Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

jueves, 9 de septiembre de 2021

Cómo saber si un niño está deshidratado

 

Los niños no se deshidratan fácilmente. Y cuando lo hacen, generalmente es porque están perdiendo líquidos, no porque no estén bebiendo lo suficiente. Por esta razón, no hay necesidad de entrar en pánico si olvidas traer una botella de agua al parque de vez en cuando.


Sea lo que sea lo que lo provoque, los signos de deshidratación temprana en un niño pueden ser furtivos. De hecho, es posible que un niño que necesita más líquido ni siquiera parezca tener mucha sed, si es que lo tiene. Pero debido a que la deshidratación severa puede tener complicaciones graves, es importante saber qué buscar mucho antes de que el niño llegue a ese punto.

Causas
En casos raros, no beber suficientes líquidos o sudar demasiado puede causar deshidratación. Esto es especialmente cierto en bebés y niños pequeños. Su tamaño corporal más pequeño contiene naturalmente menos líquido que el cuerpo de un adulto, por lo que son más susceptibles a la deshidratación.

La forma más común en que un niño puede perder líquidos es si tiene un virus estomacal que le hace vomitar, si tiene episodios frecuentes de diarrea o ambos. En ese caso, es casi inevitable que terminen al menos un poco deshidratados.

Con menos frecuencia, la deshidratación puede deberse a una enfermedad crónica. Por ejemplo, los niveles altos de azúcar en sangre en un niño que tiene diabetes pueden hacer que orine con más frecuencia de lo habitual .

Señales
Si un niño muestra alguno de estos síntomas de deshidratación leve a moderada, consulte con su pediatra o médico de familia para saber qué hacer:

Su boca y lengua parecen secas.
No orinan con tanta frecuencia como de costumbre. 
Su respiración y frecuencia cardíaca se aceleran ligeramente. 
Sus brazos y piernas se sienten fríos al tacto.
Parecen apáticos, inusualmente irritables o tienen menos energía de lo normal.
Sus ojos parecen hundidos o no producen tantas lágrimas al llorar.
Sus capilares tardan en llenarse. Puede probar esto presionando en el lecho ungueal de uno de sus dedos hasta que la uña se blanquea. Si la uña tarda más de dos segundos en volver a su color rosado normal, el niño se está deshidratando.
Tienen una respuesta de turgencia cutánea lenta .  Para comprobar esto, apriete suavemente un pliegue de piel en su vientre, sosténgalo durante unos segundos y suelte. Si la piel tarda más de dos segundos en volver a la normalidad, sus niveles de líquido están empezando a bajar.

A medida que un niño se deshidrata más, sus síntomas empeorarán:


Pueden tener problemas para beber o incluso no poder beber.
Su boca y lengua aparecerán secas y resecas.
Rara vez orinarán o dejarán de orinar por completo.
Su frecuencia cardíaca se acelerará, pero su pulso se debilitará y comenzarán a respirar con dificultad.
Sus brazos y piernas se sentirán frescos y su piel se verá moteada.
Los capilares tardarán más de un par de segundos en rellenarse.
Un pliegue de piel de su abdomen tardará más de dos segundos en volver a la normalidad.

Si un niño llega a esta etapa, se considera una emergencia. Es posible que deban ser hospitalizados para que puedan recibir líquidos por vía intravenosa.

Prevención
Cada vez que un niño vomita mucho o tiene diarrea prolongada, corre el riesgo de deshidratarse al menos un poco. Puede asegurarse de que eso no suceda haciendo que beban más líquidos.

Los líquidos claros como agua, trocitos de hielo o una solución oral de rehidratación de electrolitos son los mejores. Las soluciones de electrolitos se pueden encontrar en la mayoría de las farmacias. Asegúrese de seguir las pautas de dosificación proporcionadas por la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) según el peso de su hijo.

No les dé leche ni productos lácteos. Trate de evitar las bebidas deportivas también porque los azúcares adicionales pueden empeorar la diarrea.

Si bien puede ser tentador intentar que un niño enfermo ingiera mucho a la vez, es probable que sus síntomas empeoren. Unas cuantas cucharaditas cada 15 minutos aproximadamente deberían ayudarlos a rehidratarse lo suficientemente rápido.

La AAP recomienda acumular hasta una onza de agua por hora, luego dos onzas por hora hasta que el niño pueda beber normalmente. Si quieren cambiar a otra cosa, el jugo de frutas diluido con una cantidad igual de agua o refresco sin gas puede estar bien en pequeñas cantidades.

Mantener a sus hijos hidratados cuando juegan o están enfermos puede prevenir la deshidratación, por lo que ser consciente de eso y detectarlo temprano es el mejor curso de tratamiento. Si los síntomas de su hijo empeoran, no dude en llamar a un médico y, si son graves, vaya a la sala de emergencias o llame a una ambulancia.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas