Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 17 de agosto de 2021

¿Debería disciplinar a sus hijos de manera diferente?

 

Cualquier padre de varios hijos sabe que los hermanos pueden tener personalidades muy diferentes. Y las estrategias de disciplina que funcionan bien para un niño pueden no funcionar tan bien para otro.


Sin embargo, crear planes de comportamiento completamente diferentes para cada niño podría resultar abrumador. Un conjunto diferente de reglas y consecuencias completamente diferentes para cada niño podrían llevar a un caos total mientras intenta recordar cómo manejar la mala conducta de cada niño.

Sin embargo, puede adaptar sus estrategias de disciplina para satisfacer las necesidades de cada niño. Un enfoque ligeramente diferente para un niño sensible en comparación con un niño intrépido puede ser fundamental para ayudar a todos los miembros de su familia a crecer juntos.

Entonces, si bien no necesita criar a los niños de manera completamente diferente, debe disciplinar a cada uno de sus hijos de manera un poco diferente.

Los objetivos de una disciplina saludable
La disciplina no debería consistir solo en lograr que los niños obedezcan. Un niño obediente que se siente mal consigo mismo no es probable que tenga éxito en la vida.

En cambio, la disciplina saludable debería consistir en enseñar a los niños cómo tomar mejores decisiones, no avergonzarlos por cometer un error .


Un niño que cree que es una buena persona que tomó una mala decisión tiene muchas más probabilidades de comportarse mejor en el futuro en comparación con un niño que cree que es una mala persona que no es capaz de tomar buenas decisiones.

En lugar de castigar a los niños por "ser malos", proporcione consecuencias que les enseñen a hacerlo mejor en el futuro.


Cada niño aprende de manera un poco diferente. Por lo tanto, sus métodos de enseñanza deben variar un poco y adaptarse a las necesidades específicas de su hijo.

La disciplina sana también debería fomentar la autonomía. Sin embargo, la cantidad de libertad que puede manejar un niño depende en gran medida de su personalidad, nivel de madurez e inteligencia. Para ayudarlos a convertirse en lo mejor de sí mismos, es importante encontrar el equilibrio adecuado de libertad y orientación para que su hijo pueda prosperar.

Adapte la disciplina al temperamento de su hijo
Si bien su estilo general de disciplina puede seguir siendo el mismo (puede ser autoritario con todos sus hijos, por ejemplo), y su enfoque de disciplina (desde la disciplina positiva hasta la modificación de la conducta ) puede seguir siendo constante, las herramientas específicas que utilice deben adaptarse a cada una de ellas. temperamento único del niño .

El temperamento es el conjunto de rasgos innatos que organiza el acercamiento de un niño al mundo. Entonces, mientras que un niño puede acercarse a nuevas personas y experiencias con curiosidad y entusiasmo, un niño con un temperamento diferente puede ser más temeroso y lento para acercarse a nuevas personas.


No hay un temperamento mejor que otro. Son simplemente diferentes. Y sus estrategias disciplinarias deben coincidir con esas diferencias.

Un niño puede responder bien a los elogios y recompensas por su buen comportamiento. Un niño con un temperamento diferente puede necesitar mucha estructura para sobresalir. Y otro puede responder mejor a la pérdida de privilegios.

Además de observar el temperamento de su hijo, también es importante prestar atención a su propio temperamento . Es probable que se adapte mejor al temperamento de algunos niños que a otros.

Por ejemplo, si usted es un introvertido que disfruta de mucha estructura y organización, es posible que sea fácil criar a sus hijos que aprecian cosas similares. Pero es probable que encuentre algunas dificultades cuando críe a un niño ruidoso y bullicioso que prospera cuando está rodeado de personas y nuevas actividades.

Del mismo modo, si le encantan las actividades y disfruta de la espontaneidad, puede abrumar fácilmente a un niño que tarda en acostumbrarse a nuevas personas y experiencias.

Comprender el temperamento de su hijo puede ayudarlo a aceptar cualidades que no puede cambiar y al mismo tiempo ayudarlo a desarrollar un enfoque que ayudará a su hijo a prosperar.

Cosas para considerar
Cuando piense en la mejor manera de disciplinar a su hijo, tenga en cuenta todas sus necesidades. Un niño torpe con pocos amigos que tiene dificultades académicas puede tener necesidades muy diferentes a las de un niño atlético, despreocupado y seguro. Aquí hay algunas preguntas específicas que debe hacerse:

¿Cuánta estructura necesita su hijo? A algunos niños les va bien con las tablas de tareas, las rutinas para la hora de dormir y las listas de verificación. Otros necesitan menos estructura para prosperar.
¿Cómo responde su hijo a los elogios y las recompensas? Los niños que responden bien a los elogios pueden prosperar cuando se les recuerda que están concentrados en sus tareas, trabajando duro y siguiendo las reglas. Otros pueden necesitar consecuencias más negativas para ayudarlos a mantener el rumbo.
¿Tiene su hijo buenas habilidades sociales y emocionales? El mal comportamiento a menudo se debe a la falta de habilidades, no solo al desafío. Por lo tanto, es importante considerar si los arrebatos, crisis o interrupciones de su hijo son una señal de que necesita más apoyo.
¿Necesita su hijo oportunidades para practicar ciertas habilidades antes de entrar en situaciones nuevas? Algunos niños necesitan practicar habilidades, como "caminar con los pies", antes de entrar a la biblioteca. Es posible que deba hacer más pre-enseñanza con estos niños, mientras que otros niños pueden volverse más ansiosos si escuchan las reglas antes de tiempo.
¿Cuánta explicación necesita su hijo? Algunos niños están felices de seguir las reglas siempre que las entiendan. Estos niños necesitan una explicación simple de la razón detrás de sus reglas o la razón de sus consecuencias.
¿Qué tipo de consecuencias es probable que funcionen mejor? Quitar la televisión puede ser una consecuencia importante para algunos niños, pero otros no se inmutarán. Piense en qué tipo de consecuencias le enseñarán las mejores lecciones. Tenga en cuenta que algunas consecuencias pueden hacer más daño que bien a ciertos niños. Quitarle las actividades sociales a un niño con depresión, por ejemplo, podría afectar más su salud mental.
¿Qué necesita su hijo para sentirse seguro, protegido y amado? Los niños se portan mejor cuando se sienten seguros de sí mismos y de su amor por ellos. Entonces, si bien las conversaciones largas pueden ayudar a algunos niños a sentirse bien, otros pueden necesitar que se les asegure que está dispuesto a darles consecuencias cuando no pueden controlar su comportamiento.
¿Cómo puede ver las cosas desde el punto de vista de su hijo? Es importante comprender a su hijo. ¿Sus problemas de conducta provienen del miedo? ¿Están haciendo todo lo posible? ¿Luchan por ver cómo su comportamiento afecta a los demás? Comprender su punto de vista te ayudará a elaborar una respuesta que les hable personalmente.

Disciplina según el nivel de madurez de su hijo
Sus estrategias disciplinarias deben ser apropiadas para el desarrollo de su hijo. Considere la capacidad de cada niño para manejar la responsabilidad. Preste menos atención a la edad de su hijo.

No se preocupe por tener una edad específica en la que los niños puedan quedarse solos en casa o tener un teléfono inteligente. En cambio, haga que esas responsabilidades dependan de la capacidad de su hijo para demostrar que puede manejar esas responsabilidades.

Si su hijo no se recupera por sí mismo y lo pierde todo constantemente, es posible que le esté mostrando que aún no está listo para un teléfono inteligente, sin importar la edad que tenga.

O si tiene un hijo que no puede prestar atención a posibles problemas de seguridad, quedarse solo en casa no es una opción segura. Es posible que deba esperar hasta que desarrollen las habilidades y la madurez emocional para demostrar que pueden cuidar de sí mismos y de la casa mientras usted no está.

Los comportamientos que está abordando también deben ser apropiados para el nivel de madurez de su hijo.

Un niño en edad preescolar que tiene dificultad para sentarse quieto a la mesa durante la cena puede responder bien a una tabla de calcomanías que le ayuda a pasar una comida sin tener que correr.

Pero un preadolescente que ha dominado esa habilidad puede necesitar un sistema de recompensas que le ayude a recordar que deben hacer sus quehaceres.

Las consecuencias también deben ser apropiadas para la edad. Los niños más pequeños pueden responder bien al tiempo de espera, mientras que los niños mayores pueden necesitar perder privilegios, como sus dispositivos electrónicos, para aprender una lección.

Establezca expectativas específicas para cada niño. Asigne más responsabilidades a los niños mayores, como las tareas del hogar y la hora de acostarse más tarde.

Cree reglas del hogar para que todos las sigan
Si bien es importante elegir sabiamente las batallas y disciplinar a cada niño de acuerdo con sus necesidades, debe haber algunas reglas del hogar que no sean negociables y que espere que todos las sigan.

Ya sea que no permita correr en la casa o insista en que todos se laven las manos antes de la cena, cree reglas del hogar que sean las mismas para todos.

Las reglas del hogar pueden involucrar cuestiones de respeto , como llamar a puertas cerradas o preguntar antes de pedir prestados artículos. También pueden involucrar moralidad , como decir la verdad.

Mantenga las reglas del hogar simples. Y asegúrese de que los adultos también estén dispuestos a seguir estas reglas.

Puede establecer consecuencias similares para todos los que rompan las reglas. Por ejemplo, si alguien rompe algo, la consecuencia podría ser pagar para reemplazarlo. Encontrar el dinero para cubrir los costos puede implicar hacer tareas adicionales.

Deberá considerar el rango de edad de sus hijos al determinar las consecuencias, ya que los niños pequeños y los adolescentes deben tener diferentes consecuencias por sus acciones.

Justo no siempre significa igual
Habrá ocasiones en las que es probable que sus hijos se quejen: "¡Pero eso no es justo!" cuando ven que tratan a sus hermanos de manera un poco diferente.

Explique que "ser justo" no siempre significa "ser igual". Algunos niños, naturalmente, requieren más atención, más elogios y más apoyo que otros.

A continuación, se ofrecen algunos consejos para hablar con los niños sobre cuestiones de equidad:

Evite comparar a sus hijos. Decir cosas como: "Bueno, si eres más como tu hermana, también puedes tener eso", generará resentimiento. En cambio, concéntrese en recordarles a los niños sus fortalezas y decirles qué pueden hacer para ganar más responsabilidad.
Reconozca las diferencias cuando sean obvias. Está bien señalar que disciplina a todos de manera un poco diferente. Es probable que los niños lo noten independientemente de si lo dice en voz alta, por lo que también podría señalarlo. Diga algo como: “Tu hermano necesita un poco de ayuda adicional para prepararse para la escuela por la mañana. Por eso tiene una tabla de pegatinas. No necesitas uno porque te preparas para la escuela a tiempo ".
Valide los sentimientos de su hijo. Cuando un niño expresa frustración o tristeza por las diferencias en la disciplina o problemas de justicia, valide sus sentimientos. Diga cosas como: "Sé que debe ser difícil sentirse así a veces". Los niños a menudo solo quieren ser escuchados.
Anime a los niños a competir contra ellos mismos. En un esfuerzo por reducir la rivalidad entre hermanos, anime a los niños a competir contra ellos mismos, no entre ellos. Por ejemplo, diga: "Estás esforzándote mucho más en el campo de fútbol que el año pasado" o "¡Mira cuánto mejor has mejorado en matemáticas esta semana!". Esto ayudará a cada niño a esforzarse por convertirse en su mejor persona.

El objetivo de toda buena disciplina es ayudar a los niños a desarrollar la autodisciplina que necesitan para tomar buenas decisiones por sí mismos. Cada niño necesitará un proceso ligeramente diferente para ayudarlos a hacer eso. Así que muestre algo de flexibilidad en sus métodos de enseñanza y trabaje para ayudar a cada niño a prosperar para que puedan crecer y convertirse en adultos responsables.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas