Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

viernes, 20 de agosto de 2021

Guía de control de peso para niños con sobrepeso

 
 

Un número cada vez mayor de niños tiene sobrepeso y, si no se realiza ninguna intervención, el 80% de ellos seguirá teniendo sobrepeso en la edad adulta. 

Esto puede ponerlos en riesgo de sufrir muchos problemas médicos, como diabetes, presión arterial alta, colesterol alto y apnea del sueño. La obesidad también puede afectar negativamente a su autoestima . 

Si bien la mayoría de los niños no deben someterse a una dieta muy restringida, el control de peso mediante un enfoque combinado de una dieta sensata y ejercicio regular ayudará a controlar su aumento de peso. 

Los niños normalmente necesitan una cierta cantidad de calorías cada día (asignación de energía) que sus cuerpos usan como energía para las actividades diarias normales (caminar, respirar, etc.).

Como ocurre con los adultos, las necesidades calóricas diarias de un niño dependen de su sexo, edad y nivel de actividad.

Se recomienda que los niños moderadamente activos consuman alrededor de:

  • 6 a 8 años : 1600 calorías por día
  • 9 y 10 años : 1.800 calorías por día
  • 11 años a 13 años : 2.200 calorías por día
  • 14 a 17 años : 2400 a 2800 por día

Para las niñas que son moderadamente activas , los rangos son:

  • 7 a 9 años : 1600 calorías por día
  • 10 y 11 años : 1.800 calorías por día
  • 12 a 17 años : 2,000 calorías por día


Estas son solo estimaciones. Algunos niños necesitarán más calorías o menos calorías en un día, dependiendo de su metabolismo y actividades diarias.


Almacenamiento de energía y grasa

Cuando alguien consume más alimentos y calorías de las que requiere su asignación de energía, el exceso de calorías se convierte en grasa para su almacenamiento.

Por el contrario, cuando alguien consume menos calorías de las requeridas por su asignación de energía, su grasa corporal se convierte en energía para las calorías necesarias.

Puedes pensar en esta relación en términos de una ecuación:

  • Energía almacenada (grasa) = Energía en - Energía utilizada

Un niño puede perder peso comiendo menos calorías cada día o haciendo más actividad para que su cuerpo use más calorías para proporcionar la energía necesaria.

De cualquier manera, la grasa corporal se quema y se convierte en energía, lo que resulta en una pérdida de peso.

A menudo, es una combinación de dieta (comer menos) y ejercicio (moverse más) lo que le permite a alguien lograr una pérdida de peso saludable y sostenible.

Tu primer objetivo

El primer objetivo del control de peso en los niños debe ser detener el aumento de peso y mantener un crecimiento normal en altura. Esta estrategia les permite "crecer en" su peso.

Comience por ayudar a su hijo a comer de manera más saludable (aproximadamente 500 calorías menos cada día) y agregue ejercicio y actividad física regulares a su rutina.

Una vez que su hijo haya dejado de aumentar de peso y esté en un programa regular de alimentación saludable y ejercicio, puede establecer objetivos adicionales de pérdida de peso lenta (aproximadamente una reducción del 10% a la vez) si es necesario.

Encontrar la motivación

Será más fácil para su hijo perder peso si está motivado para hacerlo. Puede ayudar a su hijo a perder peso eligiendo comidas saludables en casa y fomentando el ejercicio regular y la actividad física.


Una de las mejores formas de mantenerlos motivados es hacer que toda la familia participe activamente en el proceso de comer de manera más saludable y hacer ejercicio con regularidad.


Comportamientos para modificar

También es importante modificar los comportamientos que llevaron a su hijo a tener sobrepeso. Estos comportamientos pueden prevenir la pérdida de peso o estimular la recuperación de peso.


Los comportamientos que querrá modificar incluyen:


Limitación de la televisión : debe limitar la visualización de la televisión a aproximadamente una o dos horas al día (esto incluye jugar videojuegos o usar la computadora). Ver televisión no consume muchas calorías y fomenta la ingesta de alimentos y hábitos poco saludables.

Hábitos alimenticios saludables : su hijo debe comer tres comidas bien balanceadas de tamaño promedio cada día, más dos refrigerios nutritivos. Evite saltarse comidas (especialmente el desayuno).

Aperitivos : conviene limitar los bocadillos a dos por día y pueden incluir alimentos bajos en calorías, como frutas o verduras crudas. Evite el uso de alimentos ricos en calorías o  grasas  como bocadillos, especialmente papas fritas, galletas, etc. 6

Beber : debe animar a su hijo a que beba de cuatro a seis vasos de agua al día, especialmente antes de las comidas. El agua no tiene calorías y te ayudará a sentirte lleno. Otras bebidas pueden incluir  refrescos dietéticos  y  leche baja en grasa . Evite que su hijo beba refrescos o jugos de frutas con regularidad, ya que tienen muchas calorías (150-170 calorías por porción).

Diet Journal : ayude a su hijo a llevar un diario semanal de la ingesta de alimentos y bebidas y también de la cantidad de tiempo que pasa viendo televisión, jugando videojuegos y haciendo ejercicio. También puede registrar el peso de su hijo cada semana (pero no lo pese todos los días).

Calorías y tamaños de las porciones

No es necesario contar las calorías, pero usted y su hijo deben estar más informados sobre los alimentos que ingieren y la cantidad de calorías que contienen. Debe comenzar a revisar de manera rutinaria la etiqueta de nutrición de los alimentos que consume su familia.

Desea probar y comer alimentos bajos en calorías y también bajos en grasas. Tenga cuidado con los alimentos bajos en grasa o "dietéticos", ya que aún pueden tener un alto contenido de calorías aunque sean bajos en grasa.


Verifique el tamaño de la porción de comidas preparadas y refrigerios. Una porción de papas fritas puede tener solo 200 calorías, pero si el tamaño de la porción es solo de 10 papas fritas, comerse toda la bolsa sería más de 1,000 calorías solo para un refrigerio.

Algunos hábitos alimenticios que ayudarán a su hijo a perder peso incluyen:

Comidas saludables. Su hijo necesita tres comidas bien balanceadas de tamaño promedio cada día. Prepare alimentos horneados, asados ​​a la parrilla o al vapor, en lugar de freírlos en grasa. Una comida saludable puede incluir una pequeña porción de carne magra y una gran porción de verduras.

Porciones individuales. Evite servir segundos del plato principal o postre. Si su hijo todavía tiene hambre, anímelo a comer más ensalada o verduras.

Postres Sirva fruta fresca como postre. Los helados, galletas, pasteles u otros alimentos ricos en calorías deben ser golosinas, no alimentos básicos frecuentes.

Compras de comestibles. Abastézcase de comidas, bocadillos y postres bajos en calorías y grasas. Elija leche baja en grasa o descremada y bebidas dietéticas. Evite llenar su despensa con postres o bocadillos con alto contenido calórico, como papas fritas, refrescos regulares o helados regulares.

Come en la mesa. Evite que su hijo coma comidas o bocadillos fuera de la cocina o el comedor. Es posible que desee establecer como regla de la casa que nadie coma mientras ve la televisión.

Evite la comida rápida . Limite los viajes altos en grasas y calorías al drive-thru. Si va a viajar o comer fuera de casa, empaque opciones saludables.


Fomentar la aptitud

Una parte esencial de cualquier programa de control de peso o pérdida de peso es el ejercicio regular. Anime a su hijo a participar en una clase de educación física en la escuela y deportes extracurriculares en la escuela o en la comunidad.

Intente encontrar actividades físicas que le gusten a su hijo. Algunos consejos para aumentar las actividades físicas de su hijo y su familia incluyen:


  • Camine o monte en bicicleta en lugar de conducir distancias cortas.
  • Salga a caminar con un amigo o pasee al perro de la familia todas las tardes.
  • Use escaleras en lugar de escaleras mecánicas o ascensores, especialmente si tiene que salir de su camino para encontrar las escaleras.
  • Estacione su automóvil al final del estacionamiento y camine hasta la entrada del centro comercial o de la tienda de comestibles.

Fomente el ejercicio regular durante 20 a 30 minutos, de 4 a 5 veces por semana. Esto puede incluir caminar, trotar, nadar, andar en bicicleta, patinar, andar en patineta, etc. También puede incluir la práctica de un nuevo deporte, como baloncesto, voleibol, tenis, fútbol, ​​etc.

Realice caminatas familiares de rutina o paseos en bicicleta en el vecindario o en el parque local.

Se un buen modelo a seguir

Para ayudar a que su hijo se motive para hacer ejercicio y comer de manera más saludable, es muy importante que le brinde un estilo de vida saludable que pueda modelar su propia vida después.

Esto incluye tener hábitos alimenticios saludables y participar en un programa de ejercicio regular. Además, limite el tiempo que la familia mira televisión.

Proteja la autoestima de su hijo

Si bien es importante ayudar a su hijo a alcanzar un peso más saludable, no es tan importante como mantener su autoestima.

Puede apoyar los esfuerzos de pérdida de peso de su hijo a través de lo que hace y dice.

Nunca le diga a su hijo que está "gordo".

Evite las dietas estrictas y retener o privar a su hijo de alimentos cuando tenga hambre.

No regañe demasiado a su hijo sobre su peso o sus hábitos alimenticios.

Recordatorios importantes

Lo más importante es asegurarse de que su hijo sepa que el sobrepeso no cambia el tipo de persona que es ni cuánto lo ama. Otras cosas que debe tener en cuenta al apoyar a su hijo incluyen:


  • Ser paciente. La pérdida de peso saludable lleva tiempo.
  • Involucre a toda la familia. Los hábitos alimenticios saludables y el ejercicio regular deben ser parte habitual de la vida de su familia. Es mucho más fácil si todos en la casa siguen estas pautas en lugar de que su hijo tenga que seguirlas solo.
  • Permita que su hijo coma alimentos o postres especiales en ocasiones especiales.
  • Evite las dietas estrictas, el ayuno y las dietas de choque, líquidas o de moda. Estas dietas rara vez funcionan y pueden desanimar a su hijo o incluso ser peligrosas. Las dietas para adultos, como la dieta Atkins, WW o la dieta de sopa de repollo, no han demostrado ser seguras o efectivas para los niños.
  • Llame a su pediatra si su hijo no está logrando perder peso con su rutina actual o si está afectando su autoestima.
  • Considere la posibilidad de consultar a un nutricionista para que le ayude con la dieta, la pérdida de peso y la planificación de la dieta de su familia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas