Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

jueves, 26 de agosto de 2021

La calidad del sueño de los adolescentes disminuyó debido a preocupaciones relacionadas con COVID-19


Conclusiones clave
Un nuevo estudio señala que la calidad del sueño de los adolescentes disminuyó durante la pandemia de COVID-19.
Los expertos en salud mental dicen que las preocupaciones de los adolescentes pasaron de las ansiedades situacionales a las ansiedades generales y preocupaciones que parecían abrumadoras.
Los padres deben conocer los hábitos de sueño de sus hijos adolescentes y ofrecer sugerencias para ayudarlos a descansar lo que necesitan.
Las investigaciones muestran que la salud mental de los adolescentes se ha visto gravemente afectada por el COVID-19. La ansiedad, la depresión y la angustia son solo algunos de los problemas que han experimentado.


Para exacerbar aún más estos problemas, un nuevo estudio muestra que muchos adolescentes también están lidiando con problemas para conciliar el sueño. Publicado en el Journal of Adolescence , el estudio encontró que la calidad del sueño de los adolescentes ha disminuido debido a preocupaciones relacionadas con la pandemia de COVID-19.

Sobre el estudio
Investigadores de la Universidad de Sunshine Coast (USC) estudiaron a 30 adolescentes con una edad promedio de 14 años. Los participantes, con sede en Queensland, Australia, ya formaban parte de un estudio longitudinal en curso sobre el cerebro de adolescentes en el que se les hacían preguntas generales sobre la calidad del sueño. 

Debido a que el estudio comenzó antes de la pandemia de COVID-19, los investigadores pudieron comparar la información relacionada con el sueño recibida de los adolescentes antes y después de la interrupción del COVID-19. También se les hicieron preguntas específicas relacionadas con COVID durante un período de bloqueo de 12 semanas, desde abril hasta junio de 2020. Las respuestas se proporcionaron en un cuestionario autoinformado.


Además, los participantes recibieron pruebas de neuroimagen durante el período anterior a COVID, lo que permitió a los investigadores examinar la materia blanca de su cerebro. Los investigadores señalan que la integridad de la materia blanca se ha asociado con la ansiedad, la depresión y la calidad del sueño. 2 La capacidad de medirlo, junto con las respuestas de los adolescentes a la encuesta, les dio a los investigadores una mirada al impacto de la pandemia en los patrones de sueño.


"Descubrimos que la calidad del sueño había empeorado durante COVID, y aquellos que tenían dificultades para conciliar el sueño, además de tener un marcador cerebral específico, de integridad de la materia blanca, antes de COVID, informaron niveles más altos de preocupación asociados con COVID", explica Dan. Hermens , PhD, profesor de neurobiología y salud mental juvenil en la USC y autor principal del estudio.


Los resultados mostraron que a pesar de la oportunidad de dormir más durante el encierro, estos adolescentes tenían una mayor dificultad para dormir. Aunque el estudio tiene un tamaño de muestra pequeño, proporciona una mirada útil a las dificultades que están experimentando los adolescentes.

Estresores adolescentes
La adolescencia está naturalmente llena de estrés. De hecho, los cambios físicos, mentales y emocionales que experimentan los adolescentes a menudo aumentan la ansiedad y el estrés. Pero, lidiar con COVID-19, lleva estas ansiedades a otro nivel.


Es un efecto dominó. La falta de sueño crea otras preocupaciones.
- OLIVIA CHANTE FRAZIER, LPC, NCC

“El impacto que he visto ha cambiado de la ansiedad situacional a una ansiedad más generalizada”, dice Olivia Chante Frazier, LPC, NCC y directora ejecutiva de Transform You, LLC. “Para los adolescentes, eso parece abrumador. Esos sentimientos abrumadores comienzan a internalizarse, lo que a menudo surge en reacciones de comportamiento ".


Además, la mayoría de los adolescentes no tienen las habilidades adecuadas para manejar la ansiedad a ese nivel elevado, agrega. En consecuencia, sus preocupaciones intensificadas pueden infiltrarse no solo en su vida cotidiana, sino también afectar su capacidad para conciliar el sueño por la noche.

“Es un efecto dominó. La falta de sueño crea otras preocupaciones ", dice Frazier." Los adolescentes pueden estar demasiado cansados ​​para implementar las habilidades necesarias para controlar sus síntomas. Sus cambios hormonales, además del impacto de los eventos mundiales, se vuelven tan abrumadores que pueden elegir habilidades de afrontamiento poco saludables ".

Lo importante para los adolescentes y los padres es descubrir cómo manejarlo todo y dormir bien durante la noche. A veces, esto implica implementar estrategias saludables para afrontar el estrés que están experimentando.

Los padres pueden ayudar dándoles a sus hijos ideas sobre cómo lidiar con ese estrés. Por ejemplo, pueden hacer tiempo para divertirse, evitar la programación excesiva y tratar de entablar un diálogo interno positivo.

Dormir de calidad
Para ayudar a los adolescentes a lidiar con sentimientos y emociones abrumadores y a dormir mejor, los padres deben ser conscientes de cómo los adolescentes están manejando los factores estresantes en sus vidas. Esto comienza con la observación de los comportamientos de su hijo adolescente y con preguntas abiertas.

Si un niño muestra signos de falta de energía, preocupación, cavilación, mal humor, irritabilidad, dificultad para concentrarse, [etc.], los padres deben preguntarle sobre su sueño.
- DAN HERMENS, PHD

"Si un niño muestra signos de falta de energía, preocupación, cavilación, mal humor, irritabilidad, dificultad para concentrarse, [etc.], entonces un padre debe preguntarle sobre su sueño", señala el Dr. Hermens, quien también dirige el Estudio Longitudinal del Cerebro Adolescente en el Instituto Thompson de la USC.  

Los padres también deben saber cuánto tiempo le toma a su hijo dormirse. Más de 30 minutos podrían ser una señal de alerta para seguir explorando. 

Además, pregúnteles si sienten que están durmiendo bien por la noche, si tienen pesadillas y si se sienten inquietos o incómodos. Todas estas preguntas pueden ayudar a tener una idea más clara de los próximos pasos a seguir. 

Si un adolescente tiene problemas para descansar bien por la noche, hay una serie de estrategias que los adolescentes y los padres pueden usar para mejorar el sueño, como oscurecer las habitaciones con persianas y cortinas, usar una máquina de sonido para limitar el ruido y evitar las pantallas antes. cama. También es importante mantener los teléfonos y otros dispositivos fuera de la cama. 

Seguir una rutina regular a la hora de acostarse, así como realizar actividad física durante el día, también puede mejorar el sueño por la noche. Y si las preocupaciones continúan siendo un problema, hay una serie de cosas que se pueden utilizar para disminuir estas preocupaciones.

Por ejemplo, las actividades basadas en la fe pueden ayudar a desviar la atención de los adolescentes de los pensamientos preocupantes; y los ejercicios de atención plena, como la meditación o las técnicas de respiración, también son útiles. Los adolescentes también pueden encontrar que hablar con un terapeuta puede ser catártico para examinar y lidiar con las emociones.
Recuerde, la incapacidad para conciliar el sueño y tener una noche de descanso puede tener un impacto perjudicial en todo el día. Ayudar a los adolescentes a dormir bien puede generar un impacto y una perspectiva más positivos, a pesar de los factores estresantes en curso.


 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas