Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 28 de septiembre de 2021

Cómo la depresión materna afecta a los niños

 

La depresión mayor puede ser una carga importante para la vida de un individuo. También puede afectar la vida de quienes los rodean y de quienes dependen de ellos. Los niños son particularmente vulnerables cuando sus madres luchan contra la depresión.

Este artículo se centra en los efectos potenciales sobre el bienestar físico y emocional de un niño cuando una futura madre o una nueva madre experimenta un episodio depresivo y estrés extremo, durante el período prenatal y el período posparto, respectivamente.

Por supuesto, estas son etapas intrínsecamente complicadas en la vida de una persona embarazada, pero las fluctuaciones hormonales significativas asociadas con estos períodos también pueden contribuir a una mayor susceptibilidad a los trastornos del estado de ánimo durante estos momentos. 

Este artículo analiza los efectos de la depresión prenatal en los fetos y cubre cómo la depresión posparto afecta la crianza de los hijos.

Efectos de la depresión prenatal y el estrés prenatal

Cuando ocurre un episodio de depresión durante el embarazo, esto se conoce como depresión prenatal . Esta condición presenta algunos riesgos específicos para el feto. También se sabe que vivir en situaciones de alto estrés tiene consecuencias negativas para el feto.

Nacimiento prematuro y bajo peso al nacer

La depresión prenatal se asocia tanto con el nacimiento prematuro como con el bajo peso al nacer. Es de destacar que es posible que un bebé nazca con un peso inferior al saludable, incluso si nace a término. Los nacimientos prematuros y el bajo peso al nacer son dos de las causas más comunes de déficits neurocognitivos y retrasos en los hitos del desarrollo en los niños.

La depresión prenatal también aumenta la probabilidad de preeclampsia, que es una condición caracterizada por una presión arterial peligrosamente alta en el tercer trimestre.

Si bien algunos estudios analizaron la enfermedad de la depresión durante el embarazo, algunos evaluaron la relación entre el estrés prenatal y la salud fetal. Se ha demostrado que experimentar factores de estrés externos durante el embarazo, como una relación abusiva o privación socioeconómica, es potencialmente dañino para el feto. El estrés prenatal puede comprometer el suministro de sangre uterina, que es la fuente de nutrientes para el feto. Potencialmente, esto puede conducir a un crecimiento restringido de un feto en desarrollo. 

Uso de sustancias durante el embarazo

La forma indirecta en que el estrés materno afecta al feto es que puede alterar el comportamiento durante el embarazo. Una futura madre que enfrenta dificultades emocionales puede recurrir a las drogas, el alcohol o el tabaco como mecanismo de supervivencia . Esto introduce los riesgos asociados con la exposición fetal a esas sustancias.

También se ha demostrado que las mujeres embarazadas con estrés excesivo tienen menos probabilidades de buscar atención prenatal y es menos probable que adopten comportamientos de salud adecuados, como dormir lo suficiente y llevar una dieta nutritiva. 

La depresión experimentada durante el período prenatal puede afectar al feto expuesto mucho después de su nacimiento, hasta la infancia. La depresión prenatal puede afectar el futuro desarrollo socioemocional del niño. Este término describe la capacidad de una persona joven para ser socialmente competente y emocionalmente inteligente. Estos son los componentes básicos de lo que asociamos con la estabilidad psicológica y el buen comportamiento en un entorno académico.


Para las madres que experimentan depresión durante el embarazo, las probabilidades de tener hijos con dificultades de comportamiento eran de 1,5 a casi 2 veces mayores que para las madres que no experimentan depresión prenatal

Cómo la depresión posparto afecta la crianza de los hijos

La depresión que experimenta una madre justo después del nacimiento se conoce como depresión posparto y afecta aproximadamente del 10% al 15% de las nuevas madres. 

La depresión posparto puede obstaculizar la capacidad de una nueva mamá para vincularse emocionalmente con su recién nacido. Se sabe que la calidad de la relación madre-hijo es un determinante clave de la salud mental y el desarrollo neurológico futuro de un niño.

En un estudio, los bebés de madres que experimentaban depresión posparto tenían el doble de probabilidades de tener dificultades para vincularse con otras personas durante la infancia que los bebés de madres no deprimidas. 

La falta de disponibilidad emocional materna y la disminución de la capacidad de respuesta a las necesidades de su hijo también pueden ser las consecuencias de la depresión posparto. La depresión posparto también aumenta la probabilidad de que una madre tenga un estilo de crianza severo.

Desafortunadamente, la expectativa social de estar alegre durante el embarazo o la maternidad temprana puede estigmatizar la búsqueda de tratamiento para problemas de salud mental como la depresión. Sin embargo, los datos presentados en este artículo deberían ser un estímulo para discutir las opciones de tratamiento con su médico si vive con estrés o cree que puede tener depresión durante o justo después del embarazo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas