Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

miércoles, 15 de septiembre de 2021

Cómo ayudar a su hijo a lidiar con una pelea con amigos

 

Los niños pelean con sus amigos. Es una parte normal de la amistad y tienen que aprender a navegar. Ya sea entre mejores amigas o amigos casuales, las lágrimas, las rabietas , la tristeza, la terquedad, el aislamiento, la indignación y los sentimientos heridos son posibles consecuencias de estos conflictos. Algunos niños son naturalmente más hábiles para manejar, superar y evitar estos desacuerdos, mientras que otros parecen ser imanes para batallas de amigos más frecuentes e intensas.


Dicho esto, la mayoría de los niños, desde los que empiezan a caminar hasta los adolescentes , pueden beneficiarse de alguna ayuda para abordar estos problemas en un momento u otro. Aquí es cuando los padres pueden ofrecer apoyo y ayudar a sus hijos a desarrollar habilidades efectivas para relacionarse . Sin embargo, puede ser difícil para los padres saber cuándo intervenir, qué apoyo ofrecer y cuándo mantenerse al margen de la pelea de sus hijos. Obtenga más información sobre cómo enseñar a sus hijos a manejar los desacuerdos con sus amigos.

Por qué los niños pelean con sus amigos
Los niños pelean con sus amigos por muchas razones, desde malentendidos hasta discutir sobre un juguete, sentirse excluidos y casos de acoso escolar , dice Andy Brimhall, Ph.D., LMFT, terapeuta matrimonial y familiar con especialidades en crianza de los hijos , problemas de comportamiento de los niños. y adolescentes . Estas peleas pueden ser de corta duración, episódicas, grandes explosiones o incluso terminar una amistad.

Las emociones pueden aumentar y sus reacciones pueden ser grandes, explica el Dr. Brimhall. Sin embargo, tenga en cuenta que algunos niños mantendrán sus sentimientos adentro y / o tendrán problemas para establecer límites saludables en sus relaciones. Los niños de todas las edades, desde niños pequeños hasta adolescentes, varían en su capacidad para manejar estos conflictos de manera efectiva. Y los padres a menudo se preguntan cómo ayudar y pueden preocuparse por el motivo por el cual su hijo se pelea con sus amigos.


"Es absolutamente común que los niños experimenten conflictos con sus compañeros ", dice Honora Einhorn, LICSW, MA, trabajadora social clínica independiente y terapeuta conductual con licencia que se especializa en trabajar con niños, adolescentes y familias. De hecho, estas peleas pueden ser beneficiosas para su hijo al darle la oportunidad de practicar sus habilidades prosociales.


"El conflicto ayuda a los niños y jóvenes a navegar por las diferencias, aprender a manejar y comunicar de manera efectiva las emociones difíciles, desarrollar marcos morales y, en general, desarrollar habilidades y competencias sociales , incluida la empatía", explica Einhorn, quien vive en California y practica con la plataforma de terapia digital. Brightline.

Además, los desacuerdos pueden ser oportunidades para que su hijo reconozca sus sentimientos, los comunique con precisión y exprese lo que necesita, dice el Dr. Brimhall. Todas estas son habilidades socioemocionales importantes para desarrollar que ayudarán a su hijo a navegar en sus relaciones.


Aún así, estas peleas pueden causar mucha angustia emocional a los niños involucrados y no siempre se manejan de una manera que resuelva el conflicto con gracia. Aquí es donde los padres pueden ofrecer orientación e intervenir, según sea necesario.


Directrices generales para ofrecer ayuda
Es importante lograr el equilibrio adecuado entre ayudar y dejar que los niños solucionen las cosas por su cuenta, dice el Dr. Brimhall. Su enfoque cambiará a medida que su hijo crezca. Aún así, el hecho de que su hijo sea mayor no significa necesariamente que no necesite ayuda.

Es importante vigilar las relaciones sociales de su hijo. Luego, cuando ocurran explosiones, estará allí para brindar el nivel adecuado de apoyo, aconseja el Dr. Brimhall. "Comience con los dos sellos distintivos de la paternidad: calidez y estructura". Trate de ser el entrenador de emociones de su hijo reconociendo los sentimientos, modelando la calma, el cuidado, el comportamiento de escucha, reflexionando juntos y luego trabajando para encontrar soluciones ", sugiere el terapeuta de Greenville, Carolina del Norte.

El desafío a menudo es averiguar cuándo intervenir, qué nivel de apoyo ofrecer y cuándo mantenerse al margen. Si interviene para resolver todos los conflictos, es posible que su hijo no aprenda a hacerlo por sí solo, explica el Dr. Brimhall. Dicho esto, los niños también diferirán en la cantidad y el tipo de ayuda que necesitan (o quieren), por lo que querrá brindar su apoyo a lo que funcionará mejor para su hijo, así como a la situación específica a la que se enfrentan.

En casos más atroces, generalmente será obvio cuándo necesita involucrarse, como cuando ocurre un golpe, un mordisco o un insulto. Claramente, si una pelea es física o cruel, como en el caso de la intimidación, querrá interceder para garantizar la seguridad física y emocional de cada niño, dice el Dr. Brimhall.

"Para cualquier reventón grande, es de vital importancia que las personas estén libres de palabras o acciones violentas, por lo que es posible que se requiera la intervención de un adulto antes por razones de seguridad", concuerda Einhorn.

Esto es cierto si su hijo es el agresor o el receptor del comportamiento dañino. Tenga en cuenta también que a veces ambos niños se involucran en palabras o acciones poco amables. Una vez que el comportamiento se ha detenido de forma segura, es importante llegar al fondo de lo que está sucediendo y por qué, y buscar soluciones para evitar que vuelva a ocurrir.

Evite ser demasiado permisivo (centrarse únicamente en los sentimientos) o excesivamente punitivo o autoritario (culpar, castigar o hacerse cargo), aconseja el Dr. Brimhall. En cambio, apunte a un término medio para conectarse, escuchar, ofrecer orientación e involucrarse solo hasta el nivel que sea necesario, dice el terapeuta. Además, recomienda establecer reglas o valores familiares prosociales, como el lema "compartimos y nos turnamos", para que su hijo esté familiarizado con las expectativas.

Cuando un incidente es leve o parece estar encaminado a una resolución positiva, es probable que su intervención no sea necesaria. Sin embargo, otras veces, es posible que deba confiar en su instinto y / o seguir las preferencias de su hijo para saber cuánta ayuda ofrecer, dice el Dr. Brimhall.

Aún así, a menudo es útil simplemente brindar una caja de resonancia, un oído atento, un abrazo u otro apoyo suave para su hijo. Es posible que quieran hablar sobre lo sucedido, hacer una lluvia de ideas sobre soluciones, necesitar una distracción o simplemente desahogarse. Lo más importante, hazles saber que estás de su lado.

Consejos de edad por edad
Las peleas que su hijo tiene con sus amigos son personales y exclusivas de su relación y circunstancia específicas. Algunas amistades incluirán muchas peleas o malentendidos, otras tendrán disputas ocasionales o heridas supurantes y tácitas. También hay amigos que rara vez tienen ningún desacuerdo.

Para los niños más pequeños, las discusiones pueden consistir en probar habilidades emergentes, como compartir y turnarse. Los niños mayores a menudo se enfrentan a problemas más importantes como la presión de los compañeros, las señales cruzadas, los intereses románticos , la identidad, la autoestima, el aumento de las hormonas, los cambios de humor y los egos.

Sin embargo, si bien los detalles de las peleas de su hijo y la capacidad para manejarlas de forma independiente variarán, existen huellas comunes únicas para cada edad y etapa. Su enfoque para guiarlos a través de estos conflictos también se ajustará de acuerdo con la madurez de su hijo y las habilidades individuales de relación y afrontamiento.

Niños pequeños y preescolares
Por lo general, cuanto más pequeño es el niño, es más probable que las peleas se vuelvan físicas o emocionales, y que los padres tengan que intervenir. Estos argumentos, que a veces se convierten en rabietas , son parte del aprendizaje prosocial apropiado para el desarrollo de su hijo. habilidades. Antes de intervenir, asumiendo que nadie está siendo herido, dé a los niños la oportunidad de resolverlo. Si la lucha se intensifica en lugar de disminuir, es hora de intervenir para guiarlos hacia una resolución.

"Los niños de tres a cuatro años suelen ser bastante egocéntricos, han tenido menos interacciones sociales y todavía no son los mejores para resolver problemas", explica Einhorn. Por lo general, los niños pequeños y preescolares discuten sobre posesiones, mala comunicación, turnarse y falta de conciencia o empatía entre ellos.


El estado de ánimo y las necesidades personales de cada niño (como el hambre, el cansancio , la necesidad de ir al baño u otros problemas de comodidad o seguridad) también pueden influir en sus peleas y en su capacidad para lidiar con ellas de manera amistosa. Es clave para los padres ayudar a los niños a verbalizar sus pensamientos y sentimientos, dice Einhorn.

"Es importante que los padres comprendan que si su hijo tiene una rabieta mientras pelea con un amigo, sus emociones ya no tienen retorno. No es el momento para un momento de enseñanza", dice el Dr. Brimhall. En cambio, saque al niño de la situación y concéntrese en calmarse. Más tarde, una vez que se hayan tranquilizado, discuta lo que sucedió y las estrategias para la próxima vez.

"Modele el uso de palabras para hacerse valer con la práctica del diálogo en el juego", sugiere Einhorn. Intente usar animales de peluche, títeres o conversaciones con adultos para practicar estas habilidades. "Ayude describiendo sus expresiones faciales (y tal vez reflejando) y nombrando esos sentimientos para apoyar la validación y el reconocimiento".

Einhorn también sugiere estrategias como crear una tabla de sentimientos con una variedad de expresiones faciales para enseñar a reconocer las emociones (las propias y las de sus amigos) y desarrollar habilidades para resolver problemas hablando juntos del problema y haciendo una lluvia de ideas sobre posibles soluciones. También puede modelar una actitud tranquila al ofrecer apoyo durante las peleas y ayudarlos a practicar habilidades emergentes como compartir durante las actividades diarias. También es útil leer historias sobre la resolución de conflictos.

Niños en edad escolar primaria
A medida que los niños avanzan desde el jardín de infantes hasta los grados superiores de la escuela primaria, se vuelven más hábiles para resolver problemas, pero aún son propensos a tener conflictos con sus amigos. Sin embargo, en lugar de pelear por los juguetes, es más probable que sus peleas se centren en malentendidos o sentimientos heridos, como ser excluidos o burlarse de ellos.

"Los niños en edad escolar primaria están aprendiendo a dominar las reglas sociales, y son más capaces de comprender la causa y el efecto y el impacto en los demás", explica Einhorn. También están comenzando a desarrollar fuertes relaciones sociales fuera de sus familias junto con una creciente autoestima e identidad personal, todas áreas potenciales donde las emociones pueden ser intensas y crear conflictos.

Es más probable que estos niños estén preparados para manejar muchos de estos desacuerdos por sí mismos. "Pueden comprender mejor la situación en el momento y considerar soluciones", dice Einhorn. Por lo tanto, cuando sea posible, no intervenga, a menos que su hijo busque su ayuda o no parezca capaz de resolver el problema por sí solo. De cualquier manera, pueden beneficiarse de hablar con sus padres.

Los padres pueden ayudar modelando un lenguaje efectivo para usar al resolver conflictos (como declaraciones de "yo siento", en lugar de declaraciones de "usted hizo" que pueden ser escuchadas como acusatorias). Respirar profundamente y alejarse si es necesario para calmarse también son buenas técnicas para impartir a su hijo. Este enfoque se puede enseñar utilizando la estrategia del semáforo, sugiere Einhorn.

"Pídale a su hijo que cierre los ojos y se imagine un semáforo", dice Einhorn. "Cuando la luz roja está encendida (demasiado intensa), deben respirar profundamente tres veces y pensar en algo que los calme. Cuando la luz se vuelve amarilla, es hora de evaluar el problema. ¿Pueden manejar esto por sí mismos? ¿Necesitan ayuda de un adulto? ? Piense en dos estrategias de resolución de problemas que podrían funcionar. Cuando la luz se ponga verde, elija una estrategia (pida ayuda, salga y corra, trabaje en un compromiso) y pruébelo ".

Además, Einhorn recomienda introducir los pasos fundamentales de la resolución de problemas, conocidos por los terapeutas como ABCD:

  • R: Pregunte, "¿Cuál es el problema?"
  • B: Lluvia de ideas sobre soluciones
  • C: elige una solución para probar
  • D: ¡Hazlo! 
También es útil continuar practicando nombrar emociones, modelar la empatía y generar soluciones de lluvia de ideas a un nivel apropiado para la edad, dice Einhorn, para continuar desarrollando estas importantes habilidades.

Preadolescentes
Los años de la escuela secundaria son bien conocidos por la incomodidad, la angustia social, los grandes sentimientos, los paisajes sociales cambiantes y el "drama" entre amigos. La pubertad, las relaciones románticas tempranas , el estrés escolar y familiar y la presión para encajar en todos pueden contribuir al conflicto entre compañeros. "Las relaciones sociales se vuelven más importantes a medida que los jóvenes se vuelven más conscientes de sí mismos y las relaciones con los compañeros se sienten más importantes", explica Einhorn.

Para este grupo de edad, Einhorn recomienda enseñarle a su hijo los principios de SOAR: detenerse, observar, evaluar, responder. Este proceso incluye los siguientes pasos.

Empiece por refrescarse. Tómese un momento para regular las emociones utilizando una estrategia de calma. Luego, concéntrese en compartir escuchando, controlando, escuchando ambas perspectivas y calificando la intensidad del problema. A continuación, piense en la responsabilidad. Asume la responsabilidad, si corresponde.

Después de eso, continúe con la lluvia de ideas para encontrar posibles soluciones y compromisos. Luego, elija una solución para probar. El último paso es afirmar la amistad perdonando, disculpándose y / o agradeciendo a su amigo por trabajar para encontrar una solución.

Adolescentes
Si bien los niños de la escuela secundaria a menudo tienen habilidades prosociales más desarrolladas, lo que está en juego en los conflictos entre compañeros suele ser más alto y más complicado de navegar. En la escuela secundaria, las relaciones sociales y con los compañeros están en la cima de la importancia y la dinámica social puede cambiar rápidamente. Los adolescentes están construyendo un sentido de sí mismos e identidad, a menudo se involucran en comportamientos de riesgo y superación de límites, al mismo tiempo que desarrollan habilidades de pensamiento crítico y abstracto, dice Einhorn.

Las peleas a menudo surgen de alianzas cambiantes, problemas de citas , intereses cambiantes y falta de comunicación. Einhorn sugiere las siguientes estrategias para ayudar a su hijo adolescente a aprender a navegar eficazmente por sus conflictos de amistad.

Continúe trabajando para desarrollar habilidades de comunicación y relación más sólidas al promover la apertura, la consideración, la empatía, la escucha, la autorreflexión, la superación personal y el respeto. Anime a su adolescente a discutir el conflicto. Sin embargo, trate de darles espacio para "hablarlo" con sus compañeros por su cuenta. Modele y practique el compromiso y la negociación.

Practique las habilidades de regulación emocional y tolerancia a la angustia, como usar habilidades de afrontamiento como la atención plena, no reprimir las emociones negativas y respirar profundamente. Reafirmar su capacidad para nombrar, comprender, comunicar y manejar sus emociones.

Apóyelos en la práctica de la toma de perspectiva (la idea de que ambas perspectivas importan) y en la construcción de relaciones y habilidades de comunicación más sólidas. En última instancia, el objetivo es que su adolescente pueda resolver la mayoría de sus problemas con sus amigos de forma independiente, pero estar allí para ofrecer apoyo cuando lo desee o lo necesite.

"Diga, 'Estoy aquí para usted y puedo proporcionar una caja de resonancia si es necesario', pero confíe en su capacidad para tomar buenas decisiones y manejar el conflicto por sí mismos", aconseja el Dr. Brimhall.

 
Se espera que los niños a menudo peleen con amigos. Aprender a manejar estos desacuerdos con elegancia es una habilidad importante para la vida. Muchos de estos conflictos desaparecen rápidamente, pero a veces surgen problemas más importantes que requieren más intervención.

Apoye a su hijo ayudándolo a desarrollar habilidades efectivas para resolver problemas y relacionarse. Con el tiempo, aprenderán a resolver la mayoría de estos conflictos de forma independiente. Dicho esto, prepárese para intervenir cuando su hijo necesite ayuda adicional y / o tenga dificultades para lidiar con estos problemas de manera adecuada.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas