Header Ads Widget

Qué hacer con los vómitos frecuentes de su niño pequeño

 

¿Su hijo vomita varias veces a la semana pero no parece sentirse enfermo de otra manera? Sorprendentemente, esta es una ocurrencia común en los niños más pequeños. Algunos niños pequeños vomitan cuando tienen una rabieta o simplemente lloran. Otros vomitan cuando tienen demasiada comida en la boca. Y algunos vomitan sin ningún motivo conocido.


Posibles Causas
Los vómitos persistentes en los niños pequeños pueden tener muchas causas potenciales. Aquí hay algunos de los más comunes:

  • Apendicitis : junto con dolor abdominal migratorio, fiebre leve y pérdida de apetito, las náuseas y los vómitos se encuentran entre los síntomas más comunes de la apendicitis.
  • Mareo en el automóvil : una forma común de mareo por movimiento, el mareo en el automóvil a veces se acompaña de náuseas, vómitos, sudor frío, fatiga y pérdida del apetito.
  • Conmoción cerebral : Las conmociones cerebrales son lesiones cerebrales graves causadas por un golpe en la cabeza y pueden ir acompañadas de vómitos.
  • Alergia o intolerancia a los alimentos : las náuseas, los vómitos, los calambres y la diarrea se encuentran entre algunos de los posibles síntomas de una alergia e intolerancia a los alimentos.
  • Intoxicación alimentaria : el vómito es un síntoma común de las enfermedades transmitidas por los alimentos y suele ir acompañado de diarrea y dolor de estómago.
  • Gastroenteritis : La gastroenteritis es una "gripe" estomacal comúnmente causada por el rotavirus en los niños que causa vómitos y diarrea que pueden durar hasta una semana.
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) : aunque es menos común que los síntomas como las náuseas, la ERGE puede provocar vómitos en algunos casos.
  • Infecciones : a veces, los vómitos también pueden estar asociados con otros tipos de infecciones, como neumonía, meningitis e infecciones del tracto urinario (ITU).
  • Obstrucción intestinal : una obstrucción en los intestinos puede provocar vómitos intensos.
  • Medicamentos : se sabe que ciertos medicamentos causan vómitos como efecto secundario desagradable, especialmente con el estómago vacío.
  • Veneno : El consumo de una sustancia química o tóxica puede provocar el vómito.
  • Estenosis pilórica : la estenosis pilórica es una afección que afecta a bebés de hasta 6 meses de edad en la que un estrechamiento de la parte inferior del estómago impide que los alimentos pasen al intestino delgado provocando vómitos intensos.
  • Reflejo de arcadas sensible: un reflejo de arcadas sensible puede provocar arcadas y / o vómitos.
  • Estrés : el estrés agudo, como durante una rabieta, y la ansiedad pueden provocar vómitos.

Lo que puedes hacer
Es natural sentirse inseguro e incluso entrar en pánico cuando su hijo vomita inesperadamente. Trate de mantener la calma y recuerde estos consejos para mantener a su niño pequeño seguro, cómodo e hidratado.


Compruebe si hay deshidratación
La deshidratación ocurre cuando pierde más líquidos de los que ingiere, agotando el cuerpo de los líquidos esenciales que necesita para funcionar. Los vómitos y la diarrea intensos son las principales causas de deshidratación en los niños pequeños.

Si bien beber líquidos suele ser suficiente para revertir la deshidratación leve, la deshidratación grave es un problema grave que requiere tratamiento médico inmediato.

Los signos de deshidratación en niños pequeños incluyen:
  • Sin lágrimas al llorar
  • No mojar pañales durante al menos tres horas.
  • Mejillas u ojos hundidos
  • Sequedad de boca y / o lengua.
  • Iniciar Fluidos
La rehidratación es el reemplazo de líquidos y electrolitos perdidos. Para rehidratar de manera segura a los niños pequeños de 1 año en adelante, comience dándoles pequeñas cantidades de líquidos claros cada 15 minutos.

Puede usar pequeños sorbos de agua, trocitos de hielo, caldo y bebidas con electrolitos, pero evite los refrescos, los jugos y las bebidas deportivas porque contienen demasiada azúcar. Si los vómitos continúan, pruebe con cantidades más pequeñas de líquido.

Después de ocho horas sin vómitos, puede introducir pequeñas cantidades de alimentos sólidos. Lo mejor son las galletas saladas, el puré de papas y otros alimentos suaves. Una vez que los vómitos hayan cesado durante 24 horas, su hijo puede volver a su dieta habitual.

Lleve un diario de síntomas
Después de observar las muchas causas posibles de los vómitos en los niños pequeños, es posible que se sienta más confundido que cuando comenzó. Considere llevar un diario de síntomas para ayudarlo a usted y al pediatra de su hijo a identificar la causa de los vómitos de su hijo.

Un diario de síntomas no es más que un registro de cómo y cuándo ocurrió el vómito de su hijo. Cada vez que su hijo tenga un ataque de vómito, anote:

  • La fecha
  • La hora del día
  • Cuanto duró el episodio
  • Si el vómito contenía sólidos, líquidos o ambos
  • Lo último que el niño tuvo que comer o beber
  • Otros síntomas como fiebre, dolor de estómago o diarrea
  • Llame al pediatra
Los vómitos frecuentes e inexplicables que no pueden atribuirse a una causa menos grave siempre justifican una llamada al médico . Tenga a mano su diario de síntomas cuando haga esa llamada y llévelo también a su cita.

Si la causa no es evidente de inmediato, su pediatra puede solicitar análisis de sangre, análisis de orina, cultivos de heces o radiografías para hacer un diagnóstico claro.

Si no se siente cómodo con el diagnóstico o el tratamiento del pediatra, o si los vómitos de su hijo continúan, considere la posibilidad de consultar a un gastroenterólogo pediátrico para obtener una segunda opinión y pruebas más avanzadas.

Señales de que el vómito puede ser una emergencia
Si bien los vómitos en los niños pequeños no suelen ser graves, es importante reconocer los signos de que necesitan atención médica inmediata.

Los signos de que los vómitos pueden ser graves:

  • Sangre en el vómito
  • Sangre en la orina
  • Confusión y letargo
  • Dolor de cabeza y / o rigidez del cuello
  • Dolor de estómago intenso
  • Dolor al orinar
  • Proyectil o vómitos contundentes
  • Pulso o respiración rápidos
  • Vómitos acompañados de fiebre.
  • Vómitos cuando su hijo reanuda su dieta normal.
Siempre llame al centro de control de intoxicaciones de inmediato si su hijo consumió una sustancia nociva, independientemente de sus síntomas. Si puede rastrear el vómito hasta una caída o impacto en la cabeza, llévelo a la sala de emergencias de inmediato.

Es natural sentirse impotente cuando su hijo tiene un ataque de vómitos frecuentes. Pero es importante mantener la calma para poder brindar la atención adecuada. Esté atento a los signos de deshidratación si no pueden dejar de vomitar o no pueden beber pequeñas cantidades de agua. Llame a su pediatra para hablar sobre los síntomas de su hijo y determinar si es necesaria una visita.


Publicar un comentario

0 Comentarios