensamientos acelerados o vuelo de ideas
  • Mayor distracción
  • Movimiento agitado o mayor actividad dirigida a objetivos
  • Participar en actividades de riesgo, incluidas elecciones físicamente peligrosas, juergas de compras impulsivas o comportamiento sexual inseguro

El episodio debe causar deterioro y puede requerir hospitalización debido a un comportamiento inseguro. Las personas que experimentan un episodio maníaco debido al trastorno bipolar I pueden tener alucinaciones o delirios. 


¿Qué es el trastorno bipolar II?
El trastorno bipolar II a menudo se asocia con un episodio depresivo mayor , así como con al menos un episodio hipomaníaco. Según el DSM-5, un episodio hipomaníaco consiste en tres o más síntomas de un episodio maníaco que dura cuatro días o más.


Un episodio hipomaníaco es menos grave que un episodio maníaco porque su duración es más corta. Los episodios hipomaníacos no incluyen delirios ni alucinaciones.

El trastorno bipolar II es menos grave que el trastorno bipolar I, ya que un episodio hipomaníaco es menos intenso y causa menos deterioro que un episodio maníaco. 5 Sin embargo, cualquier diagnóstico causa dificultad para funcionar. Ambas condiciones son tratables y tienen opciones para intervenciones basadas en evidencia.

Síntomas depresivos y trastorno bipolar
Aunque la mayoría de las personas con un diagnóstico de trastorno bipolar experimentan síntomas depresivos, no es necesario tener antecedentes de episodios depresivos mayores para diagnosticar el trastorno bipolar I si una persona ha experimentado un episodio maníaco completo.

Un diagnóstico de trastorno bipolar II requiere antecedentes de al menos un episodio depresivo.

Un episodio depresivo mayor consiste en cinco o más síntomas que duran dos semanas o más, que incluyen estado de ánimo depresivo o pérdida de interés: 

  • Estado de ánimo depresivo diario o casi diario que dura la mayor parte del día
  • Interés reducido o ausente en las actividades
  • Pérdida de peso significativa o disminución del apetito
  • Dificultad para dormir o mayor necesidad de dormir
  • Inquietud física
  • Fatiga o poca energía que ocurren casi todos los días.
  • Sentimientos de inutilidad o culpa
  • Dificultad para concentrarse o indecisión.
  • Pensamientos de muerte o ideación suicida
Si tiene pensamientos suicidas, comuníquese con la  Línea Nacional de Prevención del Suicidio  al  1-800-273-8255  para recibir apoyo y asistencia de un consejero capacitado. Si usted o un ser querido está en peligro inmediato, llame al 911.

Para obtener más recursos de salud mental, consulte nuestra  Base de datos de la línea de ayuda nacional .

Tratamiento
Tanto el trastorno bipolar I como el bipolar II son trastornos del estado de ánimo que se caracterizan por altibajos extremos. Usted y su equipo de tratamiento trabajarán juntos para crear un plan de tratamiento que se adapte a sus necesidades únicas.

Aunque existen algunas diferencias en las recomendaciones para el trastorno bipolar I y bipolar II, las recomendaciones son similares para los dos diagnósticos. Las opciones de tratamiento incluyen: 

Medicamentos: los síntomas maníacos del trastorno bipolar I y bipolar II se tratan con una clase de medicamentos llamados estabilizadores del estado de ánimo . Debido a que el uso de medicamentos antidepresivos ISRSpuede inducir hipomanía en personas bipolares, solo se prescribe una vez que la persona toma una dosis estable y eficaz de un estabilizador del estado de ánimo. Además, las personas con trastorno bipolar I con síntomas psicóticos pueden requerir medicación antipsicótica . Es común que un médico recete varios medicamentos para tratar los diferentes síntomas del trastorno bipolar.
Psicoterapia : los servicios de terapia individual o grupal pueden ayudar a las personas con trastorno bipolar a aprender habilidades para hacer frente a los síntomas del estado de ánimo, mejorar sus interacciones interpersonales y comprender mejor su experiencia con el trastorno. Los tratamientos de terapia basada en la evidencia para el trastorno bipolar incluyen la terapia cognitivo-conductual y la terapia del ritmo social e interpersonal. 
Hospitalización: tanto los episodios maníacos como depresivos pueden desencadenar ideas o conductas suicidas. La hospitalización puede ser necesaria para estabilizar los medicamentos o mantener a alguien seguro mientras se encuentra en una crisis suicida. Bipolar II no requiere hospitalización.
El trastorno bipolar a menudo requiere un tratamiento a largo plazo. Incluso una vez que los síntomas del estado de ánimo se hayan estabilizado, el tratamiento continuo es esencial para prevenir una recaída. El manejo de la medicación puede reducir el riesgo de futuros episodios maníacos, hipomaníacos o depresivos.

Además, la terapia es más productiva cuando el cliente no está atravesando una crisis inmediata. Los servicios de terapia que se brindan cuando una persona está estable son importantes para la mejora a largo plazo.

La prevención es un tratamiento importante para ambos tipos de trastorno. Existe evidencia de que los episodios maníacos dañan la materia gris del cerebro, destruyen las células cerebrales y afectan el lóbulo temporal y el cerebelo (las partes del cerebro asociadas con la memoria y la coordinación).

Es esencial que los clientes presenten cualquier inquietud relacionada con la medicación o la terapia en curso a su equipo de tratamiento y no cambien o suspendan un medicamento sin la supervisión del médico que prescribe.

Trastorno ciclotímico: trastorno bipolar III
Además del trastorno bipolar I y bipolar II, el trastorno ciclotímico puede consistir en síntomas hipomaníacos y depresivos. Coloquialmente, el trastorno ciclotímico a veces se denomina "trastorno bipolar III". Este diagnóstico consiste en síntomas hipomaníacos y depresivos continuos que no cumplen con los criterios diagnósticos de un episodio hipomaníaco o depresivo. 

Para un diagnóstico de trastorno ciclotímico, un individuo puede tener algunos síntomas depresivos, como bajo estado de ánimo o pérdida de interés en las actividades, pero los síntomas no cumplen con los criterios de diagnóstico para un episodio depresivo mayor. También experimentan síntomas hipomaníacos, como pensamientos acelerados o disminución de la necesidad de dormir, pero no experimentan un episodio hipomaníaco completo. Esto podría deberse a que el número de síntomas no cumple con los criterios o la duración de los episodios es demasiado corta para un diagnóstico de trastorno bipolar I o bipolar II.

Hacer frente al trastorno bipolar
Por lo general, las personas con trastorno bipolar experimentarán uno o dos episodios por año, pero aquellos que experimentan "ciclos rápidos" tendrán cuatro o más episodios en un período de doce meses.

Estar en sintonía con sus sentimientos y reconocer si los síntomas están aumentando es una parte importante de vivir con el trastorno bipolar. Darse cuenta de que podría estar llegando un episodio, controlar los niveles de estrés e identificar y evitar los factores que desencadenan los episodios puede ayudar a controlar los síntomas y mantener la estabilidad.

Contar con un equipo de tratamiento compuesto por profesionales en los que confíe es importante para controlar los síntomas. La comunicación abierta y honesta sobre sus síntomas y factores estresantes es una parte esencial del tratamiento.

Los trastornos del estado de ánimo, incluidos el trastorno bipolar I y bipolar II, están impregnados de estigma, pero ambos trastornos son muy tratables. 13 Las personas con estos trastornos pueden recibir un tratamiento eficaz, estabilizarse y llevar una vida plena.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas