Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

viernes, 20 de agosto de 2021

Frecuencia cardíaca normal para niños

 

Muchos padres saben que su propio pulso o frecuencia cardíaca debe estar entre 60 y 100 latidos por minuto. Sin embargo, su hijo puede tener un pulso más alto. Dependiendo de su edad, los niños pueden tener un pulso entre 43 y 180 latidos por minuto.

Debido a que la frecuencia cardíaca generalmente disminuye a medida que aumenta el tamaño del cuerpo, los bebés tienen el pulso más alto. La frecuencia cardíaca se ralentiza a medida que el niño crece.

Saber qué es la frecuencia cardíaca normal y cómo controlar el pulso de su hijo puede ayudarlo a evitar preocupaciones innecesarias sobre la frecuencia cardíaca de su hijo. También puede ayudarlo a identificar un pulso lento o rápido cuando su hijo está enfermo y le permite saber cuándo buscar atención médica .

Cómo tomarle el pulso a su hijo

Su frecuencia cardíaca, también llamada pulso, es la cantidad de veces que su corazón late por minuto. Puede medir el pulso de su hijo colocando su dedo en su muñeca, dentro del codo, al costado del cuello o en la parte superior del pie.

Estos sitios son áreas del cuerpo donde se encuentra una arteria justo debajo de la piel. Por ejemplo, la arteria carótida está en el cuello y la arteria radial está en la muñeca.

Mida el pulso de su hijo

Sabrá que ha encontrado el pulso de su hijo cuando sienta un latido o un latido. Una vez que lo encuentre, cuente el número de latidos en un período de 60 segundos.

Alternativamente, puede contar el número de latidos que siente en 30 segundos y luego multiplicar ese número por dos.

Use un reloj con segundero, un cronómetro o el temporizador de un teléfono celular para registrar el tiempo. También es posible que desee utilizar una aplicación de teléfono que mida el pulso. A menudo, estos requieren que coloque un dedo en la lente de la cámara para realizar la medición, por lo que es posible que no sean una buena opción para los niños pequeños que tienen dificultades para mantenerse quietos.

Pulso en reposo y frecuencia cardíaca objetivo

Antes de analizar lo que se considera una frecuencia cardíaca normal, tenga en cuenta que los profesionales de la salud hablan de un par de tipos diferentes de frecuencia cardíaca.

  • La frecuencia del pulso en reposo es su frecuencia cardíaca cuando no está haciendo ejercicio, como cuando está viendo una película o leyendo un libro. Esto es lo que quieres medir en tus hijos.
  • La frecuencia cardíaca objetivo es el nivel ideal que debe alcanzar su frecuencia cardíaca mientras hace  ejercicio . Es útil cuando quiere asegurarse de que está realizando un entrenamiento eficaz.

Frecuencia cardíaca normal

El pulso en reposo de un niño debe medirse cuando está en reposo y no llora, corre o juega . Se enumeran los rangos normales de frecuencia cardíaca en niños desde el nacimiento hasta los 18 años de edad según un gran estudio de revisión publicado en The Lancet.

Estas medidas se toman de niños en reposo y de bebés que están despiertos y sanos. El número medio aparece como "frecuencia cardíaca en reposo" y representa la frecuencia cardíaca media de toda la muestra.

EdadFrecuencia cardíaca en reposo (latidos / minuto)Rango normal (latidos / minuto)
0 a 3 meses143107 hasta 181
3 a 6 meses140104 hasta 175
6 a 9 meses13498 hasta 168
9 a 12 meses12893 hasta 161
12 a 18 meses11688 hasta 156
18 a 24 meses11682 hasta 149
2 a 3 años11076 hasta 142
3 a 4 años10470 hasta 136
4 a 6 años9865 hasta 131
6 a 8 años9159 hasta 123
8 a 12 años8452 hasta 115
12 a 15 años7847 hasta 108
15 a 18 años7343 hasta 104

Durante el llanto o la actividad física, la frecuencia del pulso de un niño puede subir hasta los límites superiores de lo que es normal para su edad. Asimismo, puede caer a los límites más bajos de lo normal cuando están durmiendo.

Es mejor hablar con su pediatra  si le preocupa el pulso de su hijo. Existen algunas inconsistencias entre varios rangos de referencia para la frecuencia cardíaca pediátrica. Su pediatra puede darle una frecuencia normal más precisa específicamente para su hijo. Use esto como una guía, pero no como una regla estricta.

Como puede ver, los niños más pequeños normalmente tienen una frecuencia cardíaca más rápida que los adolescentes. Por otro lado, los adolescentes muy atléticos pueden tener pulsos en reposo tan bajos como 40 a 50 latidos por minuto. Esto se debe a que están tan en forma que su corazón no tiene que trabajar tanto para mover la sangre a través del cuerpo.

Frecuencia cardíaca lenta y rápida

La frecuencia del pulso de un niño puede ser normal, rápida (taquicardia) o lenta (bradicardia). En algunas formas de taquicardia, como la taquicardia supraventricular (TSV), la frecuencia cardíaca puede superar los 220 latidos por minuto. Por el contrario, un niño con bradicardia puede tener una frecuencia cardíaca de menos de 50 latidos por minuto.

Cuándo llamar a su pediatra

Una frecuencia cardíaca muy rápida o lenta puede ser una emergencia médica, especialmente si su hijo tiene algún síntoma asociado, como:

  • Mareo
  • Irritabilidad extrema
  • Desmayo ( síncope )

Busque atención médica de inmediato en esta situación.

También es importante hablar con su pediatra si su hijo siempre parece estar en el límite superior o inferior de lo normal. Por ejemplo, informe al médico de su hijo si:

  • Su hijo se encuentra en el extremo inferior del rango de edad para la frecuencia del pulso, incluso cuando corre y juega.
  • Siempre están en el límite superior de lo normal para su frecuencia cardíaca, incluso cuando duermen .

Una frecuencia cardíaca por encima del límite superior de lo normal puede ser un signo de una afección cardíaca subyacente. También podría ser una pista de otros problemas en el cuerpo, como una infección o una condición metabólica.

Además de la frecuencia del pulso (cuántas veces por minuto late el corazón), el ritmo del pulso también puede ser regular o irregular. Una frecuencia cardíaca irregular puede indicar un problema cardíaco.

Es una buena idea ponerse en contacto con su pediatra si cree que el pulso de su hijo se siente errático o inestable, especialmente si ocurre con frecuencia o dura mucho tiempo.

Cualquier tipo de frecuencia cardíaca anormal, ya sea en la frecuencia o en el ritmo, se llama arritmia. No todas las arritmias son motivo de preocupación. Algunos son inofensivos, pero otros pueden requerir tratamiento médico.

Evaluación de una frecuencia cardíaca anormal

Si su pediatra está preocupado por la frecuencia cardíaca de su hijo, es posible que solicite pruebas para ver si hay una anomalía cardíaca subyacente. Por ejemplo, además del pulso de su hijo, su médico también puede controlar su presión arterial y ordenar un electrocardiograma (ECG, también llamado EKG).

El ECG le permite a su médico no solo verificar la frecuencia cardíaca de su hijo, sino también el ritmo o la actividad eléctrica del corazón. También puede proporcionar pistas sobre si el corazón está agrandado o si trabaja demasiado.

Además de los problemas cardíacos, su médico también puede realizar análisis de sangre, como un hemograma completo o una prueba de tiroides, para detectar infecciones subyacentes y afecciones como anemia o hipertiroidismo que pueden afectar la frecuencia cardíaca de su hijo.

En algunos casos, su médico puede derivarlo a un cardiólogo pediatra, un especialista en afecciones cardíacas para niños.

Otras causas de una frecuencia cardíaca alta

A veces, el culpable de la frecuencia cardíaca rápida de un niño es mucho más fácil de corregir. Por ejemplo, un factor controlable es la cafeína. Un niño puede desarrollar una alta frecuencia cardíaca en reposo si consume café, bebidas energéticas o varios refrescos durante el día.

Una frecuencia cardíaca en reposo alta también puede estar asociada con dolor, deshidratación o fiebre. Si la frecuencia cardíaca alta se atribuye a estos factores, la reversión de esas condiciones debería hacer que la frecuencia cardíaca vuelva a la normalidad.

Un niño que está enfermo con fiebre alta puede tener una frecuencia cardíaca alta, y el tratamiento de la fiebre con Tylenol (acetaminofén) y líquidos debe hacer que la frecuencia cardíaca vuelva al rango normal.

Comprender el rango normal de la frecuencia cardíaca de su hijo y los factores que pueden afectarlo le permite tomar decisiones informadas al decidir si debe preocuparse por una anomalía.

Especialmente en los niños, la mayoría de las veces un ritmo cardíaco anormal de vez en cuando no es motivo de preocupación. Incluso aquellos que requieren tratamiento tienen muy buenos resultados. Asegúrese de comunicarse con su pediatra si tiene alguna pregunta o inquietud sobre la frecuencia cardíaca de su hijo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas