Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

miércoles, 18 de agosto de 2021

Resfriado o gripe durante el embarazo y el aborto espontáneo

 

El invierno es la estación fría y puede ser difícil evitar contraer un virus durante esos meses. ¿Debería estar especialmente preocupada por los virus comunes del invierno si está embarazada? ¿Podría un resfriado, gripe o COVID-19 causar daño a un bebé o provocar un aborto espontáneo? Descubra más a continuación. 


Riesgo de aborto espontáneo
Aunque los virus del resfriado y la gripe ciertamente pueden incomodarlo (especialmente si está embarazada y ciertos medicamentos están prohibidos), no es probable que causen un aborto espontáneo.

Durante la pandemia de gripe de 1918, el virus de la gripe claramente jugó un papel en los abortos espontáneos. Se cree que una de cada 10 mujeres embarazadas tuvo abortos espontáneos tempranos durante ese tiempo, por encima de lo que se consideraría la incidencia esperada.

Un siglo después, una revisión de 100 estudios sobre la influenza en el embarazo encontró que, especialmente cuando las mujeres embarazadas desarrollaban complicaciones de la influenza, estaban en riesgo de aborto espontáneo, muerte fetal y parto prematuro.

Tener  fiebre durante el embarazo  (una temperatura superior a 100 grados Fahrenheit) está relacionada con un mayor riesgo de aborto espontáneo. Si contrae gripe o COVID-19, su médico puede recomendarle que mantenga controlada la fiebre con Tylenol (acetaminofén) mientras está enfermo.

Recuerde: Pregúntele siempre a su médico antes de tomar cualquier pastilla de venta libre durante el embarazo porque muchas, como Sudafed (pseudoefedrina), Dayquil (acetaminofén, dextrometorfano, fenilefrina), Aleve (naproxeno), Advil (ibuprofeno), Motrin ( ibuprofeno), Bayer (aspirina) y Excedrin (aspirina, paracetamol, cafeína), no se consideran seguros.


Es importante tener en cuenta que la gripe conlleva otras preocupaciones para las personas embarazadas. Durante la pandemia de gripe H1N1 2009 (gripe porcina), por ejemplo, las personas que contrajeron la gripe durante el embarazo tuvieron un mayor riesgo de parto prematuro (tener el bebé antes de las 37 semanas), muerte infantil e ingresos a la unidad de cuidados intensivos. 


Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), las personas embarazadas con COVID-19 también tienen un mayor riesgo de parto prematuro. Si bien se sospechan tasas más altas de pérdida del embarazo, no hay datos definitivos sobre el riesgo de aborto espontáneo y COVID-19. 

Vacuna contra la gripe
La vacunación contra la gripe se ha estudiado ampliamente y no parece presentar ningún riesgo de aborto espontáneo. 6 Tanto los CDC como el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos recomiendan la vacuna contra la influenza para todas las personas embarazadas en cualquier momento del embarazo.


La vacuna protege no solo a las personas embarazadas, sino también a sus bebés, que nacen con cierta protección contra los virus de la influenza.


Vacuna para el COVID-19
Los datos recopilados por los CDC y la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. Con respecto a la vacuna COVID "no identificaron ningún problema de seguridad para las personas embarazadas que fueron vacunadas o para sus bebés". 

Los estudios en animales tampoco han revelado ningún resultado adverso en animales preñados o en sus crías. Con base en esta evidencia, los CDC recomiendan que las personas embarazadas reciban la vacuna COVID-19 para ayudar a protegerse contra infecciones y posibles enfermedades graves.

Síntomas
Un resfriado, la gripe y el COVID-19 pueden causar síntomas similares aunque sean desencadenados por diferentes virus. Los síntomas pueden incluir fiebre, fatiga, dolores corporales y tos seca.

Con un resfriado, una persona tiene más probabilidades de tener rinorrea (congestión y secreción nasal). Además, los resfriados generalmente no tienen el potencial de provocar problemas más serios que resulten en hospitalización, como neumonía o infecciones bacterianas más graves.

Con la gripe o el COVID-19, los síntomas pueden aparecer repentinamente y suelen ser más graves que los de un resfriado. Basándose únicamente en sus síntomas, su médico puede tener problemas para distinguir un resfriado de la gripe o COVID-19 porque son muy similares. Sin embargo, se pueden realizar pruebas para distinguir entre ellos y determinar el tratamiento adecuado.

Factores de riesgo
Aunque cualquier persona puede contraer un virus, las infecciones virales son más comunes entre las siguientes poblaciones:

  • Personas embarazadas
  • Personas mayores
  • Niños
  • Personas con afecciones médicas crónicas, como asma o enfermedades cardíacas

Complicaciones
Afortunadamente, la mayoría de las personas que contraen la gripe se recuperan después de unos días. Sin embargo, algunas personas desarrollan neumonía, una infección pulmonar grave que a veces puede ser mortal. Otras infecciones respiratorias también pueden resultar de la gripe, incluidas la bronquitis y la sinusitis.

La gripe también puede provocar una infección del oído (el oído medio está conectado al tracto respiratorio)  y exacerbar otras enfermedades.

Por ejemplo, la gripe puede empeorar el asma y desencadenar ataques de asma. Además, la gripe puede empeorar la insuficiencia cardíaca.

Los CDC han descubierto que las personas embarazadas con COVID-19 tienen un mayor riesgo de sufrir una enfermedad grave. Esto puede resultar en un ingreso hospitalario que requiera tratamiento de cuidados intensivos y / o el uso de un ventilador para ayudar con la respiración.

Prevención
Hay algunos pasos clave que puede seguir para reducir el riesgo de contraer una infección viral. Además de vacunarse, evite el contacto cercano con personas enfermas, lávese las manos con frecuencia durante al menos 20 segundos, evite tocarse los ojos, la nariz y la boca, y desinfecte las cosas que toque mucho (como su teléfono, su computadora , pomos de puertas e interruptores de luz, etc.). 

Por supuesto, los hábitos generales de salud como dormir lo suficiente, comer alimentos nutritivos , estar activo, controlar el estrés y mantenerse hidratado pueden estimular su sistema inmunológico y ayudarlo a defenderse de las enfermedades.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas