Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

jueves, 9 de septiembre de 2021

Crianza conjunta durante COVID-19

 

La crianza conjunta durante una pandemia ha presentado un conjunto diferente de desafíos para las parejas separadas. La creación de nuevos acuerdos de custodia no es tan simple como lo fue antes, y los padres con acuerdos consolidados pueden tener dificultades para implementar logísticamente sus horarios anteriores.


Los niños, específicamente, se han enfrentado a situaciones estresantes durante la pandemia . Sus rutinas han cambiado significativamente, sin embargo, a diferencia de los adultos, es posible que no comprendan la imagen completa. La estructura y la rutina son esenciales para los niños y los cambios de horario pueden provocar ansiedad y comportamiento negativo. 

La coherencia y la transparencia de ambos padres pueden ayudar a los niños a superar sus sentimientos durante este tiempo. Exploremos algunos desafíos comunes de la crianza compartida que enfrentan las familias y cómo puede navegarlos mientras mantiene la salud mental colectiva de su familia.

Sigue comunicándote
Mantener abiertas las líneas de comunicación con sus hijos y el otro padre es esencial para una crianza conjunta exitosa durante la pandemia. Todos deberían estar en sintonía sobre lo que constituye un comportamiento aceptable y lo que podría considerarse demasiado riesgoso.

Recuerde, a pesar de que hay dos hogares, sus hogares están conectados. Sea transparente sobre lo que considera seguro en términos de citas para jugar , reuniones sociales y salir a cenar.

Se recomienda mantenerse informado de los problemas actuales de las pautas de salud y seguridad de fuentes acreditadas y determinar su nivel de comodidad en lo que respecta a sus hijos. Idealmente, ambos hogares pueden terminar en la misma página.


Los niños pueden tener preguntas sobre por qué han cambiado sus rutinas y cuándo sus vidas podrían volver a la normalidad. Puede ayudar a apoyar a su hijo respondiendo de manera honesta y apropiada para su edad. Asegúrese de hablar con el otro padre de su hijo sobre cómo manejará ciertas preguntas para que sus respuestas sean consistentes.


Gestionar cambios de horario
Varios factores pueden contribuir a por qué los horarios de custodia y visitas existentes deberían renegociarse durante la pandemia de coronavirus. Aquí hay algunas preguntas que debe considerar al modificar el horario de su hijo:


  • ¿Es realmente lo mejor para mi hijo viajar de un hogar a otro durante la pandemia?
  • ¿Es un hogar más propicio para el aprendizaje virtual, si corresponde, que el otro? Esto puede significar la calidad del servicio de Internet o un padre que trabaja de forma remota.
  • ¿Se considera que alguien en cualquiera de los dos hogares está en un grupo de alto riesgo de sufrir complicaciones por el virus?
  • ¿Está un miembro del hogar en cualquiera de los dos hogares en contacto frecuente con el público?
  • ¿Su hijo está tomando las precauciones de seguridad adecuadas cuando está en ambos hogares?

Hacer cambios en los acuerdos existentes puede ser abrumador, especialmente si se requirió un gran esfuerzo para alcanzar los términos. Sin embargo, desde un punto de vista logístico, ciertos hogares pueden estar mejor equipados para manejar pautas aún cambiantes en ciertas regiones, incluidas las posibles temporadas de aprendizaje en el hogar.


Vale la pena considerar factores como tener el apoyo de los padres para el trabajo escolar y un amplio espacio al aire libre al decidir la rutina de su hijo.

Ejercicio de precauciones de seguridad
Si su hijo pasa tiempo en dos hogares, asegúrese de que usted y su padre o madre estén comprometidos a ayudar a prevenir la propagación de la enfermedad.

Los padres y los adolescentes deben vacunarse siempre que sea posible. Se debe recordar a los niños que aún no son elegibles para la vacunación que se laven las manos, desinfecten las superficies y permanezcan socialmente distanciados de las personas fuera de sus hogares para reducir el riesgo de contraer el virus. Sea claro sobre qué medidas de seguridad se están practicando en cada hogar.

Los niños captan las señales de sus padres, así que tenga en cuenta las palabras que usa alrededor de su hijo con respecto a su ex. Evite el uso de palabras como "inseguro" o "arriesgado" para describir el comportamiento de su otro padre, ya que hacerlo puede hacer que su hijo se sienta ansioso.

Es probable que usted y su padre o madre tengan formas ligeramente diferentes de detener la propagación de gérmenes, pero siempre y cuando ambos sigan los consejos de los profesionales médicos, es mejor tomar con calma cualquier diferencia leve.

Asegúrese de estar de acuerdo con su co-padre en que se informarán el uno al otro si su hijo ha estado expuesto al virus o si comienza a presentar síntomas mientras está bajo su cuidado.

Por supuesto, si tiene serias preocupaciones sobre el bienestar de su hijo, busque una orden de emergencia o comuníquese con un mediador para que lo ayude con la resolución de conflictos. Muchas de estas consultas se ofrecen actualmente a través de videoconferencias.

Obtenga todo por escrito
Incluso si los términos que acepta temporalmente son solo ligeramente diferentes, es aconsejable obtener estos cambios por escrito. Un mediador o abogado puede redactar un documento de calendario enmendado que indique que el plan terminará después de la pandemia (deberá definir lo que se considera "el final").

Esto le proporciona una capa adicional de protección, especialmente si cree que el otro padre intentará aprovechar el acuerdo más adelante.

Si uno de los padres está perdiendo el tiempo de visita debido a la pandemia, considere usar la tecnología a su favor. Las llamadas telefónicas, las videollamadas, etc. pueden ayudar a aliviar la ansiedad por separación de su hijo. La implementación de videos consistentes puede ser beneficiosa para establecer una rutina.

También puede decidir tener en cuenta las visitas adicionales después de la pandemia para compensar el tiempo perdido durante los cambios temporales de horario.

Priorice su propia salud mental
Los niños a menudo buscan la tranquilidad de sus padres durante los momentos difíciles. Probablemente haya concentrado mucha energía en responder las preguntas de su hijo y validar sus sentimientos durante la pandemia. También puede restarle importancia a sus propias emociones para evitar alimentar su ansiedad.

Los cambios en su rutina pueden resultar angustiantes. Es normal que los adultos se sientan abrumados por el cambio, y el miedo por el bienestar de su hijo puede exacerbar esos sentimientos negativos. Si está luchando con sus propias emociones durante la pandemia, no está solo.

Los profesionales de la salud mental pueden ayudarlo a superar sus sentimientos y, al mismo tiempo, ofrecerle consejos sobre cómo modelar la capacidad de recuperación de su hijo. Las personas con antecedentes de ansiedad y depresión, en particular, deben considerar buscar estos servicios para asegurarse de que se aborde su salud mental. Actualmente, muchos médicos ofrecen visitas de telesalud en lugar de apoyo en el consultorio durante la pandemia.


La pandemia ha afectado a escuelas, trabajos e incluso arreglos de custodia. Es posible que se sienta frustrado por todos estos cambios, lo cual es normal. Recuerde, esto es solo temporal y la vida eventualmente volverá a la normalidad. 

Mientras tanto, utilice los recursos disponibles para aprender habilidades de afrontamiento y modelar la resiliencia de su hijo. Esta es una oportunidad para mostrarle a su hijo que la vida puede ser impredecible, pero que puede superar los momentos difíciles siendo adaptable. Si bien su situación actual puede no ser la ideal, su familia puede beneficiarse al adaptarse a cambios razonables, siempre y cuando todos se mantengan a salvo. 

Si se encuentra luchando con su salud mental, no está solo. Comuníquese con un profesional médico para obtener ayuda y asesoramiento sobre cómo abordar sus necesidades.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas