Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

jueves, 9 de septiembre de 2021

9 Consecuencias de los insultos

 

Todos han escuchado el dicho: "El palo y las piedras pueden romper mis huesos, pero las palabras nunca me lastimarán". El problema es que esta afirmación no es cierta en lo más mínimo. Los insultos son uno de los tipos de acoso más dañinos y dolorosos. Deja a las víctimas con mensajes negativos sobre quiénes son. También es dañino porque los insultos intentan definir falsamente a las personas. 


Por ejemplo, llamar a alguien "gordo", " retrasado " , "nerd" o cualquier otro nombre despectivo debilita la autoestima , el sentido de autoestima y el concepto de sí mismo del objetivo . Para empeorar las cosas, los insultos son frecuentes y pueden fomentar ese comportamiento en su hijo.

¿Qué es poner apodos?
Los insultos son un lenguaje abusivo, despectivo o insultante. Es una forma de acoso relacional. Lamentablemente, este comportamiento es común entre los niños. Los insultos, que a veces se descartan como burlas o bromas, a menudo están presentes en el acoso entre hermanos . Sin embargo, este tipo de conversación es muy hiriente y puede dañar el sentido de sí mismo de un niño.

De hecho, el 75% de los estudiantes de la escuela primaria dicen que se les insulta con regularidad en la escuela. También constantemente llaman a los demás con palabras como "estúpido" o "tonto" y casi el 50% escucha cosas como "eres tan gay" o "eso es tan gay". También se utilizan malas palabras y eufemismos despectivos para las partes del cuerpo.

Mientras tanto, la frecuencia es igual de mala o peor en los niveles de secundaria y preparatoria, con casi el 65% de los estudiantes indicando que los insultos son un problema grave en su escuela. Independientemente de los nombres que se le dé a la víctima, los mensajes subyacentes y repetidos son "no eres aceptado" y "no eres lo suficientemente bueno". Los insultos pueden ser una forma de intimidación perjudicial .


Los insultos dificultan que las víctimas confíen en sus percepciones sobre sí mismas.


Consecuencias de los insultos
Los insultos duelen en el momento y pueden tener muchas repercusiones duraderas. Las consecuencias de los insultos incluyen lo siguiente:

Erosiona el sentido del yo
Con el tiempo, los insultos y otros insultos pueden consumir lentamente la autoestima y la víctima ya no se verá a sí misma de manera realista. Por ejemplo, si a una persona se le llama habitualmente "gorda", es posible que se considere con sobrepeso incluso después de haber perdido peso. Este tipo de imagen corporal distorsionada puede preparar el escenario para un trastorno alimentario .


Puede comprometer creencias y valores
Cuando los niños son insultados por tener ciertas creencias o valores. Estos insultos pueden hacer que se dobleguen a la presión de sus compañeros y comprometan sus creencias para escapar del acoso. Un adolescente al que se le llama "bueno-bueno" o "cobarde" puede tratar de deshacerse de esta imagen haciendo cosas que van en contra de su sistema de creencias al tratar de refutar las palabras hirientes.


Daña el sentido de bienestar
Los insultos pueden causar cambios notables en la personalidad y el comportamiento de las personas afectadas. Por ejemplo, las víctimas adolescentes pueden ser más llorosas, hostiles o retraídas. También pueden inventar excusas para evitar la escuela y perder interés en actividades externas. Además, las víctimas a menudo están insatisfechas con la vida. También pueden luchar con sentimientos de soledad y desesperación. 


Afecta la identidad
Cuando un acosador insulta a otra persona, está tratando de controlar cómo los demás ven a la persona. Por ejemplo, un matón puede llamar a alguien "estúpido". Estos insultos generalmente se hacen frente a otros y están destinados a alentar a los demás a que también vean a la persona como "estúpida". Si los insultos se repiten, con el tiempo, otros, incluido el objetivo, pueden comenzar a asociar la palabra "estúpido" con esa persona. Y eventualmente, esa etiqueta hiriente puede convertirse en parte de quién es esa persona.

Puede conducir a la violencia
En algunos casos, los acosadores que insultan a otros pueden volverse violentos con sus víctimas. Alternativamente, los objetivos de los insultos pueden actuar sobre su ira y frustración atacando de una manera física. También pueden comenzar a intimidar a otros. Si su hijo está siendo insultado en la escuela, comuníqueselo al maestro o al director.

Muchos crímenes de odio comienzan con insultos y escalan a la violencia.  Nunca ignore los insultos.

Estimula la crítica interna
Los insultos a menudo llevan a los objetivos a asumir los nombres como realidad.  Como resultado, comienzan a criticarse a sí mismos. Si una persona es llamada "perdedora", su voz interna aprenderá a llamarse a sí misma perdedora también cuando cometa errores. El problema es que esta voz interior es difícil de apagar y no es muy objetiva. Además, escuchar insultos repetidos normaliza este tipo de comunicación y puede validar los comentarios hirientes en la mente del niño.

Afecta el estado de ánimo
Es importante recordar que los cambios repentinos de humor a veces pueden indicar que se está produciendo un acoso. Nunca ignore los cambios de humor de un niño ni los descarte como hormonales hasta que haya determinado por qué parecen hoscos, enojados o distantes.

Los cambios en el comportamiento, los hábitos de sueño y el estado de ánimo siempre deben considerarse las primeras señales de advertencia de que algo anda mal. No es raro que las víctimas de insultos y otros tipos de acoso escolar experimenten ansiedad y depresión. Si su hijo muestra un cambio de humor, haga que un médico lo evalúe de inmediato. 

Daña la salud mental
Los insultos pueden tener graves consecuencias para la salud mental. De hecho, muchos investigadores sienten que es una de las formas de acoso más dañinas.  Por ejemplo, algunas víctimas se deprimen tanto por los insultos que comienzan a sentirse inútiles, indefensas y fuera de control. Algunas víctimas pueden incluso contemplar el suicidio . Si su hijo habla sobre la muerte o el deseo de morir, no ignore sus comentarios. Haga que un profesional médico evalúe a su hijo de inmediato. 

Si usted o su hijo tienen pensamientos suicidas, comuníquese con la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 1-800-273-8255 para recibir apoyo y asistencia de un consejero capacitado. Si usted o un ser querido está en peligro inmediato, llame al 911.

Compromete la salud física
A menudo, cuando se insulta a los niños, su salud física se verá afectada. Además de tener problemas para comer o dormir, también pueden quejarse de malestar estomacal y dolores de cabeza. Además, algunas víctimas pueden desarrollar trastorno de estrés postraumático, úlceras u otras afecciones relacionadas con el estrés. 

Cómo responder a los insultos
Los insultos son uno de los tipos de intimidación más dolorosos que pueden experimentar los niños. Por esta razón, es muy importante que los padres nunca resten importancia a lo que sienten sus hijos ni les digan que simplemente lo ignoren. En su lugar, intercambie ideas con su hijo sobre las formas en que puede hacer frente al acoso . A veces, todo lo que se necesita es una respuesta ingeniosa o no reaccionar de la misma manera. Otras veces, requerirá una reunión con el director o el maestro de su hijo. La clave es decidir juntos qué funcionará mejor.


Asegúrese de considerar la perspectiva y la personalidad de su hijo en la forma en que usted y él responden también. A algunos niños les va mejor con diferentes enfoques, como alejarse, pedir ayuda a un maestro o simplemente comentar que la persona está siendo grosera o abusiva. También es importante mirar todos los lados de la situación. A veces, puede resultar que su hijo también haya insultado (u otro mal comportamiento) a la persona que se lo ha hecho.

Por más difícil que sea, considere fomentar la compasión por la persona que acosa a su hijo, ya que también puede estar luchando.

Puede ayudar a su hijo a comprender que las personas a menudo intimidan debido a su propia baja autoestima y que los insultos generalmente no se refieren al objetivo, sino que son un reflejo de sus propias inseguridades. Si le dice esta verdad a su hijo, es posible que también pueda evitar que su hijo modele este comportamiento en el futuro.


Es difícil escuchar que su hijo ha sido atacado por insultos (o que es él quien está haciendo el acoso), pero una vez que lo sepa, puede ayudar. Reconocer lo que está sucediendo y tomarlo en serio suele ser un gran alivio para los niños, que a veces pueden temer que los adultos los culpen o descarten el comportamiento como si no fuera un gran problema. Hacerle saber a su hijo que es importante y valorado y enseñarle formas efectivas de responder son otras formas efectivas de ayudar.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas