Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 14 de septiembre de 2021

Cómo la terapia del habla y el lenguaje puede ayudar a los niños con síndrome de Down

 

El síndrome de Down puede dificultar que un niño articule sus palabras y puede afectar su capacidad para escuchar y comprender.


La intervención temprana del lenguaje a través de la terapia del habla y el lenguaje puede marcar una diferencia que cambia la vida.

¿Qué es el síndrome de Down?
El síndrome de Down, también llamado trisomía 21, ocurre cuando un bebé nace con una copia adicional del cromosoma 21.

Hay tres tipos de síndrome de Down:

  • Trisomía 21 completa
  • Trisomía 21 en mosaico
  • Trisomía 21 por translocación
Existen diferencias de desarrollo similares en diversos grados entre los tres tipos.

Las personas neurotípicas nacen con dos copias de cada uno de los 23 cromosomas, habiendo recibido una copia de cada padre. Por lo tanto, cada célula del cuerpo humano neurotípico contiene 46 cromosomas, con la excepción de los espermatozoides y los óvulos.

Con el síndrome de Down, hay un cromosoma extra o parte de un cromosoma presente.


Los cromosomas son como un código que controla la forma en que una persona crece y se desarrolla. Tener un cromosoma adicional altera la forma en que un niño crece y aprende.

Cómo el síndrome de Down afecta el habla y el lenguaje
Debido a que las personas con síndrome de Down nacen con un código de ADN ligeramente diferente, se desarrollan de una manera única. Algunas de estas diferencias pueden afectar el habla y el lenguaje. Por ejemplo:


  • El tono muscular facial bajo puede dificultar la articulación.
  • Una lengua comparativamente grande para el tamaño de su boca puede dificultar la formación de sonidos.
  • Las infecciones de oído frecuentes pueden dificultar la audición debido a la presencia de líquido en los oídos.
  • Las capacidades de aprendizaje más lentas pueden retrasar los hitos del desarrollo, incluidos los hitos del habla.

Estas diferencias llevan a que el lenguaje receptivo (lo que el niño entiende) sea más fuerte que el lenguaje expresivo (lo que dice el niño). Existen varios tratamientos preventivos y proactivos que se pueden realizar desde el principio para ayudar a cerrar esta brecha.


Con el apoyo adecuado, los niños con síndrome de Down pueden comunicar mejor sus necesidades y experimentar menos ansiedad y mayor confianza.

Terapia de alimentación
Los niños con síndrome de Down a menudo tienen diferencias anatómicas y fisiológicas en la región de la boca y la garganta que afectan la alimentación, la deglución y las habilidades motoras orales. Estas diferencias incluyen un tono muscular facial bajo, una cavidad bucal pequeña con una lengua relativamente grande y un paladar estrecho y arqueado. 


Si su hijo tiene dificultades para comer o parece tener dificultad para tragar, la terapia de alimentación puede ayudar a resolver estos problemas y, al mismo tiempo, respaldar el desarrollo adecuado del lenguaje.

La terapia de alimentación administrada por un patólogo del habla y el lenguaje o un terapeuta ocupacional puede ayudar a fortalecer los músculos faciales necesarios para la articulación.

Síndrome de Down y pérdida auditiva
Aproximadamente dos tercios de los niños con síndrome de Down experimentan pérdida auditiva. 1 Los problemas de audición en la infancia afectan el desarrollo del lenguaje y, a menudo, pueden pasar desapercibidos.

Los niños con síndrome de Down son propensos a sufrir infecciones de oído frecuentes . Las infecciones de oído son causadas por la acumulación de líquido detrás del tímpano, lo que dificulta la audición. Los conductos auditivos más cortos y estrechos característicos del síndrome de Down son más susceptibles a la acumulación de líquido.

Las pruebas de audición periódicas son esenciales para prevenir este problema. Las infecciones de oído se pueden tratar con antibióticos. Sin embargo, si las infecciones del oído son un problema recurrente, el médico de su hijo puede sugerir tubos en los oídos insertados quirúrgicamente que drenarán adecuadamente el líquido y evitarán infecciones futuras.

Beneficios del lenguaje de señas
El lenguaje de señas puede apoyar el desarrollo del habla y el lenguaje en niños con síndrome de Down cuando se utiliza como herramienta de transición. Si bien el lenguaje de señas se puede utilizar como un sistema de comunicación principal para los niños sordos o con problemas de audición, ayuda a los niños con síndrome de Down a comunicar sus necesidades y al mismo tiempo los apoya en el camino hacia el desarrollo del lenguaje oral.

Entre los 10 y los 12 meses de edad, los niños con síndrome de Down comprenden que el lenguaje hablado es una forma de comunicación. Salvo problemas de audición, pueden comprender lo que se les dice. Dicho esto, a menudo no están preparados física o neurológicamente para hablar hasta más cerca de los dos o tres años.

El lenguaje de señas brinda a los niños preverbales una forma de expresar sus necesidades, reduciendo así la ansiedad y el malestar. Cuando se usa junto con gestos y lenguaje hablado, el lenguaje de señas ayuda a los niños con retrasos en el desarrollo a aprender a hablar.

Los padres y otros cuidadores deben hablar y hacer señas al mismo tiempo. Siempre que firme, diga también la palabra en voz alta. Es muy probable que su hijo responda con señas hasta que esté listo para hablar.

Otros apoyos del habla y el lenguaje
Junto con los signos y los gestos, se pueden utilizar tableros de comunicación y sistemas de habla sintetizada para ayudar a cerrar la brecha del lenguaje.

Los tableros de comunicación están hechos de imágenes que los niños pueden señalar para expresar sus necesidades.

Por ejemplo, una imagen puede significar "hambre" mientras que otra indica la necesidad de ir al baño. Si bien el niño señalará inicialmente, el adulto debe hablar y señalar juntos, como señalar la imagen de "hambre" mientras dice: "¿Tienes hambre? Te traeré un bocadillo".

Los sistemas de habla sintetizados pueden ser útiles para los niños cuyo habla se ve más afectada. Un patólogo del habla y el lenguaje o un especialista en comunicación aumentativa pueden ayudar a su familia a preparar uno y enseñarle a su hijo a usarlo.

Factores ambientales y desarrollo del lenguaje
Los padres y cuidadores pueden apoyar mejor el desarrollo del lenguaje de los bebés rodeándolos con el lenguaje desde que nacen. 3 Los  niños con síndrome de Down se benefician de esto tanto como cualquier otro niño.

Para sumergir a los niños en el lenguaje, puede:

Hábleles de cualquier cosa y de todo , como narrar su día y señalar los tipos de frutas y verduras en el supermercado.
Lea en voz alta 15 minutos cada día o más. Agregar un cuento antes de la siesta y la hora de acostarse es una buena manera de asegurarse de leerle a su hijo con regularidad .
Cántele a su bebé durante todo el día. Las canciones de cuna o las canciones de cuna son buenas opciones.
Los niños con síndrome de Down a menudo tienen cierto nivel de retraso cognitivo, por lo que es aún más importante exponerlos a la mayor cantidad de lenguaje posible y brindarles experiencias multisensoriales, como permitirles sostener y probar una manzana mientras repiten la palabra en voz alta.

El síndrome de Down afecta la capacidad del niño para comunicarse de diversas formas. Si tiene un hijo con síndrome de Down, sepa que las intervenciones tempranas del habla y el lenguaje pueden mejorar enormemente su calidad de vida.

En lugar de pensar en el síndrome de Down como una discapacidad, considérelo como una diferencia en el desarrollo que requiere un tipo de apoyo único. Su hijo ciertamente llevará una vida diferente a la de la mayoría de sus compañeros, pero puede ser una vida feliz y satisfactoria si se comprenden y satisfacen sus necesidades.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas