Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

lunes, 9 de agosto de 2021

Viajar seguro y sin estrés en aviones con bebés



Viajar con un bebé o cualquier niño menor de dos años puede ser un desafío, especialmente si necesita viajar en avión a largas distancias. Requiere mucha preparación para garantizar que su bebé no solo esté cómodo sino también seguro durante y después del vuelo.

A continuación, se incluyen algunos consejos sencillos que pueden ayudar:

Planificación de su viaje

Si bien las personas se han acostumbrado más a reservar viajes aéreos en línea, es mejor que llame al mostrador de reservas de la aerolínea para asegurarse de brindar y obtener toda la información que necesita. Entre las consideraciones:


Al hacer su reserva, proporcione las edades de todos los pasajeros y pregunte si existen limitaciones o regulaciones que deba conocer. Algunas aerolíneas, por ejemplo, no permiten que los recién nacidos de menos de dos semanas vuelen,  mientras que otras cobran tarifas por exceso de equipaje para los asientos de los automóviles y los cochecitos.

Solicite siempre un asiento de mamparo (primera fila) y solicite un moisés.

Sin embargo, para los bebés mayores, es posible que desee evitar el mamparo, ya que no habrá espacio debajo del asiento para guardar juguetes o suministros para bebés.

Trate de evitar reservar viajes durante el horario habitual de sueño de su bebé, especialmente para viajes más largos, ya que los viajes en avión a veces pueden mantener a los bebés despiertos y ponerlos inquietos.

Viaje internacional

Si viaja al extranjero, consulte con su pediatra para asegurarse de que su bebé esté debidamente vacunado. Puede obtener una descripción general de las vacunas necesarias para su país de destino a través del portal de salud del viajero en línea que ofrecen los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.


Que empacar

Elegir el bolso de mano adecuado puede ser un salvavidas cuando se viaja con un bebé. Asegúrese de que su bolso sea fácil de levantar o enrollar y, lo más importante, de que esté dentro de las limitaciones de tamaño y peso de la aerolínea. Al empacar, asegúrese de llevar suministros adicionales en caso de que experimente una escala o retraso inesperado.

La lista de verificación de artículos en su bolso de mano debe incluir:

  • Pañales y cambiador de pañales
  • Una manta de bebe
  • Abundante comida para bebés, bocadillos, bebidas y fórmula
  • Fórmula en polvo previamente medida en bolsitas individuales, si se usa
  • Un babero y mudas extra de ropa
  • Toallitas húmedas
  • Bolsas de plástico vacías para toallitas usadas o pañales sucios
  • Un chupete o biberón extra por si acaso
  • Muchos juguetes no ruidosos que no molestarán a otros pasajeros.
  • Un pequeño botiquín con vendajes.
  • Una botella pequeña de limpiador de manos antiséptico sin agua.

Cualquier medicamento para bebés, sellado en una bolsa ziplock separada para una fácil recuperación (nunca registre medicamentos que no se puedan reemplazar en su destino)

Finalmente, pruebe su bolso de mano para asegurarse de que no sea demasiado pesado.

Justo antes de su viaje, pídale a su pediatra que verifique si tiene una infección de oído o cualquier otra enfermedad que pueda interferir con los viajes aéreos. Si desea llevar un analgésico infantil (especialmente si le están saliendo los dientes), pida consejo a su pediatra.


En el aeropuerto

Cuando se viaja con un bebé, la primera regla es llegar temprano al aeropuerto. Incluso si ha realizado todos los preparativos necesarios y ha marcado todas las casillas de la lista de verificación, puede haber contratiempos o retrasos inesperados. Al llegar temprano, usted y su bebé experimentarán mucho menos estrés.

Aquí hay algunos otros consejos útiles:

Cuando se registre, dígale al asistente que viaja con un bebé. Informe al asistente si tiene un cochecito o un asiento para el automóvil con usted.

Factura todas las piezas de equipaje que puedas. Llevar equipaje de mano adicional puede ahorrarle dinero, pero terminará costándole más en términos de estrés. Tenga en cuenta, por ejemplo, que es posible que deba sacar a su bebé del cochecito o del asiento para el automóvil cuando ingrese al control de seguridad.

Cambie el pañal de su bebé inmediatamente antes de abordar el avión.

Evite amamantar o alimentar a su bebé con biberón justo antes de abordar. Si lo hace, el bebé puede quedarse dormido y despertarse llorando mientras usted y sus pertenencias se llevan a su asiento. A menudo es mejor esperar hasta estar sentado y completamente asentado antes de alimentar.

Considere llevar su cochecito con usted y registrarlo en la puerta. De esta manera, estará allí esperándote una vez que salgas del avión.

Durante el vuelo

Incluso en las mejores circunstancias, un bebé por lo demás feliz puede volverse repentinamente inquieto en un entorno extraño y, a menudo, ruidoso. Trate de no entrar en pánico. En la mayoría de los casos, si reconoce su dificultad a sus compañeros de viaje (e incluso se disculpa), generalmente serán más útiles y comprensivos que si finge que no están allí.

Algunos otros consejos útiles:

Para ayudar a su bebé a adaptarse a los cambios en la presión de la cabina, anime a tragar durante el despegue y el aterrizaje. Puede hacerlo amamantando o usando un biberón o un chupete.

Volar en un avión puede causar deshidratación, una condición que ocurre mucho más rápidamente en los bebés que en los adultos. Haga un esfuerzo adicional para mantener a su bebé bien hidratado.

Cambiar pañales puede ser un verdadero desafío en un vuelo. Algunos aviones tienen cambiadores, pero estos suelen ser muy pequeños y complicados para los bebés más grandes. En caso de duda, hable con el asistente de vuelo, algunos de los cuales pueden permitirle usar su asiento plegable o proporcionarle espacio en el piso cerca de la cocina o mamparo.

Un asistente de vuelo suele estar más que feliz de calentarle un biberón. Sin embargo, asegúrese de verificar la temperatura, ya que el sistema de cocina a menudo puede calentar mucho los líquidos.

Si bien los filtros de partículas de alta eficiencia eliminan el 99 por ciento de las bacterias y virus del aire de la cabina, se  aseguran de evitar a cualquier persona que parezca estar enferma, estornudar o toser. Lávese las manos con regularidad y use su limpiador de manos sin agua en su asiento, cuando sea necesario.

A menos que tenga que hacerlo, trate de no salir corriendo del avión una vez que esté estacionado en la puerta. Esto evitará que tenga que pararse en una fila lenta en medio de una aglomeración de pasajeros.

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas