Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

viernes, 27 de agosto de 2021

Una descripción general de las infecciones del tracto urinario en niños pequeños

Una infección del tracto urinario (ITU) es una infección en cualquier parte del sistema urinario, que incluye los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra. Si bien probablemente haya oído hablar de adultos que contraen infecciones urinarias, los niños, incluidos los niños pequeños y los bebés , también pueden contraerlas.

Visión general

Las infecciones urinarias no se resuelven por sí solas. Estas infecciones necesitan atención médica y medicamentos recetados, pero la buena noticia es que, por lo general, son bastante fáciles de tratar. Lo más importante es obtener un diagnóstico y tratamiento oportunos, porque si no se tratan, las infecciones urinarias pueden dañar los riñones o provocar infecciones más graves.

Causas

Las infecciones urinarias a menudo son causadas por bacterias normales que se encuentran en el intestino. Si bien el tracto urinario generalmente combate cualquier bacteria con la que entra en contacto, a veces la bacteria causa una infección.

En los bebés y los niños pequeños, a veces las bacterias se pueden propagar de las heces a la vejiga debido al uso de pañales o la falta de habilidad para limpiarse. Una infección también puede indicar un problema con la estructura del tracto urinario. Si tiene antecedentes familiares de infecciones urinarias, su niño pequeño podría ser más propenso a padecerlas.

Signos y síntomas

Los signos y síntomas de una infección urinaria en un niño pequeño pueden verse diferentes a los de los adultos, especialmente si aún no pueden expresarse verbalmente. A veces, no hay ningún síntoma , especialmente si su niño pequeño es menor de 2 años . 

Sin embargo, la investigación muestra que la fiebre inexplicable es el síntoma más común de las infecciones urinarias en los niños desde el nacimiento hasta los 2 años de edad. Otros síntomas de las infecciones urinarias en los niños pueden incluir:

  • Orina turbia, oscura, con sangre o con mal olor
  • Diarrea o vómitos
  • Fiebre
  • Viajes frecuentes al baño.
  • Irritabilidad o irritabilidad
  • Falta de apetito
  • Dolor de espalda o de vientre
  • Dolor o ardor al orinar
  • Accidentes urinarios (en niños pequeños que ya están entrenados para ir al baño) 

Las niñas son más propensas a las infecciones urinarias que los niños porque su uretra es más corta y está más cerca del ano, y más cerca de las bacterias que se encuentran allí. Los niños que no están circuncidados también tienen un poco más de probabilidad de contraer una infección urinaria que los niños que están circuncidados. 

Diagnóstico

Si sospecha que su niño pequeño podría tener una infección urinaria, llévelo al pediatra lo antes posible. El diagnóstico y el tratamiento oportunos son importantes para evitar infecciones más graves.

Cuando vaya al médico, le harán preguntas sobre el historial médico de su hijo y los síntomas actuales, y le harán un examen físico.

Si bien todo eso será útil, la única forma definitiva de saber si su niño pequeño tiene una infección urinaria es un cultivo de orina. Si su niño no está entrenado para ir al baño, usará un catéter para obtener una pequeña cantidad de orina. Esto implica insertar un tubo muy delgado en la uretra y hasta la vejiga. 

Tratamiento

El tratamiento principal para una UTI son los antibióticos, que matan a las bacterias que causan la infección. Si el niño experimenta un dolor significativo, también se puede recetar un medicamento que adormece el revestimiento del tracto urinario.

Es importante que su hijo tome los antibióticos durante el tiempo que el médico los recete. Mientras toma antibióticos, asegúrese de que su hijo beba muchos líquidos, pero evite la cafeína. Después de unos días o después del curso de la medicación, es posible que su médico desee repetir el análisis de orina para asegurarse de que la infección haya desaparecido.

En casos graves de infecciones urinarias, o en bebés menores de 6 meses , a veces es necesaria la hospitalización. La hospitalización puede garantizar una vigilancia estrecha y la medicación y el tratamiento adecuados, especialmente si un niño está deshidratado, se sospecha una infección renal o se cree que la infección se ha propagado. 

Prevención

Para los niños pequeños, cambiar pañales con frecuencia puede ayudar a reducir el riesgo de infecciones urinarias, ya que limita la propagación de bacterias que pueden contribuir a las infecciones. Si su hijo está entrenado para ir al baño, enséñele la higiene adecuada, especialmente para las niñas, incluida la importancia de limpiarse de adelante hacia atrás. 

Usar ropa interior de algodón y evitar los baños de burbujas también puede ayudar a reducir el crecimiento bacteriano y la irritación. También es importante que los niños sepan que no deben "aguantar" cuando tienen que orinar. Cuando la orina permanece en la vejiga durante mucho tiempo, crea un entorno propicio para el crecimiento bacteriano.

Cuando llamar al doctor

Si le ha administrado el ciclo completo de antibióticos y su niño todavía tiene síntomas, llame a su médico. Es posible que quieran volver a analizar la orina y / o hacer otras pruebas para ver si hay un problema médico subyacente que cause los síntomas.

Llame a su médico de inmediato si:

  • Su hijo tiene fiebre de 101 grados F o más
  • Su hijo tiene fiebre con escalofríos.
  • Su hijo tiene dolor al orinar
  • La orina huele mal o tiene sangre

Si bien las infecciones urinarias pueden ser dolorosas, el diagnóstico y el tratamiento oportunos ayudarán a aliviar los síntomas. Por lo general, después de comenzar con los antibióticos, los síntomas comienzan a desaparecer en dos o tres días. La mayoría de las infecciones urinarias se curan una semana después de comenzar el tratamiento.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas